Archivos de etiquetas: emergencias diabeticas

Relación con el cuidado de la vía aérea – emergencias diabeticas


Relación con el cuidado de la vía aérea

Los pacientes con estado mental alterado, en particular aquellos que son difíciles de despertar, se encuentran en riesgo de perder su reflejo nauseoso.  Cuando dicho reflejo no funciona, los paciente no pueden rechazar los materiales o cuerpos extraños de su boca, incluido su vómito, además su lengua, con frecuencia se relaja y obstruye la vía aérea.  En consecuencia, deberá vigilar con cuidado la vía aérea del paciente con hipoglucemia, coma diabético o con una complicación diabética, como un evento vascular cerebral o de convulsión.  Coloque al paciente acostado en posición lateral de seguridad y tenga la unidad de succión disponible.

Estado mental alterado – emergencias diabeticas


Estado mental alterado

Aunque el estado mental alterado con frecuencia es producto de las complicaciones diabéticas, también hay una serie de afecciones que lo causan, entre ellas están el envenenamiento, parte del estado post-convulsivo, infecciones, lesiones en la cabeza y niveles reducidos de oxígeno.   En la diabetes, el estado mental alterado, puede ser producto de la hipoglucemia o cetoacidosis.

Inicie la atención médica de urgencia del estado mental alterado asegurándose de que la vía aérea este libre.  Prepárese para proporcionar ventilaciones artificiales si es necesario y succión en caso de que el paciente vomite, proporcione transporte rápido

Convulsiones – emergencias diabeticas


Convulsiones

Aunque éstas rara vez son mortales, deberá considerarlas muy graves, incluso en paciente con un historial de convulsiones crónicas.  Las convulsiones breves prolongadas pueden ser producto de fiebre, infecciones, envenenamientos, hipoglucemia, traumatismo o reducciones del nivel de oxígeno.  Asimismo, pueden ser idiopáticas o de causas desconocidas, en los niños.  Aunque las convulsiones breves no son dañinas, pueden iniciar un padecimiento más peligroso y potencialmente mortal.  Dado que las convulsiones pueden ser producto de una lesión en la cabeza, considere el trauma como una causa.  En el paciente diabético también deberá considerar la hipoglucemia.

La atención médica de urgencia de las convulsiones, incluye asegurarse de que la vía aérea este abierta y libre y en colocar al paciente sobre su costado siempre y cuando no tenga traumatismo cervical o espinal.  No intente colocar nada en la boca del paciente, es decir ni un baja lenguas ni una cánula oral.  Asegúrese de tener un equipo de succión listo en caso de que el paciente vomite.  Proporcione respiración artificial si el paciente está cianótico o si su respiración parece inadecuada, y transpórtelo con rapidez.

PROBLEMAS ASOCIADOS A LA DIABETES


15.6 PROBLEMAS ASOCIADOS A LA DIABETES

Las afecciones asociadas con la diabetes, incluyen convulsiones, estado mental alterado y problemas en la vía aérea.  Recuerde considerar las urgencias diabéticas en paciente que se presenten con estas emergencias, algunas de ellas son las convulsiones, el estado mental alterado y el alcoholismo entre otros.

COMPLICACIONES DE LA DIABETES


15.5 COMPLICACIONES DE LA DIABETES

La diabetes es un padecimiento sistémico que afecta todos los tejidos del cuerpo, en especial riñones, ojos, arterias pequeñas y los nervios periféricos.  En consecuencia, es probable que le llamen para tratar paciente con una diversidad de complicaciones de la diabetes, como son las enfermedades cardiacas trastornos visuales insuficiencia renal, evento vascular cerebral y úlceras o infecciones en los pies.  Con la excepción del ataque cardíaco y el evento vascular cerebral, la mayoría de las complicaciones no serán una emergencia aguda; considerando que la diabetes es un riesgo mayor para la enfermedad cardiovascular, siempre deberá sospechar que las personas diabéticas presentan el potencial para un ataque cardiaco, en particular los pacientes mayores, incluso cuando no se presentan con el síntoma clásicos como dolor de pecho.

Atención de urgencias para emergencias diabéticas


15.4 ATENCIÓN DE URGENCIAS PARA EMERGENCIAS DIABETICAS

Administración de glucosa oral

La glucosa oral, es un gel comercial que se disuelve en la boca.  Un tubo de gel, tipo pasta de dientes, equivale a una dosis.  Los nombres comerciales para el gel, incluyen Glucose e Insta-Glucose, en algunos países.

El gel de glucosa actúa para aumentar los niveles de glucosa sanguínea del paciente.  Si su sistema lo autoriza, deberá, administrar el gel de glucosa a cualquier paciente con estado reducido de conciencia con antecedentes diabéticos.  La únicas contraindicaciones para la glucosa son: la incapacidad para deglutir o la inconsciencia, debido a que puede ocurrir una aspiración de la sustancia por la vía aérea.  La glucosa oral por sí misma carece de efectos secundarios, si se administra de manera adecuada; no obstante, el riesgo de aspiración de un paciente que carece del reflejo nauseoso, puede ser peligroso.  Un paciente consciente e incluso confundido que en realidad no necesita la glucosa, no será dañado por esta.  Por lo tanto, no dude en administrarla bajo estas circunstancias.

Como siempre asegúrese de usar guantes antes de colocar cualquier cosa en la boca del paciente.  Una vez que haya confirmado que el paciente está consciente y que es capaz de deglutir, y que le hayan dado una orden en línea o fuera de línea, siga estos pasos para administrar la glucosa oral:

  1. Examine el tubo para asegurarse de que no está abierto ni roto y verifique la fecha de caducidad o vencimiento.
  2. Coloque una cantidad abundante sobre el tercio inferior de un baja lenguas.
  3. Abra la boca del paciente
  4. Coloque el baja lenguas sobre las membranas mucosas entre la mejilla y la lengua, con el gel del lado de la mejilla. Una vez el gel se disuelve, o si el paciente pierde la conciencia, o presenta una convulsión, retire el baja lenguas.  Repita esto, hasta utilizar todo el tubo.  Observe que el paciente no debe deglutir la glucosa, ya que esta actúa con mayor rapidez si se disuelve en la boca.

Reevalúe la condición del paciente con regularidad, después de administrar la glucosa, incluso si ve una rápida mejoría.  Esté pendiente si se presentan problemas en la vía aérea, pérdida de conciencia o convulsiones.  Proporcione transporte rápido al hospital; no lo retrase solo para administrar la glucosa oral

Comunicación y documentación – emergencias diabeticas


Comunicación y documentación

Determinar si el nivel de glucosa es demasiado elevado o bajo en un paciente con diabetes conocida, puede ser difícil cuando los signos y síntomas son confusos y carecen de un modo de medir el valor real de la glucosa sanguínea.  En estas situaciones, lleve a cabo una evaluación a fondo y comuníquese con él con el hospital, para que éste le ayude a aclarar los signos y síntomas.  El hospital deberá ser su recurso de apoyo, que le ayude a resolver situaciones y le proporcione orientación sobre cómo tratar al paciente.

Su informe es el único documento legal con el que cuenta, para constatar que se proporcionó la atención adecuada.  Documente con claridad los resultados de su evaluación y la base de su tratamiento.  Los pacientes que rechazan el transporte debido a que los “curó” con la glucosa oral, deberán recibir aprobación del hospital a través de la radio e incluso otra documentación más complicada.  Siga sus protocolos locales para los pacientes que rechazan el tratamiento o transporte.

Evaluación continua – emergencias diabeticas


Evaluación continua

Es importante reevaluar al paciente diabético con frecuencia, para determinar los cambios.  ¿Hay alguna mejoría en el estado mental del paciente? ¿Aún mantiene de forma adecuada los ABC?  ¿Cómo ha respondido a las intervenciones realizadas?  ¿En qué medida se deben modificar o ajustar las intervenciones?

En muchos pacientes con diabetes notara una mejoría marcada con el tratamiento apropiado.  Documente cada evaluación, sus resultados, la hora en que realizó la intervención y cualquier cambio en la condición del paciente.  Base su administración de glucosa en lecturas seriadas si tiene acceso a un glucómetro.  Si no cuenta con él, el deterioro en el estado de conciencia, le indicará la necesidad proporcionar más glucosa.  Recuerde que siempre tendrá en cuenta los protocolos de servicio y las órdenes vigentes para el uso del glucómetro y la administración de glucosa.

Intervenciones – emergencias diabeticas


Intervenciones

Si su paciente está consciente, y es capaz de deglutir sin riesgo de aspiración, deberá alentarlo para que beba jugo o leche u otro líquido que contenga azúcar.  Si se lo permite el protocolo local, también deberá administrarle un gel de azúcar altamente concentrado, el cual se administra entre la mejilla y las encías del paciente y se aplicará por medio de un baja lenguas.  Por lo general, el paciente recobrará su estado de conciencia y estará un poco más alerta en cuestión de minutos.

Si su paciente está inconsciente, o si hay cualquier riesgo de aspiración, necesitará glucosa IV, la cual no está autorizado a administrar.  Su responsabilidad en este caso será proporcionar un transporte rápido al hospital, donde se dará atención adecuada.  Si trabaja en un sistema de niveles, los TEM-TUM-TES- intermedios y avanzados, serán capaces de iniciar un acceso intravenoso y administrar glucosa por esa vía.

Si no hay nadie más presente y sabe que el paciente inconsciente tiene diabetes, deberá emplear su conocimiento de los signos y síntomas, para decidir si el problema es coma diabético o choque insulínico.  Sin embargo, recuerde que esta evaluación no deberá impedirle proporcionar tratamiento y un transporte lo más pronto posible.  La prioridad será la respiración del paciente: respiraciones profundas, tipo suspiro, con el coma diabético y respiraciones normales o rápidas en el choque insulínicos.  El paciente diabético que está inconsciente y presenta convulsiones, tiene mayor probabilidad de estar en choque insulínicos.

Tenga en mente que cualquier paciente inconsciente puede presentar diabetes aún no diagnosticada.  En pacientes con estado mental alterado, cabe la posibilidad de determinar, sin este conocimiento previo, trate al paciente como lo haría con cualquier otro individuo inconsciente.  Proporciones atención médica de urgencia en particular el manejo de la vía aérea y proporcione transporte rápido.   En el departamento de urgencias, la diabetes y sus complicaciones se pueden diagnosticarse con rapidez.

Un paciente en choque insulínicos (inicio rápido de estado mental alterado, hipoglucemia), requiere glucosa de inmediato y un paciente en coma diabético (acidosis, deshidratación, hiperglucemia) necesita insulina y terapia IV con líquidos.  Estos pacientes requieren de transporte rápido al hospital para recibir atención médica adecuada.

Para el paciente consiente en choque insulínicos, los protocolos por lo general recomiendan glucosa oral, ya que este azúcar revertirá la reacción en unos minutos, no tema administrar demasiada glucosa.  El problema por lo general no se resolverá con tan solo un sorbo de jugo.  Con frecuencia, se requiere de una barra entera de chocolate o un vaso entero de jugo endulzado.  No proporcione bebidas sin azúcar, endulzadas con sacarina u otros compuestos edulcorantes sintéticos, puesto que tendrán poco o ningún efecto. Incluso recuerde que si el paciente responde después de recibir glucosa, aún puede requerir de algún tratamiento adicional, por lo tanto, deberá transportarlo al hospital lo más pronto posible.

Cuando tenga cualquier duda al respecto, si un paciente inconsciente con diabetes está en choque insulínicos o en coma diabético, la mayoría de los protocolos indican que se debe administrar glucosa aun cuando es posible que el paciente tenga cetoacidosis diabética.  Los choques insulínicos sin tratar darán como resultado la pérdida de la conciencia y puede ocasionar con rapidez daño cerebral importante o la muerte.  La condición de un paciente en choque insulínicos es mucho más crítica y tiene mayor probabilidad de causar problemas permanentes, cuando se compara con la de un paciente con cetoacidosis diabética.  Más aún, la cantidad de azúcar que se administra, típicamente al paciente con choque insulínicos, tiene pocas probabilidades de hacer que un paciente con cetoacidosis diabética, empeora de modo significativo.  Si tiene dudas, consulte a la dirección médica.

Signos vitales iniciales – emergencias diabeticas


Signos vitales iniciales

Obtenga los signos vitales completos, incluida la medicación del nivel de glucosa en sangre del paciente por medio de un glucómetro o tiras de prueba, si cuenta con ellas.

En la hipoglucemia, las respiraciones son normales a rápidas, el pulso es débil y rápido y es típico que la piel este pálida, húmeda y pegajosa, con una tensión arterial baja.

En la hiperglucemia, las respiraciones son profundas y rápidas, el pulso es rápido y se acerca a una frecuencia normal a rápida y la piel este caliente y seca con la tensión arterial normal.  En ocasiones la tensión arterial puede ser baja.

Es fácil identificar signos vitales anormales, cuando sabemos que el nivel de glucosa en sangre es demasiado alto o bajo, recuerde que el paciente puede tener signos vitales anormales y un valor normal de glucosa; cuando este es el caso, algo más puede ser la causa del estado mental alterado del paciente, del vómito y de otros problemas.

A %d blogueros les gusta esto: