Archivos de etiquetas: depresion

VOCABULARIO VITAL – Emergencias de la conducta


VOCABULARIO VITAL

Actividades de la vida diaria AVD: las actividades básicas que una persona realiza de manera usual durante un día normal, como bañarse, vestirse, comer.

Conducta: forma en que actúa o funciona una persona en respuesta a su medio.

Crisis de conducta: punto en el cual las relaciones de una persona ante los sucesos, interfieren con las actividades cotidianas generando problemas de convivencia y de diferente intensidad; esto se convierte en una emergencia psiquiátrica cuando causa una interrupción de la vida, como por ejemplo: intento de suicidio.

Depresión: persistente estado de ánimo de tristeza, desánimo y desesperanza, puede ser síntoma de muchos trastornos físicos y mentales diferentes, o puede ser un trastorno por su mismo.

Escucha efectiva: técnica que se emplea para ganar la comprensión clara de los pensamientos del paciente, la cual implica repetir en forma de pregunta lo que dice o refiere el paciente.

Estado mental alterado: cambio en la manera que una persona piensa y se comporta, que podría indicar enfermedades del sistema nervioso centrar o en alguna otra parte del cuerpo.

Psicogénicos: sistemas de enfermedades o procesos patológicos provocadas por factores mentales.

Síndrome orgánico cerebral: disfunción temporal o permanente del cerebro, ocasionado por una alteración en la función química o fisiológica del tejido cerebral.

Trastorno funcional: trastorno en el cual no existen razones fisiológicas conocidas, para el funcionamiento normal de un órgano o sistema.

Trastorno mental: enfermedad con síntomas psicológicos o de conducta, o con deficiencias en el funcionamiento o ambos; ocasionados por una alteración social, psicológica, genética, física, química o biológica.

Anuncios

19.6 SUICIDIO


19.6 SUICIDIO

El único factor más significativo que contribuye al suicidio es la depresión.  Siempre que encuentre a un paciente deprimido emocionalmente, deberá considerar la posibilidad del suicidio.  Los factores de riesgo para el suicidio son variados.

Un malentendido común, es que las personas que amenazan con suicidarse nunca lo hacen.  Esto es incorrecto, el suicidio es un grito en busca de ayuda.  Amenazar con el suicidio es una indicación de que alguien está en una crisis que no puede manejar.  Es necesaria la intervención inmediata, ya sea que el paciente presente o no algunos de estos factores de riesgo, deberá mantenerse alerta respecto a los siguientes signos de divergencia:

  • ¿Ee muestra el paciente lloroso, triste, con desesperación profunda o desesperanza que sugiere depresión?
  • ¿Evita mirar a los ojos, hablar despacio o por pausas y proyecta un sentido de ausentismo, como si en realidad o estuviera ahí?
  • ¿Parece incapaz de hablar sobre el futuro? Pregunte al paciente si tiene planes para las vacaciones. Las personas suicidas consideran el futuro tan poco interesante, que ni siquiera piensan en él; las personas con depresión grave, consideran al futuro tan distante que es posible que no sean capaces de pensar en él.
  • ¿Hay alguna sugerencia de suicidio? Incluso los indicios vagos no deben tomarse a la ligera aunque se presenten como una broma.  Si piensa que el suicidio es una posibilidad no dude en hablar del tema.  No “de ideas al paciente” al preguntarle en forma directa: “¿está pensando suicidarse?”.
  • ¿Tiene el paciente planes específicos relacionados con la muerte? ¿hace poco preparó el testamento?  ¿ha regalado posiciones significativas o ha hecho comentadas con algún amigo cercano lo que le gustaría que se hiciera con ellas? ¿hizo arreglos funerarios?  Estos son signos críticos de advertencia.

Considere también factores de riesgo adicionales para el suicidio los siguientes:

  • ¿Hay objetos peligrosos en la mano del paciente o cerca de él, por ejemplo cuchillos, vidrios, venenos, armas, pistolas?
  • Su escena es insegura, por ejemplo: ¿una ventana abierta en un edificio alto, un paciente parado en un puente o ante un precipicio?
  • ¿Hay evidencia de conducta autodestructiva, por ejemplo tiene las muñecas parcialmente cortadas, ingesta excesiva de alcohol o drogas?
  • ¿Existe una amenaza inminente para el paciente p para otros?
  • ¿Hay un problema médico subyacente?

Recuerde que el paciente suicida puede ser homicida.  No ponga en riesgo su vida ni la de sus compañeros.  Si tiene razones para creer que está en peligro, deberá obtener la intervención de la policía.  Mientras tanto, intente no asustar al paciente ni despertar sus sospechas.

DEFINICIÓN DE EMERGENCIA DE LA CONDUCTA Y PSIQUIÁTRICA


19.3 DEFINICIÓN DE EMERGENCIA DE LA CONDUCTA Y PSIQUIÁTRICA

La conducta es la forma de comportarse o la respuesta de una persona ante una situación determinada. Algunas veces es obvia la respuesta de una persona, que es agredida o golpeada, pudiendo huir, estallar en llanto o contestar el golpe.  En ocasiones es menos claro cuando alguien se deprime por razones muy complejas.

La mayor parte del tiempo, los individuos responden al medio de manera razonable, pero con el transcurso de los años, han aprendido a adaptarse a una diversidad de situación de la vida diaria, incluidos el estrés y las presiones.  Esto se llama ajuste.  Sin embargo, hay momentos en que el estrés es tan grande que los comportamientos normales para ajustarse, no funcionan.  Cuando esto sucede, es posible que cambie la conducta de una persona, aunque solo sea de manera temporal.  La nueva conducta puede no ser apropiada ni “normal”.

La definición de emergencia o crisis de conducta, es cualquier reacción hacia los sucesos que interfieran con las actividades de la vida diaria (AVD), o que se ha vuelto inaceptable para el paciente, su familia o para la comunidad.  Por ejemplo: cuando alguien presente una interrupción de la rutina diaria, como bañarse, vestirse o comer, es probable que su conducta se haya vuelto un problema.  Para esa persona, en ese momento, puede surgir una emergencia de la conducta.  Si la interrupción de la rutina diaria se vuelve recurrente de manera regular, la conducta también se convierte en un problema de salud mental.  Se trata entonces de un patrón, más que de un incidente aislado.

Por ejemplo: una persona que sufre de un ataque de pánico, después de haber tenido un ataque cardiaco, no tiene necesariamente una enfermedad mental; de igual manera, se podría esperar que una persona, a la cual despidan de su trabajo, tenga cierto tipo de reacción, como la tristeza y la depresión.  Estos problemas son sucesos aislados y a corto plazo.  No obstante, una persona que reacciona con un ataque de ira, agrediendo a las personas y a la propiedad y que además se mantiene en un “ataque de furia” durante una semana, ha ido más allá de lo que la sociedad considera un comportamiento apropiado o normal.  Es claro que esa persona presenta una emergencia de conducta.

Por lo general su un patrón anormal o trastornado de la conducta, dura por lo menos un mes, se considera como un asunto de preocupación desde el punto de vista de salud mental.  Por ejemplo: la depresión crónica, desarrolla un sentimiento persistente de tristeza y desesperanza, y puede ser síntoma tanto de un trastorno emocional como de un trastorno físico.  .  Este tipo de problema a largo plazo se consideraría como un trastorno de la salud mental.

Cuando surge una emergencia psiquiátrica, el paciente puede demostrar los siguientes signos: agitación o violencia o convertiste en una amenaza para sí mismo o para otros.  Esto es más grave que una emergencia de la conducta típica que ocasiona una conducta inapropiada o una conducta extrema.  Una amenaza inmediata para la persona implicada o para otros en el área inmediata, incluidos familiares amigos testigos y nosotros, se debe considerar una emergencia psiquiátrica.  Por ejemplo: una persona podría responder a la muerte de su cónyuge con un intento de suicidio, por otra parte, aunque esta es una alteración importante de la vida, no tiene que implicar violencia o amenaza para otras personas,  sin embargo, se considera una emergencia psiquiátrica porque pone en riesgo su vida.  Estas alteraciones pueden tomar muchas formas, no todas implican violencia ni todas son emergencias psiquiátricas.

19.2 MITO Y REALIDAD


19.2 MITO Y REALIDAD

Todo el mundo desarrolla algunos síntomas de enfermedad mental en algunos puntos de la vida, pero eso no significa que todo el mundo desarrolle una enfermedad mental.  Personas que están perfectamente sanas pueden tener algunos de los signos y síntomas de la enfermedad mental de vez en vez.  Por lo tanto, no debe saltar a la conclusión de que su mente está trastornada, si se comporta de ciertas maneras como se verá en este tema.  Con esto en mente, tampoco debe concluir lo mismo sobre un paciente en situaciones dadas.

El concepto erróneo mas común acerca de la enfermedad mental, es que si uno se siente “mal” o “deprimido”, debe estar “enfermo”.  Esto es falso.  Hay muchas razones completamente justificadas para sentirse deprimido, como un divorcio, la perdida de trabajo, la muerte de un pariente o amigo.

Para el adolecente que recién rompió con su novia después de 12 meses de estar saliendo, es normal que se retrase en las actividades ordinarias y que se sienta “triste”; Es una reacción normal ante una situación de pérdida o de crisis.  No obstante, cuando un apersona se encuentra con que la depresión de la mañana del lunes le dura hasta el viernes, semana tras semana, sin duda debe tener un problema de comportamiento.

Muchos creen que todas las personas con trastorno mental son peligrosas, violentas o de alguna manera incontrolables, esto es falso, solo un porcentaje pequeño de personas con problemas en su salud mental entran en estas categorías.  Sin embargo, como TEM-TUM-TES, es posible que este expuesto a una cantidad de pacientes violentos.  Después de todo, atiende a personas que por definición, se encuentran en una situaciones de emergencia; de lo contrario, es posible que no las viera.  Estamos ahí porque los miembros de la familia o amigos se sintieron encapaces de manejar al paciente por sí mismos.  Este puede ser el resultado del uso o abuso de drogas o alcohol.  Puede suceder que el paciente presente un largo historial de enfermedades mentales y que haya reaccionado ante un evento particularmente estresante.

Aunque no puede determinar lo que causó el problema de conducta de una persona, es posible que logre predecir que la persona se volverá violenta.  La capacidad de predecir la violencia, es una herramienta muy importante de evaluación.

Marihuana


Marihuana

En todo el mundo se abusa de la planta de cáñamo en florecimiento, Cannabis sativa conocida como marihuana.  Se calcula que cerca de 40 millones de personas emplean marihuana a diario.  Inhalar humo de esta planta por medio de un cigarrillo o pipa produce euforia, relajación y somnolencia.  También afecta la memoria a corto plazo, la capacidad de realizar pensamientos o trabajos complejos.  En algunas personas, la euforia progresa a la depresión y confusión.  Es común una percepción alterada del tiempo, y pueden presentarse ansiedad y pánico.  Con dosis muy altas, los pacientes presentan alucinaciones.

Una persona que ha estado usando marihuana, rara vez requiere transporte al hospital.  Las excepciones pueden incluir a alguien que sufre de alucinaciones, que está muy ansioso o paranoico.  Sin embargo, debe estar consciente de que la marihuana con frecuencia se usa como vehículo para introducir otros fármacos al cuerpo.  Por ejemplo: puede estar cubierta con crack o PCP, también conocido como “polvo de ángel”.

SIGNOS DE ADVERTENCIA DE ESTRÉS Y AMBIENTE DEL TRABAJO


2.6 SIGNOS DE ADVERTENCIA DE ESTRÉS Y AMBIENTE DEL TRABAJO

Ser un TEM es  trabajo de alto estrés.  La comprensión de las causas del estrés y el conocimiento de cómo tratarlas es crítica en función del trabajo, salud, y relaciones interpersonales.  Para evitar que el estrés afecte de manera negativa su vida, tiene que entender qué es, sus efectos fisiológicos, y cómo enfrentarlo desde lo emocional.

El estrés es el resultado de factores de ansiedad o zozobra sobre nuestro bienestar físico y mental.  Dichos factores incluyen situaciones o condiciones emocionales, físicas o ambientales que pueden causar una variedad de respuestas emocionales, físicas y psicológicas.  La respuesta del cuerpo al estrés se inicia con una señal de alarma seguida por una etapa de reacción y resistencia, y luego recuperación o, si el estrés es prolongado, agotamiento.  Esta respuesta en tres etapas se conoce como síndrome general de adaptación.

Las respuestas fisiológicas incluyen la interacción de los sistemas nervioso y endocrino, dando como resultado respuestas físicas y químicas.  Esto se conoce generalmente como la respuesta de lucha o huida.  El estrés positivo, como el ejercicio, así como las formas negativas de este, el trabajo en turnos, largas horas, o la frustración de perder a un paciente, tienen las mismas manifestaciones fisiológicas.  Esta incluye lo siguiente:

  • Aumento de frecuencia respiratoria y cardíaca
  • Aumento de la tensión arterial
  • Dilatación de los vasos venosos cerca de la superficie de la piel (causa piel fría y pegajosa)
  • Dilatación de las pupilas.
  • Tensión muscular
  • Aumento de los niveles de la glucosa.
  • Diaforesis (sudoración excesiva)
  • Disminución del flujo sanguíneo al tracto gastrointestinal.

El estrés también puede tener síntomas físicos como fatiga, cambios de apetito, problemas gastrointestinales, o cefaleas; puede causar insomnio o hipersomnia, irritabilidad, incapacidad de concentración e hiperactividad o hipo actividad.  Además puede manifestarse en reacciones psicológicas, tales como temor,  conducta lerda o no responsiva, depresión, culpabilidad, hipersensibilidad, furia, irritabilidad y frustración.

Adicionalmente la vida agitada que llevamos en la actualidad, al no permitirnos el reposo y recuperación  después de periodos de estrés;  se ha probado que el estrés prolongado o excesivo es un fuerte contribuyente a las cardiopatías, hipertensión, cáncer, alcoholismo y depresión.

Muchas personas son objeto de estrés acumulativo, dando por resultado un problema más grande relacionado con el estrés.  En el ambiente emergencias: SMU, policía, bomberos, y los factores estresantes pueden ser súbitos y más graves.  Algunos eventos son inusualmente estresantes o emocionales, para los estándares de urgencia.  Estos factores estresantes agudos o intensos, dan por resultado lo que se ha conocido como incidente de estrés crítico.

Los eventos que pueden desencadenar un incidente de estrés crítico incluyen los siguientes:

  • Incidente con múltiples víctimas.
  • Lesión grave o muerte reumática de un niño.
  • Colisión provocada por un proveedor de servicios médicos de urgencia cuando responde o vuelve de un servicio, dando como resultado lesiones.
  • Muerte o lesión grave de un compañero de trabajo en cumplimiento del deber.

El trastorno de estrés postraumático (TEPT).  Puede ocurrir después de que se ha experimentado un evento psicológicamente perturbador.  Se caracteriza por la repetición de la experiencia del evento y la respuesta exagerada al estímulo que lo provoco.

El TEPT se conoce a veces por su clasificación como un trastorno mental después del conflicto de Vietnam como la “enfermedad del veterano de Vietnam”.  Las situaciones estresantes en el SME, son a veces psicológicamente agobiantes.  Algunos de los síntomas incluyen, depresión, reacciones de asombro o sobresaltos, fenómenos de visión de imágenes pasadas (flashback) y episodios disociativos (ejemplo: amnesia del evento).

Se ha desarrollado un proceso llamado tratamiento del estrés del incidente crítico (TEIC) para atender situaciones de estrés agudo y disminuir de manera significativa la posibilidad de que se desarrolle el TEPT.  El proceso confronta teóricamente las respuestas al incidente crítico y las desactiva, dirigiéndolo hacia un equilibrio físico y mental.

El TEIC puede ocurrir formalmente, como un resumen para los que estuvieron en la escena.  En esas situaciones, equipos profesionales de TEIC y de la salud mental entrenados deben ser quienes faciliten la sesión a los pares o parejas de trabajo.  Además puede ocurrir un TEIC en una escena en curso en las siguientes circunstancias:

  • Cuando el personal es evaluado sobre signos y síntomas de sufrimiento en reposo.
  • Antes de reingresar a una escena.
  • Durante una desmovilización de la escena, en la cual el personal es educado en relación con los signos de estrés del incidente crítico y recibe un periodo de receso para relajarse antes de partir.

La forma más común de TEIC es la desactivación de los pares, cuando el grupo discute de manera informal eventos que experimentaron juntos.

Estrés Y Nutrición

trriangulo de alimentacion

Cualquiera puede responder a un estrés físico súbito por un corto plazo.  Si el estrés se prolonga, en especial si la acción física no es una respuesta permitida, el cuerpo puede terminar rápidamente sus reservas.  Esto puede dejarlo agotar sus nutrientes, debilitarlo y más susceptible a la enfermedad.

Las tres fuentes de energía del cuerpo –carbohidratos, grasas y proteínas – son consumidas en grandes cantidades durante el periodo de estrés, más aun si hay una actividad física implicada.  La fuente más rápida de energía es la glucosa, tomada del glucógeno almacenado en el hígado.  Sin embargo, este abastecimiento dura menos de un día.  La proteína tomada sobre todo de los músculos, es una fuente de combustible, a largo plazo.  Los tejidos pueden usar grasa para obtener energía.  El cuerpo también conserva agua durante periodos de estrés.  Para hacer esto, retiene sodio intercambiándolo, y perdiendo potasio por el riñón.  Otros nutrientes que son susceptibles al agotamiento son las vitaminas y los minerales, que no son almacenados en el cuerpo en cantidades considerables.  Estas incluyen a las vitaminas hidrosolubles B y C y la mayor parte de los minerales.

Como TEM no podemos tener el control de los factores estresantes que afrontamos día a día.  En consecuencia, el estrés en una forma u otra es una parte inevitable de nuestra vida.  Así como estudiaríamos para un examen, vestimos de apropiadamente para climas extremos o entrenamos para un evento deportivo, debemos prepararnos físicamente para el estrés.  El acondicionamiento físico y la nutrición apropiada, son dos variables sobre las cuales tenemos control absoluto.  Solo con suficiente actividad, los músculos crecerán y retendrán proteínas.  Los huesos no acumularan calcio de manera pasiva; en respuesta al estrés físico del ejercicio, almacenan calcio y se vuelven más densos, más fuertes.  Las comidas regulares bien equilibradas son necesarias para proporcionar los nutrientes, que se necesitan para que nuestro cuerpo tenga combustible.  Pueden ser necesarios los complementos de vitaminas y minerales, que proporcionan una mezcla equilibrada de todos los nutrientes y así, complementar una dieta perfectamente equilibrada.

Sesión del Incidente de estrés Crítico (SIEC)

Podemos ser llamados a atender una situación tan terrible que vamos a encontrar muy difícil responder tal y como fuimos entrenados.  Podemos tener una respuesta negativa inicialmente, inmediata o retrasada.  Si se siente agobiado retroceda y pida apoyo adicional.  Recuerde que si usted tiene esos sentimientos muy seguramente sus compañeros sentirán igual.  Ponga atención en los otros miembros de su equipo.  Confirme que están bajo control y actuando de manera apropiada durante el desastre mayor.

Después de una situación estresante o un desastre, puede haber una caída de ánimo emocional, la cual con frecuencia es pasada por alto.  Sin embargo, puede ser más importante de atender que la respuesta del contacto inicial.  La sesión del Incidente de Estrés Critico es una forma de atender esta fase de caída de ánimo emocional.  Un incidente crítico es cualquier evento que causa ansiedad y estrés mental a los trabajadores de emergencias.  La sesión del incidente de estrés critico SIEC.  Es un programa en el cual se discuten incidentes gravemente estresantes que están relacionados con el trabajo.  Estas discusiones son de estricta confidencialidad dirigidas por otros miembros del equipo de emergencias que están entrenados en el SIEC.  El propósito del SIEC es aliviar las ansiedades y el estrés tanto personal como de grupo.   En algunas oportunidades estos equipos SIEC no han dado los resultados esperados. Por falta de experiencia de sus conductores, es importante que el grupo SIEC sea especializado en manejo de estrés.

Estos equipos SIEC consisten en pares o profesionales de la salud mental.  Usualmente las reuniones se realizan dentro de las 42 -72 horas después de un incidente mayor, estas reuniones pueden necesitar ser repetidas posteriormente, también se puede obtener ayuda llamando a los sistemas de apoyo psicológico telefónico en muchos países.

Manejo del estrés

Hay muchos métodos para manejar el estrés, algunos son positivos y sanos, otros son perjudiciales y destructivos.  Hoy en día se consumen más de 20 toneladas de ácido acetilsalicílico por día, y los médicos prescriben relajantes musculares, tranquilizantes, y sedantes más de 90 millones de veces por año.  Aunque estos medicamentos tienen prescripciones correctas, no hacen mucho para combatir el estrés que pueden causar los problemas médicos descritos previamente.

El término “manejo del estrés”, se refiere a las prácticas que han mostrado aliviar o eliminar las reacciones de estrés.  Pueden implicar cambiar algunos hábitos, cambiar de actitud y perseverancia.

ESTRATEGIAS PARA MANEJAR EL ESTRÉS

Cambie o elimine factores estresantes
Cambie de compañero para evitar una personalidad negativa u hostil.
Cambie las horas de trabajo
Trabaje menos horas extras
Cambie de actitud frente al factor estresante
No se obsesione con situaciones frustrantes.
Enfóquese en proporcionar cuidados de buena calidad.
Intente adoptar una posición más relajada
Expanda su entorna de soporte social más allá de los compañeros de trabajo.
Tenga amigos fuera del entorno del servicio de urgencias.
Minimice la respuesta física al estrés, empleando las siguientes técnicas:
Una respiración profunda para asegurar una respuesta airada
Estiramientos periódicos
Respiración lenta y profunda
Ejercicio físico regular
Relajación muscular progresiva

Un indicio sobre el manejo del estrés, procede del hecho de que no es el propio evento, sino la reacción del individuo, lo que determinara como forzada los recursos del cuerpo.  Recuerde que estrés se define como cualquier cosa que se percibe como una amenaza para su equilibrio.  El estrés es una innegable e inevitable parte de la vida diaria.  Comprendiendo como lo afecta fisiológica, física y psicológicamente, podremos manejarlo con más éxito.

Dar soporte a los pacientes en situaciones de urgencia es difícil.  Es estresante para ellos, pero también para nosotros, que somos vulnerable a a todo el estrés que va con nuestra profesión.  Es importante reconocer los signos de estrés de tal forma que no interfieran en nuestro trabajo, vida privada o familiar.  Los signos y síntomas de estrés pueden no ser obvios al principio.  Más bien es posible que sean sutiles y no estén presentes todo el tiempo.

SIGNOS DE ADVERTENCIA DE ESTRES

Irritabilidad hacia compañeros, familia o amigos
Incapacidad de concentrarse
Dificultad para dormir, sueño creciente o pesadillas
Ansiedad
Indecisión
Sentimiento de culpa
Pérdida del apetito ( problemas gastrointestinales)
Perdida de interés en actividades sexuales
Aislamiento
Perdida de interés en el trabajo
Aumento en el consumo de alcohol
farmacodependencia

 

Cambios en el estilo de vida

Nuestro bienestar es de vital importancia para las operaciones del SMU.  La eficacia y eficiencia con las que hacemos nuestro trabajo depende de nuestra habilidad para estar en buena forma y evitar el riesgo de una lesión personal.

El agotamiento es un estado de fatiga crónica y de frustración como resultado de la acumulación de estrés en el tiempo.

Para evitar el agotamiento es necesario estar en buenas condiciones físicas y mentales.  Debemos estar consientes de los peligros potenciales en los rescates y en la atención medica de emergencias.  También debemos aprender el cómo evitar o prevenir lesiones y/o enfermedades.

Nutrición

Para funcionar de manera adecuada debemos comer alimentos nutritivos.  Los alimentos son el combustible que nos mantiene funcionando. El ejercicio físico y el estrés, que forman parte de nuestro trabajo requieren de un alto gasto de energía.  Si no tenemos lista una fuente de combustible, nuestro funcionamiento puede ser menos que satisfactorio.  Esto puede ser muy peligroso, para nosotros mismos, nuestros compañeros o pacientes.  Por lo tanto es muy importante que sigamos las reglas de una buena nutrición.

Los dulces y las bebidas gaseosas contienen azúcar.  Los alimentos se absorben rápidamente y se convierten en combustible para el cuerpo.  Pero los azucares simples también estimulas la producción de insulina reduciendo los niveles de glucosa en la sangre.   En algunas personas, comer azúcar en abundancia puede en realidad dar por resultado niveles más bajos de energía.

Los carbohidratos complejos siguen a los azucares simples en su capacidad de producir energía, Los carbohidratos complejos como la pasta, el arroz y las verduras, están entre las fuentes más seguras y confiables para producción de energía a largo plazo.  Sin embargo algunos carbohidratos tardan horas para convertirse en un combustible utilizable para el cuerpo.

Las grasas también se convierten con facilidad en energía, pero comer demasiada grasa puede conducir a la obesidad, cardiopatías y otros problemas de salud a largo plazo.  Las proteínas de la carne, pescado, pollo, frijoles y queso tardan varias horas en convertirse en energía.

Llevemos siempre con nosotros, una provisión individual de alimento de alta energía para ayudar a mantener los niveles adecuados de energía que necesitamos.

Después de una comida abundante, la sangre que es necesaria para el proceso de la digestión no está disponible para otras actividades, y nos vamos a sentir somnolientos.

También debemos estar seguros, de mantener una ingestión adecuada de agua la hidratación es importante para el correcto funcionamiento.  Los líquidos pueden ser fácilmente recuperados bebiendo cualquier líquido no alcohólico y no cafeinado.  El agua es en general, el mejor liquido disponible.  El cuerpo la absorbe más rápidamente que cualquier otro.

Evite líquidos que contengan altos niveles de azúcar, estos pueden de hecho, hacer más lenta la velocidad de absorción de líquidos por el cuerpo, y causar malestar abdominal.  Una señal de hidratación adecuada es la micción frecuente.  Cuando la orina tiene un color amarillo oscuro nos indica deshidratación.

Ejercicio y relajación

Un programa regular de ejercicios aumentara los beneficios de mantener una buena nutrición.

Cuando estamos en buena condición física podemos manejar el estrés con más facilidad.

Un programa recular de ejercicios aumentara nuestra fuerza y resistencia.  Podemos probar con el gimnasio tres veces a la semana, o con ir a nadar o caminar cada día.

También pude practicar, técnicas de relajación, meditación.

Equilibrar trabajo, familia y salud

Como TEM-B, será llamado con regularidad a asistir a un enfermo o lesionado en cualquier hora del día o de la noche y a menudo pueden ser llamados lejos de la familia o amigos durante actividades sociales.  Es posible que se requiera que los trabajadores de turno estén separados de sus seres queridos por periodos prolongados.  Nunca debemos permitir que nuestro trabajo interfiera excesivamente con nuestras necesidades.  Debemos encontrar un equilibrio entre el trabajo y la familia; es importante asegurar la disposición de tiempo para relajarnos con la familia y amigos.

Es importante tener claro que con frecuencia nuestros amigos o familia no entienden es estrés causado por nuestro trabajo.  Como resultado de una “mala llamada” puede suceder que no estemos en buena disposición de salir a cine o asistir a algún evento que se ha venido planeando por algún tiempo.  En esas situaciones, un equipo de incidente de estrés crítico, puede ayudarnos a solucionar estos problemas.

Cuando sea posible debemos cambiar nuestra programación para darnos un descanso.  Si nuestra unidad nos permite movernos de delegación en delegación, promueva su rotación para reducir o variar el volumen de llamadas.  Tome vacaciones para favorecer su buena salud, en forma tal que sea capaz de responder de manera adecuada la siguiente vez que sea requerido.  Si en algún punto siente que el estrés del trabajo es más del que puede manejar, busque ayuda.  Quizás quiera exponer su estrés informalmente con su familia o colegas del trabajo; la ayuda de un equipo más experimentado puede ser invaluable.  También podrá desear obtener ayuda de consejeros pares, u otros profesionales.  La busca de ayuda no nos hacer ver débiles ante los ojos de otros.  Por el contrario, demuestra que está en control de su vida.

DEPRESIÓN:


DEPRESIÓN:

La depresión es una respuesta fisiológica y psicológica natural a la enfermedad, en especial si esta es prolongada, debilitante o terminal.  Si la depresión es una tristeza temporal o clínicamente prolongada, naturalmente es muy poco lo que podemos hacer como TEM durante el poco tiempo que lo estamos transportando.  Lo mejor que puede hacerse en el tratamiento y transporte de un paciente que experimenta depresión, es ser compasivo, apoyarlo y no juzgarlo.

MUERTE O MORIR


2.3 MUERTE  O  MORIR

Las  expectativas de vida han aumentado de manera significativa; cerca de dos terceras partes de las muertes ocurren en personas de 65 años o más.  Hoy sesenta por ciento de todas las muertes se atribuyen a cardiopatías.  Los traumatismos son la principal causa de muerte en edades que oscilan entre un año de edad y 45 años (WHO 2002).  La muerte puede ocurrir súbitamente o después de una enfermedad prolongada.  El ambiente de la muerte ha cambiado un poco, ya son menos las muertes que se presentan en casa, pues se cuenta con servicios de emergencias más eficientes y la gente llega a los puntos de atención, la mayoría de las veces a tiempo.  Ahora el sitio de muerte es más frecuente en el hospital, el orfanato, la carretera o el trabajo.  Por esta razón estamos menos familiarizados con la muerte que nuestros ancestros.  En algunos países se tiende a negar  la muerte.  Las enfermedades pueden ser más prolongadas y mucho más alejadas de la vida diaria.  El apoyo a la vida con sistemas de soporte vital y falta de contacto con el paciente puede suprimir de la conciencia la experiencia total del fallecimiento en la mayoría de las personas.   La movilidad de los integrantes de la familia hace menos probable el apoyo familiar en el momento que se produce la muerte.

La muerte en tiempos más tempranos era parte de la vida cotidiana, era esperada y aceptada.  Las expectativas de vida eran breves (relacionadas con las expectativas de hoy), las tasas de mortalidad (relación del número de muertes con un tamaño dado de población) eran altas y los partos eran peligrosos, resultando a menudo la muerte de la madre y/o  bebe, las dificultades de la  época, tanto naturales como las causadas por el hombre eran grandes.  Los niños y los adultos morían de enfermedades, lesiones y traumatismos de guerra.  La mayoría de la gente había experimentado la muerte de alguna persona cercana.  No había funerarias; el duelo se realizaba en la casa de la familia.  La presencia de un cadáver era algo natural.

Podremos tener una experiencia personal dolorosa con la muerte.  Sin importar la frecuencia con que responda a las llamadas de emergencias, la muerte es algo que todo TEM, enfrentará, algunos de ellos pocas veces, y otros con mayor frecuencia dependiendo donde trabajen, por ejemplo accidentes automovilísticos, ferroviarios, aéreos, o actos terroristas, sobredosis de drogas, suicidios, u homicidios.  Podemos también tener que enfrentar el caso de accidentes con materiales peligrosos y eventos con múltiples heridos o lesionados.  En todos estos casos, debemos comprender que la muerte no es solo importante, sino también nos ayudara a brindar mejores cuidados de emergencia.

ANSIEDAD:

Es una respuesta a la anticipación de peligro; con frecuencia su origen es desconocido, pero en el caso de los pacientes gravemente lesionados o enfermos, la causa suele ser reconocible.  Lo que puede aumentan la ansiedad son los elementos desconocidos.  Las preguntas comunes de los pacientes son:

  • ¿Qué me pasara?
  • ¿Qué está haciendo?
  • ¿Lo haré yo?
  • ¿Cuáles serán mis incapacidades?

Los pacientes que están ansiosos pueden tener los siguientes signos y síntomas:

  • Trastorno emocional.
  • Piel sudorosa y fría
  • Respiración rápida
  • Pulso rápido
  • Inquietud
  • Temor
  • Temblores (trémulo)

Para el paciente ansioso el tiempo pare estar suspendido: los segundos parecen minutos y los minutos horas.  La ansiedad no es útil para el paciente y le puede causar daño fisiológico real.  Es nuestro trabajo hacer todo lo posible para reducirle la ansiedad y ayudarlo a afrontar lo que puede ser la experiencia más aterradora de su vida.

DOLOR O TEMOR:

Están estrechamente relacionados.  El dolor con frecuencia se asocia con enfermedad o traumatismo.  E general se piensa que el temor es el resultado del dolor y el resultado del daño.  Con frecuencia es útil estimular a los pacientes a expresar sus dolores y temores, porque esto indica el proceso de ajuste al dolor y la aceptación de los cuidados médicos de urgencia que pueden ser necesarios.  Algunos individuos tienen dificultad en admitir abiertamente su temor.  En ocasiones el temor se puede expresar con pesadillas, retraimiento, tensión, inquietud, “mariposas” en el estómago, o nerviosismo.  En algunos casos se puede expresar con furia.

A menudo estamos tentados a minimizar el dolor y temor de los pacientes.  Es más fácil decirle al paciente con un accidente cerebro vascular, “va a estar bien”, que “estoy seguro de que esta en verdad asustado por n poder hablar, pero debe saber que estamos haciendo todo lo posible para ayudarlo”.  Tener contacto visual con su paciente y un apretón de manos, con frecuencia puede ayudar más para alejar el temor, que las palabras elocuentes.

IRA Y HOSTILIDAD:

La ira puede expresarse con una conducta muy demandante y exigente.  A menudo, esto puede estar relacionado con el temor y la ansiedad de los cuidados médicos de urgencia que se están administrando.  A veces el temor es tan agudo que el paciente quiere expresar ira contra nosotros.  Pero es incapaz de hacerlo por el factor de dependencia.  Si encontramos cual es el blanco o diana de la ira del paciente, asegúrese, no tome a título personal la ira o los insultos.  Sea tolerante y no actúe a la defensiva.

La ira también se puede expresar físicamente, y usted puede ser el blanco de la agresión.  Si el paciente se altera hasta el punto de agredirnos físicamente o si creemos que esto puede suceder, debemos retirarnos inmediatamente de esa situación.  Tal hostilidad debe contenerse por la autoridad legal, para que podamos brindar nuestros cuidados sin exponernos al peligro.

DEPRESIÓN:

La depresión es una respuesta fisiológica y psicológica natural a la enfermedad, en especial si esta es prolongada, debilitante o terminal.  Si la depresión es una tristeza temporal o clínicamente prolongada, naturalmente es muy poco lo que podemos hacer como TEM durante el poco tiempo que lo estamos transportando.  Lo mejor que puede hacerse en el tratamiento y transporte de un paciente que experimenta depresión, es ser compasivo, apoyarlo y no juzgarlo.

CULPABILIDAD:

Muchos pacientes que están muriendo, sus familiares, o sus cuidadores, pueden sentirse culpables por lo que les ha pasado.  De manera ocasional, la familia o quienes los han cuidado por largo tiempo pueden también sentir cierto grado de alivio, cuando una enfermedad prolongada termina.  Ese alivio puede convertirse en sentimiento de culpa. La mayor parte de las veces no se pueden explicar esos sentimientos.  La comprensión de las situaciones complejas puede ayudar a encarar algunas de las situaciones intensas.

PROBLEMAS DE SALUD MENTAL:

Como TEM seremos llamados a tratar y transportar pacientes con problemas de salud mental.  Estos problemas pueden ser la causa del sufrimiento del paciente, o pueden ser causados por el estrés de la enfermedad o lesión.  En el paciente moribundo se pueden desarrollar problemas de salud mental, como desorientación, confusión,  o delirios.  En estos casos el paciente puede exhibir un comportamiento inconsistente con los patrones normales de pensamiento, sentimiento, o actuación.  Las características comunes de tal conducta pueden incluir lo siguiente:

  • Pérdida de contacto con la realidad
  • Distorsión de la percepción: pueden tener dificultades en jugar factores comunes ., tales como el tiempo, la distancia y la relación.
  • Regresión: pueden regresar a una etapa anterior de su desarrollo, frecuentemente a la lactancia o infancia.
  • Disminución de los controles de impulsos y deseos básicos: se pueden poner violentos o inapropiadamente afectuosos
  • Incluso delirios y alucinaciones.

El curso normal de morir puede causar desorientación en el paciente, en algunas situaciones prolongadas se puede producir un deterior generalizado de la personalidad.

RECIBIR MALAS NOTICIAS NO RELACIONADAS:

Es posible que un paciente que está en una condición crítica o se está muriendo, no quiera oír malas noticias, como la muerte de alguna persona cercana a él.  Este tipo de noticias puede deprimirlo o provocar que pierda la esperanza.

A %d blogueros les gusta esto: