Archivos de etiquetas: lesiones contusas

Lesiones contusas – lesiones del cuello


Lesiones contusas

Cualquier lesión por aplastamiento de la parte superior del cuello probablemente implica la laringe o la tráquea.  Entre los ejemplos, se incluyen: golpes con el volante del vehículo, intento de suicidio por ahorcamiento y una lesión con un tendedero sufrida al andar en bicicleta.

Una vez que los cartílagos de la vía aérea superior y la faringe se fracturan, no regresan a su posición normal.  Tan fractura puede causar perdida de la voz, obstrucción intensa de la vía aérea, escape de aire a los tejidos blandos de cuello; a menudo puede ser mortal.   La presencia de aire en los tejidos blandos, produce una sensación característica llamada enfisema subcutáneoSi percibe esa sensación cuando palpa el cuello debe mantener la vía aérea lo mejor posible que pueda y proporcionar un transporte inmediato.

No olvide de que en el paciente puede desarrollarse muy rápidamente una obstrucción completa de la vía aérea como resultado de la hinchazón y la hemorragia en los tejidos subyacentes.  En los pacientes con estas lesiones puede ser muy difícil tratar la vía aérea; algunos requerirán de una vía aérea quirúrgica en el hospital. También debe tener en cuenta que un incidente que incluya una lesión de cuello también puede haber causado una lesión de columna cervical, y hay necesidad de la inmovilización vertebral.

25.4 CUIDADOS DE URGENCIAS


25.4 CUIDADOS DE URGENCIAS

El tratamiento comienza con un examen minucioso para determinar el grado y naturaleza de cualquier daño.  Siempre realice su examen usando las precauciones del ASC, teniendo sumo cuidado de no agravar los problemas.  Esta buscando anormalidades o trastornos específicos que puedan sugerir la naturaleza de la lesión.

Por ejemplo, las lesiones contusas o penetrantes pueden producir parpados lacerados o hinchados.  La hemorragia poco después de una irritación o lesione puede causar una conjuntiva roja brillante.  Una cornea dañada pierde rápidamente su aspecto húmedo liso.   Veremos las lesiones más comunes de los ojos y sus cuidados de urgencias.

24.4 LESIONES CERRADAS


24.4 LESIONES CERRADAS

Las lesiones cerradas de los tejidos blandos, se caracterizan por un historial de traumatismo contuso, dolor en el sitio de la lesión, hinchazón debajo de la piel y cambios en su coloración.  Estas lesiones pueden variar de leves a muy intensas.

La contusión o magulladura, es el resultado de una fuerza violenta, que golpea al cuerpo.  La epidermis permanece intacta, pero las células en la dermis, están lesionadas, por lo general los vasos sanguíneos están rotos.  La profundidad de la lesión varía dependiendo de la cantidad de energía absorbida; al escapar líquidos y sangre al área lesionada, el paciente puede experimentar hinchazón y dolor.  La acumulación de sangre es una alteración característica de color azul o negro llamada equimosis.

Un hematoma, es sangre que se ha colectado o acumulado dentro del tejido lesionado o en una cavidad corporal.  Se produce un hematoma siempre que se lesiona un vaso sanguíneo grande y sangra rápidamente; suele asociarse con un daño extenso del tejido.  Un hematoma puede ser el resultado de una lesión de los tejidos blandos, una fractura o cualquier lesión a un vaso grande.  En casos graves el hematoma pude contener más de 1 litro de sangre.

Una lesión por aplastamiento, se produce cuando se aplica una gran cantidad de fuerza al cuerpo.  El grado de daño, depende de cuanta fuerza se aplicó y la cantidad de tiempo en que estuvo aplicada.  Además de causar algún daño directo de los tejidos blandos, su compresión continuada impedirá su circulación, produciendo destrucción adicional de los tejidos.  Por ejemplo: si las piernas de un paciente quedan atrapadas bajo una pila colapsada de rocas, el daño de los tejidos de las piernas continuará hasta que se quiten las rocas.

Otra forma de compresión, puede ser el resultado de la edematización que ocurre siempre que los tejidos son lesionados.  Las células que están lesionadas, dejan escapar líquido a los espacios intercelulares; la presión de este líquido puede ser lo suficientemente grande como para comprimir los ejidos y causar un daño adicional.  Este es el caso particular de los vasos sanguíneos, cuando se comprimen, cortando el flujo sanguíneo a los tejidos.  Este trastorno se llama síndrome compartamental.  A la excesiva edematización con frecuencia sigue una lesión significativa de las extremidades.

Las lesiones cerradas graves, también pueden causar daños en órganos internos.  Mientras más grande es la cantidad que se absorbe de energía por la fuerza aplicada, mayor es el riesgo de lesión de las estructuras más profundad.  Por lo tanto, debe examinar a todos los pacientes con lesiones contusas, en busca de lesiones ocultas más graves. Este alerta por signos de choque o hemorragia interna, y comience el tratamiento de estos trastornos en caso necesario.

A %d blogueros les gusta esto: