Archivos de etiquetas: paralisis

Mordeduras de garrapatas


Mordeduras de garrapatas

Las garrapatas se encuentran con frecuencia en la  maleza, arbustos, árboles y dunas o en otros animales; por lo general se adhieren a la piel.  Apenas llegan a medir unos milímetros y pueden confundirse con facilidad con una peca, en especial porque su mordedura no es dolorosa.  Sin duda el peligro de las garrapatas no radica en la mordida, sino en los organismos infecciosos que transmiten.  Las garrapatas por lo general son portadoras de dos enfermedades infecciosas: la fiebre manchada (maculosa) de las montañas Rocallosas y la enfermedad de Lyme.  Ambas se diseminan a través de la saliva de ellas cuando ésta se inyecta en el momento en que se adhiere.

Esta fiebre manchada, que no es limitada a las montañas rocallosas, ocurre en un lapso de 7 a 10 días después de la mordedura de una garrapata infectada.  Los síntomas incluyen: náuseas, vómito, dolor de cabeza, debilidad, parálisis y quizá colapso cardiorrespiratorio.

La enfermedad de Lyme, ha recibido extensa publicidad.  Es la principal enfermedad transmitida por garrapatas en Europa, pero se ha venido extendiendo por otros países.  Su primer síntoma es una erupción que puede diseminarse a varias partes del cuerpo; comienza cerca de tres días después de la mordedura de una garrapata infectada.  La erupción puede llegar a semejarse en un tercio de los pacientes con el tiempo con el patrón de un tiro al blanco (diana).  Después de unos días o unas semanas, se presenta hinchazón dolorosa de las articulaciones, en particular de las rodillas.  La enfermedad de Lyme, puede llegar a confundirse con artritis reumatoide y lo mismo que esa enfermedad puede resultar en discapacidad permanente.  No obstante, si se reconoce y trata de manera oportuna con antibióticos, el paciente puede recuperarse por completo.

La temporada en las mordeduras de las garrapatas es más común durante el verano, cuando las personas salen a pasear por los bosques con poca ropa protectora.  La transmisión de la infección de la garrapata a la persona toma por lo menos 12 horas, así que, si lo llaman para que retire uno de estos animales, deberá proceder despacio y con sumo cuidado.  No intente sofocar a la garrapata con gasolina o vaselina, no la queme con un cigarrillo encendido, porque solo quemara al paciente.  En lugar de ello, emplee una pinza fina para sujetarla del cuerpo y jale suavemente, pero con firmeza directo hacia arriba, de manera que la piel se levante.  Sostenga esta posición hasta que la garrapata se suelte.  Hay pinzas especiales para este procedimiento, pero seguramente en su equipo tendrá unas pinzas que le sirvan.

Este método por lo general eliminará a toda la garrapata; incluso si parte del parasito permanece incrustado a la piel, la parte que contiene al organismo infeccioso ya fue eliminado.  Limpie el área con desinfectante y guarde la garrapata en un frasco de vidrio u otro recipiente para su identificación.  No maneje la garrapata con sus dedos desnudos siempre use guantes.  De apoyo de urgencias al paciente y transporte al hospital.

Lesiones espinales en los incidentes de sumersión


Lesiones espinales en los incidentes de sumersión

Los incidentes de sumersión pueden complicarse por fracturas de columna y lesiones en la médula espinal.  Deberá suponer que existen lesiones espinales con las siguientes condiciones:

  • La sumersión como resultado de un accidente al tirarse al agua, al hacer un clavado o de una caída.
  • El paciente esta inconsciente y no hay información disponible para descartar la posibilidad de un mecanismo que causara lesión en el cuello.
  • El paciente esta consciente, pero se queja de debilidad, parálisis o adormecimiento en brazos y piernas.
  • Sospecha da posibilidad de lesión espinal a pesar de lo que dicen los testigos.

La mayoría de las lesiones espinales en incidentes por clavados afectan la médula cervical.  Cuando haya sospecha de lesión espinal deberá proteger el cuello de posibles lesiones, o lesiones adicionales, esto significa que tendrá que estabilizar la posible lesión mientras el paciente aún se encuentra en el agua.  Siga los siguientes pasos:

  1. Voltee al paciente en posición supina. Por lo general se requiere de dos rescatistas para voltear sin peligro al paciente, aunque en algunos casos bastara con uno.  Gire siempre la mitad completa superior del cuerpo del paciente como una unidad.  Girar solo la cabeza, por ejemplo, puede agravar la lesión en la médula cervical.
  2. Restaure la vía aérea, he inicie la ventilación. La ventilación inmediata es el tratamiento primario de todos los pacientes de ahogamiento o casi ahogamiento, tan pronto el paciente esta boca arriba en el agua.  Utilice una mascarilla de bolsa si está disponible.  Pida al otro rescatista que sostenga la cabeza y el tronco como una unidad, mientras abre la vía aérea e inicia la ventilación.
  3. Haga flotar un respaldo o una camilla acuática debajo del paciente, mientras continua con la ventilación.
  4. Asegure el tronco y la cabeza al respaldo de la camilla o el elemento flotante, para eliminar el movimiento de la columna cervical. No saque el paciente del agua hasta que haya terminado sta operación.
  5. Retire al paciente del agua, sobre la camilla o respaldo flotante.
  6. Cubra al paciente con una cobija. Administre oxigeno si el paciente respira de manera espontánea.  Inicie la RCP si no hay pulso.  La compresión cardiaca eficaz o la RCP son en extremo difíciles de realizar, si el paciente aún está en el agua.

Signos y síntomas del EVC


Signos y síntomas del EVC

Problemas en el hemisferio izquierdo

Si se ve afectado el hemisferio cerebral izquierdo, es posible que el paciente pueda presentar un trastorno del habla llamado afasia, que es la incapacidad de producir y comprender el habla.  Los problemas de este tipo pueden variar de manera extensa, algunos pacientes tendrán problemas para comprender el habla pero se expresan con claridad, esta afección se denomina afasia receptiva.  Puede detectar este problema si pregunta al paciente algo como “¿Qué día es hoy”? y en respuesta el paciente con afasia podría decir: “verde”.  El habla es clara pero no tiene sentido.  Otros pacientes serán capaces de comprender la pregunta pero no podrán producir los sonidos adecuados para responder.  Solo surgirán gruñidos u otros sonidos incomprensibles, estos pacientes padecen de afasia expresiva.  Los derrames cerebrales que afectan el lado izquierdo del cerebro, también pueden ocasionar parálisis del lado derecho del cuerpo.

A %d blogueros les gusta esto: