Archivos de etiquetas: narinas

Cordón umbilical en torno del cuello


Cordón umbilical en torno del cuello

Tan pronto como nazca la cabeza, utilice el dedo índice de su otra mano para sentir si el cordón umbilical esta enredado en el cuello.  Esto se denomina de modo común circular de cordónUn circular de cordón enredado en forma apretada en torno al cuello podría estrangular l neonato.  Por lo general es posible deslizar el cordón con suavidad sobre la cabeza ya nacida (o sobre el hombro si es necesario).  Si no, deberá cortarlo, colocando dos pinzas separadas 5 centímetros entre sí haciendo el corte entre ellas.

Si el cordón esta enredado más de una vez en torno al cuello , este es un caso raro, entonces tendrá que colocar una pinza y hacer el corte; luego podrá desenredar el cordón de alrededor del cuello.  Maneje el cordón con gran cuidado, pues es muy frágil y se desgarra con facilidad.  No deje que las pinzas se desprendan hasta que haya atado los extremos del cordón.  Por fortuna, el cordón por lo general no está enredado en torno al cuello del bebe, ni es necesario cortarlo hasta que nace el completamente el bebe.  No obstante siempre debe verificar que no haya circular del cordón.

Una vez que nazca a cabeza del neonato y que se verifique que no hay circular de cordón presente, necesitara succionar el líquido amniótico de la vía aérea del bebe antes de que continúe el parto.  Deberá pedir a la madre que no puje mientras realiza estos pasos, aunque su deseo de hacerlo será muy fuerte.

Mientras sostiene la cabeza del neonato con una mano, succione rápida y efectivamente, primero el líquido de la boca y luego el de las narinas.  Si succiona primero las narinas, puede estimular al bebe para que aspire el líquido de la boca o faringe; dado que los lactantes respiran por la nariz, cualquier estimulo en esta ocasionara una respuesta de bloqueo.  Al succionar la vía aérea, oprima completamente el bulbo de la perilla de succión antes de insertarla entre 3 y 5 centímetros en la boca del bebe, luego libere el bulbo para succionar los líquidos y el moco.  Asegúrese de que la perilla no toque la parte posterior de la boca.  Descargue el líquido succionado en una toalla y repita el proceso de succión en la boca y narinas dos o tres vecen en cada orificio hasta que estén limpios.

Nacimiento del bebe


Nacimiento del bebe

Su compañero deberá estar a la cabeza del a paciente para confortarla, tranquilizarla y animarla durante el parto.  Es posible que la paciente desee sujetar la mano de alguien.  Puede gritar, llorar o no decir nada en lo absoluto.  No es raro que las madres sientan nauseas, algunas suelen vomitar, si esto ocurre haga que su compañero voltee la cabeza de la madre hacia un lado de manera que su boca y vía aérea puedan limpiarse de manera manual o por succión según se requiera.

Deberá evaluar continuamente a la madre, en espera de la coronación.  No permita que ocurra un nacimiento abrupto.  Colóquese de manera que pueda observar la vagina en todo momento.  Tome el tiempo de las contracciones de la paciente, desde el inicio de una hasta el inicio de la siguiente, para determinar la frecuencia de estas, así mismo, tome el tiempo de duración de cada contracción; esto se hace sintiendo el abdomen de la paciente desde el momento en que se inicia la contracción o tensión del útero y el abdomen, hasta el momento en que termina o relajación del útero o abdomen.  Recuerde a la paciente que haga respiraciones cortas y rápidas durante cada contracción, pero que no haga esfuerzo.  Entre contracciones, aliente a la madre para que descanse y respire profundamente por la boca.

Siga los siguientes pasos para asistir en el parto:

  1. Permita que la madre puje para que salga la cabeza. Sosténgala mientras sale y coloque su mano enguantada sobre las partes óseas.  Sienta el cuello para ver si el cordón umbilical esta enredado en torno a este.  Si lo está, levante con cuidado la cabeza del bebe sin jalar el cordón.  Succione el líquido de la boca primero y luego de las narinas.  Asegúrese de apretar el bulbo de la jeringa sin aguja, antes de insertarla en la boca o nariz del neonato.
  2. Una vez que ha salido la cabeza, se hará visible el hombro de arriba. Guíe ligeramente la cabeza hacia abajo si es necesario, para ayudar a que salga ese hombro.
  3. Sostenga la cabeza y el tronco mientras salen los hombros. Quizá necesite guiar la cabeza un poco hacia arriba para dejar salir el hombro de abajo.
  4. Una vez que nace el cuerpo, manipule al neonato con firmeza pero suavidad. Este se sentirá resbaloso.  Asegúrese de que el cuello del bebe se encuentre en posición de mantener la vía aérea abierta.
  5. Coloque las pinzas en el cordón umbilical separadas ente si, de 5 a 10 centímetros y cerca de cuatro dedos del cuerpo del bebe. Una vez que se encuentren firmes en su lugar, su protocolo puede dictar que corte entre las pinzas.  No obstante, los protocolos locales varían respecto al momento de cortar, después del alumbramiento de la placenta o no hacerlo si hay disponibilidad de transporte inmediato.  Asegúrese de conocer su protocolo local respecto al caso.
  6. Por lo general la placenta sale sola, en un lapso de 30 minutos después del bebe. Nunca jale el extremo del cordón umbilical en un intento por acelerar el alumbramiento de la placenta.

Examen físico enfocado – reacciones alergicas


Examen físico enfocado

El examen físico enfocado puede ayudar a dirigir el tratamiento.  Como en todas las emergencias, su evaluación del paciente que sufre de una reacción alérgica debe incluir las evaluaciones del sistema respiratorio y circulatorio, su estado mental y de la piel.  Evalúe en busca de alteraciones del estado mental, el cual puede ser el resultado de hipoxia o del choque sistémico.  Examine con cuidado la respiración, incluido un aumento del trabajo respiratorio, el uso de los músculos accesorios, oscilación de la cabeza, posición de tripiè, dilatación de narinas (fosas nasales) y gruñidos.  Ausculte con cuidado tanto la tráquea como el tórax.

La sibilancia se presenta debido al estrechamiento de los conductos aéreos, lo cual se debe sobre todo a la contracción e los músculos en torno a los bronquios, debido a la reacción contra el alérgeno.  La exhalación normalmente es la parte pasiva y relajada de la respiración, y se vuelve más difícil a medida que el paciente intenta toser para expulsar las secreciones o mover el aire a través de la vía aérea constreñida.  El líquido de los conductos aéreos, junto con los bronquios constreñidos, producen el sonido sibilante.  Rápidamente el respirar se va volviendo más difícil e incluso es posible que el paciente deje de hacerlo.  La dificultad respiratoria prolongada, puede causar una frecuencia cardiaca acelerada (taquicardia), un estado de choque e incluso la muerte.  El estridor, que es un sonido inspiratorio agudo, que ocurre cuando se edematiza la vía aérea superior, cerca de las cuerdas vocales, la garganta, y cierra la vía aérea alta, y con el tiempo puede conducir a la obstrucción total de la vía aérea.

Recuerde que la presencia de la hipoperfusión (estado de choque) o dificultad respiratoria, indica que el paciente presenta una reacción alérgica lo bastante grave como para morir.

SIGNOS Y SÍNTOMAS COMUNES DE LA REACCIÓN ALÉRGICA
Sistema Respiratorio ·         Estornudos, comezón y flujo nasal  inicialmente

·         Tensión en el pecho o la garganta

·         Tos seca irritante y persistente

·         Ronquera

·         Respiraciones que se vuelven rápidas , trabajosas y ruidosas

·         Sibilancia y/o estridor

Sistema Circulatorio ·         Reducción de la tensión arterial por dilatación de los vasos sanguíneos

·         Aceleración del pulso inicialmente

·         Piel pálida ,y mareo al fallar el sistema vascular

·         Pérdida de conciencia y coma

Piel ·         Rubor, comezón o ardor especialmente en la cara y la parte superior del pecho

·         Urticaria sobre un área extensa del cuerpo, tanto interna como externa

·         Edematización en especial en la cara, el cuello, las manos los pies y la lengua

·         Edematización y cianosis con hormigueo en la cara, boca, pecho, pies y manos.

Otros signos ·         Ansiedad, sentimiento de desgracia inminente

·         Dolor abdominal

·         Dolor de cabeza

·         Ojos irritados y lagrimosos

·         Reducción del estado mental

 

Evalúe con cuidado la piel, en busca de inflamaciones, erupciones, ronchas o signos de la fuente de la reacción: mordeduras, picaduras o marcas de contacto.  Una erupción que se extiende con rapidez, puede ser preocupante, porque suele indicar una reacción sistemática.  La piel roja y caliente, también puede indicar una reacción sistemática pues los vasos sanguíneos pierden su actividad para constreñirse y la sangre se mueve hacia las extremidades.  Si esta reacción continua, el cuerpo tendrá dificultades.  Si esta reacción continua, el cuerpo tendrá dificultad para proveer de sangre y oxígeno a los órganos vitales, y uno de los primeros signos será el estado mental alterado, puesto que los órganos están privados de oxígeno y glucosa.

A %d blogueros les gusta esto: