Archivos de etiquetas: Pulso rápido

Signos vitales iniciales – lesiones de ojos


Signos vitales iniciales

Evalué los signos vitales iniciales para observar los cambios que puede excrementar el paciente durante el tratamiento.  La tensión arterial, el pulso, el examen de la piel y las respiraciones, pueden indicar que tan bien el paciente está tolerando la situación. Una tensión arterial menor a 100 mm Hg, con un pulso débil, rápido y la piel fría y húmeda blanca o gris, debe alertarlo sobre la presencia de un choque.  Recuerde que debe preocuparse por la presencia de hemorragias vivibles en la cara y por hemorragias no visibles dentro de una cavidad del cuerpo.  Es probable que la evaluación de las pupilas se haya efectuado durante la evaluación de la lesión del ojo.

Anuncios

Circulación – estados de choque


Circulación

A continuación debe evaluar el estado circulatorio del paciente.  Verifique la presencia del pulso distal y si no puede obtenerlo, evalúe el pulso central.  Determine rápidamente si el pulso, es rápido, lento, débil, fuerte o ausente por completo.  El pulso rápido sugiere un choque compensado.  En el coque compensado, la piel puede estar fría, viscosa o ceniza.  Si el paciente no tiene pulso y no está respirando, empiece de inmediato la reanimación Cardio-pulmonar o RCP.

En pacientes de trauma, asegúrese de haber evaluado e identificado cualquier hemorragia que ponga en peligro la vida; si descubre una hemorragia grave, trátela de inmediato.  También debe evaluar rápidamente la temperatura, el estado y color de la piel, así como también debe verificar el tiempo del llenado capilar.

Choque insulínico – emergencias diabeticas


Choque insulínico

En el choque insulínicos, el problema es la hipoglucemia, glucosa insuficiente en sangre.  Cuando los niveles de glucosa permanecen elevados, la glucosa se extrae con rapidez de la sangre, para alimentar las células, si los niveles de glucosa disminuyen demasiado, puede haber una cantidad insuficiente para alimentar el cerebro.  Si la glucosa sanguínea permanece baja, puede presentarse con rapidez un daño cerebral permanente.

El choque insulínicos, ocurre cuando el paciente efectuó algunos de los siguientes pasos:

  • Tomó demasiada insulina.
  • Tomo una dosis regular de insulina, pero no ha ingerido suficiente alimento.
  • Realizó una cantidad anormal de actividad o ejercicio vigoroso y empleo toda la glucosa disponible.

El choque insulínicos, también puede ocurrir después de que el paciente vomita una comida, después de tomar una dosis regular de insulina.  En ocasiones, el choque insulínicos puede ocurrir sin un factor predisponente o determinantemente identificable.

Los niños con diabetes, pueden implicar un problema particular de manejo.  Primero, sus altos niveles de actividad, significan que pueden emplear la glucosa circulante con mayor rapidez que los adultos, incluso después de una inyección normal de insulina.  Segundo, no siempre se alimentan de manera correcta, ni a sus horas.  Como resultado, puede desarrollarse el choque insulínicos con más frecuencia en niños que en adultos.

El choque insulínicos se desarrolla con mucha mayor rapidez que el coma diabético, en algunos casos puede ocurrir en un lapso de minutos.  La hipoglucemia, puede asociarse con los siguientes signos y síntomas:

  • Respiraciones normales o rápidas
  • Piel pálida y húmeda o pegajosa
  • Diaforesis o sudoración
  • Mareo, dolor de cabeza
  • Pulso rápido
  • Presión arterial normal o baja
  • Estado mental alterado, conducta agresiva, confusa, letárgica o anormal.
  • Comportamiento ansioso o combativo
  • Hambre
  • Convulsión, desmayo o coma.
  • Debilidad de un lado del cuerpo que puede asemejarse con un evento vascular cerebral.

Ambos extremos del coma diabético y del choque insulínicos, producen inconsciencia y en algunos casos la muerte.  Pero requieren de un tratamiento muy diferente.

El coma diabético es un padecimiento metabólico complejo que por lo general se desarrolla a lo largo del tiempo y afecta a todos los tejidos del cuerpo.  La corrección de este trastorno puede tomar muchas horas en un medio hospitalario bien controlado.

El choque insulínicos, sin embargo, es un padecimiento agudo que puede desarrollarse con rapidez.  Un paciente con diabetes que tomó su dosis estándar de insulina y no comió en el almuerzo, puede estar en choque insulínicos antes de la cena.  Esta condición puede revertirse justo con la misma rapidez si se administra glucosa al paciente.  Sin esa glucosa, el paciente sufrirá de daño cerebral permanente, los minutos cuentan.

La mayoría de los diabéticos comprender y manejan bien su enfermedad.  Aun así, ocurren emergencias; además del coma diabético y del choque insulínicos, los pacientes con diabetes pueden tener ataques cardiacos “silenciosos” o sin dolor, una posibilidad que siempre deberá considerar.  El único síntoma que puede ser es “no me siento bien”.

A %d blogueros les gusta esto: