Archivos de etiquetas: protocolos

Comunicación y documentación – lesiones de ojos


Comunicación y documentación

La profundidad de la información dada en una llamada por radio, se basa en gran parte en el protocolo y la costumbre local.  Debe proporcionar suficiente información para que el personal del hospital tenga una “imagen” de lo que encontró en su evaluación.  La información que proporcione al hospital, ayudara al personal a prepararse mejor para recibir el paciente.  Si el sujeto traumatizado tiene varias lesiones y el ojo no es su más alta prioridad de todas maneras haga que el personal de hospital tenga conciencia del ojo, para que haya especialistas disponibles para tratarlo.  Cuando llegue al hospital, y de su informe verbal más detallado al personal, debe reflejar su informe por radio e incluir tratamientos adicionales y cambios en el estado del paciente desde su informe por radio.

Su informe en el FRAP (Formato de Registro de Atención Prehospitalaria), del servicio, debe incluir la que dio en su informe verbal.  Sea claro y conciso, pero incluya los detalles necesarios.  Recuerde que el FRAP es un registro legal de los cuidados que proporciono al paciente.  La información de cuanta vista o visión tenía el paciente estando bajo su cuidado puede ser importante más adelante.  Escriba todo lo que el paciente le diga, tal como “todo es borroso”, “puedo ver luz, pero no formas” o “no puedo ver con este ojo”.

Evaluación en la escena – intoxicaciones y envenenamentos


Evaluación en la escena

Esta es una escena en la cual es de gran valor que el despachador este muy bien capacitado, que conozca muy bien el conjunto de protocolos apropiados y que tenga excelentes habilidades de interrogación para así poder obtener información importante, concerniente a la llamada por envenenamiento, que ayudará a anticipar la protección adecuada y necesaria para reforzar la seguridad.  El despachador debe ser capaz de obtener información acerca del número de pacientes involucrados, si se requieren recursos adicionales y si está implicado un traumatismo.  Si esta información no se obtiene de forma anticipada, a su llegada, deberá tomar tiempo para reforzar la seguridad y determinar la naturaleza de la enfermedad, el número de pacientes implicados, la necesidad de recursos adicionales y si se requiere la estabilización de la columna vertebral.

A medida que se acerque a la escena, deberá buscar indicios que pudieran indicar la sustancia y/o veneno implicados:

  • ¿Hay frascos de medicamentos tirados alrededor del paciente y en la escena?, si es así, ¿falta algún medicamento que pueda indicarnos sobredosis?
  • ¿Hay botellas de bebidas alcohólicas presentes?
  • ¿Hay jeringas u otra parafernalia para drogas en la escena?
  • ¿Hay un olor desagradable o extraño en el cuarto?, si es así, ¿es segura la escena? Esta también podría ser una indicación de veneno inhalado.

Un olor sospechoso y/o la parafernalia para drogas podrían indicar la presencia de un laboratorio de fármacos.  Este tipo de laboratorios pueden ser muy volátiles, así que verifique la seguridad de la escena.

Realizar la evaluación de la escena le ayudará a reforzar la seguridad, determinar las acciones apropiadas que necesita tomar y asegurar que la atención del paciente se inicie con éxito.

Después de las descargas del DAE – paro cardiaco


Después de las descargas del DAE

La atención del paciente después de que el DAE administra una descarga, depende de su localización y el sistema de SMU; por lo tanto, deberá seguir los protocolos locales.  Después de completar el protocolo del DAE, es probable que algunas de las siguientes circunstancias se aplique al paciente:

  • Recuperación del pulso
  • No hay pulso y el DAE indica que no se recomienda la descarga.
  • No hay pulso y el DAE indica que se recomienda la descarga

Los pacientes que no logran recuperar el pulso en la escena del paro cardiaco, por lo general no sobreviven.

Si un servicio de SVA no acude a la escena y sus protocolos locales lo aprueban, puede indicar el traslado cuando se presente una de las siguientes circunstancias:

  • El paciente recupera el pulso
  • Se administran máximo tres descargas
  • El dispositivo proporciona tres mensajes consecutivos, separados por 2 minutos de RCP, de que no se recomienda la descarga.

Si traslada a un paciente mientras realiza la RCP, deberá planear el manejo del paciente en la ambulancia.  Lo ideal será que dos TEM, se encuentren en el compartimiento del paciente mientras un tercero conduce.  Puede proporcionar descargas adiciones en la escena o en el camino con la aprobación de la dirección médica.  Tenga en cuenta que los DAE no pueden analizar el ritmo cardiaco, mientras el vehículo esta en movimiento.  Tampoco es seguro desfibrilar en una ambulancia en movimiento.  Por lo tanto deberá esperar a un alto total si se requieren más descargas.  Asegúrese de memorizar el protocolo de su servicio del SMU.

Mantenimiento del equipo de radio


Mantenimiento del equipo de radio

Como todo equipo, el sistema de radio debe someterse a servicio técnico por personal apropiadamente entrenado y equipado.  Recuerde que esta es su línea de vida a otras agencias de seguridad pública que funcionan para protegernos, así como a la dirección médica y debe funcionar bajo situaciones de emergencia.  El equipo de radio que está operado de forma adecuada debe someterse a servicio de mantenimiento por lo menos una vez al año.  Cualquier equipo que no está funcionando de manera apropiada debe ser retirado inmediatamente y enviado a reparación.

A veces el equipo de radio dejará de funcionar durante un servicio.  Su sistema SMU debe tener varios planes u opciones de reserva.  El objetivo de un plan de reserva, es asegurar que puede mantenerse contacto cuando no funcionan los procedimientos habituales.  Existe un número considerable de opciones.

El plan de reserva más simple se basa en órdenes en efecto u órdenes efectivas estándar.  Las órdenes efectivas son documentos escritos que han sido firmados por el director médico del SMU; estas órdenes detallan direcciones, permisos y a veces prohibiciones específicas referentes a los cuidados del paciente.  Por su propia naturaleza, las órdenes en efecto no requieren de comunicación directa con la dirección médica.  Cuando se siguen en forma apropiada las ordenes en efecto o los protocolos formales tienen la misma autoridad y estado legal que las órdenes dadas por radio.  Estas existen, en un grado u otro, en cada sistema del SMU y puede aplicarse a todos los niveles de los proveedores de salud.

Radiocomunicaciones – Respondiendo a la escena


Respondiendo a la escena

Los sistemas operativos del SMU pueden utilizar frecuencias diferentes y pueden usar distintas bandas de frecuencias.  Algunos sistemas del SMU pueden también usar diferentes radios para propósitos distintos, sin embargo todos los sistemas del SMU dependen de la destreza del radio operador.  Este recibe la primera llamada y como parte del equipo de respuesta a la llamada, el radio operador le notificara a su unidad sobre emergencia.

El radio operador tiene varias responsabilidades importantes durante la fase de alerta en el despacho de las comunicaciones, este radio parador debe:

  • Seleccionar y asignar apropiadamente la prioridad a cada llamada, de acuerdo con los protocolos predeterminados.
  • Seleccionar y alerta a la unidad o unidades apropiadas de respuesta del SMU
  • Despachar y dirigir la unidad o las unidades de respuesta del SMU a la localización correcta.
  • Coordinar la respuesta de la unidad o unidades con otros servicios de seguridad pública hasta que concluya el incidente.
  • Proporcionar instrucciones médicas de urgencia al que llama por teléfono, para que pueda iniciarse un cuidado especial, por ejemplo RCP, antes de la llegada del TEM (de acuerdo con los protocolos predeterminados).

Cuando llega la primera llamada al 123 o 911 o el número de emergencias del país donde estemos, el radio operador debe tratar de considerar la importancia relativa de empezar la respuesta apropiada del SMU, usando los protocolos de despacho médico de emergencia.  En primer lugar, el despachador debe ubicar la localización exacta del paciente, la naturaleza y gravedad del problema.  Pude el número del teléfono de quien llama, edad y nombre del paciente y otra información que crea conveniente, así como también los puntos de referencia para localizar el lugar.  Luego se necesita alguna descripción de la escena, como el número de pacientes o riesgos ambientales especiales.

Con base en esta información, el radio operador, asignará la unidad o las unidades de respuesta del SMU apropiadas, basado en los protocolos locales para determinar el nivel y tipo de respuesta:

  • El radio operador determinará la naturaleza y gravedad del problema; muchos sistemas de despacho de emergencias, lo hacen de manera automática, con base en respuestas a una seria de preguntas definidas , de quien llama .
  • El tiempo aproximado de respuesta a la escena.
  • El nivel de entrenamiento: primer respondiente, SVB, SVA etc., de unidades de respuesta del SMU disponible.
  • La necesidad de unidades adicionales: supresión de incendios, rescate, materiales peligrosos, medevac o autoridades ejecutoras de la ley.

El siguiente paso del despachador consiste en alertar a la unidad o las unidades de respuesta del SMU apropiadas.  Alertar a esas unidades puede efectuarse de diversas formas: puede usarse el sistema de radio del despacho, para contactar las unidades que ya están en servicio y vigilar el canal, o pueden usarse las líneas dedicadas o líneas enrutadas entre el centro de control y la estación del SMU.

El radio operador también puede llamar por radiolocalizadores al personal del SMU.  Los radiolocalizadores se usan con preferencia en operaciones, para alertar al personal en servicio y fuera de él.  El voceo implica el uso de un tono codificado o señal digital de radio y una voz o mensaje exhibido que es transmitido a radiolocalizadores (biper) o radio monitores de escritorio.  Las señales de los biper pueden enviarse para alertar a cierto personal o ser señales generales que activan a todos los radiolocalizadores del SMU.  Los biper y radio monitores son convenientes porque suelen ser silenciosos hasta que se recibe un código específico de voceo, así como teléfonos celulares, mensajes de texto o radioteléfonos como herramientas adicionales para que el radio operador despache la emergencia.  El personal alertado contacta al despachador para confirmar el mensaje y recibir detalles sobre sus asignaciones.

Una vez que el personal del SMU es alertado, debe ser despachado y enviado al incidente en forma apropiada.  Cada sistema del SMU debe usar un proveimiento estándar de despacho.  El radio operador debe dar a la unidad o unidades que responden la siguiente información:

  • La naturaleza y gravedad de la lesión, enfermedad o incidente.
  • La ubicación exacta del incidente
  • El número de pacientes.
  • La respuesta de otras agencias públicas.
  • Direcciones o asesorías especiales, condiciones adversa de carreteras, o tráfico, informes meteorológicos graves o riesgos potenciales en la escena.
  • Puntos de referencia en el lugar (parques, gasolineras, etc.
  • La hora en la que la unidad o unidades son despachadas.

Su unidad debe confirmar al radio operador que ha recibido la información y que va en camino a la escena. El protocolo local dictará si es trabajo del radio operador o de su unidad, notificar a otras agencias de seguridad pública que está respondiendo a esta emergencia.  En algunas casos también se notifica a la sala de urgencias del hospital más cercano al lugar de la llamada, siempre y cuando una ambulancia responda a la llamada.

Durante su respuesta el radio operador debe comunicar cualquier problema, así como también debe informar cuando ha llegado a la escena; el informe de arribo debe incluir cualquier detalle obvio que vea durante la evaluación de la escena; por ejemplo puede decir: “CECOM, la unidad de SVB número 2 está en la escena, en el número 3010 de la calle 27, casa azul sobre la calle principal”.  Esta información es particularmente útil cuando unidades adicionales están respondiendo a la misma escena.

Todas las radio comunicaciones durante el despacho, así como en todas fases de las operaciones, deben ser breves y comprensibles.  Aunque hablar en lenguaje simple es buena opción, muchas sitios encuentran que el uso de códigos es más corto y más simples para las comunicaciones regulares.  El desarrollo y uso de tales códigos requiere una estricta disciplina.  Cuando se usan de forma inapropiada o no son comprendidos, pueden crear confusión más que claridad.  Por lo anterior es muy importante que usted se vaya familiarizando con los códigos o claves de radio de su institución.

LA IMPERICIA


3.6 LA IMPERICIA

De igual manera cuando al atender a un paciente el TEM no tiene los conocimientos técnicos y científicos que su preparación académica exige, se comete impericia.  Este aspecto puede ser ejemplificado con el personal que asume actividades de proveedor de atención médica prehospitalaria sin contar con la capacitación y entrenamiento adecuados, independientemente de incurrir en otros delitos como es la usurpación de funciones.

La mejor defensa contra los casos de negligencia e impericia es mostrar competencia y actitud profesionales, otorgando consistentemente un alto estándar de atención y documentando de los  aspectos que se vieron involucrados en la atención del paciente de manera correcta y completa,  independientemente  de que en caso de presentarse un asunto penal, se presenten de manera pertinente las autoridad investigadora  los documentos que avalan la existencia de protocolos respaldados y reconocidos por la dirección médica.

COMPONENTES DEL SISTEMA MEDICO DE EMERGENCIAS SME


1.7  COMPONENTES DEL SISTEMA MEDICO DE EMERGENCIAS SME

ACCESO

Es esencial lograr un acceso y facilitar ayudar al necesitado en una situación de emergencia, en la mayor parte de los países está al alcance un centro de comunicaciones de emergencia, que envía policías, bomberos, unidades de ambulancias, con distintos números de marcación, MEX-066, COL-123, VEZ 171, PER-117, CHL 131 –BRA 128, en general Latinoamérica la mayoría de los países es el 911 con las excepciones antes mencionadas, USA 911, EUROPA el 112.  En estos centros de comunicación los despachadores están entrenados para obtener la información necesaria de quien llama y siguiendo los protocolos envían a quienes puedan ayudar o ser necesarios en esa emergencia reportada.  El funcionamiento en general es simplemente un único número que enlaza a las entidades, como Bomberos, policía Protección o Defensa Civil, Cruz Roja y las autoridades gubernamentales que se requieran.  Generalmente una vez entra la llamada de emergencia se congelara en una pantalla hasta que la ayuda sea despachada, en algunos países se hace seguimiento de la emergencia haciendo más fácil el despacho de más ayuda si es necesario.  Cabe anotar que algunas empresas de teléfonos celulares o móviles, tienen este servicio.

Entrenar al público sobre cómo llamar a la unidad de comunicaciones de emergencia, es parte fundamental en la educación escolar de todos los países.  Estos sistemas utilizan la tecnología de un sistema de posicionamiento global GPS por sus siglas en ingles.  Como es de entender este sistema que requiere todavía de muchos años para implementarse a nivel global.    En algunos países ya se ha implementado un sistema llamado DME Despacho medico de emergencias (DME), que ayuda a los despachadores a proporcionar información o instrucciones vitales para ayudar a enfrentar una emergencia médica, hasta que llegue el equipo del SME.  Los despachadores disponen de entrenamiento y material escrito o protocolos para poder proporcionar de información ágil y veraz para quienes llamas buscando ayuda.  Este Sistema también ayuda a seleccionar de manera apropiada unidades con recursos para responder a una solicitud de asistencia.  Es un deber del despachador transmitir de forma oportuna toda la información pertinente y disponible al equipo responsable.  No obstante hay que tener en cuenta que a pasar de la tecnología en muy pocas ocasiones el despachador podrá ver realmente lo que está ocurriendo en la escena y es muy frecuente que el panorama de la emergencia sea muy distinta a como se reportó al despachador.

En la mayor parte de los países, este sistema pertenece al Departamento de Bomberos, en otros al Departamento de Policía, en algunos países son servicios privados o públicos, en fin se presta el servicio de SVB o SVA, según el contratista.  En algunos países el servicio SVA es proporcionado por TEM-P, que pertenecen a algún hospital o que pueden cubrir varios pueblos o localidades de una misma región.    Con frecuencia se están generando varias tecnologías que pueden asistir a los respondientes donde se encuentran sus pacientes.  Los teléfonos celulares o móviles, pueden enlazarse con unidades GPS para exhibir su ubicación.  Los escuadrones de rescate pueden transmitir su posición al despachador y este a su vez puede radiar la ubicación de una llamada a un mapa digital en movimiento, al escuadrón completo con direcciones paso a paso.  Las bases de datos médicos pueden rastrearse y la información del paciente puede descargarse directamente a la laptop del TEM o a la base de datos.  La rapidez de los avances tecnológicos en comunicaciones hace que el servicio con mucha frecuencia se vuelve obsoleto en corto tiempo y esto nos obliga a estar permanentemente entrenados y actualizados como TEM.  También existen organizaciones como la nuestra OIDETAM quienes por ser una organización de alerta temprana, tenemos sistemas de comunicaciones enlazados con todos nuestros asociados, y  estamos siempre pendientes de los acontecimientos o situaciones de emergencia de los distintos países miembro o no, para activarnos en mesas de trabajo e iniciar gestiones de ayuda a través de los gobiernos nacionales.

ADMINISTRACIÓN Y POLÍTICA

Cada Servicio del sistema Medico de Emergencias SME opera en un área de  servicio primaria ASP, también conocida como área de cobertura, la cual se encarga de la provisión de cuidados prehospitalarios de emergencias y del transporte de los enfermos y lesionados a hospital.

Los servicios del SME suelen ser administrados por un coordinador local.  Las operaciones diarias y la dirección general del servicio son proporcionadas por un jefe de guardia o jefe de turno nombrado,   o por un oficial subordinad.  Para proporcionar directrices claras, la mayor parte de los servicios tiene sus políticas y procedimientos operativos escritos, cuando nos unimos a un servicio, debemos leerlos y seguirlos.

DIRECCIÓN MÉDICA Y CONTROL

Cada SME tiene a un médico como Director Médico, que autoriza a los TEM en servicio para proporcionar los cuidados médicos en el campo o escena.  El cuidado apropiado para cada lesión, trastorno o enfermedad que se encuentre en la escena será determinada por el director médico y está plasmado en un conjunto de órdenes y protocolos escritos, en vigencia.  Estos últimos están puntualizados en una amplia directriz que traza el campo de acción en la práctica del TEM.  Las órdenes vigentes forman parte de los protocolos y proyectan lo que requiere el TEM en caso de un malestar o trastorno especifico.

El director médico proporciona el enlace permanente entre la comunidad médica, los hospitales y los TEM en servicio.  Si surgen problemas de tratamiento deben considerarse diferentes procedimientos, estos se refieren al director médico para su decisión y acción.  Para asegurar que se cubren todos los estándares de entrenamiento, el director médico determina y aprueba la educación y el entrenamiento continuos que son requeridos de cada TEM en servicio, así como también aprueba cualquier entrenamiento que se obtenga en otro lugar.

La dirección médica puede ser, Indirecta: fuera de línea según sea autorizado o por el director médico.

Directa: direcciones dadas por teléfono o por radio de manera directa por el director médico o un médico designado.   La dirección médica puede ser transferida por el médico designado.  El control médico indirecto sigue órdenes vigentes, según entrenamiento y supervisión autorizadas por el director médico.  Cada TEM debe conocer y seguir los protocolos desarrollados por su director médico.

Los protocolos del servicio también identifican al médico del SME, por lo general está en un hospital local con quien se puede poner en contacto por radio o teléfono para la dirección médica durante la llamada (Directa en línea).  En algunas llamadas, una vez que una equipo ha iniciado el cuidado inmediato de emergencia y da su informe por radio el médico de control en línea puede confirmar o modificar el plan del tratamiento propuesto, o prescribir cualquier otra orden adicional que el TEM debe seguir para ese paciente.  El punto en el que el TEM debe dar su informe u obtener dirección médica en línea puede variar.

CONTROL DE CALIDAD Y MEJORAMIENTO

El director médico es el responsable de mantener el control de calidad, asegurando que todos los miembros del personal que estén implicados en los cuidados de los pacientes, cumplan los estándares de los cuidados médicos apropiados en cada llamada.  Para proporcionar este control de calidad, el director médico y el resto del personal repasan los informes de casos, auditan los registros administrativos y entrevistan los pacientes.

El mejoramiento continuo de calidad (MCC) es un sistema de revisiones y auditorías internas y externas continuas de todos los aspectos del SME.  Para proporcionar el MCC, se realizan reuniones periódicas de revisión en curso, en las cuales todos los que están implicados en el cuidado de paciente, repasan los informes, y luego exponen el área de cuidados que parecen necesitar cambios o mejoras.  También se discute la retroalimentación positiva.  Si parece que un problema fue repetido por un TEM o un equipo, el director médico discutirá los detalles con los individuos implicados.  El proceso del MCC está diseñado para identificar las áreas de mejoramiento y, de ser necesario, asignar entrenamiento reparador o llevar a cabo otra actividad educacional.  El director médico es responsable de asegurar que haya disponible educación continua apropiada.

La información y las destrezas en los cuidados médicos de emergencias cambian de forma constante.  Es necesario refrescar el entrenamiento o educación continua, equipamiento y comprensión de enfermedades y traumatismos críticos.  Igualmente, cuando no se ha usado un procedimiento particular durante algún tiempo, pude ocurrir un deterioro de la destreza.  Por lo tanto, su director médico debe establecer un programa de tratamiento para corregir esa deficiencia.  Por ejemplo: el médico de un departamento de urgencias nota que a pesar de sus evaluaciones, muchos TEM-B, están pasando inadvertidas un gran número de fracturas cerradas de huesos largos, dando por resultado un cuidado pre hospitalario deficiente.  Una auditoria subsecuente conduce a un repaso y sesión de re-entrenamiento para evaluación y cuidado de fracturas.  Este mismo proceso se puede aplicar a la RCP o cualquier otro tipo de destrezas que no se usa con frecuencia.  Asegurarse de que sus destrezas y conocimientos sean actuales es uno de los compromisos continuos de un TEM.

OTRA CONTRIBUCIÓN MÉDICA

El SME es una extensión de los cuidados médicos de Emergencia de un departamento de urgencias por médicos y otros especialistas quienes dan cuidados definitivos hospitalarios.  Además de la supervisión proporcionada por el director médico y los médicos de la dirección médica en línea, su entrenamiento y practicas se basan en la contribución de asociaciones de especialidades profesionales a nivel internacional, nacional, estatal, y local.

Como TEM-B, somos parte de una secuencia profesional ininterrumpida de cuidados proporcionados a pacientes que con frecuencia tienen trastornos que ponen en peligro nuestras vidas.  Los médicos están en la cima de esta pirámide profesional continua muchos de ellos expertos en las especialidades de la medicina de urgencia, traumatología, ortopedia, cardiología, anestesiología, radiología, y otras disciplinas médicas, participan en el trabajo continuo del SME.  Los esfuerzos de estos grupos multidisciplinarios de trabajo agrupados en, a asociaciones, como la academia americana de cirugía ortopédica, el colegio americano de cirujanos, y la asociación nacional de médicos del SME, incluyen publicaciones, investigaciones, establecimiento y estándares para reforzar la calidad de la educación continua.

REGULACIÓN

Cada SME tiene sus propios, director médico, programas de entrenamiento, , protocolos y prácticas, deben ajustarse a la legislación vigente, reglas, regulaciones, reglas y directrices nacionales, emitidas por el ente regulador.  Dependiendo de los países, la vigilancia y coordinación será, autorizar, auditar y regular a todos los servicios del SME, entrenamiento de instituciones, cursos, instructores, y proveedores de cuidados de salud dentro del país, departamento, estado, municipio, ciudad o pueblo, bajo la autorización y supervisión directa del Gobierno Nacional correspondiente.

EQUIPO

Como TEM-B usara una amplia gama de equipos de emergencia.  Durante su instrucción y entrenamiento, irá adquiriendo pericia con una variedad de aparatos y dispositivos que puede necesitar en una llamada.  También aprenderá cuando está indicado su uso y cuando no; aprendiendo así cuando será benéfico y cuándo podrá causar daño.  Aunque parezca igual el uso de diferentes modelos y marcas de un dispositivo con los mismos principios y métodos genéricos, existen ciertas variaciones y particularidades de un modelo a otro.  Cuando se una a un servicio, deberá verificar cada pieza clave antes de acudir a cumplir su deber, para asegurarse de que todo está e su lugar asignado, funcionando de manera apropiada, y que está familiarizado con el modelo especifico que llevamos en la ambulancia.

LA AMBULANCIA

Uno de los requisitos indispensables para ser operador de ambulancias es ser TEM. Por lo tanto debe estar familiarizado con las calles en su área de cobertura o sector.   Antes de entrar en servicio, deberá verificar todo el equipo y los suministros, así como también el equipo de comunicaciones que lleva la ambulancia, y asegurarse que ésta tenga combustible, aceite y que las llantas estén en buenas condiciones y apropiadamente infladas.  También debe probar cada uno de los controles del conductor y cada unidad integrada, al igual que el revisar el compartimiento del paciente.  Si no ha conducido antes esa ambulancia específica, es una buena idea sacarla y familiarizarse con ella antes de responder a una llamada.  El mantenimiento y el manejo seguro de la ambulancia lo veremos en detalle en el capítulo 35.

TRANSPORTES A CENTROS ESPECIALIZADOS

Además de los departamentos de urgencias de los hospitales, existen también centros que se especializan en tipos específicos de cuidados como traumatología, quemaduras, toxicología, pediatría, y geriatría.  La mayoría de ellos mantienen personal de cirujanos y otros especialistas de planta.  Por lo general, solo unos cuantos hospitales están designados como centros de especialidad.  El tiempo de transporte a un centro de especialidad puede ser un poco más prolongado que al de un departamento de urgencias, pero los pacientes recibirán tratamiento definitivo más rápido.  Debe conocer la ubicación de estos centros en el área, cuando de acuerdo con los protocolos, debe transportar directamente al paciente a uno de ellos.  A veces, será preferible el transporte aéreo-médico.  Deben considerarse muchos factores cuando se llame a un transporte aéreo-médico: el clima, las condiciones atmosféricas, el tiempo, el área de aterrizaje, la capacidad del personal de vuelo frente al de tierra, entre otros.  En estos casos de protocolos vigentes, así como la experiencia y el conocimiento de los recursos disponibles, guiaran nuestra decisión.

TRANSPORTE ENTRE ENTIDADES DE ATENCIÓN

Algunos servicios del SME proporcionan transporte entre instalaciones para pacientes no ambulatorios o con padecimientos médicos, agudos como crónicos, que requieren monitoreo médico que puede incluir la transferencia de pacientes de ida y vuelta a los hospitales, servicios de lactancia calificados, asilos y residencias de retiro sus residencias particulares.

Durante el transporte en ambulancia, la salud y el bienestar del paciente son responsabilidad de los TEM.  Debemos obtener en curso, la historia clínica del paciente, su malestar principal, los signos vitales y hacer valoración del paciente.  En ciertas circunstancias, dependiendo de los protocolos locales, una enfermera, medico, terapeuta respiratorio o equipo médico, acompañaran al paciente cuando requiera de cuidados que excedan el campo de la práctica del TEM.

TRABAJANDO CON EL PERSONAL DEL HOSPITAL

Esta experiencia le ayudara a comprender como sus cuidados afectan la recuperación del paciente y enfatizara la importancia y los beneficios de los cuidados prehospitalarios apropiados.  También le mostrara las consecuencias de las demoras, los cuidados inadecuados y el criterio pobre.

No es probable que enfermeras, médicos y otros profesionales médicos lo acompañen en el trabajo de campo con regularidad para proporcionar instrucciones personales sobre la marcha.  Sin embargo puede consultar con el personal médico apropiado usando radios a través del procedimiento de control médico establecidos.

En el departamento de urgencias, el personal del hospital lo puede entrenar mostrándole técnicas de evaluación y tratamiento en los pacientes.  Un médico o enfermera puede actuar como instructor sobre temas médicos en su programa de entrenamiento.  A través de estas experiencias, se sentirá más cómodo usando términos médicos, interpretando signos y síntomas, y aplicando destrezas en el tratamiento del paciente.

Con frecuencia el personal del hospital muestra buena disposición para ayudarlo a mejorar sus destrezas y eficiencia durante su carrera.  Es posible que algunos médicos y enfermeras hayan completado el currículo del TEM como parte de su entrenamiento formal.  El mejor cuidado del paciente ocurre cuando todos los proveedores de cuidados tienen una relación estrecha entre ellos.  Esto les dará la oportunidad de discutir problemas mutuos y beneficiarse con las experiencias de unos y otros.

TRABAJANDO CON AGENCIAS DE SEGURIDAD PUBLICA

Algunos trabajadores de seguridad pública tienen entrenamiento del SME.  Como un TEM-B debe familiarizarse con las funciones y responsabilidades que desempeñan estas agencias. El personal de ciertas agencias están mejor preparado que el TEM para realizar ciertas funciones.  Por ejemplo los empleados de una compañía de servicios eléctricos están mejor equipados que usted para controlar las líneas caídas.  El personal que hace cumplir la ley es más capaz de controlar escenas violentas y de tráfico, mientras que nosotros como TEM estamos mejor capacitados para proporcionar cuidados de urgencia.  El manejo eficaz del escenario y del paciente dará por resultado que trabajemos juntos y reconozcamos que cada persona tiene su talento especial y un trabajo que realizar.  Recuerde que el mejor y más eficiente cuidado del paciente se logra por medio de la cooperación entre agencias.

ENTRENAMIENTO

En la mayoría de los países, el entrenamiento es dirigido por muchos educadores del SME y otras áreas de las emergencias, todos ellos son responsables de coordinar y entrenar tanto presencial como educación continuada, estos instructores son aprobados y certificados, por distintas organizaciones.  Para ser certificado en algunos países, un instructor debe tener extenso entrenamiento en su área de desempeño tanto práctica como educacional, y enseñar durante un periodo designado mientras es observado y supervisado por un instructor experimentado.

La mayor parte del entrenamiento en SVA, es proporcionado por una escuela autorizada por las autoridades locales correspondientes.  Muchas de las clases y sesiones de grupo, serán presentadas por el director médico u otros médicos, enfermeras, bomberos e instructores de TEM.  En las secciones clínicas en la que se obtiene, prácticas supervisadas en el servicio de urgencias, u otros servicios internos del hospital, los estudiantes también son supervisados directamente por médicos y enfermeras.

La calidad de la atención que se preste depende de la habilidad, y calidad de su entrenamiento.  Por tanto, su instructor, así como muchos otros individuos que ayudaron y participaron en su entrenamiento, son miembros clave del equipo de cuidado de urgencias.

PROPORCIONAR UNA SECUENCIA ININTERRUMPIDA COORDINADA DE ATENCIÓN

El cuidado de emergencias de los pacientes se realiza en cuatro fases progresivas:

  1. En la primera fase: el paciente o los espectadores reconocen que hay una situación de emergencia, y alguien activa el SME. El cuidado preliminar del paciente es proporcionado por el despachador o Primera respuesta hasta que SME llegue.
  2. Segunda fase: consiste en la evaluación del paciente, el cuidado pre hospitalario inicial, la preparación apropiada del paciente y el transporte seguro al hospital.
  3. En la tercera fase: el paciente recibe evaluación continua y estabilización en el departamento de urgencias del hospital.
  4. En la cuarta fase: el paciente recibe el cuidado especializado definitivo que necesita.

Estas cuatro fases deben proporcionarse de acuerdo con una secuencia ininterrumpida y coordinada de cuidados para elevar a un nivel máximo la supervivencia y reducir el sufrimiento del paciente al igual que los efectos adversos duraderos.  El SME está diseñado para producir este esfuerzo coordinado entre los servicios locales, el personal del departamento de urgencias y el personal médico que proporciona el cuidado definitivo.

A %d blogueros les gusta esto: