Archivos de etiquetas: ferulizar

29.4 EVALUACIÓN DE LAS LESIONES MUSCULO ESQUELETICAS


29.4 EVALUACIÓN DE LAS LESIONES MUSCULO ESQUELETICAS

Como TEM-TUM-TES, sus evaluaciones e intentos de ferulizar o inmovilizar, y el trabajo para estabilizar al paciente son muy importantes.  Vea el panorama completo evaluando la complejidad global de la situación.  Siempre evalúe cuidadosamente el ML, para intentar determinar la cantidad de energía cinética que ha absorbido un miembro lesionado, mantenga un alto índice de sospecha de lesiones asociadas.

De nuevo, no es importante diferenciar entre fracturas, dislocaciones, esguinces y contusiones.  En la mayor parte de los casos, su evaluación será comunicada como una “lesión de la extremidad”.  No obstante, debe ser capaz de distinguir las lesiones leves de las lesiones graves, porque algunas lesiones graves pueden deteriorar la función neurovascular.

24.8 AMPUTACIONES


24.8 AMPUTACIONES

Los cirujanos, ahora pueden implantar las partes amputadas.  Sin embargo, los cuidados prehospitalarios de la parte amputada, son de vital importancia para el éxito en el tratamiento.  Con amputaciones parciales, asegúrese de inmovilizar la parte amputada, con apósitos compresivos abultados, e inmovilizar o ferulizar, para prevenir una lesión adicional.  No separe amputaciones parciales; esto puede complicar la re-implantación posterior.

Con una amputación completa, asegúrese de envolver la parte amputada en apósitos estériles y chóquela en una bolsa plástica.  Siga sus protocolos locales referentes a como preservar las partes amputadas.  En algunas áreas se recomienda apósitos estériles secos para envolver las partes amputadas, en otras se sugiere pósitos humedecidos en solución salina.  Ponga la bolsa plástica con la parte amputada, en un contenedor frío lleno de hielo, coloque la parte amputada envuelta, sobre el lecho de hielo.  No la empaque en hielo.  El objeto en mantener la parte amputada fría, sin permitir que se congele o desarrolle un cuadro de congelación.  La parte amputada debe ser transportada con el paciente.

Recuerde que la herida en el sitio de la amputación, debe ser atendida, incluyendo el control de la hemorragia y el vendaje apropiado.

Cuidados médicos de urgencia


Cuidados médicos de urgencia

Antes de comenzar a tratar a un paciente con una herida abierta, debe asegurarse de protegerse con las precauciones de ASC.  Use guantes, protección ocular y si es necesario, una bata y una mascarilla.  Recuerde que debe estar seguro de que el paciente tiene su vía aérea permeable y administrar oxígeno a flujo alto que sea necesario.  Si se observa una hemorragia que pone en peligro la vida, asigne a un miembro de equipo para aplicar presión directa y controlar el sangrado.  Luego evalúe la gravedad de la herida, si es en el tórax o el en el abdomen, coloque un apósito compresivo sobre ella.

Su prioridad de tratamiento es la evaluación inicial que incluye el control de la hemorragia que puede ser extensa y grave.  Luego siga los pasos:

  1. Coloque un apósito estéril y seco sobe la totalidad de la herida. Aplique presión sobe el apósito con su mano enguantada.
  2. Mantenga la presión y fije la el apósito con una venda de rollo.

 

  1. Si la hemorragia continua o recurre, deje en su sitio el apósito original y aplique un segundo apósito sobre el primero, fijándolo con otra venda de rollo.
  2. Inmovilice o ferulice la extremidad para estabilizar la lesión, aun si no hay sospecha de fractura, para ayudar a minimizar el movimiento, controlar de forma adicional la hemorragia y mantener en su sitio el apósito.

Se asume que todas las heridas abiertas están contaminadas y presentan un riesgo de infección.  Al aplicar un apósito estéril, está rediciendo el riesgo de contaminación adicional.  Esto mantiene materiales extraños como pelo, ropa, y tierra fuera de la herida y disminuye el riesgo de infección.  En general, no debe intentar retirar ningún cuerpo o material extraño de una herida abierta, sin importar que tan sucio este.  Frotar, cepillar o lavar una herida abierta, puede causar una hemorragia adicional.  Las quemaduras químicas y la contaminación beben lavarse con agua corriente para eliminar sustancias químicas restantes.  Solo el personal del hospital debe asear una herida abierta.  Para evitar que una herida abierta se seque puede aplicar apósitos estériles humedecidos con solución salina estéril, luego cubrir el apósito húmedo con otro estéril y seco.

A menudo se puede controlar mejor la hemorragia de heridas abiertas de tejidos blandos con la inmovilización o ferulización de la extremidad, aun si no está fracturada.  La ferulización puede ayudar a mantener al paciente calmado, quieto y por lo general, reduce el dolor.  Además mantiene en su sitio a los apósitos estériles, minimizando los daños a la extremidad ya lesionada y haciendo mas fácil la movilización del paciente.

Un traumatismo significativo, es frecuentemente acompañado por una hemorragia intensa; no gaste tiempo en campo, ferulizando al paciente, aplique un vendaje compresivo y ferulice durante el transporte, si el tiempo se lo permite.

Tenga en cuenta, que un paciente que está sangrando de manera significativa por una herida abierta, está en riesgo de choque hipovolémico, debe estar alerta a esta posibilidad y dar tratamiento según sea necesario en todos los casos de trauma significativo y en pacientes con hemorragia de grado moderado a intenso.

A %d blogueros les gusta esto: