Archivos de etiquetas: evaluacion continuada

Evaluación continua – hemorragia interna


Evaluación continua

Reevalúe los componentes de la evaluación inicial y los signos vitales del paciente.  Por su naturaleza oculta, los signos y síntomas de hemorragia interna con frecuencia son lentos en su presentación.  Los niños en particular compensarán bien la pérdida de sangre y luego se “derrumbaran” de forma rápida.  La evaluación continua, es su mejor oportunidad para determinar si el estado del paciente está mejorando o empeorando.  Evalúe la eficacia de cualquier intervención proporcionada al paciente.

Comunicación y documentación

Conserve una comunicación con el CECOM, para mantener enterado al hospital de sus hallazgos e intervenciones para mejora el estado del paciente.

Anuncios

Evaluación continua – lesiones por calor


Evaluación continua

Observe con cuidado las condiciones de su paciente, en busca de algún deterioro; cualquier reducción en el nivel de conciencia es un mal signo, revise los signos vitales del paciente por lo menos cada 5 minutos.  Evalúe la eficacia de sus intervenciones, y tenga cuidado de no ocasionar temblores cuando enfríe a un paciente con problemas de calor.  Tiritar genera más calor y puede ocurrir cuando el enfriamiento no se vigila con cuidado.

Evaluación continua – emergencias respiratorias


Evaluación continua

Es necesario vigilar de cerca a los pacientes con falta de aire.  Repita su evaluación inicial. ¿Ha habido algún cambio en la condición del paciente?  Tome los signos vitales por, lo menos cada cinco minutos, a un paciente inestable o después de utilizar un inhalador, o si lo prefiere en ambos casos.  Si la condición del paciente es estable y no existen amenazas para la vida, deberán obtener los signos vitales, por lo menos cada 15 minutos.  Realice una reevaluación enfocada del sistema respiratorio, pregunte al paciente si el tratamiento hizo alguna diferencia.  Observe el pecho del paciente para reconocer si aún está utilizando los músculos accesorios al respirar.  Escuche el patrón de habla del paciente.  Tengan en mente que este puede empeorar en lugar de mejorar, y prepárese para dar ventilación asistida con un dispositivo BVM.

Después de ayudar al paciente con el tratamiento del inhalador, transpórtelo al departamento de urgencias; mientras va en camino, continúe con la evaluación de la respiración del paciente, intente hablarle para tranquilizarlo y continúe aplicando oxígeno suplementario.

A %d blogueros les gusta esto: