Archivos de etiquetas: incendios

Evaluación inicial – quemaduras


Evaluación inicial

Impresión general

Al acercarse al paciente de trauma por quemaduras, indicios sencillos pueden ayudarlo a identificar que tan graves son las lesiones y que tan rápido tiene que evaluarlo y tratarlo.  Si su paciente lo recibe con voz tonca o le comunica que ha estado encerrado en un espacio con un incendio o una fuente intensa de calor, esto debe ser una indicación de un ML importante.  En forma similar, si el paciente tiene vello facial, las cejas, los pelos nasales o el bigote quemados, su impresión general puede ser que el paciente tiene un problema potencial en la vía aérea y/o respiratoria.

El abuso de niños y ancianos son situaciones desagradables de tratar, desafortunadamente, a menudo son entornos que incluyen quemaduras.  Al entrar en una escena en la cual hay quemaduras implicadas esté atento a fuentes de alarma o “luces rojas”, que puedan indicar abuso.

El paciente quemado puede tener lesiones gráficas, sin embargo, no debe distraerse de la evaluación inicial; al comienzo ésta siempre debe ser considerar la necesidad de estabilización vertebral manual y determinar la capacidad de responder usando el AVDI.

Vía aérea y respiración

Asegure que el paciente tiene la vía aérea despejada y permeable, si el paciente no responde o tiene un nivel de conciencia alterado de forma significativa, considere colocar una cánula orofaringea o nasofaríngea del tamaño apropiado.  Este alerta ante signos del paciente que haya inhalado gases o vapores calientes,  así como también, tenga pelo facial quemado u hollín presente dentro o alrededor de la vía aérea; secreciones copiosas y tos frecuente, también pueden indicar una quemadura respiratoria.  Debe realizar la evaluación con rapidez, para identificar una respiración inadecuada.  Palpe la pared torácica, para buscar DCAP-BTLS.

Verifique ruidos respiratorios claros y simétricos, y administre oxígeno a flujo alto o proporcione ventilaciones asistidas con un dispositivo BVM, según sea necesario, dependiendo del nivel de conciencia, así como de la frecuencia y calidad respiratoria de su paciente; evalúe y trate a estos pacientes por posibles lesiones vertebrales y problemas de la vía aérea , de manera concurrente.  La forma en que abra la vía aérea depende de si se sospecha o no una lesión del cuello.  ¿Se habrá cuido el paciente?, ¿las circunstancias que rodean el ML sugieren una posible lesión vertebral?

Anuncios

SITUACIONES ESTRESANTES


2.5  SITUACIONES ESTRESANTES

Muchas situaciones como las escenas con múltiples víctimas, choque graves de automóviles, excavaciones en cavernas, incendios, traumatismos de lactantes y niños, amputaciones, abuso de un lactante/ niño, conjugue o de una persona mayor, y muerte de un colega u otra persona conocida serán estresantes para las personas implicadas.  Durante esas situaciones, debe tener un cuidado extremo, tanto en sus palabras como en sus acciones; sea cuidadoso al presentarse en la escena mantenga un comportamiento y conducta profesional tanto en sus palabras como en sus acciones.  Palabras que no parecen ser importantes o que se dicen en tono de broma, pueden lastimar a alguna persona.  Las conversaciones en la escena deben ser profesionales.  No debe decir, “todo estará bien” o “No hay nada de qué preocuparse”.  Una persona que está atrapada en un auto colisionado, con dolor desde la cabeza hasta los pies, y preocupada por un ser querido, sabe que no todo está bien, lo que dará seguridad a su paciente es su calma y la aproximación cuidadosa a la situación de urgencia.  Seamos recién graduados o todos unos veteranos, los pacientes esperan que traigamos una cierta sensación de orden y estabilidad al terreno que ya es un caos.  Explique de manera breve el plan de acción, para asistir al paciente en crisis.  Informe a éste que necesita su ayuda y el apoyo de los miembros de la familia, o espectadores para llevarlo a cabo.

La forma en la cual el paciente reacciona a la lesión o la enfermedad suele estar influida por ciertas características de personalidad.  Algunos pacientes se ponen muy emotivos sobre lo que parece ser un problema menor.  Otros pueden mostrar poca emoción, o ninguna, incluso después de heridos o enfermedades graves.  Muchos otros factores influyen sobre cómo reacciona un paciente al estrés de un accidente.  Entre estos factores se encuentran:

  • Situación socio-económica
  • Temor al personal medico
  • Alcohol o abuso de sustancias
  • Antecedentes de enfermedades crónicas
  • Trastornos mentales
  • Reacción al medicamento
  • Edad
  • Estado nutricional
  • Sentimientos de culpa
  • Experiencias pasadas con enfermedades o lesiones

 

No esperamos saber con certeza porque un paciente está teniendo una respuesta emocional inusitada; sin embargo, puede evaluar rápida y calmadamente las acciones del paciente, la familia y los espectadores.  Esta evaluación le ayuda a ganar la confianza y cooperación de todos los que están en la escena.  Además debe usar un tono de voz profesional y mostrar cortesía, junto con preocupación sincera y actuación eficientemente.  Estas consideraciones lo llevaran a aliviar la preocupación, el temor y la inseguridad; todo esto inspirara confianza y cooperación.  La compasión en muy importante, pero debe ser muy cuidadoso pues nuestro criterio profesional tiene prioridad sobre la compasión.  Por ejemplo, un niño está gritando, sin lesiones obvias, que pongan en peligro la vida, está cubierto con la sangre de otro paciente.  Este niño asustado atrae su compasión y capta su atención, mientras tanto un adulto cercano esta inconsciente, no respira y puede morir por falta de atención.

Los pacientes deben expresar sus temores y preocupaciones.  Usted puede aliviar con facilidad esas preocupaciones en la escena. En general estos pacientes están preocupados por la seguridad y el bienestar de las otras personas que están implicadas en el accidente, y sobre el daño o la perdida de propiedades personales.  Sus respuestas deben ser discretas y diplomáticas, proporcionando tranquilidad cuando sea apropiado.  Si un ser amado ha muerto, o está gravemente lesionado, debe esperar, si es posible hasta que el representante religioso o personal del servicio de urgencias puedan dar la noticia al paciente.  Ellos deberán proporcionar el soporte psicológico que este último necesite.

Algunos pacientes, en especial los niños y las personas de edad avanzada, suelen estar aterrados o sentirse rechazados cuando son separados de su familia.  Otros podrían no desear que miembros de la familia compartan su estrés, vean sus lesiones o sean testigos de su dolor.

En general es mejor si los padres acudan con sus hijos y familiares a acompañar a los pacientes ancianos.

También deben ser respetadas las costumbres y necesidades religiosas del paciente.  Algunas personas se aferran a medallas o amuletos religiosos, en especial ante cualquier intento de quitárselo.  Otras expresaran un fuerte deseo de un consejo religioso, bautismo o los santos oleos si la muerte está cerca.  Debe tratar de adecuarse a estas peticiones.  Algunas personas tienen convicciones religiosas que se oponen fuertemente al uso de medicaciones, sangre y productos hematológicos.  Si conoce esa información, es imperativo que lo comunique al siguiente nivel de atención.

En caso de muerte, debe manejar el cuerpo con respeto y dignidad.  Debe estar expuesto el menor tiempo posible.  Conozca la legislación, regulaciones y protocolos locales sobre el movimiento de un cadáver o su cambio de posición, sobre todo si está en una posible escena de crimen.  Aun en estas situaciones deben aplicarse las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y brindar el tratamiento apropiado, a menos que haya signos obvios de muerte.

Situaciones inciertas

Habrá ocasiones en que no estés seguros de que exista una verdadera urgencia médica.  Cuando esto ocurra informa a la dirección médica o al centro regulador de las urgencias médicas sobre a necesidad de transportar.  Si no puede comunicarse con ellos lo mejor es transportar al paciente.  Por razones éticas, como médico-legales, un médico debe examinar a todos los pacientes que son trasladados y juzgar el grado de necesidad médica.

También debe darse cuenta de que la mayoría de los síntomas menores pueden ser síntomas tempranos de enfermedades o lesiones graves.  Los síntomas de muchas enfermedades pueden ser similares a los del abuso de sustancias, crisis conversivas o trastorno de conversación u otros trastornos.  Debe aceptar las molestias del paciente y proporcionar un cuidado apropiado, hasta que sea capaz de transferirlo a un nivel más alto. Ejemplo: paramédico, enfermedad, medico.  Los protocolos locales dirigirán sus acciones en estas situaciones.  Si no está seguro, equivóquese hacia el lado de la precaución; adquiera el consentimiento del paciente y transpórtelo hacia un servicio médico.

INCENDIOS


INCENDIOS

Con frecuencia será llamado a la escena de un incendio.  Por lo tanto debe entender información básica sobre el fuego.  Hay cinco riesgos comunes en los incendios:

1.- Humo

2.- Deficiencia de Oxigeno

3.- Altas temperaturas en el ambiente

4.- Gases tóxicos

5.- Colapso de una estructura

6.- Equipo.

El humo está constituido por partículas de brea y carbón que irrita el aparato respiratorio al contacto. Las partículas de humo son atrapadas en las vías respiratorias superiores, pero muchas partículas menores penetran en los pulmones.  Algunos no solo irritan las vías respiratorias, sino que además pueden ser mortíferas.  Antes de entrar a la escena, usted debe estar entrenado para usar apropiadamente el equipo de auto-contenido o un dispositivo de corto plazo desechable, cumpliendo así con los protocolos locales sobre incendios.

El fuego consume oxígeno, en particular en un espacio cerrado, por ejemplo un cuarto donde puede consumir la mayor parte del oxígeno disponible.  Por esta razón a cualquier persona se le hará difícil respirar en ese espacio.

Las altas temperaturas del ambiente o cuando el aire asciende por encima de 49°C en un incendio, pueden causar quemaduras térmicas y daño en el aparato respiratorio.

Un incendio típico de edificio, emite varios gases tóxicos, que incluyen el monóxido de carbono y el dióxido carbono.  El monóxido de carbono es un gas incoloro, inodoro que cada año es causante de más muertes en incendios que cualquier otro producto incendiario de la combustión; se combina con la hemoglobina en los glóbulos rojos cerca de 200 veces más rápido que el oxígeno, y bloquea la capacidad de la hemoglobina de transportar oxígeno a sus tejidos corporales.  El dióxido de carbono es también un gas inodoro e incoloro, cuya exposición causa aumento de la respiración, mareo y sudor.  Respirar concentraciones de dióxido de carbono superiores de 10 a 12%, producirá la muerte en unos cuantos minutos.

Durante un incendio, y después de éste, siempre existe la posibilidad sin signos de advertencia,  de que colapse parte de una estructura, o el edificio entero.  Nunca debemos entrar a un edificio ardiendo sin la aprobación del comandante del incidente y del oficial de seguridad de la escena y un aparato apropiado para respirar.   La entrada precipitada a una estructura en llamas puede causar graves lesiones, e incluso la muerte.  Una vez en el interior de un edificio ardiendo, estamos sujetos a un ambiente hostil, no controlado.  Los incendios no son selectivos con sus víctimas, debemos ser sumamente cuidadosos siempre que estemos cerca de una estructura que se está quemando o una en la que el fuego  acaba de quedar bajo control.  En cualquier escena de incendios siga las instrucciones del comandante del incidente y del oficial de seguridad y nunca realice una tarea (por ejemplo: entrar a una estructura ardiendo e iniciar una búsqueda y rescate) a menos que haya sido entrenado apropiadamente para ello.

El combustible de los vehículos que han sido implicados en choques también es un riesgo.  Aunque rara vez sucede, cualquier fuga de combustible de automóvil puede arder en las condiciones apropiadas.  Si ve o huele un escape de combustible, o si hay personas atrapadas en el interior del vehículo, debe coordinar protección inmediata contra el fuego.  La gasolina y otros líquidos de los autos son considerados materiales peligrosos.

Asegúrese de que está protegido de manera apropiada y si hay o ha habido fuego en el automóvil.  Use protección respiratoria y térmica apropiada, pues el humo de un vehículo en fuego contiene muchos productos tóxicos intermediarios.  El uso de ropa protectora apropiada en una escena de un choque puede reducir el riesgo de lesión.  Evite usar oxígeno en un vehículo que está en llamas, con rescoldos o dejando escapar combustible o cerca de él.

ESCENA PELIGROSAS EN EMERGENCIA


2.16 PELIGROS EN LA ESCENA

En el transcurso de nuestro trabajo nos exponemos a muchos riesgos.  Algunas situaciones pondrán en peligro su vida.  En esos casos debemos estar debidamente protegidos, o evitar por completo el riesgo.

MATERIALES PELIGROSOS

Nuestra seguridad es el factor más importante en un incidente con materiales peligrosos.  Al llegar a la escena primero que todo debe leer las etiquetas y los números de identificación.  Todos los materiales peligrosos deben ser marcados con rótulos de seguridad.  Esto rótulos están señalados con etiquetas de colores en forma de diamante o rombo.  Es importante que obtenga esta información, pero no debe acercarse nunca a cualquier objeto marcado.

Es útil llevar binoculares en las ambulancias para poder leer letreros a una distancia segura.  Llame a un equipo especialmente equipado y  entrenado en materiales  peligrosos para manejar la disposición de los materiales y el retiro de los pacientes.  Usted no deberá comenzar a atender a los pacientes hasta que hayan sido retirados de la escena y estén descontaminados, o la escena sea segura para su ingreso.

La Guía de Respuesta en Caso de Emergencia en transporte para la industria química (SETIQ), es un recurso muy importante.  En ella encontrara la lista de los materiales más peligrosos y los procedimientos apropiados para el control de la escena y los cuidados de urgencias de los pacientes.  Hay varios recursos similares disponibles.  Es posible que algunas agencias gubernamentales, estatales y locales, también tengan información sobre materiales peligrosos en otras áreas.  En su unidad o en el centro de despacho, debe estar disponible una copia del libro guía, y otra información pertinente a su área.  De esta manera usted podrá ser capaz de iniciar un tratamiento de urgencia apropiado, tan pronto como el material peligroso sea identificado.  De nuevo; no entre en el área ni se exponga al riesgo.  No ingrese al área hasta que esté completamente seguro de que no se ha producido derrame alguno de ningún material peligroso.

Los materiales peligrosos se clasifican de acuerdo a los niveles de toxicidad, los cuales indican el nivel de protección requerida.  Los niveles de toxicidad – , 1, 2, 3,4 – miden el riesgo que la sustancia representa para un individuo.  Mientras mayor es el número, más alta es la toxicidad y mayor la necesidad de protección.  Es importante recordar que usted es el mayor riesgo en situación de materiales peligrosos.  No entre a la escena a menos que sea segura.

ELECTRICIDAD

El choque eléctrico puede ser producido por fuentes creadas por el hombre (cables de energía) o por fuentes naturales (rayos).  Independientemente de la fuente, debe evaluar el riesgo para el paciente y para usted antes de iniciar el cuidado al paciente.

Cables de energía

La cantidad de corriente implicada afecta de manera considerable el nivel de riesgo para producir una lesión.  Su compañía local de energía puede ayudarlo a proporcionar entrenamiento para evaluar los riesgos en urgencias eléctricas.  Su personal puede también enseñarlo a tratar con cables de energía una vez se han establecido los riesgos.  No debe tocar cables de energía caídos.  Tratar con cables de energía excede el entrenamiento del campo de acción del TEM-B.  Sin embargo, debe marcar el área como restringida y zona de peligro alrededor de los cables caídos.

Los cables energizados o “vivos”, en especial los de alto voltaje, se comportan de forma impredecibles.  Usted necesita un buen entrenamiento para tener la capacidad de manejar el equipo usado en urgencias eléctricas.  El equipo tiene también necesidades especiales de almacenamiento y requiere limpieza cuidadosa.  La suciedad y otros contaminantes pueden volver a este equipo inutilizable o peligroso.

En la escena de un accidente de automóvil, los cables de energía sobre tierra y de grado inferior pueden volverse peligrosos.  Los cables rotos elevados suelen ser un peligro visible.  Debe ser cuidadoso aun cuando no observe chispas saliendo de los cables.  El área alrededor de los cables caídos de energía es siempre una zona de peligro y ésta se extiende bastante más allá de la escena inmediata del accidente.

Use postes o conos de uso variado como señales para establecer el perímetro de la zona de peligro; esta zona debe ser un área restringida, recuerde que la zona de seguridad es un espacio distante del poste de energía.  Solo se permite al personal de emergencias, equipo y vehículos dentro de esta área.  No se acerque a cables de energía caídos, ni toque cosa alguna que haya estado en contacto con él hasta que el personal calificado haya concluido que no existe un riesgo de lesión por electricidad.  Esto puede significar que no puede acceder a una víctima gravemente lesionada de un accidente automovilístico aunque pueda verla y hablarle.

Si debe entrar en este tipo de situación, asegúrese de usar el equipo protector de acuerdo con el tipo de accidente.  Se requiere casi siempre un casco y un equipo protector contra incendios, para los peligros de electricidad, y puede necesitarse otro equipo protector.  En la sección de ropa protectora se estudia más detalladamente sobre el equipo de extinción y cascos.

Rayos

Los rayos son un fenómeno natural complejo.  No es sensato pensar… “el rayo no cae dos veces en el mismo sitio”.  Si permanecen las condiciones adecuadas, puede que el rayo caiga en la misma área.

Los rayos son amenaza en dos formas: por rayo directo o a través de una corriente de tierra.  Después de la descarga de un rayo, la corriente se drena a lo largo de la tierra siguiendo la vía más conductora.  Aunque debe apartarse de los lugares altos para evitar un rayo directo, o ser lesionado por una corriente en la tierra, también debe permanecer fuera de zanjas de drenaje, áreas húmedas, depresiones menores, o ropa mojada.  Si está implicado en una operación de rescate, es posible que necesite retrasarla hasta que la tormenta haya pasado.  Reconozca los signos de advertencia inmediatamente antes de que caiga un rayo.  Al cargarse su entorno, es posible que sienta una sensación de cosquilleo en la piel, o que su cabello se erice.  En esta situación puede ser inminente un rayo.  Muévase de inmediato al área más baja posible.

Si es sorprendido en terreno abierto, intente convertirse en el menor blanco posible de un rayo directo o corriente de tierra.  Para evitar ser alcanzado por el rayo inicial, aléjese de proyecciones del terreno, como un árbol aislado.  Deje caer o despójese de todo el equipo, en especial objetos metálicos que se proyecten fuera de su cuerpo.  Evite las cercas y objetos de metal; estos pueden trasmitir corriente del sitio inicial del golpe del rayo, por una distancia larga.  Colóquese en cuclillas; esta posición expone solo sus pies a la corriente de la tierra.  Si se sienta, tanto sus pies como el trasero están expuestos.  Coloque bajo sus pies algún objeto no conductor, como una cobija.  Entre a su auto o a su unidad, de ser posible, pues los vehículos lo protegerán de los rayos.

INCENDIOS

Con frecuencia será llamado a la escena de un incendio.  Por lo tanto debe entender información básica sobre el fuego.  Hay cinco riesgos comunes en los incendios:

1.- Humo

2.- Deficiencia de Oxigeno

3.- Altas temperaturas en el ambiente

4.- Gases tóxicos

5.- Colapso de una estructura

6.- Equipo.

El humo está constituido por partículas de brea y carbón que irrita el aparato respiratorio al contacto. Las partículas de humo son atrapadas en las vías respiratorias superiores, pero muchas partículas menores penetran en los pulmones.  Algunos no solo irritan las vías respiratorias, sino que además pueden ser mortíferas.  Antes de entrar a la escena, usted debe estar entrenado para usar apropiadamente el equipo de auto-contenido o un dispositivo de corto plazo desechable, cumpliendo así con los protocolos locales sobre incendios.

El fuego consume oxígeno, en particular en un espacio cerrado, por ejemplo un cuarto donde puede consumir la mayor parte del oxígeno disponible.  Por esta razón a cualquier persona se le hará difícil respirar en ese espacio.

Las altas temperaturas del ambiente o cuando el aire asciende por encima de 49°C en un incendio, pueden causar quemaduras térmicas y daño en el aparato respiratorio.

Un incendio típico de edificio, emite varios gases tóxicos, que incluyen el monóxido de carbono y el dióxido carbono.  El monóxido de carbono es un gas incoloro, inodoro que cada año es causante de más muertes en incendios que cualquier otro producto incendiario de la combustión; se combina con la hemoglobina en los glóbulos rojos cerca de 200 veces más rápido que el oxígeno, y bloquea la capacidad de la hemoglobina de transportar oxígeno a sus tejidos corporales.  El dióxido de carbono es también un gas inodoro e incoloro, cuya exposición causa aumento de la respiración, mareo y sudor.  Respirar concentraciones de dióxido de carbono superiores de 10 a 12%, producirá la muerte en unos cuantos minutos.

Durante un incendio, y después de éste, siempre existe la posibilidad sin signos de advertencia,  de que colapse parte de una estructura, o el edificio entero.  Nunca debemos entrar a un edificio ardiendo sin la aprobación del comandante del incidente y del oficial de seguridad de la escena y un aparato apropiado para respirar.   La entrada precipitada a una estructura en llamas puede causar graves lesiones, e incluso la muerte.  Una vez en el interior de un edificio ardiendo, estamos sujetos a un ambiente hostil, no controlado.  Los incendios no son selectivos con sus víctimas, debemos ser sumamente cuidadosos siempre que estemos cerca de una estructura que se está quemando o una en la que el fuego acaba de quedar bajo control.  En cualquier escena de incendios siga las instrucciones del comandante del incidente y del oficial de seguridad y nunca realice una tarea (por ejemplo: entrar a una estructura ardiendo e iniciar una búsqueda y rescate) a menos que haya sido entrenado apropiadamente para ello.

El combustible de los vehículos que han sido implicados en choques también es un riesgo.  Aunque rara vez sucede, cualquier fuga de combustible de automóvil puede arder en las condiciones apropiadas.  Si ve o huele un escape de combustible, o si hay personas atrapadas en el interior del vehículo, debe coordinar protección inmediata contra el fuego.  La gasolina y otros líquidos de los autos son considerados materiales peligrosos.

Asegúrese de que está protegido de manera apropiada y si hay o ha habido fuego en el automóvil.  Use protección respiratoria y térmica apropiada, pues el humo de un vehículo en fuego contiene muchos productos tóxicos intermediarios.  El uso de ropa protectora apropiada en una escena de un choque puede reducir el riesgo de lesión.  Evite usar oxígeno en un vehículo que está en llamas, con rescoldos o dejando escapar combustible o cerca de él.

¿Tienes un plan de emergencia en caso de un desastre natural?


En algunos lugares los desastres naturales llegan de manera sorpresiva, otros pueden ser monitoreados por avances tecnológicos, pero la realidad es que nunca vamos a tener el suficiente tiempo para estar preparados. Sin embargo, puedes tener un plan. Te decimos cómo hacer un plan en caso de emergencia.

Plan familiar de emergencia 
El plan de emergencia familiar es un conjunto de reglas y procedimientos que nos ayudará a saber cómo actuar en caso de haber un percance. Las emergencias se pueden presentar de diferentes
maneras: desastres naturales (huracanes, incendios, terremotos, etc.) o causados por aspectos de la civilización.
Es cierto que no hay ningún lugar exento de una catástrofe, pero esto no debe ser motivo para vivir en pánico. El tener un plan de emergencia familiar no es ser pesimista o paranoico; es estar
preparado para situaciones inesperadas, saber cómo actuar durante una y reducir el estrés que pueden producir.

Un plan familiar para emergencias debe de incluir:
-Preparación antes de una emergencia
-Preparación para saber cómo actuar durante una emergencia
-Preparación para saber cómo proceder después de la emergencia

Pre-Paración antes de la emergencia
Cada lugar tiene una situación distinta; algunos lugares serán más propensos a terremotos, otros a huracanes y otros a inundaciones, es por eso que es necesario acudir a las instituciones
que nos ayudarán durante éstas situaciones. Organizaciones como protección civil, la cruz roja o el cuerpo de bomberos son fuentes de ayuda que nos pueden informar cuales son los diferentes tipos de emergencias paras los que debemos estar preparar. Además de las recomendaciones dadas por estas organizaciones usted puede instruirse en las necesidades que usted crea sean necesarias y apropiadas para su situación.

Una vez que usted haya reunido la información (no sólo de cuales son las catástrofes que puedan enfrentar; sino también formas de reaccionar) junte a su familia y empiecen a diseñar un plan en el cual deberán de incluir:
-Rutas de evacuación desde cualquier área de la casa. Es necesario tener por lo menos 2 rutas
de salida desde cualquier punto de la casa
-Lugares que serán sitios seguros en casos de no poder regresar a la casa.
-Maneras de mantener contacto en caso de estar separados al momento de la emergencia.
-Establezca una persona fuera del estado a quien se deberá llamar en caso de perder contacto con la familia. Asegúrese que todos los miembros de la familia sepan esta información
-Lugares y horas de reunión en casos de ser separados y no poder reunirse inmediatamente.
Ejemplo: Nos reuniremos en el parque “Jardines” a partir de las 7 de la noche. Durante las primeras semanas asistiremos todos los días. Después de un mes iremos los lunes, miércoles y viernes.
-Preparación y explicación de cómo usar un Kit de 72 Horas

¿QUÉ DEBO HACER DURANTE LA EMERGENCIA?
Mantenga la calma. Si usted no conserva la calma pondrá nerviosos a otras personas. Si usted está al cuidado de otras personas, ellos estarán más tranquilos si usted muestra tener calma, en
especial los niños, estos se sentirán seguros porque usted podrá protegerlos.
De acuerdo a la situación que se enfrente deberá decidir cómo proceder. Si usted no corre ningún riesgo dentro de su casa, el quedarse en ella sería lo ideal; pero de no ser así, actué de acuerdo a lo planeado y busque un lugar donde quedarse.

QUÉ HAGO DESPUÉS DE LA EMERGENCIA
1.- Vea que su familia esté sana y salva
2.- Si su casa ha sido afectada por la catástrofe o no está seguro si es un lugar en donde se puedan quedar, vaya a aquellos lugares seguros que fueron establecidos de antemano (refugios, la escuela, etc.)
3.- En caso de que una de las personas de su familia esté herida o necesite ayuda de algún tipo, vaya a un refugio. Tenga en consideración que en un desastre masivo los hospitales, doctores y
enfermeras estarán sumamente ocupados. Si la persona no está en una situación grave y tiene sólo una herida ligera utilice su kit de primeros auxilios y diríjase a un lugar donde los puedan ayudar, aclarando la gravedad de la situación.
Si la persona está con una herida grave, detenga el sangrado y llévelo a recibir ayuda profesional inmediatamente.

EN CASO DE PERDER CONTACTO CON ALGUN FAMILIAR
Mantenga la calma y proceda con el plan que habían establecido. Permanezcan juntos y diríjanse a un lugar donde sepan que estarán protegidos. Después de que su familia esté establecida, vaya a los puntos de reunión y siga lo planeado.

¿PUEDO AYUDAR A OTRAS PERSONAS QUE HAN SIDO VICTIMAS?
En momentos de una emergencia que afecte a toda una ciudad o comunidad (un terremoto, por ejemplo) primero asegúrese que su familia esté en un lugar protegido. Será muy probable que
encuentre a personas en el camino que necesitarán ayuda, en caso de no presentar un peligro para usted y de que no se separe de su familia, ofrezca ayudarlos. No importa lo difícil que la situación sea, es preferible que primero situe a su familia en un lugar seguro antes de ayudar a alguien.

Si usted se separa de su familia:
No podrá ayudarlos a mantenerse tranquilos y tanto usted como ellos estarán menos seguros en caso de separarse.
Tanto usted como ellos estarán en constante preocupación; no sabrá en donde están exactamente, puede ser que el lugar al que se dirigían no sea accesible y tendrán que buscar
otro lugar y perderá contacto con ellos.

¿QUÉ HAGO SI UNA PERSONA SE  ENCUENTRA ATRAPADA?
Una vez que su familia esté segura, diríjase a los cuerpos de ayuda y mencione su deseo de ayudar, ellos le dirán la manera de proceder. Si está capacitado con alguna forma de entrenamiento hágalo saber ya que se necesitará toda la ayuda posible.

A %d blogueros les gusta esto: