Archivos de etiquetas: condición amenazante de vida

27.4 LESIONES DEL TÓRAX


27.4 LESIONES DEL TÓRAX

Básicamente hay dos tipos de lesiones del tórax: abierto y cerrado.  Como lo indica su nombre, una lesión cerrada de tórax, es aquella en la cual la pared del tórax no ha sido transgredida.  Este tipo de lesión es causada generalmente por un trauma contuso, como cuando un conductor se golpea con el volante en un choque de vehículo motor, es golpeado por un objeto que cae, o recibe un golpe en el pecho durante una pelea o un asalto físico.

A pesar de que es una lesión cerrada de tórax, puede tener heridas en la piel que no determinan que se trate de un trauma penetrante.  En una lesión abierta de tórax, la propia pared torácica es penetrada por algún objeto, como un cuchillo, una bala, un fragmento de metal o el extremo roto de una costilla fracturada.

En el trauma contuso un golpe en el tórax, puede fracturar las costillas, el esternón, áreas completas de la pared torácica, lastimar los pulmones y el corazón y aún más lesionar la aorta.  Casi la tercera parte de las personas que mueren inmediatamente en choques de automóvil, es como resultado de una rotura traumática de la aorta.  Aunque la piel y la pared torácica no están penetradas, en una lesión cerrada, el contenido del tórax puede ser lacerado por fracturas costales.

La lesión de las estructuras de la pared torácica puede dar lugar a una disminución de la capacidad de los pacientes para ventilar por sí mismos.  Además, órganos vitales pueden de hecho, ser desgarrados de sus fijaciones en la cavidad torácica sin lesión alguna de la piel; situación que puede causar hemorragias graves que ponen en peligro la vida o ser causantes de condiciones amenazantes de vida sin que se vean externamente.

Lesiones de cuello


Lesiones del cuello

El cuello contiene muchas estructuras que son vulnerables a ser lesionadas por un traumatismo contuso, como un volante durante un choque de automóvil, o por heridas penetrantes como herida por cuchillada o arma de fuero.  Estas estructuras incluyen la vía aérea superior, el esófago, las arterias carótidas, el cartílago tiroides o manzana de Adán, el cartílago cricoides y la parte superior de la tráquea cualquier lesión en el cuello es grave y debe considerarse como condición amenazante de vida mientras no se compruebe o contrario en el departamento de urgencias. Considere que el traumatismo de fuerza contusa, que causa lesiones del cuello, también pueden causar lesiones en la columna cervical, inmovilice la columna vertebral.

24.9 LESIONES DE CUELLO


24.9 LESIONES DE CUELLO

Una lesión abierta del cuello, puede ser una condición amenazante de vida.  Si las venas del cuello están abiertas o expuestas al ambiente pueden succionar aire.  Si se succiona suficiente aire a un vaso sanguíneo, puede de hecho, bloquear el flujo de sangre en los pulmones, puniendo al paciente en paro cardíaco.  Este trastorno se llama embolia gaseosa.  Para controlar la hemorragia y prevenir la posibilidad de que esto ocurra, cubra la herida con un apósito oclusivo.  Aplique presión manual, pero no comprima ambos vasos carotideos al mismo tiempo; si lo hace puede interferir con la circulación al encéfalo y causar un evento vascular cerebral.  Sostenga el apósito compresivo sobre la herida, envolviéndolo laxamente, con un rollo de gasa alrededor del cuello y luego con firmeza alrededor de la axila opuesta.

Examen físico detallado – hemorragias


Examen físico detallado

Una vez que se completa la evaluación inicial, se corrigen todas la amenazas de vida obvias, y que el examen físico ha identificado lesiones ocultas y proporcionado un mejor cuadro del estado del paciente, considere efectuar un examen físico detallado como fue explicado en el capítulo  sobre evaluación  del paciente.  Es posible que el examen físico detallado de un apaciente que tiene una hemorragia no sea tan importante como otras partes de la evaluación.  Sin embargo en un paciente con un traumatismo significativo, practicar un examen físico detallado es una parte importante en la identificación y tratamiento de todas las lesiones.  Muchas veces los tiempos reducidos no hacen práctica esta evaluación

Intervenciones – hemorragias


Intervenciones

Cuando espere encontrar una hemorragia significativa proporciones oxígeno a flujo alto.  Si hay una hemorragia notablemente visible, inicie los pasos para controlarla.  Comúnmente es mejor usar métodos múltiples para controlar la hemorragia.  Si el paciente tiene signos de hipoperfusión trate el choque eficazmente y arregle un transporte rápido al hospital.

Circulación – hemorragias


Circulación

Debe tener la capacidad de evaluar con rapidez, la frecuencia y calidad del pulso tanto central como periférico, debe determinar el estado, color y temperatura de la piel y verificar el tiempo de llenado capilar especialmente en pacientes pediátricos.  Si ve una hemorragia notable, debe iniciar los pasos necesarios para controlarla.  Una hemorragia significativa, interna o externa es una amenaza inmediata para la vida o condición amenazante de vida.  Si el paciente tiene una hemorragia que obviamente pone en peligro la vida, debe controla de inmediatamente e iniciar el tratamiento de choque tan rápido como le sea posible.  La hemorragia que no amenaza la vida, como por ejemplo la de las abrasiones, pueden vendarse mas adelante en su evaluación según sea necesario.

Examen físico detallado – emergencias respiratorias


Examen físico detallado

En las emergencias respiratorias, como en cualquier otra emergencia, solo debe preceder al examen físico detallado una vez que se han identificado y tratado todas condiciones amenazantes de vida.  Si está ocupado con el tratamiento de la vía aérea o el tratamiento de problemas respiratorios, es posible que no tenga la oportunidad de proceder a un examen físico detallado previo a la llegada al departamento de urgencias.  Esto es de esperarse,   nunca comprometa la evaluación y el tratamiento de la vía aérea y de los problemas respiratorios con el fin de realizar el examen físico detallado.

No obstante, tenga en cuenta que puede haber muchas piezas adicionales para el rompecabezas de la evaluación y el tratamiento, que quizá sean reveladas en el examen físico detallado; por ejemplo: es posible que al tratar a un paciente con dificultad respiratoria aguda, que respira 40 veces por minuto, con sibilancia audible, no este seguro de que el paciente presenta ICC o un ataque de asma.  El examen físico detallado puede proporcionarle ciertos indicios, como una tensión arterial considerablemente elevada y edema pedio, lo cual le indicaría que tiene ICC.

A %d blogueros les gusta esto: