Archivos de etiquetas: neonato

Asistencia en el nacimiento de un bebe de madre adicta


Asistencia en el nacimiento de un bebe de madre adicta

Por desgracia, cada vez hay más bebes que nacen de madres adictas a las drogas o el alcohol.  Estas madres con frecuencia reciben muy poca o ninguna atención prenatal.  Los efectos de la adicción sobre los neonatos incluyen: ser prematuros, bajo de peso al nacer y depresión respiratoria grave.  Algunos de estos recién nacidos morirán.  El síndrome alcohólico fetal, es el término que se usa para describir el padecimiento de los bebes nacidos de madres que abusan del alcohol.

Si lo llaman para atender el parto de una madre adicta a las drogas o al alcohol, preste especial atención a su propia seguridad.  Como en todos los demás casos, siga con las precauciones ASC.  Use goggles, tapabocas y guantes estériles en todo momento.  Los indicios de que se trata de una madre adicta puede incluir presencia de parafernalias relacionadas con drogas, botellas vacías de vino o licor y declaraciones efectuadas por vecinos o por la propia madre.  Es probable que el recién nacido de una madre adicta necesite atención inmediata en un hospital.  Atienda el parto como se ha indicado, pero este preparado para dar asistencia respiratoria al neonato y administre oxigeno durante el transporte.  No juzgue ni sermonee a la madre.  Su papel es ayudar a nacer al bebe, lo mejor posible y transportarlos a ambos, tanto al neonato como a la madre al hospital.

Atención pos-parto


Atención pos-parto

Tan pronto como el bebe complete su nacimiento, séquelo y envuélvalo inmediatamente con una cobija o una toalla que ha sido pre calentada, y colóquelo de medio lado con la cabeza ligeramente más baja que el cuerpo.  Envuélvalo de tal manera que solo quede expuesta la cara, asegurándose de que la parte superior de la cabeza este cubierta.  También verifique que el cuello del bebe se encuentre en posición neutra, para que su vía aérea permanezca abierta.  No olvide que los bebes recién nacidos son muy sensibles al frío y si es posible deberá mantener la cobija o toalla caliente antes de usarla.  Emplee una compresa estéril de gasa para limpiar la boca del neonato y succiones de nuevo la nariz y la boca, succionar la nariz es muy importante, recuerde que los bebes respiran por la nariz.

Puede levantar al bebe  y acunarlo en su brazo cerca del nivel de la vagina de la madre siempre acordándose de mantener su cabeza ligeramente más baja que el cuerpo para evitar la aspiración.  Después de succionar, mantenga al bebe al mismo nivel de la vagina de la madre, hasta cortar el cordón umbilical.  Si el neonato se encuentra más alto que la vagina, la sangre formara un sifón y pasara del bebe a través del cordón umbilical y de regreso a la placenta.

La temperatura corporal de un recién nacido puede caer con rapidez, así que, seque y envuelva al recién nacido tan pronto como le lea posible.  Solo entonces colocara las pinzas y cortara el cordón umbilical.

Una vez que nace el bebe, el cordón umbilical no tiene ninguna utilidad para la madre o e neonato.  La atención pos-parto del cordón umbilical es muy importante, debido a que la infección se transmite con facilidad de este hacia el bebe.  Utilice las dos pinzas del equipo OB y colóquelas entre la madre y el bebe, a cuatro dedos del neonato.  Coloque las pinzas separadas entre sí de 5 a 10 centímetros; una vez que estén firmes en su sitio, utilice las tijeras o escalpelo estériles para cortar con mucho cuidado el cordón en medio de las dos pinzas .  Recuerde que el cordón es frágil; si lo maneja con brusquedad, podrá arrancarse del abdomen del bebe, lo cual le produciría una hemorragia fatal.  Una vez que coloque las pinzas, no hay necesidad de apresurarse.

Después de cortar el cordón, ate el extremo que viene del bebe.  Si se trataba de un cordón nucal y lo corto durante el nacimiento, este él es momento de atarlo.  No utilice hilos comunes, pues estos pueden cortar los tejidos suaves y frágiles del cordón.  Coloque un asa de la “cinta umbilical” especial en torno del cordón a unos 3 centímetros más cerca del bebé que de la pinza; apriete la cinta despacio de manera que no corte el cordón umbilical y luego átela con firmeza mediante un nudo cuadrado, rizo o llano.  Corte los extremos de la cinta, pero no retire ninguna pinza.  La parte del cordón que viene de la vagina de la madre, está unida a la placenta y saldrá junto con esta.

Para este momento el neonato debe tener un color rosado y debe poder respirar por sí solo.  Entréguele el bebe envuelto en una cobija o toalla tibia a su compañero; este podrá vigilar al neonato y completar los cuidados iniciales; de manera alternativa, puede entregarle el bebe a la madre siempre y cuando ella este alerta y en condición estable, de acuerdo con el protocolo local.  Es posible que la madre desee inicial el amamantamiento en este punto.  Debe devolver su atención a la madre para la salida de la placenta.

Nacimiento del cuerpo


Nacimiento del cuerpo

Para el momento en que termine de succionar, lo más probable es que la madre comience a pujar de nuevo y el hombro superior será visible en la vagina.  La cabeza del bebe es la marte más grande del cuerpo; una vez que esta nace, por lo general el resto del neonato sale con facilidad.  Sostenga la cabeza y la parte superior del cuerpo mientras salen los hombros, no jale al bebe para sacarlo del canal de nacimiento, luego aparecerá en el abdomen y las caderas una vez salgan los hombros, sostenga el cuerpo con su otra mano.  Sujete los pies del neonato cuando salgan.

Ahora el recién nacido esta sostenido con nuestras manos.  Maneje al bebe con firmeza pero delicadeza y con mucho cuidado.  Se sentirá resbaloso debido a una sustancia blanca parecida al queso, llamado unto sebáceo (vermix caseosa).

Nacimiento de la cabeza


Nacimiento de la cabeza

Observe la cabeza mientras esta comienza a salir de la vagina, porque debe sostenerla mientras sale.  Puede requerirse de dos, tres o más contracciones para que ocurra la salida de la cabeza, desde el momento en que comienza a coronar; una vez que obviamente la cabeza va saliendo cada vez más con cada contracción, deberá colocar su mano enguantada sobre las partes óseas que emergen y ejercer una presión muy suave sobre ellas, al tiempo que la reduce durante las contracciones.  Esto permitirá que la cabeza salga de manera homogénea y evitara que el resto del bebé “salte” de repente haca afuera durante una contracción fuerte, con la posibilidad de causarse lesiones.

Quizás desee estar al frente de los pies de la paciente, de manera que se encuentre entre las piernas de durante el parto.  Tenga cuidado de no meter sus dedos en los ojos del neonato y de no presionar los puntos blandos en la cabeza, llamados fontanelas.  Una fontanela se localiza en la parte superior de la cabeza cerca de la frente y la otra está cerca de la parte posterior de la cabeza.  El cerebro en estos puntos, esta cubierto solo por la piel y las membranas.

Los métodos para reducir el riesgo de que se rasque el peritoneo durante la labor, incluyen la aplicación de presión horizontal sobre este con una compresa estéril de gasa o mediante la aplicación de presión suave en la cabeza al tiempo que se estira con cuidado el peritoneo.  Consulte su protocolo local acerca de los métodos empleados en su área.  También manténgase preparado para la posibilidad de que puedan salir heces debido a la presión sobe el recto.

Historial SAMPLE – emergencias gineco-obstetras


Historial SAMPLE

Obtenga un historial SAMPLE.  Las mujeres con antecedentes de problemas médicos y que toman medicamentos de prescripción, se embarazan de manera regular.

Algunas mujeres no sufren problemas médicos que requieran fármacos hasta que se embarazan.  Concéntrese no solo en el historial del embarazo sino también evalúen el historial SAMPLE.  Pregunte de manera específica a la paciente acerca de la atención prenatal.  Identifique cualquier complicación que pueda haber tenido durante el embarazo o que su médico haya discutido con ella acerca del parto.  Estas pueden incluir el factor Rh, el tamaño o posición del feto, o la posición o salud de la placenta.  Determine la fecha esperada de nacimiento, la frecuencia de las contracciones y el historial de embarazos y partos previos, y sus complicaciones, si las hay.  Determine si existe la posibilidad de que se trate de gemelos y si la madre haya tomado cualquier droga o medicamento.  Si se “rompió la fuente”, pregunte si el líquido era verde.  El líquido verde se debe al meconio (heces del feto).  La presencia del meconio puede indicar enfermedad del neonato; es posible que el feto aspire el meconio durante el nacimiento.  Cualquiera de estos son factores de riesgo fetales e indican la posible necesidad de reanimación neonatal.

EMERGENCIAS GINECOLOGICAS Y OBSTETRICAS


20 EMERGENCIAS GINECOLOGICAS Y OBSTETRICAS

Un gran porcentaje de los neonatos a nivel mundial nacen en hospitales, con médicos y enfermeras que atienden no solo a la madre sino también al recién nacido.  Otro porcentaje mucho menor es atendido por parteras en casas y en condiciones precarias sin contar con todos los medios de higiene y sin preparación para las complicaciones que se puedan presentar.  En ocasiones, el proceso del nacimiento se desarrolla con mayor rapidez de lo que espera la madre y nosotros como TEM–TUM–TES, nos encontraremos con decisiones que tomar: ¿Debe permanecer en la escena y atender el parto? o ¿transportar a la paciente al hospital? ¿Hay otros factores que afectarían esta decisión?, ¿traumatismos, clima y distancia al hospital?

Debemos aprender a tomar decisiones y si es necesario, cómo proceder a atender el parto en la escena.  Debemos tener claro el proceso del nacimiento y a analizar las complicaciones comunes, de manera que estemos preparados para manejar tanto los partos normales como los anormales.  Conocer la evaluación y cuidados de un neonato y sobre las emergencias ginecológicas no relacionadas con el parto.

A %d blogueros les gusta esto: