Archivos de etiquetas: Hemorragias de nariz

Hemorragias de nariz, oídos y boca.


Hemorragias de nariz, oídos y boca.

 

Varios trastornos pueden dar lugar a hemorragias de la nariz, los oídos y/o la boca, incluidos:

  • Fractura de cráneo
  • Lesiones faciales incluyendo las causadas por un golpe directo a la nariz
  • Sinusitis, infecciones, uso y abuso de gotas nasales, mucosa nasal seca o agrietada y otras anormalidades.
  • Tensión arterial elevada.
  • Trastornos de la coagulación
  • Traumatismos digital , rascadura dela nariz
  • Consumo de sustancias prohibidas como la cocaína.

La epistaxis o hemorragia nasal, es una urgencia común.  En ocasiones puede causar una perdida suficiente de sangre para poner al paciente en choque.  Tenga presente la posibilidad de que la sangre que puede ver sea solo una pequeña parte de la pérdida total.  Una gran parte de la sangre puede pasar hacia la garganta, hacia el estómago, al deglutir. Una persona que deglute una cantidad de sangre, puede presentar náuseas y vomitar sangre, la cual a veces se confunde con una hemorragia interna.  La mayoría de las hemorragias nasales no traumáticas se producen en el tabique nasal, que es el tejido que divide los orificios nasales.  Por lo general este tipo de hemorragia puede tratarse de forma eficaz, pinzando estos orificios para unirlos.

Siga los siguientes pasos con pacientes con epistaxis:

  1. Use las precauciones ASC
  2. Ayude a paciente a sentarse inclinándose hacia delante con la cabeza hacia el frente. Esta posición evita que la sangre escurra hacia abajo o sea aspirada a los pulmones.
  3. Aplique presión directa al menos por 5 minutos, pinzando la parte carnosa de la nariz con sus dedos, juntando los orificios nasales. Este es el método preferido y puede ser aplicado por el propio paciente.
  4. Coloque un rollo de venda de gasa de 4×4 entre el labio superior y la encía, esta es otra opción válida. Haga que el paciente aplique presión apretante el labio superior sobre el rollo de venda y empujándolo hacia arriba, hacia la nariz.  Si el paciente no puede hacer esto de forma eficiente, use sus dedos enguantados para presionar la gasa contra la encía.
  5. Mantenga al paciente calmado y quieto especialmente si tiene la tensión arterial elevada o esta ansioso.
  6. Aplique hielo sobre la nariz
  7. Mantenga la presión hasta que la hemorragia este controlada por completo, usualmente no son necesarios más de 15 minutos, asumiendo que este sea el único problema del paciente. Con mucha frecuencia la falla en detener la hemorragia, es el resultado de liberar la presión demasiado pronto.
  8. Proporciones transporte pronto, una vez que se ha detenido la hemorragia.
  9. Si no puede controlar la hemorragia, si el paciente tiene un historial de hemorragias nasales frecuentes o si hay pérdida significativa de sangre, transporte al paciente de inmediato. Examine al paciente por posibles signos y síntomas de choque y trátelo apropiadamente para el choque y administre oxigeno con mascarilla si es necesario.

Una hemorragia por la nariz u oídos después de una lesión, puede indicar una fractura de cráneo; en estos casos no debe intentar detener el flujo de la sangre.  Esta hemorragia puede ser difícil de controlar.  La aplicación de presión excesiva a la lesión puede forzar a la sangre a que escape por la nariz y el oído  y no a que se acumule dentro de la cabeza, lo que podría aumentar  la presión intracraneal  y tal vez causar un daño permanente.  Si sospecha de una fractura de cráneo, cubra el sitio de la hemorragia con cojinetes de gasa estéril para mantener los materiales contaminantes fuera del lugar.  Siempre existe el riesgo de infección del encéfalo.

Aplique una compresión suave envolviendo el apósito alrededor de la cabeza.  Si la sangre o el material drenado contienen líquido cefalorraquídeo, se producirá un tinte en el apósito muy parecido al blanco o a un halo.

A %d blogueros les gusta esto: