Archivos de etiquetas: debilidad

Tratamiento del choque psicogénico


Tratamiento del choque psicogénico

En un caso no complicado de desmayo, una vez que el paciente se colapsa y queda supino, por lo general, la circulación del encéfalo se restaura y con ello un estado de funcionamiento normal.  Recuerde que el choque psicogénico puede empeorar de manera significativa como otros tipos de choque.  Si el ataque ha causado la caída del paciente, debe buscar posibles lesiones, especialmente en personas de edad avanzada.  Sin embargo, también debe evaluar de forma minuciosa al paciente por cualquier otra anormalidad.  Si después de recuperar la conciencia, el paciente es incapaz de caminar sin debilidad, tiene mareo o dolor, debe sospechar de otro problema, como una lesión de la cabeza y debe transportar al paciente de inmediato.

Asegúrese de registrar sus observaciones iniciales de signos vitales y nivel de consciencia.  Además, intente obtener información de los espectadores, si el paciente se quejó de algo antes de desmayarse, y cuando tiempo estuvo inconsciente.

Anuncios

Mordeduras de garrapatas


Mordeduras de garrapatas

Las garrapatas se encuentran con frecuencia en la  maleza, arbustos, árboles y dunas o en otros animales; por lo general se adhieren a la piel.  Apenas llegan a medir unos milímetros y pueden confundirse con facilidad con una peca, en especial porque su mordedura no es dolorosa.  Sin duda el peligro de las garrapatas no radica en la mordida, sino en los organismos infecciosos que transmiten.  Las garrapatas por lo general son portadoras de dos enfermedades infecciosas: la fiebre manchada (maculosa) de las montañas Rocallosas y la enfermedad de Lyme.  Ambas se diseminan a través de la saliva de ellas cuando ésta se inyecta en el momento en que se adhiere.

Esta fiebre manchada, que no es limitada a las montañas rocallosas, ocurre en un lapso de 7 a 10 días después de la mordedura de una garrapata infectada.  Los síntomas incluyen: náuseas, vómito, dolor de cabeza, debilidad, parálisis y quizá colapso cardiorrespiratorio.

La enfermedad de Lyme, ha recibido extensa publicidad.  Es la principal enfermedad transmitida por garrapatas en Europa, pero se ha venido extendiendo por otros países.  Su primer síntoma es una erupción que puede diseminarse a varias partes del cuerpo; comienza cerca de tres días después de la mordedura de una garrapata infectada.  La erupción puede llegar a semejarse en un tercio de los pacientes con el tiempo con el patrón de un tiro al blanco (diana).  Después de unos días o unas semanas, se presenta hinchazón dolorosa de las articulaciones, en particular de las rodillas.  La enfermedad de Lyme, puede llegar a confundirse con artritis reumatoide y lo mismo que esa enfermedad puede resultar en discapacidad permanente.  No obstante, si se reconoce y trata de manera oportuna con antibióticos, el paciente puede recuperarse por completo.

La temporada en las mordeduras de las garrapatas es más común durante el verano, cuando las personas salen a pasear por los bosques con poca ropa protectora.  La transmisión de la infección de la garrapata a la persona toma por lo menos 12 horas, así que, si lo llaman para que retire uno de estos animales, deberá proceder despacio y con sumo cuidado.  No intente sofocar a la garrapata con gasolina o vaselina, no la queme con un cigarrillo encendido, porque solo quemara al paciente.  En lugar de ello, emplee una pinza fina para sujetarla del cuerpo y jale suavemente, pero con firmeza directo hacia arriba, de manera que la piel se levante.  Sostenga esta posición hasta que la garrapata se suelte.  Hay pinzas especiales para este procedimiento, pero seguramente en su equipo tendrá unas pinzas que le sirvan.

Este método por lo general eliminará a toda la garrapata; incluso si parte del parasito permanece incrustado a la piel, la parte que contiene al organismo infeccioso ya fue eliminado.  Limpie el área con desinfectante y guarde la garrapata en un frasco de vidrio u otro recipiente para su identificación.  No maneje la garrapata con sus dedos desnudos siempre use guantes.  De apoyo de urgencias al paciente y transporte al hospital.

Agotamiento por calor


Agotamiento por calor

El agotamiento por calor, también llamado postración o colapso por calor, es la enfermedad grave más común, producida por calor.  La exposición al calor, el estrés y la fatiga, son causas de agotamiento por calor, el cual se debe a la hipovolemia como resultado de la pérdida de electrolitos y de agua por una sudoración excesiva.  Para que la sudoración sea un mecanismo eficaz de enfriamiento, el sudor debe ser capaz de evaporarse del cuerpo.  De otra manera, el cuerpo continuará su producción de sudor, aumentando la pérdida de agua.  Las personas paradas bajo el sol caliente, en particular aquellas que usan varias capas de ropa, como los fanáticos de fútbol o los asistentes a un desfile, pueden sudar de manera profusa, y su cuerpo se refrescará poco.  La humedad elevada también reducirá la cantidad de evaporación que puede ocurrir.  Las personas que trabajan o se esfuerzan en áreas mal ventiladas, no logran eliminar el calor a través de la convección.  En consecuencia, las personas que trabajan o se ejercitan vigorosamente y que usan ropa muy gruesa en un medio caliente, húmedo o mal ventilado, presentan particular susceptibilidad al agotamiento por calor.

Los signos y síntomas del agotamiento por calor y aquellos asociados con hipovolemia son los siguientes:

  • Mareo, debilidad o desmayo acompañados de náuseas o dolor de cabeza.
  • Inicia, mientras se trabaja duro o se ejercita en un medio caliente húmedo y mal ventilado con sudoración abundante.
  • Incluso, puede iniciar en reposo en personas mayores o lactantes en medios calientes, húmedos y mal ventilados que permanecen largo tiempo en medios calientes o húmedos. Los individuos no aclimatados al medio ambiente caliente, también pueden presentar este inicio en reposo.
  • Piel fría, húmeda y pegajosa con palidez ceniza
  • Lengua seca y sed.
  • Signos vitales normales, aunque el pulso es con frecuencia se encuentra rápido y la tensión arterial diastólica puede ser baja.
  • Temperatura corporal puede estar normal o ligeramente elevada; en raras ocasiones llega a los 40°C.

Para tratar al paciente siga estos pasos:

  1. Retire las capas excesivas de ropa, en particular alrededor de la cabeza y el cuello.
  2. Aleje al paciente del medio ambiente caliente tan pronto como le sea posible, de preferencia hacia la parte trasera de la ambulancia con aire acondicionado. Si está a la intemperie, aléjelo del sol.
  3. Administre oxígeno al paciente tal como lo hizo en la evaluación inicial.
  4. Aliente al paciente para que se recueste y eleve las piernas o posición supina. Afloje cualquier prenda apretada y abanique al paciente para que se enfríe.
  5. Si el paciente está completamente alerta, aliéntelo para que se siente y beba despacio hasta 1 L de agua, siempre y cuando no sienta náuseas. Nunca fuerce al paciente a deglutir líquidos si no está completamente alerta, ni permita que lo haga en posición supina, pues podría aspirar el líquido a los pulmones.   Si el paciente siente nauseas, transpórtelo sobre su costado para evitar la aspiración.  En la mayoría de los casos, estas medidas revertirán los síntomas, lo cual hará que el paciente se sienta mejor en un lapso de 30  minutos, pero deberá prepararse para transportarlo al hospital, para que le hagan un tratamiento más agresivo, como por ejemplo con terapia IV con líquidos y vigilancia estrecha, en especial en las siguientes circunstancias:
  • Los síntomas no mejoran con rapidez
  • El nivel de conciencia disminuye
  • La temperatura permanece elevada
  • La persona es muy joven, es adulto mayor, o posee cualquier padecimiento subyacente, como la diabetes o enfermedades cardiovasculares.
  1. Transporte al paciente apoyándolo sobre su costado si piensa que tiene náuseas y está a punto de vomitar, pero asegúrese de que el paciente este bien sujeto a la camilla.

La insolación es la enfermedad menos común pero más grave ocasionada por la exposición al calor, ocurre cuando el cuerpo se somete a más calor del que puede manejar y se avasallan los mecanismos normales para liberarse del calor excesivo.  Entonces, la temperatura corporal se eleva con rapidez hasta un punto en el cual se destruyen los tejidos.  La insolación sin tratar siempre produce la muerte.

La insolación puede desarrollarse en pacientes durante la actividad física vigorosa, cuando se encuentran a la intemperie o en un espacio cerrado mal ventilado y húmedo.  También ocurre durante olas de calor entre personas o pacientes geriátricos, que viven en edificios sin aire acondicionado o con mala ventilación.  Así mismo puede desarrollarse en niños que se dejan solos encerrados en autos durante un día caliente.

Muchos pacientes con insolación presentan la piel caliente, seca y rojiza, debido a que su mecanismo de sudoración fue avasallado.  No obstante, al inicio en el curso de la insolación la piel puede estar húmeda o mojada.  Tenga en cuenta que un paciente puede presentar insolación aun cuando este sudando.  La temperatura corporal sube con rapidez en pacientes con insolación, esta puede alcanzar 41°C o más.  A medida que se eleva la temperatura del cuerpo, decae el nivel de conciencia de la persona.

Con frecuencia, el primer signo de insolación es un cambio en la conducta.  No obstante, a continuación el paciente deja de responder con rapidez; al inicio el pulso es acelerado y fuerte pero a medida que aumenta la falta de respuesta del paciente, el pulso se debilita y la tensión arterial cae.

La recuperación de la insolación, depende de la prontitud con la cual se administre el tratamiento, usted debe ser capaz de identificar a este paciente con prontitud.  El tratamiento de emergencia tiene un objetivo: reducir la temperatura corporal por cualquier medio disponible. Siga estos pasos para tratar a un paciente con insolación:

  1. Aleje al paciente del medio caliente y colóquelo en la ambulancia.
  2. Ajuste el aire acondicionado, al enfriamiento máximo.
  3. Retire la ropa del paciente.
  4. Administre oxígeno al paciente, si no lo hizo como parte de la evaluación inicial.
  5. Aplique paquetes fríos en el cuello, las ingles y axilas del paciente.
  6. Cubra al paciente con toallas o sabanas mojadas o rocíelo con agua fría y abaníquelo para evaporar con rapidez la humedad de la piel.
  7. Abanique al paciente de manera agresiva y repetida humedeciendo o sin humedecer la piel.
  8. Proporcione transporte inmediato al hospital.
  9. Notifique al hospital lo más pronto posible de manera que el personal pueda prepararse para tratar al paciente de inmediato a su llegada.

Venenos inyectados – intoxicaciones y envenenamientos


Venenos inyectados

El envenenamiento por inyección con frecuencia es el resultado del abuso de fármacos, como la heroína o la cocaína.  Al contrario de lo que piensan los detectives de la televisión, los únicos que tienen la probabilidad de haber inyectado a un paciente con veneno son los animales o los insectos.

Los signos y síntomas del envenenamiento por inyección, puede tener una multitud de presentaciones incluida: debilidad, mareo, fiebre, escalofríos, y falta de respuesta o el paciente puede excitarse con facilidad.

En general, los venenos inyectados, son imposibles de diluir o eliminar porque casi siempre se absorben con rapidez en el cuerpo o causan una inmensa destrucción del tejido local.  Si sospecha que ocurrió una absorción rápida, vigile la vía aérea del paciente, proporcione oxígeno a flujo elevado y manténgase alerta en caso de náuseas y/o vómito.  Si hay inflamación, elimine o retire anillos, relojes y brazaletes de las áreas en torno al sitio de la inyección.  El rápido transporte al departamento de urgencias es esencial, lleve todos los envases, frascos y etiquetas junto con el paciente al hospital.

INTOXICACIONES


Intoxicación alimentaria

 Ocurre cuando uno ingiere alimento o agua que contiene bacterias, parásitos, virus o las toxinas producidos por estos microorganismos. La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria se dan a raíz de bacterias comunes como el estafilococo o la Escherichia coli (E. coli.)

Causas

La intoxicación alimentaria puede afectar a una persona o a un grupo de personas que hayan ingerido todas el mismo alimento. Es más común después de consumir alimentos en comidas al aire libre, cafeterías de escuelas, grandes reuniones sociales o restaurantes.

Cuando los microorganismos ingresan al alimento, se denomina contaminación. Esto puede suceder de diferentes maneras:

  • La carne de res o de aves puede entrar en contacto con las bacterias normales de los intestinos de un animal que se está procesando.
  • El agua que se utiliza durante el cultivo o embarque puede contener estiércol o desechos humanos.
  • El alimento se puede manipular de manera insegura durante la preparación en tiendas de abarrotes, restaurantes o casas.

La intoxicación alimentaria puede ocurrir después de comer o beber:

  • Cualquier alimento preparado por alguien que no se lave las manos adecuadamente.
  • Cualquier alimento preparado usando utensilios de cocina, tablas de cortar y otras herramientas que no estén totalmente limpias.
  • Productos lácteos o alimentos que contengan mayonesa (como ensalada de col o de papa) que hayan permanecido fuera del refrigerador por mucho tiempo.
  • Alimentos congelados o refrigerados que no se guarden a la temperatura apropiada o que no se recalienten a la temperatura correcta.
  • Pescados u ostras crudas.
  • Frutas o verduras crudas que no se hayan lavado bien.
  • Jugos de verduras o frutas crudas y productos lácteos (busque la palabra “pasteurizado”, lo cual significa que el alimento ha sido tratado para prevenir la contaminación).
  • Carnes o huevos mal cocidos.
  • Agua proveniente de un pozo o arroyo, o agua de una ciudad o pueblo que no haya sido tratada.

Muchos tipos de microorganismos y toxinas pueden causar intoxicación alimentaria, como:

  • Enteritis por Campylobacter 
  • Cólera
  • Enteritis por E. coli 
  • Toxinas en pescados o mariscos dañados o en mal estado
  • Staphylococcus aureus
  • Salmonela
  • Shigella

Los niños y los ancianos tienen el mayor riesgo de intoxicación por alimentos. Asimismo, usted puede estar en mayor riesgo si:

  • Padece una afección seria, como enfermedad renal, diabetes, cáncer o VIH y/o SIDA.
  • Tiene un sistema inmunitario debilitado.
  • Viaja fuera de los Estados Unidos a áreas en donde hay más exposición a los organismos que causan dicha intoxicación alimentaria.

Las mujeres embarazadas y lactantes tienen que ser especialmente cuidadosas para evitar la intoxicación alimentaria.

Síntomas

Los síntomas de los tipos de intoxicación alimentaria más comunes con frecuencia comienzan al cabo de 2 a 6 horas después de ingerir el alimento. Ese tiempo puede ser más largo o más corto, según la causa de la intoxicación alimentaria.

Intoxicación alimentariaLos posibles síntomas abarcan:

  • Cólicos abdominales
  • Diarrea (puede tener sangre)
  • Fiebre y escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Debilidad (puede ser grave)

Pruebas y exámenes

Su médico buscará signos de intoxicación con alimentos, como dolor en el estómago y signos de que su cuerpo en realidad tiene poco líquido (deshidratación).

Se pueden hacer exámenes coprológicos o del alimento que haya consumido para averiguar qué tipo de microorganismo está causando los síntomas. Sin embargo, los exámenes no siempre pueden encontrar la causa de la diarrea.

En los casos más serios, el médico puede solicitar una sigmoidoscopia, un procedimiento en el cual se usa una sonda delgada y hueca con una luz en el extremo que se pone en el ano para buscar la fuente de un sangrado o infección.

Tratamiento

La mayoría de las veces, usted mejorará en un par de días. La meta es aliviar los síntomas y verificar que su cuerpo tenga la cantidad apropiada de líquidos.

Recibir suficiente líquido y saber qué comer le ayudará a usted a mantenerse cómodo. Usted tal vez necesite:

  • Manejar la diarrea
  • Controlar las náuseas y los vómitos
  • Descansar lo suficiente

Usted puede tomar mezclas de rehidratación oral para reponer los líquidos y minerales perdidos por vómitos y diarrea.

El polvo de rehidratación oral puede comprarse en una farmacia. Asegúrese de mezclar el polvo en agua potable.

Usted puede hacer su propia mezcla disolviendo ½ cucharadita de sal y bicarbonato sódico y 4 cucharadas de azúcar en 4 ¼ tazas (1 litro) de agua.

Si presenta diarrea o vómitos y no puede tomar o conservar los líquidos, puede necesitar que se los administren por vía intravenosa (IV). Esto puede ser más común en los niños pequeños.

Si toma diuréticos, pregúntele al médico si necesita dejar de tomarlos mientras tenga diarrea. Sin embargo, nunca deje de tomar ni cambie los medicamentos sin hablar primero con el médico.

Para las causas más comunes de intoxicación por alimentos, el médico NO recetará antibióticos.

Usted puede comprar medicamentos en la farmacia que le ayuden a disminuir la diarrea.

  • No utilice estos medicamentos sin hablar con el médico si tiene diarrea con sangre o fiebre, o si la diarrea es intensa.
  • No le dé estos medicamentos a los niños.

Posibles complicaciones

La deshidratación es la complicación más común y se puede presentar a partir de cualquiera de las causas de intoxicación alimentaria.

Las complicaciones menos comunes, pero mucho más graves, dependen de la bacteria que esté causando la intoxicación alimentaria. Éstas pueden abarcar:

  • Artritis
  • Problemas hemorrágicos
  • Daño al sistema nervioso
  • Problemas renales
  • Hinchazón o irritación del tejido alrededor del corazón

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con el médico si:

  • Presenta sangre o pus en las heces.
  • Tiene diarrea y es incapaz de tomar líquidos debido a las náuseas o al vómito.
  • Tiene fiebre por encima de 101° F (38º C) o su hijo tiene fiebre por encima de 100.4° F (38º C) junto con la diarrea.
  • Tiene signos de deshidratación (sed, vértigo o mareo).
  • Ha viajado recientemente a un país extranjero y presentó diarrea.
  • La diarrea no ha mejorado en 5 días (2 días para un bebé o un niño) o ha empeorado.
  • Su hijo ha estado vomitando durante más de 12 horas (en un recién nacido de menos de 3 meses, llame tan pronto como comience el vómito o la diarrea).
  • Presenta intoxicación por hongos, pescado, o botulismo.

Referencias

Schiller LR, Sellin JH. Diarrhea. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds.Sleisenger & Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease

Sodha SV, Griffin PM, Hughes JM. Foodborne disease. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds.Principles and Practice of Infectious Diseases

Craig SA. Gastroenteritis. In Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice

A %d blogueros les gusta esto: