Archivos de etiquetas: frio

Funciones de la piel


Funciones de la piel

La piel realiza varias funciones: protege al cuerpo manteniéndolo fuera de los organismos patógenos, mantiene la hidratación y ayuda a la regulación de la temperatura.  Los nervios en la piel, comunican al encéfalo las sensaciones ambientales o sensaciones térmicas y muchas más informaciones de variada naturaleza.

La piel es también el principal órgano del cuerpo para regular la temperatura.  En un ambiente frío, los vasos sanguíneos de la piel se contraen, derivando la sangre lejos de la piel y disminuyendo la cantidad de calor que irradia a la superficie del cuerpo.  En ambientes calientes, los vasos de la piel se dilatan , la piel se pone rubicunda y se irradia el calor por la superficie corporal; adema las glándulas sudoríparas, secretan sudor y el al evaporarse el sudor sobre la superficie de la piel, la temperatura corporal desciende y comienza a enfriarse.

Cualquier rotura de la piel permite que las bacterias penetren y eleva las posibilidades de infección, la perdida de líquidos y la pérdida del control de la temperatura.  Cualquiera de esos problemas, puede causar una enfermedad grave y aun la muerte.

Anuncios

Intervenciones – hipotermia


Intervenciones

En la mayoría de los casos deberá sacar al paciente del medio ambiente frío, para prevenir una mayor pérdida de calor.  Para evitar mayor daño a los pies, no permita que el paciente camine.  Retire cualquier prenda mojada y coloque cobijas secas sobre y debajo del paciente con delicadeza, de tal manera que no le cause ningún dolor, ni lesiones adicionales en la piel.  No de masajes en las extremidades.  No permita que el paciente coma, o tome ningún estimulante como café, té o refrescos con cola, además no le permita fumar o masticar tabaco.

Administrarle al paciente oxígeno tibio y humidificado si es que no lo ha hecho aún, como parte de la evaluación inicial.  Comience con un recalentamiento pasivo, el cual incluye envolver al paciente en cobijas y encender la calefacción del compartimento de la ambulancia, para el paciente.

Si el paciente está alerta, y responde de manera adecuada, la hipotermia es leve, y puede iniciar el recalentamiento activo, el cual incluye envolver al paciente en cobijas y aplicar cojines calientes o bolsas de agua caliente en las ingles, axilas y la región cervical.  Encienda la calefacción en un punto alto en compartimento del paciente de la ambulancia.

Debe intentar minimizar una pérdida adicional de calor corporal, en especial sino puede llegar con rapidez al hospital.  No obstante, cuando el paciente presenta hipotermia moderada a grave, nunca deberá tratar de recalentar al paciente de manera activa (colocar fuentes de calor sobre o dentro del cuerpo).  Un recalentamiento demasiado rápido puede causar una arritmia cardiaca fatal que requeriría de una desfibrilación; por esta razón, el calentamiento debe realizarse en el hospital.  Su objetivo es prevenir una pérdida adicional de calor.  Saque a su paciente de inmediato del medio frío y colóquelo en la ambulancia donde encenderá la calefacción.  Si no puede sacar al paciente del frío de manera inmediata, aléjelo del viento y del contacto con cualquier objeto que pueda extraer el calor del su cuerpo.  Coloque una cubierta protectora sobre el paciente y recuerde que la mayor cantidad de calor se pierde en torno a la cabeza y el cuello.

Si el paciente está alerta y tiritando, puede asumir que la hipotermia es relativamente leve.  Si le es posible, en este caso, puede administrar líquidos calientes por vía oral, lógicamente si el paciente puede deglutir sin problema.  Retire toda la ropa mojada y cubra al paciente con una cobija.  Notifique al hospital sobre el estado del paciente de manera que el personal pueda prepararse para iniciar el recalentamiento tan pronto como usted llegue.

Cuando el paciente no tirita y se encuentra en letargo, es probable que exista una hipotermia moderada a grave.  Retire la ropa mojada y proteja al paciente del frío y el viento con cobijas en un medio ambiente caliente.

Si se encuentra en un área donde la hipotermia es un problema común, deberá contar con protocolos específicos para enfrentar esta situación.  En cualquier caso consulte con la dirección médica, recuerde que esto se complica en una situación de trauma, en particular si existe la posibilidad de una lesión de columna.  Por ejemplo: en áreas rurales donde el tiempo de transporte es más prolongado, el paciente puede haber estado expuesto al frío después de haber sido expulsado de  vehículo y haber estado esperando por largo tiempo.  Es importante tener en cuenta todo lo que está mal con el paciente, cuando lo trate y tome decisiones sobre el transporte.

Historial SAMPLE – hipotermia


Historial SAMPLE

Obtener el historial del paciente, en estas situaciones puede ser difícil, pero debe intentarse.  Si es posible, obtenga información sobre el tiempo que su paciente ha estado expuesto al medio frío, ya sea del paciente o de testigos.  Las exposiciones pueden ser agudas o crónicas.  Su historial SAMPLE, puede proporcionar información importante que afecte ambas cosas, su tratamiento en campo o el que recibirá el paciente en el hospital.  Los medicamentos que su paciente ha tomado y los problemas médicos subyacentes, pueden tener impacto en la manera en que el frío afecta a su metabolismo.  La última ingesta oral del paciente y lo que éste estaba haciendo antes de la exposición al frío, ayudarán a determinar la gravedad del problema.

Decisión de transporte – hipotermia


Decisión de transporte

Incluso los grados leves de hipertermia puede tener consecuencias y complicaciones graves.  Estas incluyen: arritmias cardiacas y anormalidades de la coagulación sanguínea.  Por lo tanto, todos los pacientes con hipotermia deben ser transportados de inmediato para su evaluación y tratamiento.  Evalué la escena en busca de la manera más segura de sacar con rapidez a su paciente del entorno frío.  Al preparar a su paciente para el transporte, trabaje con rapidez, de manera segura y con suavidad.  El manejo brusco del paciente hipotérmico, puede causar que un corazón frío y lento entre en fibrilación y que el paciente pierda el pulso que pueda haber existido.  Si se retrasa el transporte, proteja al paciente de una mayor pérdida de calor.

Signos y síntomas – hipotermia


Signos y síntomas

Los signos y síntomas de la hipotermia por lo general se vuelven cada vez más graves a medida que cae la temperatura central, la hipertermia por lo general, avanza a través de cuatro etapas generales:

CARACTERÍSTICAS DE LA HIPOTERMIA SISTÉMICA
Temperatura central 32 a 35 °C 32 a 33 °C 27 a 31 °C <27 °C
Signos y síntomas Tiritar

Estampar los pies

Pérdida de coordinación

Rigidez muscular

coma Muerte aparente
Respuesta cardiorrespiratoria Vasos sanguíneos constreñidos

Respiración rápida

Respiración lenta

Pulso lento

Pulso débil

Arritmias

Respiraciones muy lentas

Paro cardiaco

 

Nivel de conciencia Retraimiento Confuso

Letárgico

Somnoliento

No responde No responde

 

Aunque no hay distinción clara entre las etapas, los diferentes signos y síntomas de cada una le ayudarán a estimar la gravedad del problema.  Cuando evalúe a un paciente en campo, podrá distinguir entre la hipertermia leve y grave.

Para evaluar la temperatura general de un paciente, descubra o hacia abajo su guante y coloque el reverso de su mano sobre la piel del abdomen del paciente, si la piel se siente fría, es probable que el paciente presente una emergencia generalizada por frío.  Si trabaja en un entorno frío, puede llevar consigo un termómetro para hipotermia, el cual registra temperaturas bajas del centro corporal.  Observe que los termómetros regulares no registran la temperatura de un paciente con hipotermia.  La hipotermia leve se presenta cuando la temperatura del cuerpo corporal está entre 32 y 32 °C.  El paciente por lo general está alerta y tiritando, en un intento por generar calor a través de la actividad muscular.  El paciente puede estremecerse de arriba abajo y azotar sus pies.  La frecuencia del pulso y la respiratoria por lo general son aceleradas.  La piel en las personas blancas, puede parecer rojiza, pero con el tiempo se verá pálida y luego cianótica.  Como ya sabemos, los individuos en un medio frío, pueden presentar los labios y las yemas de los dedos azuladas, debido a la constricción de los vasos sanguíneos de la piel, que intentan retener el calor.

Se presenta una hipotermia más grave, cuando la temperatura del centro del cuerpo es menor de 32°C, el temblor se detiene y la actividad muscular disminuye.  En un inicio, la actividad fina de músculos pequeños, como el movimiento coordinado de los dedos se detiene.  Con el tiempo a medida que cae más la temperatura se detiene toda actividad muscular.

A medida que la temperatura del centro del cuerpo se reduce hacia los 29°C, el paciente entra en letargo y por lo general pierde el interés en continuar su lucha contra el frío.  El nivel de conciencia se reduce y el paciente puede intentar quitarse la ropa.  Luego sigue la mala coordinación y la pérdida de memoria, junto con la reducción, o pérdida total de la sensación del tacto, cambios del estado del ánimo y deficiencia del juicio.  El paciente se vuelve menos comunicativo, presenta rigidez muscular o articular y por lo tanto, tiene problemas para hablar.  Al pasar el tiempo, los músculos se ponen rígidos y el paciente comienza a verse tieso o rígido.

FACTORES QUE AFECTAN LA EXPOSICIÓN


18.2 FACTORES QUE AFECTAN LA EXPOSICIÓN

Un sinnúmero de factores afectan la forma en que una persona trata con un medio ambiente caliente o frío.  Estos pueden usarse, como estrategias de prevención para aquellos que trabajan, juegan o hacen deporte en temperaturas ambientales extremas.  También puede ser de utilidad durante la evaluación de sus pacientes para determinar qué tan preparados estaban para un medio frío o caliente.  Un explorador preparado para una caminata veraniega en el calor de las laderas de una montaña se presentará y responderá al tratamiento de forma diferente a un viajero en un automóvil recalentado, debido a fallas del radiador.  Tenga en cuenta lo siguiente:

  1. Condición física. Los pacientes que ya están enfermos o en mala condición física, no serán capaces de tolerar temperaturas extremas tan bien, como aquellos cuyos sistemas cardiovascular, metabólico y nervioso funcionan bien. Un atleta bien entrenado tiene mucho mejor desempeño y menos probabilidad de sufrir lesiones o enfermar, que el “guerrero o deportista de fin de semana”, que no está bien entrenado.  Incrementar su actividad generará más calor cuando salga al frío, pero también producirá más calor cuando éste no se necesita, como es el caso de cuando camina sobre un camino de asfalto caliente porque se le termino la gasolina.
  2. Edad. Las personas que se encuentran en los extremos de la edad, tienen mayor probabilidad de sufrir enfermedades debido a las temperaturas. Los lactantes presentan mala termorregulación al nacer y carecen de la capacidad de tiritar y generar calor, cuando se necesita, hasta alrededor de los 12 a 18 meses de edad.  Su mayor área de superficie y masa menor contribuye a una mayor pérdida y ganancia de calor.  Cuando uno tiene frio, se pone un suéter, pero es posible que un niño pequeño no piense en hacer esto, o que tenga dificultades para buscarlo y ponerse dicha prenda.  En el otro extremo del espectro de la edad, los adultos mayores, pierden el tejido subcutáneo, lo cual reduce la cantidad de aislamiento que poseen.  La mala circulación contribuye a un incremento en la pérdida y ganancia del calor en cualquiera de los dos medios, frío o calor.  A esto se debe, que las personas mayores con frecuencia usan capas adicionales de ropa.  Los medicamentos que toman las personas mayores también pueden afectar el termostato de sus cuerpos, lo cual los pone en mayor riesgo de tener problemas por el frío o el calor.
  3. Nutrición e hidratación. Se necesitan calorías para que su metabolismo funcione.  Mantenerse bien hidratado proporciona agua como catalizador, para gran parte que dicho metabolismo.  Una disminución en cualquiera de estos factores, agrava ambos, el estrés por calor y por frío.  Las calorías proporcionan combustible para quemar, lo cual crea calor durante el frío y el agua proporciona sudor para la evaporación y para eliminar el calor.  El uso de alcohol puede incrementar la pérdida de líquido y poner al paciente en gran riesgo de tener problemas relacionados con la temperatura.
  4. Condiciones ambientales. Las condiciones ambientales tales como la temperatura del aire, los niveles de humedad y el viento, pueden complicar o mejorar las situaciones ambientales. Todos damos la bienvenida a una brisa fresca cuando hace calor, pero un viento frío en temporada de temperaturas bajas, puede ser incómodo.  Los extremos de las temperaturas y de la humedad, no son necesarios para producir lesiones por frío o por calor; pero debemos tener en cuenta que muchos casos de hipotermia ocurren a temperaturas entre -1 y 10°C.  así como también, la mayoría de los casos por insolación ocurren cuando la temperatura es de 26°C y la humedad del 80%.  Asegúrese de examinar la temperatura ambiental de su paciente.  Los pacientes mayores, pueden reducir la temperatura de la calefacción en invierno u olvidar el uso del aire acondicionado, debido a preocupaciones económicas.  Es posible que algunas personas no abran las ventanas durante una ola de calor debido a que tienen miedo de los ladrones.  Cuando evalúe la condición de su paciente, considere el entorno y si éste está preparado para esa situación.  Esto puede ayudar en sus decisiones de tratamiento y darle una idea de cómo responderá el paciente a sus cuidados.

FUNCIONES DE LA PIEL


FUNCIONES DE LA PIEL

El principal órgano regulador de la temperatura es la piel.  Los vasos sanguíneos de la piel se constriñen cuando el cuerpo está en frio, o se dilatan cuando está en ambiente caliente.  En un ambiente frio,  la constricción de los vasos sanguíneos desvía a sangre, alejándola de la piel, para disminuir la cantidad de calor irradiado de la superficie corporal.

Cuando el ambiente exterior es caliente, los vasos se dilatan, la piel se vuelve rubicunda o roja y se irradia calor de la superficie corporal.

Además, en el ambiente cálido, las glándulas sudoríparas secretan sudor a la superficie de la piel; la evaporación  del sudor requiere de energía la cual,  es tomándola del cuerpo como calor corporal en el proceso de evaporación, lo que hace que la temperatura del cuerpo baje.

La traspiración sola no reduce la temperatura corporal, pues debe producirse también evaporación del sudor.

La información sobre el ambiente es enviada al encéfalo por un rico abastecimiento de nervios sensitivos que se origina en la piel.    Las terminaciones nerviosas que están situadas en la piel, están adaptadas para recibir y transmitir información sobre calor, frio, presión externa y posición del cuerpo en el espacio; la piel reconoce así, cualquier cambio  en el ambiente.  La piel reacciona también a la presión, el dolor, y los estímulos placenteros.

ROPA PARA CLIMA FRIO


ROPA PARA CLIMA FRIO

Cuando se vista para clima frio debe usar varias capas de ropa, pues las capas múltiples proporcionan una protección mucho mejor que una capa gruesa simple; así podrá quitarse o ponerse de acuerdo a las necesidades; también puede usar ropa térmica para una mayor flexibilidad y control de la temperatura corporal.  También puede perder una gran cantidad de calor si no usa protección en la cabeza, gorra o sombrero. La protección de clima frio debe tener al menos las siguientes capas:

  1. Una capa delgada (con frecuencia llamada capa de transporte) junto a su piel, esta capa quita la humedad de su piel manteniéndola seco y caliente.  La ropa interior de propilpropileno y material de poliéster actúa bien, el objetivo es mantener la humedad fuera de la piel.
  2. Una capa media térmica de material más grueso, para aislamiento.  La lana ha sido el material preferido para el calor,  pero materiales más modernos como la fibra de poliéster, también se usan comúnmente.
  3. Una capa exterior que resistirá los vientos fríos y las condiciones húmedas, como la lluvia, el aguanieve, o nieve.  Las dos capas exteriores, debe tener cremalleras para ventilación en caso de exceso de calor corporal.

Cuando elija ropa para protegerse del clima, ponga atención al tipo de material usado.  El algodón debe evitarse en los ambientes fríos húmedos, pues tienden a absorber la humedad, causando enfriamiento.  Por ejemplo si usa pantalones de algodón y camina sobre el pasto húmedo, el algodón absorberá la humedad del pasto, lo cual lo enfriara en clima frio.  Sin embargo el algodón es el apropiado para climas cálidos  y secos porque absorbe humedad y retira calor del cuerpo.

Como una capa exterior en clima frio, puede considerar el nailon recubierto con plástico, pues proporciona una buena protección a prueba de agua.  Sin embargo, también puede retener el calor del cuerpo y la traspiración.  Nuevos materiales menos herméticos permiten que la traspiración y un poco de calor escapen, mientras conserva su resistencia al agua.  Siempre que haya una posibilidad de incendio evite materiales sintéticos inflamables o fundibles.

A %d blogueros les gusta esto: