Archivos de etiquetas: gruñidos

Examen físico enfocado – reacciones alergicas


Examen físico enfocado

El examen físico enfocado puede ayudar a dirigir el tratamiento.  Como en todas las emergencias, su evaluación del paciente que sufre de una reacción alérgica debe incluir las evaluaciones del sistema respiratorio y circulatorio, su estado mental y de la piel.  Evalúe en busca de alteraciones del estado mental, el cual puede ser el resultado de hipoxia o del choque sistémico.  Examine con cuidado la respiración, incluido un aumento del trabajo respiratorio, el uso de los músculos accesorios, oscilación de la cabeza, posición de tripiè, dilatación de narinas (fosas nasales) y gruñidos.  Ausculte con cuidado tanto la tráquea como el tórax.

La sibilancia se presenta debido al estrechamiento de los conductos aéreos, lo cual se debe sobre todo a la contracción e los músculos en torno a los bronquios, debido a la reacción contra el alérgeno.  La exhalación normalmente es la parte pasiva y relajada de la respiración, y se vuelve más difícil a medida que el paciente intenta toser para expulsar las secreciones o mover el aire a través de la vía aérea constreñida.  El líquido de los conductos aéreos, junto con los bronquios constreñidos, producen el sonido sibilante.  Rápidamente el respirar se va volviendo más difícil e incluso es posible que el paciente deje de hacerlo.  La dificultad respiratoria prolongada, puede causar una frecuencia cardiaca acelerada (taquicardia), un estado de choque e incluso la muerte.  El estridor, que es un sonido inspiratorio agudo, que ocurre cuando se edematiza la vía aérea superior, cerca de las cuerdas vocales, la garganta, y cierra la vía aérea alta, y con el tiempo puede conducir a la obstrucción total de la vía aérea.

Recuerde que la presencia de la hipoperfusión (estado de choque) o dificultad respiratoria, indica que el paciente presenta una reacción alérgica lo bastante grave como para morir.

SIGNOS Y SÍNTOMAS COMUNES DE LA REACCIÓN ALÉRGICA
Sistema Respiratorio ·         Estornudos, comezón y flujo nasal  inicialmente

·         Tensión en el pecho o la garganta

·         Tos seca irritante y persistente

·         Ronquera

·         Respiraciones que se vuelven rápidas , trabajosas y ruidosas

·         Sibilancia y/o estridor

Sistema Circulatorio ·         Reducción de la tensión arterial por dilatación de los vasos sanguíneos

·         Aceleración del pulso inicialmente

·         Piel pálida ,y mareo al fallar el sistema vascular

·         Pérdida de conciencia y coma

Piel ·         Rubor, comezón o ardor especialmente en la cara y la parte superior del pecho

·         Urticaria sobre un área extensa del cuerpo, tanto interna como externa

·         Edematización en especial en la cara, el cuello, las manos los pies y la lengua

·         Edematización y cianosis con hormigueo en la cara, boca, pecho, pies y manos.

Otros signos ·         Ansiedad, sentimiento de desgracia inminente

·         Dolor abdominal

·         Dolor de cabeza

·         Ojos irritados y lagrimosos

·         Reducción del estado mental

 

Evalúe con cuidado la piel, en busca de inflamaciones, erupciones, ronchas o signos de la fuente de la reacción: mordeduras, picaduras o marcas de contacto.  Una erupción que se extiende con rapidez, puede ser preocupante, porque suele indicar una reacción sistemática.  La piel roja y caliente, también puede indicar una reacción sistemática pues los vasos sanguíneos pierden su actividad para constreñirse y la sangre se mueve hacia las extremidades.  Si esta reacción continua, el cuerpo tendrá dificultades.  Si esta reacción continua, el cuerpo tendrá dificultad para proveer de sangre y oxígeno a los órganos vitales, y uno de los primeros signos será el estado mental alterado, puesto que los órganos están privados de oxígeno y glucosa.

CALIDAD DE LA RESPIRACION


CALIDAD DE LA RESPIRACIÓN

Puede determinar la calidad o características de las respiraciones al estar contándolas.

 

CARACTERÍSTICAS DE LAS RESPIRACIONES
 

NORMAL

 

La respiración no es ni superficial ni profunda.  

Igual elevación de pecho. 

No hay uso de músculos accesorios

 

SUPERFICIAL

 

Disminución del movimiento de la pared torácica y abdominal.

 

 

LABORIOSA

 

Aumento del esfuerzo respiratorio.  

Uso de músculos accesorios.

Posible jadeo.

Posible dilatación de los orificios nasales.

Retracción supraclavicular e intercostales en lactantes y niños

 

RUIDOSA

 

Aumento en el sonido de la respiración, incluyendo ronquidos, sibilancias, gorgoteo, graznidos, gruñidos y estridor.

RITMO

Mientras cuenta las respiraciones del paciente también debe notar el ritmo.  Si el momento en que una elevación del tórax en su punto máximo alcanza al siguiente, y es razonablemente constante, las respiraciones se consideran regulares.

Si las reparaciones varían o cambian frecuentemente, se consideran irregulares.  Cuando registre los signos vitales, esté seguro de anotar  si las reparaciones del paciente fueron regulares o irregulares.

Normalmente, respirar es un proceso que se realiza sin esfuerzo, y no afecta el habla, la postura o la posición.  El habla es u buen indicador de que un paciente consciente este teniendo dificultades para respirar.  Un paciente que pueda hablar de manera suave, sin pausas extra no usuales, está respirando normalmente.  Sin embargo, el paciente que puede hablar solo una palabra cada vez, o debe detenerse cada dos o tres palabras para respirar, está teniendo dificultades significativas para respirar.  Los pacientes que están teniendo notabas dificultades para respirar, asumirán instintivamente una postura en la cual es más fácil para ellos respirar.  Hay dos posturas comunes que indican que el paciente esta intentando aumentar el flujo de aire.

La primera se llama posición de tripie.  En esta posición el paciente se sienta inclinándose hacia adelante sobre los brazos estirados, con la cabeza y el mentón impulsados ligeramente hacia adelante y tiene disnea como para requerir un esfuerzo consciente significativo.

El segundo se ve más comúnmente en niños: la posición de olfateo.  El paciente se siente erecto con la cabeza y el mentón proyectados ligeramente hacia el frente y parece estar olfateando.

La respiración se vuelve cada vez más difícil y requiere aumentar el esfuerzo.  Cuando puede ver ese esfuerzo, la respiración del paciente se describe como  respiración laboriosa.

Al inicio la respiración laboriosa se caracteriza por la posición del paciente, concentración en respirar, esfuerzo aumentado y profundidad de cada respiración.   Al volverse más laboriosa, se usan los músculos accesorios en el tórax y el cuello y el paciente puede hacer sonidos como gruñidos con cada respiración.

En los lactantes y los niños pequeños, la dilatación de los orificios nasales y las retracciones supraclaviculares e intercostales (depresiones sobre las clavículas y en los espacios entre las costillas) se asocian comúnmente con la respiración laboriosa.  A veces el paciente puede estar jadeando.

Los lactantes y los niños pequeños continuaran teniendo respiración laboriosa por un periodo sostenido, entonces se agotaran y entonces no tendrían mas la fuerza necesaria para mantener la respiración.  En los lactantes y niños pequeños el paro cardíaco es generalmente causado por paro respiratorio.

RESPIRACIÓN RUIDOSA

La respiración normal es silenciosa o, en un ambiente muy quieto, solo acompañada de los sonidos del movimiento del aire de la boca y la nariz.  A través de un estetoscopio, los campos pulmonares normales incluyen solo el sonido del movimiento del aire por los bronquios, acompañados por un soplo suave, de tono bajo.

La respiración acompañada de otros sonidos indica un problema respiratorio significativo.  Cuando la vía aérea es obstruida de manera parcial por un cuerpo extraño o inflamación o edema, podrá escuchar un estridor, un ruido como graznido, áspero, de tono alto.  Si puede escuchar burbujeo o gorgoteo, el paciente probablemente tiene líquido en la vía aérea.

Puede escuchar otros ruidos como sibilancias o ronquidos.  La presencia de cualquiera de estos ruidos indica que existe un serio problema respiratorio.  Con una obstrucción completa de la vía aérea, el paciente no será capaz de mover aire alguno, y no podrá toser o hablar.  Los sonidos son causados por el movimiento de aire a través de espacios pequeños o líquido.    Si no escucha nada es posible que el paciente no este moviendo aire en absoluto.

Un paciente que expectora esputo espeso (flemas, material de los pulmones) amarillento o verdoso, muy probablemente tiene una infección respiratoria avanzada.  Un paciente con una lesión del tórax puede expectorar sangre o un esputo espumoso, blanco o rosado.  Un paciente con insuficiencia cardíaca congestiva también puede expectorar un esputo espumoso.  La presencia de cualquier sustancia, independientemente de su causa, indica que existe un problema cardiovascular y respiratorio urgente y potencialmente crítico.  El trastorno del paciente se puede deteriorar al grado de que ya no pueda respirar más.

A %d blogueros les gusta esto: