Archivos de etiquetas: graznidos

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA RESPIRACIÓN INADECUADA


SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA RESPIRACIÓN INADECUADA
El paciente se queja de dificultad al para respirar
El paciente presenta un estado mental alterado asociado con una respira superficial o lenta.
El paciente parece ansioso o inquieto.  Esto puede suceder si el cerebro no está obteniendo suficiente oxígeno para sus necesidades.
La frecuencia respiratoria del paciente, es demasiado rápida o mayor de 20 respiraciones/min.
La frecuencia respiratoria del paciente, es muy lenta o menor de 12 respiraciones /min, quizá deba ayudar a las ventilaciones con un dispositivo BMV.
La frecuencia cardiaca del paciente es demasiado rápida o mayor de 100 latidos/min.
El ritmo respiratorio del paciente es irregular, dado que el cerebro controla la respiración, un ritmo respiratorio irregular puede indicar lesiones en la cabeza.  En este caso, es probable que el paciente no responda.
La piel del paciente se ve pálida y azul o cianótica, la lengua, la base de las uñas y el interior de los labios, son buenos lugares para buscar cianosis.  Todos estos sitios cuentan con una buena cantidad de vasos sanguíneos y piel delgada, lo cual hace que la cianosis sea más evidente.
Las conjuntivas se ven pálidas.  Quizás el paciente presenta falta de aire debido a que no hay suficientes eritrocitos para llevar oxígeno a los tejidos.
El paciente presenta sibilancia, gorgoteo, ronquidos, estridor o graznidos.  Los sonidos adventicios pueden asociarse con muchos tipos de problemas respiratorios.
El paciente no puede articular sino unas cuantas palabras entre una y otra respiración.  Pregunte al paciente: “¿Cómo se siente?”, o “¿Cómo va?”.  Si el paciente no puede hablar en absoluto, es probable que presente una emergencia respiratoria que requerirá de atención inmediata.
El paciente está empleando los músculos accesorios para ayudar a la respiración.  Si el paciente solo emplea el diafragma para respirar, sospeche de daño en los nervios que llevan las órdenes de respirar a los músculos del pecho; es posible que el diafragma reciba el mandato de respirar, pero, debido al daño en la médula espinal, los músculos del pecho no la reciban.
El paciente tose de manera excesiva, lo cual podría significar que tiene cualquier cosa, desde una infección leve del tracto respiratorio superior, hasta fiebre de heno, neumonía, asma o insuficiencia cardiaca.
El paciente está sentado, inclinado hacia adelante con las palmas de las manos apoyadas en la cama o en los brazos de la silla.  Esto se denomina posición de trípode, porque la espalda del paciente y ambos brazos, colaboran para sostener la parte superior del cuerpo; esta posición proporciona al diafragma un mayor espacio para funcionar y ayuda al paciente a usar los músculos accesorios para asistir a la respiración.  Por lo general es buena idea dejar que el paciente permanezca en la posición que le sea más cómoda.
El paciente tiene forma de barril en ciertas enfermedades pulmonares crónicas, dado que el aire se ha quedado atrapado de manera paulatina y continua dentro del pulmón, en cantidades cada vez mayores, la distancia desde el frente hasta la espalda, aumenta casi hasta igualar la distancia de un lado a otro del pecho.  El tórax de tonel puede indicar un largo historial de problemas respiratorios.

 

Pacientes inconscientes – evaluación de la vía aérea


Pacientes inconscientes

Con su paciente inconsciente o un paciente con disminución de conciencia, debe examinar inmediatamente la permeabilidad de la vía aérea.  Si esta despejada, puede continuar con su evaluación.  Si la vía aérea no esta despejada, su siguiente prioridad es abrirla.  Una obstrucción de la vía aérea en un paciente inconsciente, se debe comúnmente a la relajación de los músculos de la lengua, lo que permite que la lengua se ruede a parte posterior de la garganta.  Prótesis dentales, coágulos de sangre, vómito, moco, alimentos u otros objetos extraños pueden producir obstrucción.  Los signos de una obstrucción de la vía aérea en un paciente incluyen los siguientes:

  • Traumatismo obvio, sangre, u otra obstrucción.
  • Respiración ruidosa, ronquidos, burbujeo, gorgoteo, graznidos, u otros ruidos anormales (la respiración normal es silenciosa)
  • Respiración extremadamente superficial o ausente (las obstrucciones de la vía aérea pueden deteriorar la respiración).

Si la vía aérea no es permeable, debe abrirla cuando sea necesario usando las maniobras de inclinación de cabeza-levantamiento de mentón o de tracción mandibular, y usar un complementario de la vía aérea tanto como sea necesario.

El cuerpo no tendrá oxigeno necesario para sobrevivir si la vía aérea no se trata rápida y eficientemente.  Recuerde que el posicionamiento de la vía aérea depende de la edad y e l tamaño del paciente.

Pacientes conscientes – evaluación de la vía aérea


Pacientes conscientes

En los pacientes de cualquier edad que están hablando o llorando y tienen la vía aérea abierta, debe observar y escuchar como hablan; especialmente aquellos con problemas respiratorios, pueden proporcionar indicios importantes sobre qué tan adecuada es su vía aérea y el estado de su respiración.  Por ejemplo, los ruidos de estridor, sugieren una vía aérea parcialmente ocluida a causa de una inflamación.  Los ruidos como graznidos, de tono alto, pueden indicar una obstrucción parcial de la vía aérea por un cuerpo extraño.  Un paciente consciente que no puede hablar o llorar probablemente tiene una obstrucción completa de la vía aérea.

Si identifica un problema de la vía aérea, detenga el proceso de evaluación y obtenga una vía aérea permeable.  Esto puede ser tan simple como colocar al paciente en una posición adecuada para que el aire se mueva dentro y fuera más fácil, o tan complejo como comprimir el abdomen, para expulsar de la vía aérea un cuerpo extraño.  Aunque los problemas de la vía aérea y los de la respiración no son lo mismos sus signos y síntomas a menudo se superponen.  Si el paciente tiene signos de dificultad respiratoria, o no respira, debe tomar de inmediato las medidas correctivas apropiadas utilizando las técnicas de manejo de la vía aérea.

CALIDAD DE LA RESPIRACION


CALIDAD DE LA RESPIRACIÓN

Puede determinar la calidad o características de las respiraciones al estar contándolas.

 

CARACTERÍSTICAS DE LAS RESPIRACIONES
 

NORMAL

 

La respiración no es ni superficial ni profunda.  

Igual elevación de pecho. 

No hay uso de músculos accesorios

 

SUPERFICIAL

 

Disminución del movimiento de la pared torácica y abdominal.

 

 

LABORIOSA

 

Aumento del esfuerzo respiratorio.  

Uso de músculos accesorios.

Posible jadeo.

Posible dilatación de los orificios nasales.

Retracción supraclavicular e intercostales en lactantes y niños

 

RUIDOSA

 

Aumento en el sonido de la respiración, incluyendo ronquidos, sibilancias, gorgoteo, graznidos, gruñidos y estridor.

RITMO

Mientras cuenta las respiraciones del paciente también debe notar el ritmo.  Si el momento en que una elevación del tórax en su punto máximo alcanza al siguiente, y es razonablemente constante, las respiraciones se consideran regulares.

Si las reparaciones varían o cambian frecuentemente, se consideran irregulares.  Cuando registre los signos vitales, esté seguro de anotar  si las reparaciones del paciente fueron regulares o irregulares.

Normalmente, respirar es un proceso que se realiza sin esfuerzo, y no afecta el habla, la postura o la posición.  El habla es u buen indicador de que un paciente consciente este teniendo dificultades para respirar.  Un paciente que pueda hablar de manera suave, sin pausas extra no usuales, está respirando normalmente.  Sin embargo, el paciente que puede hablar solo una palabra cada vez, o debe detenerse cada dos o tres palabras para respirar, está teniendo dificultades significativas para respirar.  Los pacientes que están teniendo notabas dificultades para respirar, asumirán instintivamente una postura en la cual es más fácil para ellos respirar.  Hay dos posturas comunes que indican que el paciente esta intentando aumentar el flujo de aire.

La primera se llama posición de tripie.  En esta posición el paciente se sienta inclinándose hacia adelante sobre los brazos estirados, con la cabeza y el mentón impulsados ligeramente hacia adelante y tiene disnea como para requerir un esfuerzo consciente significativo.

El segundo se ve más comúnmente en niños: la posición de olfateo.  El paciente se siente erecto con la cabeza y el mentón proyectados ligeramente hacia el frente y parece estar olfateando.

La respiración se vuelve cada vez más difícil y requiere aumentar el esfuerzo.  Cuando puede ver ese esfuerzo, la respiración del paciente se describe como  respiración laboriosa.

Al inicio la respiración laboriosa se caracteriza por la posición del paciente, concentración en respirar, esfuerzo aumentado y profundidad de cada respiración.   Al volverse más laboriosa, se usan los músculos accesorios en el tórax y el cuello y el paciente puede hacer sonidos como gruñidos con cada respiración.

En los lactantes y los niños pequeños, la dilatación de los orificios nasales y las retracciones supraclaviculares e intercostales (depresiones sobre las clavículas y en los espacios entre las costillas) se asocian comúnmente con la respiración laboriosa.  A veces el paciente puede estar jadeando.

Los lactantes y los niños pequeños continuaran teniendo respiración laboriosa por un periodo sostenido, entonces se agotaran y entonces no tendrían mas la fuerza necesaria para mantener la respiración.  En los lactantes y niños pequeños el paro cardíaco es generalmente causado por paro respiratorio.

RESPIRACIÓN RUIDOSA

La respiración normal es silenciosa o, en un ambiente muy quieto, solo acompañada de los sonidos del movimiento del aire de la boca y la nariz.  A través de un estetoscopio, los campos pulmonares normales incluyen solo el sonido del movimiento del aire por los bronquios, acompañados por un soplo suave, de tono bajo.

La respiración acompañada de otros sonidos indica un problema respiratorio significativo.  Cuando la vía aérea es obstruida de manera parcial por un cuerpo extraño o inflamación o edema, podrá escuchar un estridor, un ruido como graznido, áspero, de tono alto.  Si puede escuchar burbujeo o gorgoteo, el paciente probablemente tiene líquido en la vía aérea.

Puede escuchar otros ruidos como sibilancias o ronquidos.  La presencia de cualquiera de estos ruidos indica que existe un serio problema respiratorio.  Con una obstrucción completa de la vía aérea, el paciente no será capaz de mover aire alguno, y no podrá toser o hablar.  Los sonidos son causados por el movimiento de aire a través de espacios pequeños o líquido.    Si no escucha nada es posible que el paciente no este moviendo aire en absoluto.

Un paciente que expectora esputo espeso (flemas, material de los pulmones) amarillento o verdoso, muy probablemente tiene una infección respiratoria avanzada.  Un paciente con una lesión del tórax puede expectorar sangre o un esputo espumoso, blanco o rosado.  Un paciente con insuficiencia cardíaca congestiva también puede expectorar un esputo espumoso.  La presencia de cualquier sustancia, independientemente de su causa, indica que existe un problema cardiovascular y respiratorio urgente y potencialmente crítico.  El trastorno del paciente se puede deteriorar al grado de que ya no pueda respirar más.

A %d blogueros les gusta esto: