Archivos de etiquetas: dolor

Dislocaciones – Luxaciones


Dislocaciones – luxaciones

A veces, una articulación dislocada se reduce o retorna a su posición normal de manera espontánea antes de su evaluación.  En esta situación, solo podrá confirmar la dislocación tomando el historial del paciente.  Sin embargo, con frecuencia las lesiones de los ligamentos de soporte y la cápsula son tan intensas que las superficies articulares permanecen por completo separadas entre sí.  Una dislocación que no se reduce espontáneamente es un problema serio.  Los extremos de los huesos pueden estar trabados en una posición desplazada, haciendo muy difícil y muy doloroso cualquier intento de movimiento de la articulación.  Las articulaciones dislocadas comúnmente incluyen a los dedos, el hombro, el codo y la rodilla o rótula.

Los signos y síntomas de una articulación dislocada son similares a los de una fractura:

  • Notable deformidad
  • Edema
  • Dolor que es agravado con cualquier intento de movimiento
  • Hipersensibilidad a la palpación
  • Pérdida prácticamente completa del movimiento normal de la articulación llamada articulación trabada
  • Adormecimiento o deterioro de la circulación en el miembro o dedo.

Signos y síntomas – fracturas


Signos y síntomas

Debe sospechar de una fractura si está presente uno o más de los siguientes signos en un paciente que tiene una historia de lesión y manifiesta dolor:

Deformidad

El miembro puede parecer acortado, girado o angulado en un punto en el que no hay articulación.  Use siempre el miembro opuesto como una imagen de espejo para comparar.

Hipersensibilidad

Punto de sensibilidad o hipersensibilidad en el punto a la palpación en la zona de la lesión, es el indicador más confiable de una fractura subyacente, aunque no le dice el tipo de fractura.  Asegúrese de usar guantes si hay alguna herida expuesta.

Defensa

La incapacidad para usar la extremidad es la forma del paciente de inmovilizar y minimizar el dolor.  Los músculos alrededor de la fractura se contraen en un intento de prevenir cualquier movimiento del hueso roto.  La defensa no se produce con todas las fracturas, algunos pacientes, pueden continuar usando la parte lesionada por algún tiempo.  Ocasionalmente, las fracturas no desplazadas son menos dolorosas y el daño en los tejidos blandos es mínimo.

Defensa

La edematización rápida, suelo indicar hemorragia de una fractura y es seguida típicamente por dolor sustancial.  Con frecuencia, si la edematización es intensa, puede enmascarar la deformidad del miembro.  Varias horas después de una lesión, puede producirse una edematización generalizada por acumulación de líquido.

Contusiones

Las fracturas casi siempre se asocian con equimosis o moretones de los tejidos blandos circundantes.  Las contusiones pueden presentarse después de casi cualquier lesión y pueden tardar horas en desarrollarse; no son específicas de lesiones de los huesos o articulaciones.  La alteración de color asociada con las lesiones agudas, suele ser enrojecimiento, como puede haber visto en alguien que ha recibido un golpe.  En horas a días aparecerán colores azul, morado y negro, seguidos por amarillos y verdes.

Crepitación

Puede sentirse, y a veces escucharse, una sensación de fricción o moledura, conocida como crepitación, que ocurre cuando los extremos fracturados del hueso se fraccionan entre sí.

Movimiento falso

Llamado también movimiento libre, este es un movimiento en un punto en el miembro donde no hay una articulación.  Es una indicación positiva de una fractura.

Fragmentos expuestos

Ocurre cuando en las fracturas expuestas, los extremos del hueso pueden hacer protrusión a través de la piel o ser visibles dentro de la herida.

Dolor

La presencia de dolor junto con la hipersensibilidad en las contusiones, ocurre en asociación con las fracturas.

Articulación trabada

Una articulación que está trabada en alguna posición es difícil y dolorosa si se trata de mover.  Tenga en cuenta que la crepitación y el movimiento falso solo aparece cuando el miembro es movilizado o manipulado, y se asocian con lesiones que son en extremo dolorosas.  No manipule el miembro excesivamente en un esfuerzo por producir estos signos.

Traumatismos contusos – lesiones del ojo


Traumatismos contusos

El traumatismo contuso puede causar varias lesiones serias del ojo, que van desde el “ojo morado”, es el resultado de la hemorragia del tejido que rodea la órbita, hasta un globo ocular lesionado de gravedad.

Puede ver una lesión llamada hifema, o hemorragia en la cámara anterior del ojo, que oscurece parte del iris o su totalidad.

Esta lesión es común en traumatismos contusos y puede perturbar seriamente la visión.  Veinticinco por ciento de los hifemas son lesiones del globo ocular, es una lesión seria del ojo.  Cubra el ojo para protegerlo de más daño y proporcione transporte al hospital para la evaluación médica especializada y adicional.

El traumatismo contuso también puede causar fractura de la órbita, en particular de los huesos que forman el piso y soporte del globo ocular.  Esta lesión se llama fractura estallada.  Los fragmentos de hueso pueden atrapar algunos de los músculos que controlan los movimientos de los ojos, provocando visión doble.

Cualquier paciente que refiera dolor, visión doble o disminución de la visión después de una lesión contusa, debe colocarse en una camilla y transportarse con prontitud al departamento de urgencias.  Proteja el ojo de un daño adicional con un escudo ocular metálico; cubra el otro ojo para minimizar el movimiento del lado lesionado.

Otro posible resultado de una lesión contusa del ojo, es el desprendimiento de la retina.  Esta lesión se ve con frecuencia en deportes, en especial en boxeo.  Es indolora, pero produce destellos, visión de manchas o “moscas volando” sobre una nube o sombra en la visión del paciente.  Como la retina está separada de la coroides que la nutre, esta lesión requiere de una pronta atención médica para preservar la visión.

25.3 EVALUACIÓN DE LA LESIONES DE LOS OJOS


25.3 EVALLUACION DE LA LESIONES DE LOS OJOS

Las lesiones de los ojos son comunes, sobre todo en los deportes.  La lesión del ojo puede producir serias complicaciones durante toda la vida, incluyendo la ceguera.  Un tratamiento de urgencias adecuado, minimizara el dolor y puede muy bien, ayudar a prevenir la perdida permanente de la vista.

En un ojo normal no lesionado, es visible la totalidad del círculo del iris, por lo general las pupilas son redondas, de igual tamaño y reaccionan en igual forma cuando se exponen a la luz.

Por lo general las pupilas son redondas, de igual tamaño y reaccional de forma igual ante la luz.

Ambos ojos se mueven juntos en la misma dirección siguiendo el movimiento del dedo.  Después de una lesión, con frecuencia la reacción o forma de la pupila y el movimiento del ojo están perturbados.  Cualquiera de estos trastornos, debe hacerle sospechar de una lesión del globo ocular o de sus tejidos anexos.  No obstante, recuerde que las reacciones pupilares anormales a veces son un signo de lesión encefálica más que de una lesión de los ojos.

Tratamiento del choque psicogénico


Tratamiento del choque psicogénico

En un caso no complicado de desmayo, una vez que el paciente se colapsa y queda supino, por lo general, la circulación del encéfalo se restaura y con ello un estado de funcionamiento normal.  Recuerde que el choque psicogénico puede empeorar de manera significativa como otros tipos de choque.  Si el ataque ha causado la caída del paciente, debe buscar posibles lesiones, especialmente en personas de edad avanzada.  Sin embargo, también debe evaluar de forma minuciosa al paciente por cualquier otra anormalidad.  Si después de recuperar la conciencia, el paciente es incapaz de caminar sin debilidad, tiene mareo o dolor, debe sospechar de otro problema, como una lesión de la cabeza y debe transportar al paciente de inmediato.

Asegúrese de registrar sus observaciones iniciales de signos vitales y nivel de consciencia.  Además, intente obtener información de los espectadores, si el paciente se quejó de algo antes de desmayarse, y cuando tiempo estuvo inconsciente.

Signos y síntomas – hemorragia interna


Signos y síntomas

El síntoma más común de una hemorragia interna es el dolor.  El sangrado interno significativo, por lo general producirá hinchazón en el área de la hemorragia.  La hemorragia intra-abdominal, causara con frecuencia dolor y distensión.  La magulladura es un signo de hemorragia interna, esta es muy común en las lesiones de la cabeza, las extremidades y lesiones pélvicas, y también puede ser un signo de traumatismo abdominal significativo.  La hemorragia en el tórax puede causar disnea, taquicardia e hipotensión.  La correcta denominación de una magulladura es contusión o equimosis.

El hematoma, es una masa de sangre en los tejidos blandos, debajo de la piel, que indica una hemorragia y puede ser el resultado de una lesión menor o grave según sea el caso.  La magulladura o equimosis, puede no estar presente al principio y es posible que el único signo de traumatismo pélvico o abdominal grave sea el enrojecimiento, abrasiones de la piel o dolor.

La hemorragia de una abertura corporal, aunque sea leve, es grave.  Suele indicar una hemorragia interna que no es fácil de ver ni controlar.  La hemorragia de sangre brillante den boca, recto o en la orina, puede sugerir una lesión interna o una enfermedad.  La hemorragia vaginal no menstrual siempre es significativa.

Otros signos y síntomas de hemorragia interna en enfermos tanto de trauma como médicos. Incluyen los siguientes:

  • Hematemesis: esta es sangre vomitada, esta puede ser de color rojo brillante o rojo oscuro; si ha sido parcialmente digerida puede verse como vomito de asientos o cuncho de café.
  • Melena: es la evacuación negra alquitranada y fétida que contiene la sangre digerida.
  • Hemoptisis: es sangre de color rojo brillante que es expectorada por el paciente.
  • Dolor, hipersensibilidad, equimosis e hinchazón, son signos que pueden significar que una fractura cerrada está sangrando.
  • Fracturas costales, equimosis sobre la parte inferior del tórax o un abdomen rígido, distendido, son signos y síntomas que pueden indicar un bazo o hígado lacerado. Los pacientes con una lesión en cualquiera de los órganos pueden tener dolor referido: en el hombro derecho (hígado) o izquierdo (bazo).  Debe sospechar de hemorragia abdominal interna en un paciente con dolor referido.

El primer signo de choque hipovolémico o hipoperfusión, es un cambio en el estado mental; como ansiedad, inquietud o combatividad.  En pacientes no traumatizados, la debilidad, desmayo o mareos al estando de pie, son otros síntomas tempranos.  Los cambios en el color de la piel o palidez, se ven con frecuencia en pacientes tanto traumatizados como médicos.

Los dignos tardíos de hipoperfusión que sugieren hemorragia interna incluyen los siguientes:

  • Taquicardia.
  • Debilidad, desmayos o mareos en reposo.
  • Sed.
  • Nauseas o vomito
  • Piel fría, húmeda o viscosa
  • Respiración rápida y superficial
  • Ojos apagados.
  • Pupilas levemente dilatadas, lentas en respuesta a la luz.
  • Llenado capilar en lactantes y niños mayor de 2 segundos
  • Pulso débil y rápido o filiforme
  • Tensión arterial decreciente
  • Alteraciones del nivel de conciencia

Los pacientes con estos signos y síntomas, están en riesgo y por consiguiente pueden estar en peligro.  Aun si la hemorragia se detiene, puede comenzar de nuevo en cualquier momento.  Por lo tanto es necesario el traslado inmediato.

Examen físico detallado -ahogamiento y buceo


Examen físico detallado

Si el tiempo y el personal lo permiten, completar un examen físico detallado en camino al hospital; un examen cuidadoso de cabeza a pies, puede revelar lesiones adicionales no observadas en un inicio.  Examine al paciente en busca de compromiso respiratorio, circulatorio y neurológico.  Un examen minucioso de las funciones circulatorias, sensoriales y motoras distales, será muy útil para evaluar el alcance de la lesión.  Examine los pulsos periféricos, el color y manchado de la piel, si hay comezón, dolor, parestesias o adormecimientos y hormigueo.

14 ABDOMEN AGUDO


14 ABDOMEN AGUDO

El dolor abdominal es una queja común, pero frecuentemente la causa es difícil de identificar, incluso para un médico.  Como TEM-TUM-TES-B, no es necesita determinar la causa exacta de dolor abdominal agudo, basta con que sea capaz de identificar un problema mortal y que actúe de forma rapidez dando una respuesta.  Recuerde, que el paciente siente dolor y es probable que también sienta ansiedad, lo cual requerirá de toda nuestra capacidad de una evaluación rápida y de apoyo emocional.

Cabeza, cuello y columna cervical – examen fisico


Cabeza, cuello y columna cervical

Inspeccione en busca de anormalidades en la cabeza, cuello y columna cervical.  Palpe cuidadosamente la cabeza y parte posterior del cuello buscando la posible presencia de cualquier dolor, deformidad, hipersensibilidad, crepitación o hemorragia.

La crepitación es la sensación de ruidos o fragmentación que se percibe o escucha cuando dos extremos de huesos rotos se frotan entre sí.  Pregunte al paciente consciente si siente algún dolor o hipersensibilidad.  A continuación palpe y examine el cuello buscando signos de traumatismo, deformidades, abultamientos, edemas, contusiones o hemorragias.  Puede que encuentre sonidos de crepitación producidos por burbujas de aire debajo de la piel, conocidos también como enfisema subcutáneo

Es importante examinar en particular el cuello antes de cubrirlo con un collar cervical.  Además, en un paciente sentado en un ángulo de 45°, que no se sospecha una lesión de la columna vertebral, inspeccione la presencia de venas yugulares pronunciadas o distendidas; este es un hallazgo normal en una persona acostada, sin embargo la distención venosa yugular en un paciente que está sentado sugiere un problema con el retorno de la sangre al corazón.  Informe y registre sus hallazgos cuidadosamente, no se mueva al siguiente paso, hasta que tenga la seguridad de que el la vía aérea está segura y ha iniciado o continuado una inmovilización vertebral.

FUNCIONES DE LA PIEL


FUNCIONES DE LA PIEL

El principal órgano regulador de la temperatura es la piel.  Los vasos sanguíneos de la piel se constriñen cuando el cuerpo está en frio, o se dilatan cuando está en ambiente caliente.  En un ambiente frio,  la constricción de los vasos sanguíneos desvía a sangre, alejándola de la piel, para disminuir la cantidad de calor irradiado de la superficie corporal.

Cuando el ambiente exterior es caliente, los vasos se dilatan, la piel se vuelve rubicunda o roja y se irradia calor de la superficie corporal.

Además, en el ambiente cálido, las glándulas sudoríparas secretan sudor a la superficie de la piel; la evaporación  del sudor requiere de energía la cual,  es tomándola del cuerpo como calor corporal en el proceso de evaporación, lo que hace que la temperatura del cuerpo baje.

La traspiración sola no reduce la temperatura corporal, pues debe producirse también evaporación del sudor.

La información sobre el ambiente es enviada al encéfalo por un rico abastecimiento de nervios sensitivos que se origina en la piel.    Las terminaciones nerviosas que están situadas en la piel, están adaptadas para recibir y transmitir información sobre calor, frio, presión externa y posición del cuerpo en el espacio; la piel reconoce así, cualquier cambio  en el ambiente.  La piel reacciona también a la presión, el dolor, y los estímulos placenteros.

A %d blogueros les gusta esto: