Archivos de etiquetas: la respiración

Evaluación continua – lesiones de tórax


Evaluación continua

La evaluación continua le ayuda a identificar como está cambiando la condición del paciente.  Debe enfocarse en reevaluar la vía aérea, la respiración, el pulso, la perfusión y hemorragias del paciente.  ¿ha mejorado la respiración, ahora que se ha sellado la herida del tórax con aspiración?, o, ¿se ha hecho más difícil y se ha asociado con la desviación de la tráquea hacia un lado? ¿Deberá liberarse un lado del apósito oclusivo? ¿La inmovilización de tórax inestable está proporcionando estabilidad? o, ¿no proporciona buena sujeción?  Deben evaluarse otras intervenciones para determinar si son eficaces.  Por ejemplo los valores de la oximetría del pulso están subiendo ahora que el paciente está recibiendo oxigeno?

Los signos vitales necesitan ser revaluados y comparados con su línea basal.  ¿Una caída de la tensión arterial y la taquicardia indican un aumento en la tensión del tórax?  Muchas lesiones del tórax, empeoraran durante el transporte al hospital, debido a su gravedad.  Una reevaluación astuta, le ayudara a identificar las condiciones de empeoramiento en forma oportuna para que pueda atenderse.

Comunicación y documentación

La comunicación temprana con el personal del hospital, cuando su paciente tiene un ML significativo en el tórax, puede ayudarlos a estar preparados con el equipo y el personal adecuados cuando arribe.  Si hay presente una lesión penetrante, descríbala en su informe, junto con lo que ha hecho para atenderla.  Cuando hay un fragmento inestable, el personal del hospital puede ofrecer asistencia sobre como tratarlo.  Su documentación debe ser completo y minucioso.  Describa todas las lesiones y el tratamiento dado.  Recuerde, su documentación es su registro legal de lo que sucedió.

Evaluación inicial circulación – lesiones de tórax


Circulación

Evalúe el pulso de paciente para determinar su está presente y es adecuado.  Si es demasiado rápido, demasiado lento o si la piel esta pálida, fría o viscosa, considere que su paciente está en estado de choque y trátelo eficazmente para eliminar la causa; soporte el estado circulatorio del paciente; es posible que la hemorragia externa no sea obvia o significativa, sin embargo, la hemorragia dentro del tórax si lo puede ser, y como sabemos, puede ser causa de una muerte rápida.  Controle las hemorragias con presión directa y un apósito grande.

Decisión de transporte

Se consideran pacientes prioritarios los que tienen problema con la con la vía aérea, la respiración, la circulación o todas ellas. A veces la prioridad es obvia y también la decisión de transporte inmediato, es fácil de tomar. En algunas otras ocasiones, lo que sucede puede no proporcionar indicio sobre la gravedad de lo que está sucediendo en el interior.  Ponga atención a las señas sutiles, como los signos de la piel, el estado de consciencia o la sensación de muerte inminente.  Estos síntomas no son tan grandes como lo es una incisión grande a través el tórax o aire que este siendo aspirado en el tórax, pero pueden ser indicadores importantes de una condición amenazante de vida.  Cuando encuentre signos de perfusión deficientes o respiración inadecuada, transporte rápidamente.  Una demora en campo, para practicar una evaluación prolongada, reducirá las probabilidades de supervivencia de su paciente. Con lesiones de tórax, en caso de duda, transporte inmediatamente al hospital.

Signos vitales iniciales – emergencias de la conducta


Signos vitales iniciales

Obtenga los signos vitales cuando al evalúe al paciente, si no se acentúa la dificultad emocional del paciente.  Haga todos los esfuerzos por evaluar la tensión arterial, la respiración, el pulso, la oximetría del pulso, la glucosa, la piel y las pupilas.  Recuerde que las emergencias de la conducta, pueden producirse o precipitarse, debido a problemas fisiológicos y pueden exacerbar padecimientos preexistentes.  No olvide que la persona física y la persona emocional son una misma.

Signos vitales – reacciones alergicas


Signos vitales iniciales

Los signos vitales ayudan a determinar si el cuerpo está compensando el estrés; evalúe los signos vitales iniciales, incluido el pulso, la respiración, la tensión arterial, la piel y las pupilas.  La respiración rápida y trabajosa, indica obstrucción de la vía aérea.  Las frecuencias respiratoria y cardiaca rápidas, pueden indicar dificultad respiratoria o choque sistemático.  El pulso rápido y la hipotensión son signos ominosos que indican colapso vascular sistémico y estado de choque.  Los signos en piel pueden ser un indicador poco confiable de hipoperfusión, debido a las erupciones y a la hinchazón.

ESTRUCTURAS Y FUNCIONES CEREBRALES


13.2 ESTRUCTURAS Y FUNCIONES CEREBRALES

El cerebro es la computadora del cuerpo.  Controla la respiración, el habla, y todas las demás funciones corporales.  Todos nuestros pensamientos, recuerdos deseos y necesidades residen en el cerebro.  Las diferentes partes del cerebro, efectúan distintas funciones.  Por ejemplo, algunas reciben mensajes de los sentidos, incluidos la vista, el oído, el gusto y el tacto; otros controlan los músculos y los movimientos, mientras que otros controlan la formación del habla.

El encéfalo está dividido en tres partes principales: el tallo cerebral, el cerebelo, y la parte más grande que es el cerebro.

13-1-2011

El tallo cerebral controla las funciones básicas del cuerpo, como la respiración, la tensión arterial, la deglución y constricción de las pupilas; justo detrás del tallo cerebral, el cerebro controla la coordinación muscular y corporal.  En él se coordinan tareas complejas que incluyen a muchos músculos, como pararse sobre un pie sin caer, caminar, escribir, recoger una moneda o tocar piano.

El cerebro localizado sobre el cerebelo, se divide en su parte media, en los hemisferios cerebrales derecho e izquierdo.  Cada hemisferio controla actividades del lado opuesto del cuerpo.  La parte frontal del cerebro controla la emoción, el pensamiento, el juicio y el raciocinio; la parte media o parietal controla la sensibilidad y el tacto.  La parte superior u occipital del cerebro procesa la vista.   La parte temporal o lateral controla la audición.

En la mayoría de las personas, el habla se controla en la parte izquierda del cerebro, cerca de la parte media del encéfalo.  La célula funcional del cerebro, es la neurona que se comunica con las demás a través de estímulos eléctricos, denominados sinapsis, y tiene tres porciones: las dendritas, el cuerpo y el axón.

La sangre llega al cerebro por medio de cuatro arterias principales: la arteria cerebral media, la arteria cerebral anterior, la arteria cerebral posterior y la arteria basilar.

Todos los mensajes que viajan de y hacia el cerebro, lo hacen a lo largo de los nervios que son miles de axones.  Doce nervios craneales corren directamente desde el cerebro a diversas partes de la cabeza, como los ojos, los oídos, la nariz y la cara.  Todo el resto de axones se unen en la médula espinal y salen del cerebro a través de un gran orificio en la base del cráneo denominado foramen magno.

13-1-2010

En cada vértebra del cuello y de la espalda se ramifican los nervios de la médula espinal, llamados nervios espinales, que llevan señales desde y hacia el cuerpo y se encuentran divididos en 8 cervicales, 12 torácicos, 5 lumbares, 5 sacros y 2 o 3 coxígeos.

A %d blogueros les gusta esto: