Archivos de etiquetas: laceración

Mordeduras humanas


Mordeduras humanas

La boca humana, más que la de los animales pequeños, contiene una gama excepcionalmente amplia de bacterias y virus altamente patógenos.   Por esta razón, debe considerar cualquier mordedura humana, que haya penetrado la piel, como una lesión muy seria.  En forma similar, cualquier laceración causada por un diente humano puede dar lugar a una infección grave diseminada.  Recuerde que si tiene ocasión de tratar a una persona que ha recibido un puñetazo en la boca, la persona que asentó el golpe también puede necesitar tratamiento.

El tratamiento de las mordeduras humanas, consiste en los siguientes pasos:

  1. Inmovilizar pronto el área con una férula o un vendaje.
  2. Aplicar un apósito estéril y seco.
  3. Proporcionar transporte al departamento de urgencias para limpiar la herida y recibir terapia antibiótica.
Anuncios

24.5 LESIONES ABIERTAS


24.5 LESIONES ABIERTAS

Las lesiones abiertas difieren de las lesiones cerradas porque la capa protectora de la piel ha sido dañada.  Esto puede producir una hemorragia más extensa, sin embargo, es mas importante, el hecho de que haya una ruptura de la capa protectora de la piel o a membrana mucosa, pues significa que la herida está contaminada y pueden infectarse.

Contaminación describe la presencia de organismos infecciosos o patógenos, así como también a los cuerpos extraños tales como tierra, grava, metal entre muchos otros.  Debe atender estos dos problemas en su tratamiento de las heridas abiertas de los tejidos bandos.  Hay cuatro tipos de estas heridas abiertas de los tejidos blandos para los que debe estar preparado a tratar: abrasiones, laceraciones, avulsiones y heridas penetrantes.

Una abrasión es una herida de la capa superficial de la piel, causada por fricción, cuando una parte del cuerpo se frota o raspa con una superficie áspera o dura.  Por lo general, una abrasión no penetra por completo en la dermis, pero la sangre puede salir de los capilares dérmicos lesionados.  Las abrasiones son conocidas también como raspones o raspaduras y pueden ser considerablemente dolorosas.

Una laceración es un corte con bordes irregulares, causado por un objeto afilado o una fuerza contusa, que desgarra el tejido, mientras la incisión es un corte de bordes regulares.  La profundidad de la lesión puede variar, extendiéndose sobre la piel y el tejido subcutáneo, e incluso en el interior de los músculos subyacentes y nerviosos, así como también en los vasos sanguíneos adyacentes.  Las laceraciones e incisiones, pueden tener un aspecto lineal o regular y estrellado o irregular; pueden ocurrir junto con otros tipos de lesiones de los tejidos blandos.  Las laceraciones o incisiones, que incluyen arterias o venas grandes, pueden dar lugar a hemorragias graves.

Una avulsión es una lesión que separa varias capas de tejidos blandos, ya sea por completo, separado o con una porción colgando, por lo general entre la capa subcutánea y la fascia, produciendo con frecuencia una hemorragia copiosa.  Si el tejido avulsivo está colgando de una pequeña porción de la piel, la circulación del colgajo puede estar en riesgo.  Si puede lleve el colgajo a su posición original, siempre y cuando no se vea contaminado con tierra u otros materiales extraños.  Si la avulsión es completa, debe cubrir el tenido separado en gasa estéril y llevarlo con el paciente al departamento de urgencias.

Con frecuencia pensamos que los desprendimientos corporales solo implican las extremidades superiores e inferiores, pero hay otras partes del cuerpo, como el cuero cabelludo, las orejas la nariz, el pene o labios que pueden separarse o amputarse.  En algunas avulsiones, como en los dedos, con facilidad puede controlarse la hemorragia con apósitos compresivos, pero cuando una avulsión comprende un área grande de masa muscular, como el muslo, puede haber una hemorragia masiva.  En esta situación necesita tratar al paciente por choque hipovolémico.  También puede ser necesario el uso del punto de presión para controlar la hemorragia, empleando un apósito de presión estándar.  (ver capitulo 22 de hemorragias).

Una herida penetrante es una lesión que se produce como resultado del impacto de un objeto afilado y/o puntiagudo, como un cuchillo, picahielos, astillas o balas.  Tales objetos dejan heridas de entrada relativamente pequeñas, por lo cual hay poca hemorragia externa.  Sin embargo, estos objetos pueden dañar estructuras situadas en partes profundas del cuerpo y causar hemorragias no visibles.  Si la herida es en el tórax o abdomen, la lesión puede causar una hemorragia rápida y moral.  La evaluación de la extensión del daño, que ha creado una herida por punción es muy difícil y está reservada para e médico en el hospital.

Las agresiones con armas corto punzantes y de fuego, resultan con frecuencia en múltiples lesiones penetrantes.  Debe evaluar con cuidado a estos pacientes para identificar todas las heridas.  Como los objetos penetrantes pueden pasar a través del cuerpo por completo, siempre cuente el número de lesiones u orificios penetrantes, en especial las causadas por armas de fuego.  Las heridas de entrada y salida pueden ser difíciles de diferenciar en situaciones prehospitalarias, sobre todo por los diferentes tipos de municiones disponibles.  Aunque las lesiones de entrada a menudo son menores que las de salida, es mejor centrar simplemente con el número de lesiones penetrantes y dejar el tema de disminución de entrada y salidas al médico que está tratando al paciente y trabajando en un ambiente más controlado.

Las heridas por arma de fuego tienen algunas características singulares que requieren cuidados especiales.  La cantidad de energía transmitida por un arma de fuego, está relacionada de manera directa con la velocidad de la bala.  Por lo tanto es importante hallar el tipo de arma de fuego que fue usada en la agresión.  A veces, el paciente o un espectador le pueden decir cuántas ráfagas se dispararon.  Esta información puede ayudar al personal del hospital a cuidar mejor del paciente.  Las heridas por escopeta pueden crear múltiples trayectos de los proyectiles o disparos, y crea un área de superficie de daño tisular y volumen más grande.

Muchas agresiones con arma de fuego terminan en algun momento en un juzgado y puede ser llamado para testificar.  Por esta razón, debe documentar con cuidado las circunstancias que rodearon cualquier lesión por arma de fuego, el estado del paciente y el tratamiento que administro.

Como sucede con las heridas cerradas causadas por aplastamiento, las heridas abiertas pueden incluir órganos internos lesionados o huesos fracturados así como también, daño extenso en los tejidos blandos.  Aunque la hemorragia externa puede ser mínima, la hemorragia interna puede ser grave y peor aún una condición amenazante de vida amenazar la vida.  La fuerza del aplastamiento, lesiona tejidos blandos, vasos sanguíneos y nervios.  Esto a menudo da por resultado un área edematizada, dolorosa y deforme.

A %d blogueros les gusta esto: