Archivos de etiquetas: inmovilizar

29.4 EVALUACIÓN DE LAS LESIONES MUSCULO ESQUELETICAS


29.4 EVALUACIÓN DE LAS LESIONES MUSCULO ESQUELETICAS

Como TEM-TUM-TES, sus evaluaciones e intentos de ferulizar o inmovilizar, y el trabajo para estabilizar al paciente son muy importantes.  Vea el panorama completo evaluando la complejidad global de la situación.  Siempre evalúe cuidadosamente el ML, para intentar determinar la cantidad de energía cinética que ha absorbido un miembro lesionado, mantenga un alto índice de sospecha de lesiones asociadas.

De nuevo, no es importante diferenciar entre fracturas, dislocaciones, esguinces y contusiones.  En la mayor parte de los casos, su evaluación será comunicada como una “lesión de la extremidad”.  No obstante, debe ser capaz de distinguir las lesiones leves de las lesiones graves, porque algunas lesiones graves pueden deteriorar la función neurovascular.

24.8 AMPUTACIONES


24.8 AMPUTACIONES

Los cirujanos, ahora pueden implantar las partes amputadas.  Sin embargo, los cuidados prehospitalarios de la parte amputada, son de vital importancia para el éxito en el tratamiento.  Con amputaciones parciales, asegúrese de inmovilizar la parte amputada, con apósitos compresivos abultados, e inmovilizar o ferulizar, para prevenir una lesión adicional.  No separe amputaciones parciales; esto puede complicar la re-implantación posterior.

Con una amputación completa, asegúrese de envolver la parte amputada en apósitos estériles y chóquela en una bolsa plástica.  Siga sus protocolos locales referentes a como preservar las partes amputadas.  En algunas áreas se recomienda apósitos estériles secos para envolver las partes amputadas, en otras se sugiere pósitos humedecidos en solución salina.  Ponga la bolsa plástica con la parte amputada, en un contenedor frío lleno de hielo, coloque la parte amputada envuelta, sobre el lecho de hielo.  No la empaque en hielo.  El objeto en mantener la parte amputada fría, sin permitir que se congele o desarrolle un cuadro de congelación.  La parte amputada debe ser transportada con el paciente.

Recuerde que la herida en el sitio de la amputación, debe ser atendida, incluyendo el control de la hemorragia y el vendaje apropiado.

Tratamiento del choque hipovolémico o hemorrágico


Tratamiento del choque hipovolémico o hemorrágico

El tratamiento del choque hipovolémico o hemorrágico, incluye el control de todas las hemorragias externas obvias, previniendo la continuación de estas hemorragias, aplicando suficiente presión para controlarlas, inmovilizar (ferulizar) cualquier lesión de huesos y articulaciones y asegurarse de tener gran cuidado y delicadeza para manejar al paciente. Si no hay extremidades fracturadas, debe colocar al paciente en posición de Trendelemburg, elevando las piernas a 30 cm, manteniendo el torso en posición horizontal, lo que aumentara el flujo sanguíneo de la parte inferior del cuerpo al corazón, y mantendrá la presión no deseada fuera del diafragma.  Este método combate el choque usando la propia sangre del paciente para su mayor ventaja.

Aunque no puede controlar las hemorragias internas en campo, debe reconocer su existencia y proporcionar un soporte general enérgico.  Asegure y mantenga una vía aérea, proporcione soporte respiratorio, incluyendo oxigeno suplementario y si es necesario, ventilación asistida.

Comience con el oxígeno tan pronto como sospeche de un choque y continúelo durante el transporte; con poca sangre circulante, el oxígeno puede ser un salvavidas, asegúrese de que el paciente no aspire sangre o vómito y, lo que es sumamente importante, debe transportar al paciente tan rápido como le sea posible a la sala de urgencias.

A %d blogueros les gusta esto: