Archivos de etiquetas: musculos accesorios

Asma – emergencias respirtorias


Asma

Muchos problemas pulmonares se denominan de manera incorrecta como “asma”, por lo tanto, su evaluación de paciente es crítica.  Un paciente que verdaderamente padece de asma, tendrá un historial de episodios repentinos de falta de aire repentina, en los cuales tendrá dificultades para  exhalar.

Confirme si el paciente es capaz de respirar con normalidad en otros momentos.  Si es posible, pida a los miembros de su familia que describan el asma del paciente; incluso si sólo identifican la sibilancia como un problema, tenga en cuenta que algunas formas de insuficiencia cardiaca, de aspiración de cuerpos extraños, inhalación de vapores tóxicos o reacciones alérgicas pueden ocasionar sibilancia.

Evalúe los signos vitales del paciente, observe si que la velocidad del pulso es normal o elevada, la presión sanguínea puede estar algo elevada y por ende las respiraciones aumentarán.  Asista al paciente con su inhalador prescrito, si lo hay.  Administre oxígeno y permita al paciente permanecer sentado y erguido, lo cual le facilita la respiración, tranquilícelo, la tensión y la ansiedad empeoran los ataques de asma.

Pregunte cómo y cuándo se iniciaron los síntomas,   a medida que atiende al paciente, prepárese para succionar grandes cantidades de moco de la boca y pre prepárese también, para administrarle oxígeno.    Si succiona, no retenga el oxígeno por más de 15 segundos en los pacientes adultos, 5 segundos en los lactantes, y 10 segundos en los niños.  Deje pasar un tiempo para la oxigenación entre uno y otro intento de succión, si el paciente está consciente, es posible que tenga que proporcionar cuidado de la vía aérea.

Si el paciente lleva consigo medicamentos, como un inhalador para ataques de asma, puede ayudarlo con su administración, de acuerdo a lo indicado en el protocolo local.  Incluso los pacientes que emplean su inhalador pueden empeorar; es necesario que reevalúe la respiración con frecuencia y que esté preparado para asistir las ventilaciones en casos graves.  Si debe ayudar con la respiración a un paciente que presenta un ataque de asma, emplee respiraciones suaves y lentas.  Recuerde que el problema en el asma es sacar el aire de los pulmones, no introducirlo.  Resista la tentación de apretar la bolsa con fuerza y rapidez.  Asista siempre las ventilaciones como último recurso y luego proporcione sólo  de 10 a 12 respiraciones superficiales/min.

Un ataque de asma prolongado que no se alivia, puede avanzar hasta una condición conocida como estado asmático.  Es posible que el paciente este asustado, tratando de manera desesperada de respirar, al tiempo que usa todos los músculos accesorios.  El estado asmático es una verdadera emergencia y el paciente debe recibir oxígeno y ser transportado de inmediato al departamento de urgencias.

El esfuerzo para respirar durante un ataque de asma es muy fatigante, y es probable que el paciente este exhausto para cuando usted llegue.  Es posible que un paciente agotado haya dejado de sentirse ansioso o incluso haya dejado de luchar por respirar.  Este paciente no está en recuperación, se encuentra en una etapa muy crítica y es posible que deje de respirar.  El tratamiento agresivo de la va aérea, la administración de oxígeno y el transporte rápido, son esenciales en esta situación.  Deberá considerar el apoyo soporte vital avanzado.  Siga el protocolo local.

 

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA RESPIRACIÓN INADECUADA


SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA RESPIRACIÓN INADECUADA
El paciente se queja de dificultad al para respirar
El paciente presenta un estado mental alterado asociado con una respira superficial o lenta.
El paciente parece ansioso o inquieto.  Esto puede suceder si el cerebro no está obteniendo suficiente oxígeno para sus necesidades.
La frecuencia respiratoria del paciente, es demasiado rápida o mayor de 20 respiraciones/min.
La frecuencia respiratoria del paciente, es muy lenta o menor de 12 respiraciones /min, quizá deba ayudar a las ventilaciones con un dispositivo BMV.
La frecuencia cardiaca del paciente es demasiado rápida o mayor de 100 latidos/min.
El ritmo respiratorio del paciente es irregular, dado que el cerebro controla la respiración, un ritmo respiratorio irregular puede indicar lesiones en la cabeza.  En este caso, es probable que el paciente no responda.
La piel del paciente se ve pálida y azul o cianótica, la lengua, la base de las uñas y el interior de los labios, son buenos lugares para buscar cianosis.  Todos estos sitios cuentan con una buena cantidad de vasos sanguíneos y piel delgada, lo cual hace que la cianosis sea más evidente.
Las conjuntivas se ven pálidas.  Quizás el paciente presenta falta de aire debido a que no hay suficientes eritrocitos para llevar oxígeno a los tejidos.
El paciente presenta sibilancia, gorgoteo, ronquidos, estridor o graznidos.  Los sonidos adventicios pueden asociarse con muchos tipos de problemas respiratorios.
El paciente no puede articular sino unas cuantas palabras entre una y otra respiración.  Pregunte al paciente: “¿Cómo se siente?”, o “¿Cómo va?”.  Si el paciente no puede hablar en absoluto, es probable que presente una emergencia respiratoria que requerirá de atención inmediata.
El paciente está empleando los músculos accesorios para ayudar a la respiración.  Si el paciente solo emplea el diafragma para respirar, sospeche de daño en los nervios que llevan las órdenes de respirar a los músculos del pecho; es posible que el diafragma reciba el mandato de respirar, pero, debido al daño en la médula espinal, los músculos del pecho no la reciban.
El paciente tose de manera excesiva, lo cual podría significar que tiene cualquier cosa, desde una infección leve del tracto respiratorio superior, hasta fiebre de heno, neumonía, asma o insuficiencia cardiaca.
El paciente está sentado, inclinado hacia adelante con las palmas de las manos apoyadas en la cama o en los brazos de la silla.  Esto se denomina posición de trípode, porque la espalda del paciente y ambos brazos, colaboran para sostener la parte superior del cuerpo; esta posición proporciona al diafragma un mayor espacio para funcionar y ayuda al paciente a usar los músculos accesorios para asistir a la respiración.  Por lo general es buena idea dejar que el paciente permanezca en la posición que le sea más cómoda.
El paciente tiene forma de barril en ciertas enfermedades pulmonares crónicas, dado que el aire se ha quedado atrapado de manera paulatina y continua dentro del pulmón, en cantidades cada vez mayores, la distancia desde el frente hasta la espalda, aumenta casi hasta igualar la distancia de un lado a otro del pecho.  El tórax de tonel puede indicar un largo historial de problemas respiratorios.

 

Vía aérea y respiración – Evaluacion inicial


Vía aérea y respiración

Evalúe la vía aérea, ¿es evidente? ¿Es adecuada?  El aire debe fluir hacia dentro y hacia afuera del pecho con facilidad para ser considerado evidente y adecuado.  Si se escuchan sonidos tipo ronquido en un paciente que no responde, reposicione la vía aérea y si es necesario inserte un conducto aéreo oral o nasal para mantener la vía respiratoria.  Si escucha sonidos tipo estridor, coloque al paciente de manera que pueda respirar con facilidad.  Si se escucha sonidos de borboteo, es necesaria la succión.

Si la vía aérea es adecuada o evidente, evalúe a continuación la respiración de su paciente.  ¿Está respirando? ¿Lo hace de modo adecuado?  Si el paciente no respira, proporcione dos ventilaciones de inmediato.  Al ventilar, necesitará evaluar si sus ventilaciones son lo bastante correctas para cubrir las necesidades de oxígeno de su paciente.

  1. ¿entra el aire?
  2. ¿se expande el pecho con cada respiración?
  3. ¿baja el pecho después de cada respiración?
  4. ¿es adecuada la frecuencia para la edad de su paciente?

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es “no”, algo está mal, intente reposicionar al paciente e inserte un conducto aéreo oral para evitar que la lengua bloquee la vía respiratoria.  Reposicione la cabeza del paciente, reevalúe la posición de su mano y del sellado de la mascarilla facial.  Reduzca o acelere su frecuencia respiratoria.  Consulte el Módulo II. Capítulo 7, para repasar las técnicas de ventilación de presión positiva.  Recuerde que deberá continuar vigilando la vía respiratoria para determinar si hay líquido, secreciones o cualquier otro problema, para evaluar si el paciente está respirando adecuadamente.

Si el paciente respira, asegúrese de que su respiración sea la adecuada.  ¿Se eleva y desciende el pecho de modo apropiado? ¿Cuál es el color, la temperatura y la condición de la piel del paciente?  ¿Son trabajosas la respiraciones del paciente?  Si el paciente puede decir una o dos palabras antes de tener que tratar de tomar aire, se considera que las ventilaciones son trabajosas.  ¿Utiliza el paciente los músculos accesorios para ayudar al esfuerzo respiratorio? Si el esfuerzo respiratorio es inadecuado, deberá proporcionar la intervención necesaria.  Si el paciente presenta dificultad respiratoria, colóquelo en una posición que facilite una mejor respiración y comience a administrar oxígeno a 15 L/min a través de una mascarilla no recirculante.  Si el paciente presenta una profundidad inadecuada en la respiración o si la frecuencia es muy baja, es posible que las ventilaciones deben ser asistidas por un dispositivo BVM.

8. VOCABULARIO VITAL – Evaluación del paciente


8. VOCABULARIO VITAL – Evaluación del paciente

Aislamiento de sustancias corporales (ASC): concepto de control de la infección y práctica que asume, que todos los líquidos o fluidos corporales son potencialmente infecciosos.

AVDI: método para evaluar el estado de conciencia de un paciente, se determina si el paciente está despierto y alerta, responsivo a estímulos verbales o dolor, o si esta inconsciente; se usa especialmente en la evaluación inicial.

Campos pulmonares: indicación de movimiento de aire en los pulmones, evaluada usualmente con un estetoscopio.

Capacidad de respuesta: forma en que el paciente responde a estímulos externos, incluyendo estímulos verbales como sonidos estímulos sensoriales o táctiles y a estímulos dolorosos.

Cianosis: color gris azulado de la piel, que es causado por la reducción de los niveles de oxígeno en la sangre.

Coagular: Proceso de solidificación de la sangre que tiene lugar cuando esta para taponar una abertura en los vasos sanguíneos y ayudar a detener una hemorragia.

Congelación: daños en los tejidos como resultado de la exposición al frio; podemos encontrar partes del cuerpo congeladas o parcialmente congeladas.

Conjuntiva: membrana delicada que recubre los parpados y cubre la superficie expuesta del ojo.

Crepitación: sensación chirriante causada por extremos de huesos o articulaciones fracturadas que se frotan entre sí; también es la sensación de burbujas debajo de la piel que produce un sonido crepitante o sensación crujiente.

DCAP-BLS-TIC: mnemotecnia de términos en inglés para evaluar en cada área del cuerpo con  relación a

D: deformities, deformidades.

C: contusions, contusiones

A: abrasions, abrasiones

P: punctures, penetrations, punciones, penetraciones

B: burns, quemaduras

L: lacerations, laceraciones

S: swelling, edemas

T: tenderness, sensibilidad al tacto

I: instability, inestabilidad

C: crepitation, crepitación

Defensa muscular: contracción activa de los músculos abdominales que pueden realizar algunos pacientes mientras los palpan.

Dilatación de los orificios nasales: indican obstrucción de la vía aérea.

Disnea de dos o tres palabras: problema respiratorio grave, en el cual el paciente puede hablar solo dos o tres palabras sin hacer una pausa para respirar.

Enfisema subcutáneo: presencia de aire en los tejidos blandos que causa una sensación característica crepitante a la palpación.

Esclerótica: membrana blanca del ojo, capa exterior dura que protege a la capa interior delicada y sensible a la luz.

Estertores: ruidos crepitantes, rechinantes en la respiración, que indican la presencia de líquido en los espacios de aire de los pulmones; llamadas también crepitaciones.

Estridor: ruido respiratorio áspero, de tono agudo, que se escucha frecuentemente en la obstrucción laríngea aguda (vía aérea superior); puede sonar como un graznido y ser audible sin estetoscopio.

Evaluación de la escena: evaluación rápida de la escena y su entorno, realizada para proporcionar información sobre su seguridad y el mecanismo de lesión o naturaleza de la enfermedad, antes de ingresar e iniciar la atención del paciente.

Evaluación en curso: parte del proceso de evaluación, en la cual los problemas son reevaluados y valoradas las respuestas al tratamiento

Evaluación inicial: proceso inicial que lo ayudará a identificar cualquier trastorno potencialmente peligroso amenazante de vida, para iniciar los cuidados inmediatos.

Examen físico detallado: parte del proceso de la evaluación en el cual se realiza un examen detallado de cada área del paciente, cuyos problemas no pueden identificarse fácilmente, o cuando se necesita información más específica sobre los problemas identificados en la historia clínica y examen físico enfocados.

Hipotermia: situación en la cual la temperatura interna del cuerpo cae por debajo de los 95°F o 35°C, después de una exposición a un ambiente frío.

Historia clínica y examen físico enfocados: parte del proceso de evaluación en el cual las molestias principales del paciente o cualquier problema evidente se evalúa de forma más específica.

Historial o historia SAMPLE: acróstico con las iniciales en inglés de una historia breve y clave del trastorno de un paciente, para determinar:

S: signos y síntomas

A: alergias

M: medicamentos o medicaciones

P: pasado historial pertinente

L: lunch, última ingestión o comida

E: eventos relacionados a la enfermedad o lesión

Hora dorada: tiempo que transcurre desde el momento de la lesión, hasta el cuidado definitivo.  Es cuando puede producirse el tratamiento para el choque o a las lesiones traumáticas, porque el potencial de supervivencia está en su mejor momento.

Ictericia: color amarillo de la piel que se ve en paciente con enfermedades o disfunción del hígado.

Impresión general: nuestra impresión inicial que determina la prioridad de los cuidados del paciente; se basa en el entorno del paciente, el mecanismo de la lesión, la molestia principal, los signos y síntomas.

Llenado capilar: prueba que evalúa la función del sistema circulatorio distal donde se oprime (blanquea) la sangre de un área, como el lecho ungueal, y se observa la velocidad de su retorno después de retirar la presión.

Mecanismo de lesión: forma en la que se produce una lesión traumática; fuerza que actúa sobre el cuerpo para causar daño.

Molestia principal: razón por la cual el paciente pidió ayuda y también la respuesta del paciente a preguntas como ¿Qué anda mal? o ¿qué sucedió?

Movimiento paradójico: el movimiento de la sección de la pared torácica que está separada en un tórax batiente; el movimiento es exactamente el opuesto al movimiento normal durante a respiración, esto quiere decir que es hacia adentro durante la inspiración y hacia afuera durante la espiración.

Músculos accesorios: son los músculos secundarios de la respiración.

Naturaleza de la enfermedad NE: tipo general de enfermedad que experimenta el paciente.

OPQRST: acróstico con las indicaciones en ingles de las seis preguntas sobre el dolor: iniciación, factores que lo provocan, calidad, radiación, gravedad y tiempo.

Orientación: estado mental de un paciente medido por su memoria de la persona o nombre, lugar o sitio actual, tiempo o año, mes y fecha aproximada en curso, y evento que sucedió.

Palpar: estimar tocando,  recorrer el cuerpo o la zona,   con las palmas de las manos y con los dedos para examinar o reconocer

Protección abdominal: contracciones involuntarias de los músculos o espasmos de la pared abdominal en un esfuerzo para proteger el abdomen inflamado; signo de peritonitis.

Retracciones: movimientos en los cuales la piel se deprime entre las costilla durante la inspiración.

Roncus: campos pulmonares ásperos, graves, que se escuchan en pacientes con moco crónico en la vía aérea superior.

TRIAGE: proceso de establecer prioridades de tratamiento y transporte de acuerdo con la gravedad de la lesión y la necesidad de atención médica.

Evalúe la respiración- escena inicial


Evalué la respiración

El estado de la respiración en un paciente, está directamente relacionada con lo adecuada que sea su vía aérea.  Asegúrese de que la vía aérea de su paciente está abierta, y de que su respiración está presente y está adecuada.  Debe administrarse oxígeno a los pacientes que están teniendo dificultades respiratorias y también a aquellos que están respirando adecuadamente, mientras que las ventilaciones con comprensión positiva se deben practicar en pacientes que son apneico, o en los que están respirando muy lento o de manera artificial.

Al examinar la respiración de un paciente, vea, escuche, y sienta la presencia de respiración; luego evalúe su profundidad.  La frecuencia respiratoria del adulto varía ampliamente y es de 12 a 20 respiraciones por minuto.  Los niños respiran a frecuencias más altas, sin embargo, tomar el tiempo para contar las respiraciones puede distraerlo de evaluar problemas que ponen en peligro la vida.  Con la práctica debe ser capaz de estimar la frecuencia y anotar si es demasiado rápida o demasiado lenta.  A veces puede ser realmente importante contar el número de respiraciones en su evaluación inicial.  Recuerde que el objetivo de su evaluación inicial es identificar y tratar problemas de la vía aérea, respiratorios y circulatorios, tan pronto como sea posible.  La medición exacta de los signos vitales, se logra en otra parte de la evaluación, una vez que el tiempo y las amenazas de vida dejan de ser un tema principal.

Observe que tanto esfuerzo le cuesta al paciente respirar, usualmente las respiraciones normales no son superficiales ni excesivamente profundas. Las respiraciones superficiales se pueden identificar por el pequeño movimiento de la pared del pecho.  (Volumen de ventilación pulmonar reducido); las respiraciones profundas causan una elevación y descenso considerable de la pared del pecho.  La presencia de retracciones, o el uso de músculos accesorios de la respiración, también son una consideración de respiración inadecuada.

La dilatación de los orificios nasales y la respiración sube y baja en los pacientes pediátricos también indican una respiración inadecuada.

Si un paciente que solo puede hablar dos o tres palabras, y si hacer una pausa para tomar aire, tiene un problema serio de la respiración este trastorno se conoce como disnea de dos o tres palabras.

Al evaluar la respiración de un paciente siempre debe hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿parece estar sofocado el paciente?
  • ¿es demasiado rápida o demasiado lenta la frecuencia respiratoria?
  • ¿son profundas o superficiales las respiraciones del paciente?
  • ¿está cianótico (azul) el paciente?
  • ¿cuándo ausculta los pulmones, se escuchan ruidos anormales?
  • ¿Está el paciente moviendo aire hacia adentro y en ambos lados de los pulmones?

En la evaluación inicial puede ser útil escuchar los campos pulmonares en cada lado del tórax de paciente, eso puede ayudar a identificar la suficiencia del movimiento de aire en ambos pulmones.  Coloque el tambor del estetoscopio sobre la piel de la parte superior del tórax, a nivel de la línea medioclavicular, así como en el cuarto espacio intercostal, de la línea media clavicular y escuche por una o dos respiraciones y repítalo en el lado opuesto.  Los campos pulmonares reducidos o ausentes, y la disminución de movimiento de ascenso y descenso en un lado del tórax, indican una respiración inadecuada.

Si un paciente parece desarrollar dificultad respiratoria después de su evaluación inicial, debe inmediatamente reevaluar la vía aérea.  Si ésta se encuentra abierta y la respiración está presente y es adecuada, debe considerar colocarle al paciente oxígeno suplementario.

Si la respiración está presente y es inadecuada, debido a que las respiraciones son demasiado rápidas (más de 24 respiraciones por minuto), o demasiado superficiales o lentas (menos de 8 respiraciones por minuto), debe tratar al paciente con oxígeno suplementario, y considerar proporcionar ventilaciones con un dispositivo de vía aérea adjunta con presión positiva.  Recuerde que lo que es crítico es el intercambio de aire, no el número de ventilaciones.

Cualquier paciente con disminución del nivel de conciencia, con dificultad respiratoria, o con disminución del color de su piel, debe recibir oxígeno en flujo alto.  Si no hay riesgo de lesión vertebral, el paciente debe permanecer en una posición cómoda, que soporte la respiración, esta posición es usualmente, sentado con las piernas colgando, o en una posición alta de Fowler (sentado en un ángulo de casi 90°).  En cualquier paciente con una posible lesión vertebral, debe inmovilizarse la columna cervical asegurando que las respiraciones no estén comprometidas.

Se debe administrar oxígeno a los pacientes con una mascarilla no recirculante a 15 L/min.  Cualquier paciente que se identifique con problemas potenciales de la vía aérea o respiratoria debe recibir oxigeno suplementario y ser observado por posible respiración inadecuada.

¡Nunca retrase en ningún paciente la administración de oxígeno en la escena!

APARATO RESPIRATORIO


4.7 APARATO RESPIRATORIO

 

aaos 9th

El aparato respiratorio son todas las estructuras del cuero que constituyen a la respiración, o al proceso de respirar.  La vía aérea incluye la nariz, boca, garganta, laringe, tráquea, bronquios y bronquiolos.  En los pulmones, el oxígeno pasa a la sangre y el dióxido de carbono es retirado de ella para ser espirado.

Al final, del aparato respiratorio esta el diafragma, los músculos de la pared torácica, y los músculos accesorios de la respiración, que permiten los movimientos respiratorios normales.

“vía aérea” suele referirse a la vía aérea superior o el pasaje por encima de la laringe (caja de la voz).

La función del aparato respiratorio consiste en proveer al cuerpo de oxígeno y eliminar el dióxido de carbono.

El intercambio de oxígeno y dióxido de carbono se realiza en los pulmones y en los tejidos.  Es un proceso complejo que ocurre de manera automática, a menos que la vía aérea o los pulmones se enfermen o lesionen.

A %d blogueros les gusta esto: