Archivos de etiquetas: consentimiento

Consentimiento – emergencias de la conducta


Consentimiento

Cuando un paciente no es o está mentalmente competente para acceder a que se le proporcione atención médica de emergencia, la ley asume que existe un consentimiento implícito.  Por ejemplo: el consentimiento de un paciente inconsciente, está implícito, si están en riesgo su vida o su salud.  La ley se refiere a esto como la doctrina de la emergencia: el consentimiento está implícito debido a la necesidad de un tratamiento médico de urgencia.  En una situación que no sea una amenaza inmediata de vida, la atención médica de emergencia o el traslado puede retrasarse hasta que se obtenga el consentimiento apropiado.

En algunos casos que implican emergencias psiquiátricas, sin embargo, el asunto no siempre es tan claro.  ¿Existe o no una emergencia amenazante de vida?  Si no está seguro, deberá solicitar la asistencia del personal de policía.

Anuncios

19.5 EVALUACIÓN DE UNA EMERGENCIA DE LA CONDUCTA


19.5 EVALUACIÓN DE UNA EMERGENCIA DE LA CONDUCTA

Evaluación de la escena

El CECOM, puede proporcionarle información que sugiera una emergencia de la conducta; sin embargo, cada situación tendrá algún componente de una emergencia de este tipo.  Puede tratarse de un problema médico empeorado por un asunto de la conducta, o puede ser un trastorno de la conducta que condujo a un traumatismo.

Sin importar esto, los factores a considerar son su seguridad y la respuesta del paciente al entorno.  Algunas situaciones pueden ser más graves que otras y en consecuencia, amenazar su seguridad: ¿es la situación indebidamente peligrosa para usted y s compañero?  ¿Requiere de apoyo inmediato de la policía? ¿Parece típico o normal el comportamiento del paciente bajo las circunstancias? ¿Están implicados asuntos legales (escena del crimen, consentimiento, rechazo)?

Por ejemplo: un paciente que acaba de sufrir un asalto, tienen buenas razones de tener miedo de otras personas incluidas nosotros,   tome las precauciones ASC apropiadas, solicite cualquier recurso adicional que pueda necesitar con anticipación (policía, personal adicional).  Siempre podrá pedirles que se vayan si no son necesarios.  Manténgase alerta, evite el criterio estrecho.

Obtenga consentimiento para atender al paciente


Obtenga consentimiento para atender al paciente

Obtenga consentimiento para cuidar a la persona, como se expone en el capítulo 3.  Es posible que el paciente consciente permita que lo atienda, sin que necesite preguntar de manera específica si puede ayudarlo.  En otras ocasiones se necesita preguntar de manera puntual si puede ayudarlo.  En otras ocasiones es necesario preguntar formalmente o directamente: “ puedo ver su pierna?”, !parece estar lesionada ¡ y advertirle al paciente que para observarla, es necesario hacer contacto físico y que también debe pedirle y obtener autorización para tocarlo.  Especialmente con el sexo femenino debe tener esta precaución.

Esta comunicación establece una relación formal entre usted y el paciente, y puede reducir la ansiedad y ganar cooperación cuando atienda a pacientes más jóvenes.  El tratamiento de pacientes inconscientes se basa en el consentimiento implícito, asumiendo que se estuviera conscientes consentiría en ser atendidos con los cuidados de urgencias.  Sin embargo, si el paciente despierta, debe explicarle quien es, que está haciendo y porqué lo está haciendo.

3. VOCABULARIO VITAL – Temas médicos, éticos y legales


3 VOCABULARIO  VITAL

TEMAS MÉDICOS, ÉTICOS Y LEGALES

Abandono: terminación unilateral de los cuidados, sin el consentimiento del paciente, y sin hacer provisiones para transferir los cuidados a otro profesional médico con destrezas del mismo nivel, o más altas.

Agresión: tocar a un paciente o proporcionarle  cuidados de urgencias sin consentimiento.

Asalto: situar de manera ilegal, un estado de temor por daño corporal inmediato.

Certificación: proceso en el cual una persona, institución, o programa es evaluado y reconocido por haber cubierto ciertos estándares predeterminado, para proporcionar cuidados seguros y éticos, basados en evidencia científica.  Dicha certificación debe ser otorgada por autoridades educativas y/ o salud.

Competente: capaz de tomar decisiones racionales sobre su bienestar personal.

Consentimiento: permiso para suministrar cuidados.

Consentimiento expresado: tipo de consentimiento en el cual el paciente manifiesta su autorización para la provisión de cuidados o transporte; esto puede ser también a través de un movimiento muscular positivo.

Consentimiento implícito: tipo de consentimiento en el cual un paciente que es incapaz de dar consentimiento recibe tratamiento bajo la suposición legal de que así lo desearía.

Consentimiento informado: permiso para el tratamiento, otorgado por un paciente competente después de que se han explicado los riesgos potenciales, beneficios, y alternativas al tratamiento.

Cuidados de emergencias u urgencia médica: cuidado o tratamiento inmediato.

Deber de actuar: término médico-legal que se refiere a cierto personal que por estatuto o función, tienen la responsabilidad de proporcionar cuidados.

Directiva por adelantado: documento escrito que especifica el tratamiento médico de un paciente competente, en caso de que el paciente se vuelve incapaz de tomar decisiones.

Estándar de cuidado: niveles de cuidado de urgencia, escritos, aceptados y fundamentados en entrenamiento y profesión; escritos por organizaciones legales o profesionales, en forma que los pacientes no estén expuestos a riesgo o daño no razonable.

Leyes del buen samaritano: Provisiones estatutarias, promulgadas, destinadas a proteger a los ciudadanos de responsabilidad por errores u omisiones al proporcional cuidados médicos de emergencia de buena fe, a menos que sean por descuido o decidida negligencia.

Lividez: asentamiento de la sangre en la parte más baja del cuerpo, causando cambio en la coloración de la piel que se encuentra en contacto con una superficie.

Médico-legal: termino que se refiere a los aspectos jurídicos que involucran a las leyes penales o civiles y la medicina forense.

Negligencia: omisión de proporcionar los mismos cuidados que proporcionaría una persona con entrenamiento similar.

Precedente: basa la acción actual en lecciones, reglas o directrices derivadas de experiencias similares previas.

Putrefacción: descomposición de los tejidos corporales.

Restricción forzada: acto de limitar físicamente a un individuo de cualquier acción física con conocimiento de la dirección médica y de los oficiales encargados de hacer cumplir la ley.

Rigidez cadavérica: endurecimiento del cuerpo; un signo definitivo de muerte.

Urgencia o emergencia: situación grave, como una lesión o enfermedad, que amenaza la vida o bienestar de una persona, o grupos de personas, y requiere intervención inmediata.

CONSENTIMIENTO EN ADULTOS MENTALMENTE INCOMPETENTES


ADULTOS MENTALMENTE INCOMPETENTES

Asistir a pacientes que están mentalmente enfermos, en crisis de comportamiento (psicológico), bajo la influencia de drogas o alcohol, o con retraso de desarrollo, es complicado.  Un paciente adulto que es mentalmente incompetente no es capaz de dar un consentimiento con información.  Desde una perspectiva legal, esta situación es similar a la que implica a los menores.  Debe obtenerse consentimiento para los cuidados de urgencia de alguna persona que sea legalmente responsable, como un guardián o un custodio.  Sin embargo, en muchos casos tal autorización no se obtendrá con facilidad.  Muchos países tienen estatutos de custodia protectora permitiendo que tal persona sea llevada bajo autoridad ejecutora de la ley, a un servicio médico.  Conozca las leyes de su área.  Recuerde que cuando hay una emergencia que pone en peligro la vida, puede asumir que existe un consentimiento implícito.

MENORES DE EDAD Y CONCENTIMIENTO


MENORES DE EDAD Y CONCENTIMIENTO

Muchas veces es posible que un menor no tenga el discernimiento, la madurez o el criterio para dar un  consentimiento valido, la ley requiere que un progenitor o tutor legal otorgue el consentimiento para el tratamiento y transporte.  Sin embargo, hay situaciones  en que un menor puede dar un consentimiento valido para recibir cuidados médicos, como es el caso de menores emancipados casados o menores embarazadas, siendo tratados como adultos para los propósitos de consentir el tratamiento médico.

Usted debe obtener el consentimiento de un progenitor o tutor legal siempre que sea posible, sin embargo, si existe una verdadera emergencia y no están disponibles los padres o tutor legal, el consentimiento para tratar al menor es implícito, al igual que con un adulto.  Nunca se debe negar el cuidado que pueda salvar la vida, sin embargo la recomendación en estos casos es notificar de forma inmediata a su central de comunicaciones la situación que se está presentando para que quede asentada la decisión de iniciar el tratamiento, así como el traslado del paciente.  De igual manera puede apoyarse en la solicitud de la autoridad presente en la escena, con el fin de que sirvan también como testigos de las acciones qué esa llevando a cabo, considerando que lo anterior no debe ser una causa para retrasar el tratamiento o el traslado.

EL CONSENTIMIENTO


3.8 EL CONSENTIMIENTO

Antes de que el cuidado de atención médica prehospitalaria sea aplicado, el paciente tiene que ser enterado de su situación, de las medidas de soporte básico que serán aplicadas, de los riesgos asociados y sus consecuencias.  En la mayor parte de las circunstancias se requiere consentimiento de todo adulto consiente, mentalmente competente, antes de que puedan iniciarse los cuidados.  Una persona que recibe atención debe dar autorización o consentimiento para el tratamiento.  Si una persona está en control de sus acciones aunque este lesionada, y rechaza los cuidados, usted puede no atender al paciente.  De hecho, hacerlo puede dar lugar a una acción, tanto penal como civil, delitos menores tales como robo o lesiones.  El consentimiento debe ser expreso o implícito y puede involucrar los cuidados a un menor o a un paciente mentalmente incompetente.

CONSENTIMIENTO EXPRESADO

El consentimiento expresado (o consentimiento real) es el tipo de autorización en el cual el paciente dice o reconoce que desea que le proporcione cuidados o transporte.  Debe ser un consentimiento informado, lo que significa que se le han comunicado al paciente los riesgos potenciales, beneficios y alternativas al tratamiento, y éste ha aceptado el procedimiento.  La base legal de esta doctrina, se basa en la suposición de que el paciente tiene el derecho de determinar lo que se hará con su cuerpo.  Este debe tener edad legal y ser capaz de tomar una decisión racional.

Un paciente puede estar de acuerdo con ciertos cuidados médicos de urgencia, pero no con otra atención.  Por ejemplo, un paciente puede consentir que se le retire de un auto, pero rehusar atención adicional.  Una persona lesionada puede estar de acuerdo en recibir cuidados de urgencias en su hogar, pero rechazar a ser trasportada a un servicio médico.  El consentimiento con información es válido si se da de forma verbal; sin embargo, esto puede ser difícil de probar.  Hacer que el paciente firme un formulario de consentimiento no elimina por completo su responsabilidad de informar al paciente.   Un paciente puede ser útil como prueba más adelante, y la documentación del consentimiento siempre es recomendable y fundamental.

CONSENTIMIENTO IMPLÍCITO

Cuando una persona esta inconsciente y es incapaz de dar su autorización o existe una grave amenaza para su vida o un parte de su cuerpo, la ley asume que el paciente consentiría en recibir la atención y el transporte a un servicio médico.  Esto se llama consentimiento implícito y está limitado a situaciones de emergencia que amenazan la vida. Es apropiado cuando el paciente esta inconsciente, delirante, no responde como resultado del uso de alcohol, trauma en cráneo, enfermedades metabólicas o drogas, o simplemente es incapaz de dar un consentimiento expresado.  Sin embargo, muchas cosas pueden ser confusas sobre lo que representa una “grave amenaza para la vida o parte de su cuerpo”.  Es muy probable que los procedimientos legales giren alrededor de esta cuestión.  Esto se convierte en una resolución con aspectos médico-legales involucrados, que deben ser apoyados por el mayor esfuerzo hecho por el TEM para obtener el consentimiento médico-legal; este es un término que se refiere a la declaración que guarda aspectos, principios y normatividad establecida en la medicina y en un conjunto de normas jurídicas, incluyendo criterios relacionados con la medicina forense.  En la mayor parte de los casos, la ley permite que el conjugue, un pariente cercano o familiar directo dé el consentimiento para una persona lesionada que es incapaz de darlo.  También puede estar implícito el rechazo a su ofrecimiento de dar los cuidados de emergencia.  Por ejemplo la acción de un paciente de rechazar su brazo del entablillado, puede ser una insinuación de rechazo al consentimiento.  De nuevo, es trascendental documentar estas circunstancias y la respuesta así como registrar testigos.

MENORES DE EDAD Y CONSENTIMIENTO

Muchas veces es posible que un menor no tenga el discernimiento, la madurez o el criterio para dar un consentimiento valido, la ley requiere que un progenitor o tutor legal otorgue el consentimiento para el tratamiento y transporte.  Sin embargo, hay situaciones en que un menor puede dar un consentimiento valido para recibir cuidados médicos, como es el caso de menores emancipados casados o menores embarazadas, siendo tratados como adultos para los propósitos de consentir el tratamiento médico.  Usted debe obtener el consentimiento de un progenitor o tutor legal siempre que sea posible, sin embargo, si existe una verdadera emergencia y no están disponibles los padres o tutor legal, el consentimiento para tratar al menor es implícito, al igual que con un adulto.  Nunca se debe negar el cuidado que pueda salvar la vida, sin embargo la recomendación en estos casos es notificar de forma inmediata a su central de comunicaciones la situación que se está presentando para que quede asentada la decisión de iniciar el tratamiento, así como el traslado del paciente.  De igual manera puede apoyarse en la solicitud de la autoridad presente en la escena, con el fin de que sirvan también como testigos de las acciones qué esa llevando a cabo, considerando que lo anterior no debe ser una causa para retrasar el tratamiento o el traslado.

ADULTOS MENTALMENTE INCOMPETENTES

Asistir a pacientes que están mentalmente enfermos, en crisis de comportamiento (psicológico), bajo la influencia de drogas o alcohol, o con retraso de desarrollo, es complicado.  Un paciente adulto que es mentalmente incompetente no es capaz de dar un consentimiento con información.  Desde una perspectiva legal, esta situación es similar a la que implica a los menores.  Debe obtenerse consentimiento para los cuidados de urgencia de alguna persona que sea legalmente responsable, como un guardián o un custodio.  Sin embargo, en muchos casos tal autorización no se obtendrá con facilidad.  Muchos países tienen estatutos de custodia protectora permitiendo que tal persona sea llevada bajo autoridad ejecutora de la ley, a un servicio médico.  Conozca las leyes de su área.  Recuerde que cuando hay una emergencia que pone en peligro la vida, puede asumir que existe un consentimiento implícito.

RESTRICCIÓN O INMOVILIZACIÓN FORZADA

La restricción forzada es el acto de evitar físicamente que un individuo realice alguna acción física.  Puede requerirse de restricción forzada de un individuo perturbado mentalmente antes que pueda prestarse cuidados de urgencia.  Si piensa que un paciente se lesionará a sí mismo o a otros, puede tomar la determinación para poder restringirlo.  Sin embargo, debe consultar con dirección médica en línea o fuera de línea, dependiendo del protocolo local, para obtener autorización para restringir o contactar las autoridades que tienen la facultad para restringir personas.  En algunos países solo un oficial ejecutor de la ley puede restringir por la fuerza a un individuo.  Debe estar claramente informado sobre las leyes locales.  Restringir sin autoridad lo expone a sanciones civiles y penales.  Solo debe usarse en circunstancias de riesgo para usted u otros.

Su servicio debe tener protocolos definidos con claridad para enfrentar situaciones que impliquen restricción y que además sean conocidos por la autoridad local en materia de salud, así como por los oficiales encargados de hacer cumplir la ley.  Después de que se aplican restricciones no deben retirarse de la ruta a menos que representen un riesgo para el paciente, aun cuando el paciente prometa que se comportara bien.

Recuerde que si el paciente está consciente y la situación no es urgente, se requiere de su consentimiento.  Los adultos que parecen estar en control de sus sentidos no deben ser forzados a someterse a cuidados ni a trasportarse.  No se requiere que los adultos tomen decisiones “correctas” ni que estén de acuerdo con el consejo médico.

 

REDUCCIÓN DEL RIESGO Y PREVENCIÓN


2.10      REDUCCIÓN DEL RIESGO Y PREVENCIÓN

PRECAUCIONES UNIVERSALES Y AISLAMIENTO DE SUSTANCIAS O FLUIDOS CORPORALES

La OSHA (Occupational Safety and Health Administration), así como también las agencias respectivas de muchos países, han elaborado y publicado referentes a la reducción de riesgos en los sitios de trabajo y su aplicación, indicando que todos los TEM, y personal de la salud sea entrenado en el manejo de microbios patógenos de la sangre y en la aproximación a los pacientes que puedan tener una enfermedad contagiosa o infecciosa.   Se debe enfatizar el entrenamiento en precauciones con la sangre y líquidos o fluidos corporales,  transmisión por vía aérea y contaminación.

Teniendo en cuenta que los TEM están expuestos a muchos tipos diferentes de infecciones, se ha diseñado un conjunto de precauciones universales para usarse en el tratamiento apacientes; y prevenir entrar en contacto con microorganismos transportados por el paciente.

El contacto directo es la exposición o transmisión de una enfermedad contagiosa por contacto físico.

La Exposición es el contacto con sangre, líquidos corporales, tejidos o gotitas atomizadas en el aire, por contacto directo o indirecto.

Contacto directo o indirecto es la exposición o transmisión de una enfermedad por contacto con un objeto contaminado.  Los catarros o gripas comunes son probablemente propagados de esa forma.

El objetivo de las precauciones universales es interrumpir la trasmisión de microorganismos, sin embargo no quiere decir que protejan contra todas las enfermedades infecciosas.  “Universal” en este contexto significa recordarle que emplee protección en todas las situaciones en las que entre en contacto con el paciente.

También podemos reducir el riesgo de exposición, siguiendo las precauciones de aislamiento de sustancias corporales ASC,  este es un concepto de control de infección y difiere de las protecciones universales porque está diseñado para considerar a todos los líquidos corporales como potencialmente infecciosos. Al observar las precauciones universales, solo asume que la sangre y ciertos líquidos corporales tienen un riesgo de transmisión de hepatitis B y del virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

En 1988, en CDC (Centro de Control y Prevención de enfermedades de USA) retiro muchos líquidos corporales como sudor, lagrimas, saliva, orina, heces, vomito, secreciones nasales, y esputo de la categoría del riesgo, a menos que estos líquidos contengan sangre visible.  Sin embargo, en la oscuridad puede no ser posible ver sangre; por lo tanto el TEM debe seguir los protocolos del ASC.

Hemos visto que las enfermedades infecciosas son transmitidas por distintas vías, las más comunes que pueden propagarse en los hospitales son:

  • Sangre o salpicaduras de líquidos
  • Contaminación de una superficie
  • Exposición a piquete de aguja
  • Contaminación bucal por lavado de manos inapropiado

LAVADO APROPIADO DE MANOS

El lavado de manos es quizás la simple y eficaz para controlar la transmisión de enfermedades.  Debe lavarse siempre las manos antes y después de entrar en contacto con un paciente, independientemente de si usa guantes.  Mientras más tiempo permanezcan los microorganismos con usted, mayores serán la probabilidades de que pases a través de las barreras.  Aunque el agua y el jabón no sean protectores en todos los casos, en ocasiones su uso proporciona una excelente protección contra transmisión ulterior de su piel a otros.

Si no se dispone de agua corriente, puede usar sustitutos de lavado de manos sin agua.  Cuando use un sustituto sin agua en el campo, asegúrese de lavarse las manos al regresar al hospital.

El procedimiento adecuado para lavarse las manos es:

1.- Use jabón y agua caliente.

2.- Friccione sus manos al menos de 10 a 15 segundos para formar espuma.  Ponga especial atención a sus uñas.

3.- Enjuague sus manos y séquelas con toallas de papel.

4.- Use la toalla de papel para cerras la llave.

GUANTES Y PROTECCIÓN OCULAR

Los guantes y la protección de los ojos son el estándar mínimo en el cuidado de todos loa pacientes, cuando hay posibilidad de exposición a sangre o líquidos o fluidos corporales.  Los guantes tanto de vinilo como de látex, proporcionan protección adecuada.  Algunos grupos de trabajo utilizan un par de guantes encima de otro, o escoger que tipo de guantes usted mismo.  Debe evaluar cada situación y escoger el guante que le funcione mejor.  (Algunas personas son alérgicas al látex; si sospecha que usted lo es consulte con su supervisor.

Es posible que algunos guantes de vinilo sean mejores para exámenes regulares y los de látex sean más adecuados para procedimientos invasivos.

  • Nunca use guantes de vinilo o látex para labores de limpieza.
  • Cambie los guantes de látex si han sido expuestos a aceite de motor, gasolina, o cualquier producto con base de petróleo.
  • No use vaselina con guantes de látex.
  • Cuando trate una hemorragia profusa, o cualquier otro fluido corporal en abundancia use doble guante.
  • Asegúrese de cambiarse los guantes cada vez que cambie de paciente.
  • Para limpieza y desinfección de su unidad debe usar guantes de trabajo pesado.
  • Nunca use guantes de vinilo o látex para trabajos de aseo.
  • Quitarse los guantes de látex o vinilo requiere de una técnica o método para evitar contaminarse con los materiales de los guantes que ha usado.

1.- Comience quitándose parcialmente un guante.  Con la otra mano enguantada, pince el primer guante por la muñeca – asegúrese de tocar solo el exterior del primer guante y comience a enrollarlo fuera de la mano con el interior hacia afuera.  Deje expuesto el exterior de los dedos en el primer guante.

2.- Use los dos dedos de la primera mano.  Para pinzar la muñeca del segundo guante y comience a tirar de él enrollándolo, de adentro hacia afuera, hacia la punta de los dedos como hizo con el primer guante.

3.- Continúe tirando del primer guante hasta que pueda liberar la segunda mano.

4.- Con su segunda mano, ahora sin guante, prenda el interior expuesto del primer guante y tire de él liberando la primera mano y el ahora libre segundo guante.  Asegúrese de tocar solo superficies interiores limpias con sus manos sin guantes.

En el equipo de protección personal los guantes son el tipo más común.

En muchas operaciones de rescate del Sistema Médico de Emergencia, también se deben proteger sus manos y muñecas de lesiones, para ello puede usar guantes de cuero a prueba de punciones, con guantes de látex por debajo.  Esta combinación le permitirá el uso libre de sus manos con la protección agregada a sangre y fluidos corporales.

Recuerde que el látex y vinilo se consideran desechos médicos y deben eliminarse de manera apropiada.  Los guantes de cuero deben tratarse como material contaminado hasta que puedan descontaminarse de forma adecuada.

La protección de los ojos es importante en caso de salpicaduras de sangre hacia los ojos.  Si esta es una posibilidad entonces deben usar anteojos o gafas para su mejor protección.  Sin embargo si usted usa gafas medicadas o prescritas, estas son aceptadas como protección de los ojos, simplemente deberá agregarle aletas laterales removibles cuando este de servicio.  Los lentes de contacto no se consideran protectores oculares.

BATAS Y MASCARILLAS

Ocasionalmente puede necesitar usar una mascarilla y una bata, ambas proporcionan protección en caso de una salpicadura de sangre extensa.  Las batas se pueden usar en situaciones de parto, en el campo o en la escena o un traumatismo mayor.  No obstante usar una bata en algunas ocasiones puede no ser muy práctico.  De hecho en algunos casos, una bata puede constituir un riesgo de lesión.  Es posible que su delegación o grupo de trabajo tenga una política referente a las batas; asegúrese de conocer el reglamente del sitio donde trabaja.

Hay momentos en los cuales un cambio de uniforme es preferible en caso de tener que eliminar contaminaciones, en los casos de que la desinfección total profesional es imposible y entonces se tendría que eliminar completamente el uniforme.

MASCARILLAS, RESPIRADORES Y DISPOSITIVOS DE BARRERA. 

El uso de mascarillas es un tema complejo, en especial por los distintos requisitos de acuerdo a las legislaciones de cada país, referente a la protección contra tuberculosis entre otras.  Se debe usar una mascarillas quirúrgica estándar si existe la posibilidad de de una salpicadura con sangre o líquidos corporales.  Si se sospecha que un paciente tiene una enfermedad trasmitida por el aire, debe colocarle una mascarilla.  Sin embargo, si sospecha que el paciente tiene tuberculosis, colóquele una mascarilla quirúrgica, y un respirador de partículas de aire de alta eficiencia (HEPA).

Si el paciente necesita oxígeno, colóquele una mascarilla no re-circulante, en lugar de la mascarilla quirúrgica y fije el flujo de aire de 10 a 15 L/min; en este caso no coloque el respirador HEPA en el paciente; esto sería innecesario e incómodo.

Una simple mascarilla quirúrgica reducirá el riesgo de trasmisión de microorganismos del paciente al aire.  El uso del respirador HEPA debe cumplir con los estándares internacionales, que indican que los bellos faciales así como también las patillas largas o bigote, impedirán un ajuste apropiado.

Aunque no hay casos documentados de trasmisión de enfermedades a rescatistas como resultado de practicar reanimación boca-boca sin protección, siempre debe usar una mascarilla con bolsa reservorio o un dispositivo bolsa-válvula-mascarilla (BVM).  La reanimación boca-boca raramente es necesaria en situaciones de trabajo.

Recuerde que las superficies exteriores de estos elementos se consideran contaminadas después de haber sido expuestas al paciente.  Debe asegurarse de que los guantes, mascarillas, batas y todos los demás elementos que se han usado y sido expuestos a sangre, o líquidos corporales sean eliminados apropiadamente, de acuerdo a las directrices o protocolos legales de su país.

Si se pica con una aguja, le cayó sangre o algún líquido corporal en el ojo, o tiene algún tipo de contacto con líquidos o sangre del paciente, informe de inmediato el incidente a su supervisor.

DISPOSICIÓN ADECUADA DE ELEMENTOS CORTANTES Y PUNZANTES

Sea cuidadoso cuando manipule agujas, bisturís y otros materiales afinados.  La propagación del VIH y Hepatitis en servicios de atención médica suele ser relacionada con el manejo descuidado de elementos cortantes.

No vuelva a tapar, no rompa o doble agujas.  Aun los individuos más cuidadosos se pueden pinchar accidentalmente.

Elimine en contenedores rígidos cerrados y apropiados todos los elementos afilados que han estado en contacto con secreciones.

RESPONSABILIDADES DEL EMPLEADOR

Su empleador no puede garantizar un ambiente 100% libre de riesgos.  Tomar el riesgo de exposición o adquisición de una enfermedad contagiosa, es parte de su trabajo.  Usted tiene derecho de saber las enfermedades que pueden representarle un riesgo.  Recuerde que su riesgo de infección no es muy alto; sin embargo, las regulaciones legales de cada país tanto de las agencias privadas como las estatales, requieren que a todos los empleados se les ofrezca un sitio de trabajo donde se reduzca el riesgo a la exposición.

Además de las directrices de la OSHA, la CDC y la FNPA, entre otras están dirigidas a reducir el riesgo por exposición a microorganismos patógenos en a sangre y enfermedades transmitidas por el aire.  Estas agencias establecen un estándar de cuidados para todo el personal de bomberos y del Servicio Médico de Emergencias, y aplica a todos, empleados, de tiempo completo, de medio tiempo o voluntarios.

EQUIPO DE PROTECCIÓN PERSONAL

El EPP es el que bloquea la entrada de un microorganismo al cuerpo, las normas internacionales requieren que este compuesto por:

  • Guantes de vinilo y látex
  • Guantes de uso pesado para limpieza
  • Gafas protectoras
  • Mascarillas, incluyendo respirador HEPA
  • Batas de cobertura
  • Dispositivos para asistencia respiratoria.

El EPP apropiado es seleccionado para cada tarea de acuerdo a la forma en la cual una enfermedad contagiosa se transmite.  Por ejemplo, la transmisión de una enfermedad propagada por el aire se bloquea por una mascarilla.  La sangre que salpica en un ojo puede prevenirse cuando se usa un protector ocular.

Se deben seguir las recomendaciones sobre el uso de EPP, sin embargo los organismos internacionales reconocen que hay tiempos en los cuales los procedimientos no se pueden realizar.  Hay una declaración de “excepción” en la regulación de OSHA que establece que cuando se cree que tomar el tiempo para usar EPP retrasará la prestación de cuidados al paciente o planteará un riesgo para su seguridad puede elegir no usarlo.  El riesgo a la seguridad personal se refiere a la probabilidad de ser atacado por una persona o un animal, no a la preocupación sobre adquirir una enfermedad contagiosa.  Si elige no usar EPP, podría tener que justificar esta acción.  Es su responsabilidad seguir las reglas de una forma razonable y prudente.

PLAN DE CONTROL A LA EXPOSICIÓN

La prevención es la mejor forma de evitar la exposición, por lo tanto siga los protocolos para el aislamiento de sustancias o fluidos corporales, sin embargo a pesar de estas precauciones, su usted o su compañero sufren de exposición accidental, contacte a su dirección médica y/o de aviso al personal del hospital receptor del paciente para que se le incluya en el plan de control de exposición.

Componentes De Un Plan De Control

Determinación de la exposición

  • Determina quien está en riesgo de contacto con sangre y otros líquidos corporales.
  • Crea una lista de tareas que plantean riesgo por contacto con sangre y otros líquidos corporales.
  • Incluye equipo de protección personal (EPP) requerido por las autoridades.

Educación y entrenamiento

  • Explica porque es requerido un individuo calificado para responder preguntas sobre enfermedades contagiosas y control de la infección, más que basarse en paquetes de entrenamiento.
  • Incluye la disponibilidad de un instructor capaz de entrenar al TEM en lo referente a patógenos trasmitidos por sangre y aquellos trasmitidos por aire, como las hepatitis B y C, VIH, sífilis y tuberculosis.
  • Asegura que el instructor proporcione educación apropiada, como mejor medio para corregir muchos mitos que rodean a estos temas.

Programa de vacunación de Hepatitis

  • Explica la vacuna ofrecida, su seguridad y eficacia, mantenimiento de registros, y seguimiento.
  • Se refiere a la necesidad de obtener títulos de anticuerpos posteriores a la vacuna para identificar individuos que no responden a la serie de vacunación de tres dosis.

Equipo De Protección Personal

  • Lista el EPP ofrecido y porqué fue seleccionado.
  • Lista cuanto equipo está disponible y donde obtener adicional.
  • Declara que tipo de EPP debe usarse en cada procedimiento con riesgo.

Prácticas De Limpieza Y Desinfección

  • Describe cómo cuidar y mantener vehículos y equipo.
  • Identifica donde y cuando se debe realizar la limpieza, como debe hacerse, que EPP debe usarse y cual solución de limpieza debe usar.
  • Se refiere a la recolección, almacenamiento y disposición de los desechos médicos

Prueba cutánea de tuberculina/prueba de acceso

  • Se refiere a con qué frecuencia los empleados deben aplicarse la prueba cutánea.
  • Se refiere a que tan frecuente los empleados se deben practicar la prueba de acceso para determinar el tamaño apropiado de la mascarilla para proteger de tuberculosis al TEM
  • Se refiere a todos los asuntos pertinentes con las mascarillas respiradoras HEPA.

Tratamiento exposición

  • Identifica a quien notificar cuando haya ocurrido una exposición, que formularios llenar, a donde acudir para el tratamiento, y que tratamiento se dará.

Consentimiento a la vigilancia

  • Se refiere a la forma en que el servicio o delegación evalúa el consentimiento del empleado en cada aspecto del plan.
  • Asegura que los empleados comprendan lo que han de hacer y porque es importante.
  • Declara que la falta de consentimiento debe documentarse.
  • Indica que acción disciplinaria debe tomarse en presencia de una falta de consentimiento continua.

Mantenimiento de registros

  • Señala todos los registros que se mantendrán, que tan confidencialmente se conservaran y cuando se pueden evaluar los registros y por quien.

 

A %d blogueros les gusta esto: