Archivos de etiquetas: dispositivo BVM

20.7 EVALUACIÓN Y REANIMACIÓN NEONATALES


20.7 EVALUACIÓN Y REANIMACIÓN NEONATALES

Antes de manejar a un neonato, recuerde que debe usar guantes y seguir las precauciones ASC.  Tan pronto nazca él bebe, beberá completar una evaluación inicial.  Por lo general, un neonato comenzara a respirar de modo espontaneo en 15 o 20 segundos después de nacer.  Sin no es así, golpee o de capirotazos suaves en las plantas de los pues, o frote su espalda, para estimular la respiración.  Si el recién nacido no respira después de 10 o 15 segundos, inicie los esfuerzos de respiración.  Deberá emplear el mismo sistema de calificación, que emplean los médicos en los hospitales para evaluar el estado del bebe: escala Apgar.   Este sistema asigna una calificación numérica (0,1 o 2) a cada una de las cinco áreas de actividad del recién nacido:

  • Apariencia: poco después del nacimiento, la piel de un neonato de piel clara o las membranas mucosas de la piel oscura, deberán tornarse rosadas. Es frecuente que los neonatos tengan cianosis en las extremidades durante unos minutos después del nacimiento, pero las manos y los pies deberán tornarse rosadas con rapidez.  El color azulado de la piel o de las mucosas generalmente señala cianosis central.
  • Pulso: si no está disponible un estetoscopio, puede medir las pulsaciones con sus dedos en el cordón umbilical o en la arteria braquial. Desde luego un bebe sin pulso requiere RCP inmediata.
  • Gestos o irritabilidad: las muecas, llanto o alejamiento en respuesta a los estímulos, resultan normales en un neonato e indican que el recién nacido va bien. La manera de probar esto es dando un ligero golpe con el dedo en la planta del pie del bebe.
  • Actividad o tono muscular: el grado del tono muscular, indica la oxigenación de los tejidos del recién nacido. Normalmente las caderas y rodillas están flexionados al nacer y en cierto grado el neonato se resistirá a los intentos de estirarlas.  Un recién nacido no debe parecer un trapo ni estar desmadejado.
  • Respiraciones: en forma normal las respiraciones del recién nacido son regulares y rápidas con llanto fuerte y bueno. Si las respiraciones son lentas, superficiales o trabajosas, o si el llanto es débil es posible que el recién nacido tenga insuficiencia respiratoria y deba ser asistido con ventilación.  La ausencia completa de respiraciones o llanto es obviamente un signo grave; además de las ventilaciones asistidas es posible que sea necesaria la RCP.

El total de los cinco números es la puntuación Apgar.  La calificación perfecta es 10.  La puntuación Apgar deberá calcularse en el primer minuto después del nacimiento y cinco minutos después de este.  La mayoría de los neonatos tendrán una calificación entre 7 u 8 en el primer minuto y de 8 a 10 después de cuatro minutos.  El cuadro siguiente muestra como calcular la puntuación Apgar.

SISTEMA DE PUNTUACIÓN APGAR

Área de actividad

2 1

0

Apariencia Todo el bebe se ve rosado El cuerpo es rosado pero las manos y los pies permanecen azules Todo el bebe se ve azul o pálido
Pulso Más de 100 latidos por minuto Menos de 100 latidos por minuto Pulso ausente
Gestos o irritabilidad Llora y trata de mover el pue alejándolo del dedo que le golpeo la planta. emite un grito débil en respuesta a estimulo no llora ni  reacciona al estimulo
Actividad o tono muscular Se resiste a los intentos por estirarles su cadera y rodillas Hace intentos débiles por resistir al estiramiento Está totalmente desgonzado , sin tono muscular
Respiración Respiraciones rápidas Respiraciones lentas Ausencia de respiración

Tenga en cuenta si asistió al nacimiento o llego y se encontró con que el parto ya había tenido lugar.  Ahora tiene dos pacientes que requieren evaluación y cuidados: la madre y el neonato.  Siga estos pasos para evaluar al recién nacido:

  1. Calcule con rapidez la puntuación Apgar, para establecer los valores iniciales de las funciones vitales del bebe.
  2. La succión y estimulación, deben dar como resultado un aumento inmediato en las respiraciones. Si no es así, deberá iniciar la ventilación artificial de acuerdo con los protocolos SVB.  A diferencia de los adultos, que pueden tener un paro súbito, los neonatos que tienen problemas por lo general un paro respiratorio primero.  Por lo tanto es esencial mantener al recién nacido con ventilación y oxigenación adecuadas.
  3. El recién nacido respira bien, deberá revisar la frecuencia del pulso por palpación en la arteria braquial braquial o las pulsaciones del cordón umbilical. Esta frecuencia deberá ser de por lo menos 100 latidos por minuto.  Si no es así, inicie la ventilación artificial; esta por si sola puede incrementar la frecuencia del pulso del bebe, re evalúe las respiraciones y la frecuencia cardíaca por lo menos cada 30 segundos para asegurarse de que la velocidad del pulso aumenta y que las respiraciones vuelen a ser espontaneas.
  4. Evalúe el color de la piel del recién nacido en busca de cianosis central. Si la encuentra, administre oxígeno a flujo elevado (10ª 15 L/min) mediante tubos de oxigeno que se sostienen cerca de la cara del neonato.
  5. Recuerde que ahora tiene dos pacientes.  Deberá solicitar una segunda unidad lo más pronto posible si determina que el recién nacido tiene problemas.
Medidas de rescate para un recién nacido que no respira
Evaluación de apoyo ·         Temperatura (caliente y seco)

·         Vía Aérea (posición y succión)

·         B – respiración (estimular el llanto)

·         Circulación (frecuencia cardiaca y color)

Intervenciones de soporte vital básico ·         Seque y caliente al bebe

·         Limpie la vía aérea con una perilla o jeringa

·         Estimule al neonato sino responde

·         Use un dispositivo BVM para ventilar al neonato si es necesario.  Esto se requiere en muy cosas ocasiones.

·         Realice compresiones del pecho si no hay pulso.

Para evaluar la respiración de un recién nacido, observe si este está llorando.  El llanto es prueba de que el bebe respira.  La respiración de un neonato puede ser ligeramente irregular, esto es normal, los jadeos y gruñidos, por lo general son signos de incremento en el trabajo respiratorio y de dificultad respiratoria.

Si la respiración del bebe no es visible, este requiere intervención inmediata.  En ocasiones es posible estimular la respiración con solo tocar al recién nacido y succionar.  Si el bebe aun jadea después de secarlo y succionarlo, es probable que una mayor estimulación no mejore la ventilación.  Si la estimulación no es eficaz o el bebe aun jadea, se requerirá den ventilación asistida.

En situaciones en las cuales se requieren ventilaciones asistidas, empleara un dispositivo BVM, para neonatos.  Cubra la boca y nariz del recién nacido con la mascarilla e inicie la ventilación con oxígeno de flujo elevado a una velocidad de 40 a 60 respiraciones/ por minuto. Asegúrese de tener un buen sello entre mascarilla y cara.  Emplee presión suave para hacer que el pecho se levante con cada respiración.  En un inicio, es posible que sea necesario derivar la válvula de sobre presión para lograr esto.

Si la ventilación asistida tuvo éxito, usted podrá ver ambos lados del pecho elevarse y escuchar los sonidos respiratorios.  Después de 30 segundos de ventilaciones adecuadas, evalúe la frecuencia cardíaca.  Si esta es de por lo menos 100 latidos por minuto y el recién nacido respira de modo espontaneo, puede detener la ventilación asistida.  No la detenga de repente; disminuya de modo paulatino la frecuencia y presión de las ventilaciones para determinar si el recién nacido continuara con una respiración adecuada por sí mismo.  Si no es así, mantenga la ventilación asistida hasta que lo haga.  Es posible que estimular con suavidad al neonato mediante la frotación le ayudará a mantener sus respiraciones.

Si la frecuencia cardiaca es menor de 60 latidos por minuto y no aumenta con la ventilación, continúe con la ventilación asistida e inicie las compresiones cardiacas.  Aunque este recién nacido tenga pulso, la frecuencia cardiaca y la salida de sangre del corazón no son adecuadas para las necesidades de un recién nacido.

Hay dos maneras de dar compresiones de pecho a un neonato.  Siga los pasos de las destrezas de la gráfica que indican el método preferencias:

  1. Encuentre la posición adecuada: un dedo por debajo de la línea imaginaria trazada entre los pezones, en el tercio medio del esternón.
  2. En un neonato a término de tamaño normal, coloque ambas manos rodeando el cuerpo del bebe de manera que sus pulgares estén lado a lado, apoyados en el tercio medio del esternón y el resto de sus dedos rodeen el tórax. En bebes prematuros o muy pequeños es posible que tenga que colocar un pulgar sobre el otro para realizar las compresiones de pecho.
  3. Presione ambos pulgares con suavidad contra el esternón. El pecho del recién nacido es fácil de comprimir.  Utilice solo la fuerza suficiente para comprimir el esternón un tercio de profundidad del pecho o sea de 0.5 a 1.5 centímetros.

Si sus manos son demasiado pequeñas para rodear el pecho, deberá usar los dedos medio y anular de una mano para hacer las compresiones, mientras su otra mano sostiene la espalda del bebe.

Durante la pausa después de cada tercera compresión, se aplica la ventilación con un dispositivo BVM.  Deberá aplicar 100 compresiones y 20 ventilaciones por minuto para obtener un total de 120 “eventos” por minuto.  Tenga en cuenta que la ventilación es absolutamente crucial para el éxito en la reanimación del neonato.

Si el recién nacido no comienza a respirar por sí mismo o no tiene una frecuencia cardíaca adecuada, continúe la RCP en camino al hospital.  Una vez que se inicia la RCP no se debe detener hasta que el neonato responda con respiraciones y ritmo cardíaco adecuado o un médico lo declare muerto.  ¡”No se de por vencido!  Muchos neonatos han sobrevivido sin daño cerebral después de periodos prolongados de una RCP eficaz.  Si el recién nacido se presenta con dificultades, no deberá esperar a medir la puntuación Apgar, por lo contrario debe iniciar las medidas de cuidado adecuado de inmediato.

Anuncios

Intervenciones para el ahogamiento


Intervenciones para el ahogamiento

El tratamiento se inicia con el rescate y la salida del agua; cuando sea necesaria, la ventilación artificial deberá iniciarse tan pronto como sea posible, incluso antes de que la víctima sea rescatada del agua.  Al mismo tiempo, deberá tener cuidado de estabilizar y proteger la columna vertebral del paciente cuando haya ocurrido una caída desde lo alto o un clavado (o si esto puede ser posible, cuando no cuente con la información).  Las lesiones asociadas en las cervicales son posibles, en especial en accidentes de clavados.  Si el paciente no tiene una posible lesión de columna, puede voltearlo con rapidez hacia el lado izquierdo y permitir el drenado de la vía aérea superior.  Observe que el agua no drenara de los pulmones, si hay evidencia de obstrucción de la vía aérea superior por material extraño, retire ese material de manera manual o si es posible, mediante la succión.  Si es necesario, utilice presiones abdominales bruscas, seguidas de ventilaciones asistidas.  Administre oxígeno si no lo hizo como parte de la evaluación inicial, ya sea con una mascarilla para los pacientes que respiran de manera espontánea o con un dispositivo BVM para los que requieren ventilación asistida.

Asegúrese de mantener caliente al paciente, en especial después de la inmersión en agua fría.  Asegúrese de proporcionarle cobijas y protegerlo del medio ambiente según se requiera.

Si no dispone de equipo de ventilación, pero sí de oxígeno, podemos respirar el oxígeno y proporcionarle ventilación boca-mascarilla hasta que llegue el equipo de rescate.  Con este método el aire que expiramos tendrá más contenido porcentual de oxígeno.

Evaluación continua – emergencias respiratorias


Evaluación continua

Es necesario vigilar de cerca a los pacientes con falta de aire.  Repita su evaluación inicial. ¿Ha habido algún cambio en la condición del paciente?  Tome los signos vitales por, lo menos cada cinco minutos, a un paciente inestable o después de utilizar un inhalador, o si lo prefiere en ambos casos.  Si la condición del paciente es estable y no existen amenazas para la vida, deberán obtener los signos vitales, por lo menos cada 15 minutos.  Realice una reevaluación enfocada del sistema respiratorio, pregunte al paciente si el tratamiento hizo alguna diferencia.  Observe el pecho del paciente para reconocer si aún está utilizando los músculos accesorios al respirar.  Escuche el patrón de habla del paciente.  Tengan en mente que este puede empeorar en lugar de mejorar, y prepárese para dar ventilación asistida con un dispositivo BVM.

Después de ayudar al paciente con el tratamiento del inhalador, transpórtelo al departamento de urgencias; mientras va en camino, continúe con la evaluación de la respiración del paciente, intente hablarle para tranquilizarlo y continúe aplicando oxígeno suplementario.

Vía aérea y respiración – Evaluacion inicial


Vía aérea y respiración

Evalúe la vía aérea, ¿es evidente? ¿Es adecuada?  El aire debe fluir hacia dentro y hacia afuera del pecho con facilidad para ser considerado evidente y adecuado.  Si se escuchan sonidos tipo ronquido en un paciente que no responde, reposicione la vía aérea y si es necesario inserte un conducto aéreo oral o nasal para mantener la vía respiratoria.  Si escucha sonidos tipo estridor, coloque al paciente de manera que pueda respirar con facilidad.  Si se escucha sonidos de borboteo, es necesaria la succión.

Si la vía aérea es adecuada o evidente, evalúe a continuación la respiración de su paciente.  ¿Está respirando? ¿Lo hace de modo adecuado?  Si el paciente no respira, proporcione dos ventilaciones de inmediato.  Al ventilar, necesitará evaluar si sus ventilaciones son lo bastante correctas para cubrir las necesidades de oxígeno de su paciente.

  1. ¿entra el aire?
  2. ¿se expande el pecho con cada respiración?
  3. ¿baja el pecho después de cada respiración?
  4. ¿es adecuada la frecuencia para la edad de su paciente?

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es “no”, algo está mal, intente reposicionar al paciente e inserte un conducto aéreo oral para evitar que la lengua bloquee la vía respiratoria.  Reposicione la cabeza del paciente, reevalúe la posición de su mano y del sellado de la mascarilla facial.  Reduzca o acelere su frecuencia respiratoria.  Consulte el Módulo II. Capítulo 7, para repasar las técnicas de ventilación de presión positiva.  Recuerde que deberá continuar vigilando la vía respiratoria para determinar si hay líquido, secreciones o cualquier otro problema, para evaluar si el paciente está respirando adecuadamente.

Si el paciente respira, asegúrese de que su respiración sea la adecuada.  ¿Se eleva y desciende el pecho de modo apropiado? ¿Cuál es el color, la temperatura y la condición de la piel del paciente?  ¿Son trabajosas la respiraciones del paciente?  Si el paciente puede decir una o dos palabras antes de tener que tratar de tomar aire, se considera que las ventilaciones son trabajosas.  ¿Utiliza el paciente los músculos accesorios para ayudar al esfuerzo respiratorio? Si el esfuerzo respiratorio es inadecuado, deberá proporcionar la intervención necesaria.  Si el paciente presenta dificultad respiratoria, colóquelo en una posición que facilite una mejor respiración y comience a administrar oxígeno a 15 L/min a través de una mascarilla no recirculante.  Si el paciente presenta una profundidad inadecuada en la respiración o si la frecuencia es muy baja, es posible que las ventilaciones deben ser asistidas por un dispositivo BVM.

DISPOSITIVO BVM


DISPOSITIVO BVM

7-31 BVM018

Con una velocidad de flujo de oxígeno de 15L/min., y un sellado adecuado de mascarilla a la cara, un dispositivo de bolsa válvula mascarilla (BVM), con reservorios de oxígeno, puede entregar cerca de un 100% de oxígeno.

La mayor parte de los dispositivos BVM en el mercado actual, incluyen modificaciones o accesorios (reservorios) que permiten que la entrega de oxigeno se acerquen al 100%.  Sin embargo, el dispositivo solo puede entregar tanto volumen como pueda comprimir la bolsa de mano.  El dispositivo BVM proporciona menos volumen de ventilación respiratoria que la ventilación boca-mascarilla; sin embargo da una concentración mucho más alta de oxígeno.  El dispositivo BVM es el método más común usado para ventilar pacientes en campo.  Un TEM experimentado será capaz de suplir volúmenes de ventilación respiratoria adecuadas con un dispositivo BVM.  Asegúrese de practicar muchas veces en maniquíes antes de usar el dispositivo BVM en paciente.  Si se le dificulta ventilar adecuadamente a un paciente con un dispositivo BVM, debe cambiar de inmediato a un método alterno de ventilación, como la ventilación boca.-mascarilla.

Un dispositivo BVM debe usarse cuando el paciente que no esté ventilando adecuadamente, altas concentraciones de oxígeno.  También se usa en pacientes con paro respiratorio, cardiopulmonar o con insuficiencia respiratoria.  El dispositivo BVM puede usarse con o sin oxígeno.  Sin embargo, para asegurar la concentración más alta de oxigeno usted debe adjuntar oxigeno suplementarios y un reservorio.  Debe usar una vía aérea oral o nasal adjunta con el pospositivo BVM.

RESPIRACIÓN-VENTILACIÓN ARTIFICIAL Y ASISTIDA


7.11 VENTILACIÓN ARTIFICIAL Y ASISTIDA

Obviamente un paciente que no respira necesita ventilación artificial y el 100% de oxígeno suplementario.  Tanto los pacientes que se encuentran respirando adecuadamente, como los que están respirando demasiado rápido o demasiado lento, con un volumen de ventilación pulmonar reducido, son incapaces de hablar usando oraciones completas, o tienen un  patrón respiratorio irregular, requerirán de ventilación artificial, para ayudarlos a mantener un volumen minuto adecuado.

La respiración superficial rápida, puede ser tan peligrosa como la respiración muy lenta, la respiración superficial rápida mueve el aire principalmente en la vía aérea más grande (espacio de aire muerto) y no permite un intercambio de aire y dióxido de carbono en los alvéolos.

Los pacientes con respiración inadecuada requieren ventilación asistida, con presión positiva.  Recuerde seguir las precauciones de Aislamiento de Sustancias Corporales (ASC), según sea necesario, cuando trate la vía aérea del paciente.

Una vez determine que un paciente no está respirando, o lo hace inadecuadamente, debe iniciar de inmediato la ventilación artificial.  Los métodos que puede usar un TEM incluyen ola técnica boca mascarilla, un dispositivo BVM de una o dos personas, y un dispositivo de ventilación de flujo restringido operado por oxígeno.  La ventilación con el dispositivo de ventilación de flujo restringido operado por oxigeno no se realiza comúnmente, debido a que la mayoría de las ambulancias no cuentan con él.  Además, no puede usarse con todos los pacientes, especialmente con niños.

A %d blogueros les gusta esto: