Archivos de etiquetas: letargo

Intervenciones – hipotermia


Intervenciones

En la mayoría de los casos deberá sacar al paciente del medio ambiente frío, para prevenir una mayor pérdida de calor.  Para evitar mayor daño a los pies, no permita que el paciente camine.  Retire cualquier prenda mojada y coloque cobijas secas sobre y debajo del paciente con delicadeza, de tal manera que no le cause ningún dolor, ni lesiones adicionales en la piel.  No de masajes en las extremidades.  No permita que el paciente coma, o tome ningún estimulante como café, té o refrescos con cola, además no le permita fumar o masticar tabaco.

Administrarle al paciente oxígeno tibio y humidificado si es que no lo ha hecho aún, como parte de la evaluación inicial.  Comience con un recalentamiento pasivo, el cual incluye envolver al paciente en cobijas y encender la calefacción del compartimento de la ambulancia, para el paciente.

Si el paciente está alerta, y responde de manera adecuada, la hipotermia es leve, y puede iniciar el recalentamiento activo, el cual incluye envolver al paciente en cobijas y aplicar cojines calientes o bolsas de agua caliente en las ingles, axilas y la región cervical.  Encienda la calefacción en un punto alto en compartimento del paciente de la ambulancia.

Debe intentar minimizar una pérdida adicional de calor corporal, en especial sino puede llegar con rapidez al hospital.  No obstante, cuando el paciente presenta hipotermia moderada a grave, nunca deberá tratar de recalentar al paciente de manera activa (colocar fuentes de calor sobre o dentro del cuerpo).  Un recalentamiento demasiado rápido puede causar una arritmia cardiaca fatal que requeriría de una desfibrilación; por esta razón, el calentamiento debe realizarse en el hospital.  Su objetivo es prevenir una pérdida adicional de calor.  Saque a su paciente de inmediato del medio frío y colóquelo en la ambulancia donde encenderá la calefacción.  Si no puede sacar al paciente del frío de manera inmediata, aléjelo del viento y del contacto con cualquier objeto que pueda extraer el calor del su cuerpo.  Coloque una cubierta protectora sobre el paciente y recuerde que la mayor cantidad de calor se pierde en torno a la cabeza y el cuello.

Si el paciente está alerta y tiritando, puede asumir que la hipotermia es relativamente leve.  Si le es posible, en este caso, puede administrar líquidos calientes por vía oral, lógicamente si el paciente puede deglutir sin problema.  Retire toda la ropa mojada y cubra al paciente con una cobija.  Notifique al hospital sobre el estado del paciente de manera que el personal pueda prepararse para iniciar el recalentamiento tan pronto como usted llegue.

Cuando el paciente no tirita y se encuentra en letargo, es probable que exista una hipotermia moderada a grave.  Retire la ropa mojada y proteja al paciente del frío y el viento con cobijas en un medio ambiente caliente.

Si se encuentra en un área donde la hipotermia es un problema común, deberá contar con protocolos específicos para enfrentar esta situación.  En cualquier caso consulte con la dirección médica, recuerde que esto se complica en una situación de trauma, en particular si existe la posibilidad de una lesión de columna.  Por ejemplo: en áreas rurales donde el tiempo de transporte es más prolongado, el paciente puede haber estado expuesto al frío después de haber sido expulsado de  vehículo y haber estado esperando por largo tiempo.  Es importante tener en cuenta todo lo que está mal con el paciente, cuando lo trate y tome decisiones sobre el transporte.

Signos y síntomas – hipotermia


Signos y síntomas

Los signos y síntomas de la hipotermia por lo general se vuelven cada vez más graves a medida que cae la temperatura central, la hipertermia por lo general, avanza a través de cuatro etapas generales:

CARACTERÍSTICAS DE LA HIPOTERMIA SISTÉMICA
Temperatura central 32 a 35 °C 32 a 33 °C 27 a 31 °C <27 °C
Signos y síntomas Tiritar

Estampar los pies

Pérdida de coordinación

Rigidez muscular

coma Muerte aparente
Respuesta cardiorrespiratoria Vasos sanguíneos constreñidos

Respiración rápida

Respiración lenta

Pulso lento

Pulso débil

Arritmias

Respiraciones muy lentas

Paro cardiaco

 

Nivel de conciencia Retraimiento Confuso

Letárgico

Somnoliento

No responde No responde

 

Aunque no hay distinción clara entre las etapas, los diferentes signos y síntomas de cada una le ayudarán a estimar la gravedad del problema.  Cuando evalúe a un paciente en campo, podrá distinguir entre la hipertermia leve y grave.

Para evaluar la temperatura general de un paciente, descubra o hacia abajo su guante y coloque el reverso de su mano sobre la piel del abdomen del paciente, si la piel se siente fría, es probable que el paciente presente una emergencia generalizada por frío.  Si trabaja en un entorno frío, puede llevar consigo un termómetro para hipotermia, el cual registra temperaturas bajas del centro corporal.  Observe que los termómetros regulares no registran la temperatura de un paciente con hipotermia.  La hipotermia leve se presenta cuando la temperatura del cuerpo corporal está entre 32 y 32 °C.  El paciente por lo general está alerta y tiritando, en un intento por generar calor a través de la actividad muscular.  El paciente puede estremecerse de arriba abajo y azotar sus pies.  La frecuencia del pulso y la respiratoria por lo general son aceleradas.  La piel en las personas blancas, puede parecer rojiza, pero con el tiempo se verá pálida y luego cianótica.  Como ya sabemos, los individuos en un medio frío, pueden presentar los labios y las yemas de los dedos azuladas, debido a la constricción de los vasos sanguíneos de la piel, que intentan retener el calor.

Se presenta una hipotermia más grave, cuando la temperatura del centro del cuerpo es menor de 32°C, el temblor se detiene y la actividad muscular disminuye.  En un inicio, la actividad fina de músculos pequeños, como el movimiento coordinado de los dedos se detiene.  Con el tiempo a medida que cae más la temperatura se detiene toda actividad muscular.

A medida que la temperatura del centro del cuerpo se reduce hacia los 29°C, el paciente entra en letargo y por lo general pierde el interés en continuar su lucha contra el frío.  El nivel de conciencia se reduce y el paciente puede intentar quitarse la ropa.  Luego sigue la mala coordinación y la pérdida de memoria, junto con la reducción, o pérdida total de la sensación del tacto, cambios del estado del ánimo y deficiencia del juicio.  El paciente se vuelve menos comunicativo, presenta rigidez muscular o articular y por lo tanto, tiene problemas para hablar.  Al pasar el tiempo, los músculos se ponen rígidos y el paciente comienza a verse tieso o rígido.

A %d blogueros les gusta esto: