Archivos de etiquetas: ICC

Examen físico detallado – emergencias respiratorias


Examen físico detallado

En las emergencias respiratorias, como en cualquier otra emergencia, solo debe preceder al examen físico detallado una vez que se han identificado y tratado todas condiciones amenazantes de vida.  Si está ocupado con el tratamiento de la vía aérea o el tratamiento de problemas respiratorios, es posible que no tenga la oportunidad de proceder a un examen físico detallado previo a la llegada al departamento de urgencias.  Esto es de esperarse,   nunca comprometa la evaluación y el tratamiento de la vía aérea y de los problemas respiratorios con el fin de realizar el examen físico detallado.

No obstante, tenga en cuenta que puede haber muchas piezas adicionales para el rompecabezas de la evaluación y el tratamiento, que quizá sean reveladas en el examen físico detallado; por ejemplo: es posible que al tratar a un paciente con dificultad respiratoria aguda, que respira 40 veces por minuto, con sibilancia audible, no este seguro de que el paciente presenta ICC o un ataque de asma.  El examen físico detallado puede proporcionarle ciertos indicios, como una tensión arterial considerablemente elevada y edema pedio, lo cual le indicaría que tiene ICC.

Examen físico enfocado – emergencias respiratorias


Examen físico enfocado

Los pacientes con EPOC, por lo general son mayores de 50 años, siempre presentan antecedentes de problemas pulmonares recurrentes y casi siempre han fumado cigarrillos durante largo tiempo; pueden quejarse de tensión en el pecho y fatiga constante.   Dado que el aire ha estado atrapado de manera paulatina y continua en sus pulmones en cantidades crecientes, es frecuente que su tórax tenga apariencia de barril.

Si escucha el pecho del paciente con un estereoscopio, oirá sonidos respiratorios anormales, estos pueden incluir crepitación, que consisten en sonidos de crujidos y cascabeleo, que por lo general se asocian con líquidos en los pulmones, pero que en este caso, se relacionan con cicatrización crónica de la vía aérea pequeña; roncantes, que son ruidos graves y roncos ocasionados por el moco en la vía aérea superior y sibilancia, un sonido de silbido agudo o crujiente, que casi siempre se escucha al exhalar, pero en ocasiones se escucha tanto al exhalar como al inhalar,  o solo en la inhalación.

Debido a grandes bolsas de aire enfisematosas y flujo de aire disminuido, los sonidos de la respiración son difíciles de escuchar y pueden detectarse sólo en la parte superior de la espalda.   Es frecuente que los pacientes con EPOC exhalen a través de los labios plegados en un intento inconsciente por mantener las presiones de la vía aérea.

Además, de los signos de necesidad de aire presentes en los pacientes con dificultad respiratoria, como la posición de trípode, la respiración rápida y el uso los músculos accesorios es frecuente que la restricción de la vía aérea inferior pequeña en el paciente con asma, cause sibilancia.  Es posible que los pacientes tengan una fase espiratoria prolongada de respiración, al intentar exhalar el aire atrapado de sus pulmones.  De hecho, en casos graves, es probable que no escuche la sibilancia debido a un flujo insuficiente de aire.

A medida que su paciente se agote por el esfuerzo para respirar, caigan los niveles de oxígeno, y las frecuencias respiratoria y cardiaca, las cuales pueden realmente disminuir súbitamente, y puede parecer que su paciente se relajó o quedo dormido.  Estos signos indican paro respiratorio inminente y debe actuar de inmediato.

Cuando los pacientes se descompensan con ICC, es frecuente que presenten edema pulmonar a medida que el líquido se escapa del sistema circulatorio hacia los pulmones.  La presión arterial alta y el bajo rendimiento cardiaco, con frecuencia disparan estos edemas pulmonares “relámpago” o repentinos.  Estos pacientes se encuentran entre los más enfermos, asustados y aterradores que pueda encontrar.  Literalmente se están ahogando en su propio líquido.  Además de los signos clásicos de dificultad respiratoria, pueden presentar esputo rosado y espumoso que sale de su boca.  Tendrá ruidos pulmonares adventicios, casi siempre semejantes a un sonido húmedo (crepitación, estertores, ronquidos), pero en ocasiones seco (sibilancia).  Sus piernas y pies pueden estar hinchados (edema pedal) debido a la salida de líquido de su sistema.

A veces, no es posible determinar en forma rápida y definitiva que causa la dificultad respiratoria del paciente.  Por ejemplo: Un joven de 20 años en un día de campo, quien desarrolla con rapidez una dificultad respiratoria y le aparecen ronchas después de ser picado por una abeja, brinda un cuadro diagnóstico claro, pero la mujer de tercera edad que recibe en un asilo 12 medicamentos, y presenta tos creciente y falta de aire, que se desarrolló en una semana, produce más incertidumbre.

Mantenga la mente abierta y reúna un historial tan completo como le sea posible y lleve a cabo un examen médico enfocado.  Recuerde que esto además de proporcionarle pistas para ayudar a sus pacientes, le permitirá obtener información vital para el médico disponible en la escena.

A %d blogueros les gusta esto: