Archivos de etiquetas: grandes vasos

27.2 ANATOMIA Y FISIOLOGIA DEL TORAX


27.2 ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL TÓRAX

Para comprender y evaluar las lesiones del tórax en una situación prehospitalaria, debemos comprender primero la anatomía del tórax y el mecanismo del intercambio gaseoso durante la respiración.  Un rápido repaso, será útil para comprender la lógica del tratamiento de urgencias en las lesiones de tórax y sus complicaciones potenciales del tratamiento.

Un punto clave que debe recordarse es la diferencia entre ventilación y respiración.  La ventilación es la capacidad del cuerpo de mover el aire hacia dentro y hacia fuera del tórax y del tejido pulmonar,  como lo veremos en “Mecánica de la ventilación”.

Cualquier lesión que afecte la habilidad del paciente para mover el aire hacia dentro y hacia fuera del tórax, es seria y puede poner en peligro la vida o ser una condición amenazante de vida.  La respiración es el intercambio gaseoso en los alveolos del tejido pulmonar; este es el punto determinante del aparato respiratorio.  El oxígeno debe hacer la entrega de las células y el dióxido de carbono o producto de desecho de la función celular, debe retirarse del cuerpo para el funcionamiento apropiado del sistema.

El tórax o caja torácica, se extiende desde el extremo inferior del cuello hasta el diafragma.

En un individuo que esta acostado, o que acaba de completar la respiración, el diafragma se puede elevar hasta la altura de la línea de los pezones.  Por lo tanto, una herida penetrante del tórax hecha por un arma de fuego o una cuchillada, también puede penetrar el pulmón, el diafragma, y lesionar el hígado o el estómago.

Cada lado del tórax contiene tejido pulmonar, que está separado en lóbulos.  El pulmón derecho tiene tres lóbulos y el izquierdo tiene dos lóbulos.   Cada uno de los pulmones y cavidades pulmonares, están cubiertos por una membrana llamada pleura.  La superficie interior de la pared torácica tiene un recubrimiento llamado pleura parietal y los pulmones están recubiertos por un revestimiento llamado pleura visceral.  Entre estos recubrimientos hay una pequeña cantidad de líquido, que permite que los pulmones se muevan libremente contra la superficie interior del tórax mientras respiramos.

El contenido del tórax está parcialmente protegido por las costillas, que están articuladas en la pared posterior con las vértebras y en la región anterior, a través de los cartílagos costales al esternón

La tráquea que está en medio del cuello, y se divide en los bronquios principales izquierdo y derecho, que suministran aire a los pulmones, y la caja torácica que contiene al corazón y a los grandes vasos: la aorta, las arterias subclavias derecha e izquierda y las venas cavas superior e inferior.  El esófago se extiende por la parte de atrás del tórax y se conecta con la faringe por arriba y con el estómago por abajo.  En la base del tórax se encuentra el diafragma, que es un musculo que separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal.

27. LESIONES DEL TORAX


27. LESIONES DEL TÓRAX

Los TEM, TUM, TES, en el desempeño de sus funciones, encontrará comúnmente lesiones de tórax.  Debido a la que dentro de la cavidad del tórax, están ubicados el corazón, los pulmones y los grandes vasos sanguíneos, pueden producirse lesiones graves.  Cualquier lesión que interfiera con el mecanismo de respiración normal, debe tratarse sin demora, para minimizar o prevenir daños a los tejidos que dependen de un suministro continuo de oxígeno.

Otro problema de orden mayor con las lesiones del tórax, son las corazón, los pulmones y los grandes vasos, o internas.  La sangre de laceraciones de los órganos torácicos, o de los vasos sanguíneos mayores, pueden acumularse en la cavidad torácica, comprimiendo a los pulmones o al corazón.  Esto también puede suceder cuando se acumula aire en el tórax, evitando que los pulmones se expandan de forma normal.  Su habilidad para actuar con rapidez y atender a los pacientes con estas lesiones, puede ser a diferencia entre el éxito del tratamiento o la muerte.

Debe tener clara la anatomía del tórax y la fisiología de la respiración, los síntomas y signos de las lesiones propias del tórax y el tratamiento médico de urgencias, apropiado de lesiones especificas.

 

Evalúe la circulación – evaluación inicial


Evalúe la circulación.

Evaluar la circulación permite determinar que tan bien está circulando la sangre a los órganos principales, el encéfalo, los pulmones, el corazón, los riñones y el resto del cuerpo.

Una diversidad de problemas puede interferir con la circulación, por ejemplo la pérdida de sangre, el choque y los trastornos que afectan el corazón y los grandes vasos.  La circulación se evalúa teniendo en cuenta la frecuencia y calidad del pulso, identificando las hemorragias externas y examinando la piel.

A %d blogueros les gusta esto: