Archivos de etiquetas: brazos

PRINCIPIOS DE SEGURIDAD PARA ALCANZAR O JALAR PACIENTES


6.7 PRINCIPIOS PARA ALCANZAR Y JALAR EN FORMA SEGURA

6-10 alcanzar y jalar013 6-10 alcanzar y jalar014

 

Cuando usa un método de arrastre de cuerpo para mover a un paciente, aplique los mismos principios básicos y de mecánica que usamos para levantar y cargar.  Su espalda siempre debe estar recta y firme, no curva ni flexionada lateralmente, y debe evitar cualquier giro para que la columna vertebral mantenga su alineamiento normal.

Cuando desee alcanzar algo de más arriba, evite hiperextender su espalda.  Cuando está jalando a un paciente que está en el suelo, siempre debe arrodillarse para minimizar la distancia a la que se tiene que agachar.

Para mantener su alcance dentro de la distancia recomendada, extiéndase hacia adelante y sujete el paciente en forma tal que sus codos estén justo adelante del torso anterior.  Cuando este halando a un paciente que tiene una estatura diferente a la suya, flexione las rodillas hasta que su cadera este justo por debajo de la altura del plano, a través del cual estará jalando de él.  Durante el arrastre, debe extender sus brazos no más de 38 a 50 centimetros (15 a 20 pulgadas) frente a su torso.  Reposicione sus pies o rodillas si esta arrodillado, para que la fuerza al jalar este igualmente equilibrada entre ambos brazos y centrada en ellos, tire del paciente flexionando lentamente sus brazos.

Cuando ya no pueda jalar más porque sus brazos han alcanzado el frente de su torso, pare y retroceda otros 38 o 50 centímetros, así cuando este posicionado de manera apropiada, repita los pasos.  Debe alternar el tirar del paciente, y reposicionándose.  Realice movimientos simultáneos entre usted y  el paciente, de esta forma evitara empujones inconvenientes para el paciente y la probabilidad de que se produzca una fuerza no prevista a través de su columna vertebral.   También debe intentar prevenir lesionarse evitando situaciones que impliquen esfuerzos enérgicos que duren más de un minuto.

Si debe tirar de un paciente a través de una cama, deberá arrodillarse sobre esta, para evitar alcanzar más allá de la distancia recomendada.  Luego siga los pasos descritos hasta que el paciente este a 38 o 50 centímetros del borde de la cama.  Puede completar la tracción después, cuando este de pie al borde de la cama.

Más que jalar del paciente por su ropa, use para este propósito la sabana, o cobija bajo el paciente.  Puede enrollar la sabana bajo el paciente hasta que sea 15 centímetros más ancha que el paciente.  Tire la sabana enrollada suave y regularmente para deslizar al paciente al lado de la cama.

A menos que el paciente este en una camilla rígida, transfiéralo de la camilla a la cama en la sala de urgencias o al cuarto del paciente del hospital con un arrastre de cuerpo.  Con la camilla a la misma altura de la cama y sostenida fuertemente usted y otro TEM, deben arrodillarse en la cama del hospital y en la forma antes descridita, jalar al paciente en incrementos regulares hasta que el paciente este centrado apropiadamente en la cama.

Cuando transfiera al paciente a una mesa de exámenes estrecha, en vez de arrodillarse en la mesa, en general puede tirar del paciente estando de pie en el lado opuesto de la mesa.  Puede ser necesaria una tercera persona para sujetar los dos lados de la cabeza del paciente, para moverlo en forma segura.

A veces, durante el arrastre de un cuerpo, es posible que junto con otro TEM, tenga que tirar del paciente con uno de ustedes de cada lado.  Será necesario que altere la técnica usual para jalar al paciente y prevenir rotar de lado y producir una palanqueo lateral adverso contra la parte inferior de su espalda, debe posicionarse arrodillándose justo más allá del hombro del paciente, de frente hacia su ingle.  Extendiendo un brazo y enfrente de su pecho, puede sujetar la axila y con el otro brazo extendido al frente y al lado del torso puede sujetarlo por el cinturón del paciente.  Luego elevando sus codos y flexionando sus brazos, puede tirar del paciente con la línea de fuerza al menor ángulo posible.

6-11 alcanzar y jalar015 6-11 alcanzar y jalar016

En general cuando se lateraliza en bloque a un paciente para alcanzar más allá de 45 centímetros, minimice esta distancia, arrodillándose tan cerca del lado del paciente como sea posible, dejando solo suficiente espacio para que sus rodillas no eviten que el paciente sea girado.  Cuando se incline hacia adelante, mantenga su espalda recta e incline solo la cadera.    Asegúrese de usar los músculos de sus hombros, para ayudar con el giro, para minimizar el tiempo en es que esta en esta posición, y para soportar el peso del paciente, gire al paciente sin detenerse hasta que descanse sobre su costado.  Algunos expertos del SMU consideran que durante la lateralización, se debe jalar más al paciente que empujarlo.  Los protocolos locales guiaran su capacitación en ésta área.  Jalar hacia usted hará que sus piernas eviten que el paciente gire por completo.  O lo haga más allá de la distancia intentada.

Cuando este empujando el carro camilla, asegúrese de que este arriba.  Empuje la camilla desde su extremo de la cabeza, si está guiándola del estemos de los pies asegúrese de que sus brazos estén junto a su cuerpo y tenga cuidado en evitar alcanzar una distancia mayor detrás o hiperextender su espalda.

Su espalda debe estar rígida, derecha y sin movimientos laterales; mientras está caminando y guiando la camilla, inclínese un poco hacia adelante sobre su cadera.    Al caminar, sus piernas son impulsadas hacia atrás con los pies sobre el piso, su pelvis se mueve hacia adelante, y el movimiento de la pelvis es transferido a la camilla por medio de su torso recto y brazos firmemente sujetos.  Debe intentar mantenerse en línea con la dirección del empuje a través del centro de su cuerpo, flexionando sus rodillas.

6-11 alcanzar y jalar017

Un segundo TEM debe guiar el extremo de la cabecera y asistirlo empujando con sus brazos sostenidos con los codos flexionados de forma que las manos estén cerca de 30 a 38 centímetros (12 a 15 pies) frente al torso.  Para proteger sus codos de lesiones, nunca debe empujar un objeto con los brazos por extendidos completo en línea recta y los codos rígidos.

Cuando empuja firmemente sostenido con los codos flexionados, los músculos de los brazos sirven para absorber choques en caso de que las ruedas o extremo de los pies de la camilla choquen con un obstáculo deteniendo o haciendo más lento el desplazamiento.

Debe asegurarse de que empuja desde el área de su cuerpo, que está entre la cintura y el hombro.  Si el peso que está empujando está localizado más bajo que su cintura, debe empujar en una posición de rodillas.  Tenga cuidado de no empujar o jalar de una posición sobre su cabeza.

MECÁNICA CORPORAL – MOVIENDO Y ALZANDO


6.3 MECÁNICA CORPORAL

  • REPASO DE ANATOMIA

     

     

     

    6-1 Soporte del peso

 

REPASO DE ANATOMÍA

 

La cintura escapular descansa sobre la caja torácica, y la soportan las vértebras situadas por debajo de ella.  Los brazos están conectados con la cintura escapular y cuelgan de ella.  Cuando la persona está de pie, las vértebras sobre las que recae su peso se encuentran colocadas unas sobre otras, y alineadas sobre el sacro, el cual es tanto la base mecánica que soporta dicho peso como la parte posterior fusionada de la cintura pélvica.

Cuando la persona está de pie, el peso de cualquier cosa que sea levantada y acarreada se reflejara en la cintura escapular, la columna vertebral, la pelvis y luego las piernas.

Al cargar, si la cintura escapular esta alineada sobre la pelvis, y las manos se mantienen cercanas a las piernas; la fuerza, que es ejercitada contra la columna vertebral se trasmite esencialmente en una línea derecha, debajo de las vértebras, sobre la columna.  Por lo tanto, si se mantiene la espalda recta, se produce muy poco esfuerzo sobre los músculos y ligamentos que mantienen la columna alineada, y puede levantarse un peso significativo, y cargar sin lesionar la espalda.

Sin embargo puede lesionarse la espalda si el peso se levanta con la espalda curva o, aun si tiene la espalda vertical, pero muy inclinada hacia adelante sobre la cadera.  Con la espalda en cualquiera de estas posiciones, la cintura escapular está situada por delante de la pelvis, y la fuerza para cargar se ejerce sobre todo,  en forma lateral sobre la columna y no hacia abajo.  Cuando esto sucede, el peso es soportado por los músculos de la espalda, y los ligamentos que van desde la base del cráneo hasta la pelvis manteniendo alineada la columna vertebral en vez de haberlo sobre cada vertebra y disco que descansan alineados hacia abajo.

La parte superior de la columna vertebral y el torso, actúan como una palanca en forma tal que la fuerza ejercida contra los músculos y ligamentos de las regiones lumbar y sacra; esto, es el resultado de la ventaja mecánica, muchas veces producida, por el peso combinado de la parte superior del cuerpo y el objeto que esta levantado.  Por tanto, la primera regla clave al cargar es mantener siempre la espalda en posición recta y levantar sin girar, manteniendo los brazos lo más cercano posible al torso.

Cuando levante un peso, siempre debe separar las piernas de 38 a 40 cm y colocar los pies en forma tal que su centro de gravedad este apropiadamente equilibrado entre ambos.  Luego, con la espalda recta, baje la parte superior del cuerpo flexionando las piernas.  Una vez que ha sujetado de manera apropiada al paciente o a la camilla, y hecho los ajustes necesarios en la colocación de sus pies, levante al paciente elevando la parte superior de su cuerpo y brazos y extendiendo sus piernas hasta que quede de nuevo de pie.

Como los músculos de las piernas se ejercitan caminando, subiendo escaleras o corriendo, están bien desarrollados y son extremadamente fuertes.  Por lo tanto, la forma más segura para  cargar es levantarse haciendo fuerza en las piernas flexionadas, que se encuentran colocadas de manera apropiada.    Este método es llamado  levantamiento con fuerza,  el cual es también útil para los individuos que tienen rodilla o músculos débiles.

Aunque se mantenga la espalda recta, la misma fuerza mal distribuida a través de la columna vertebral, y el aumento de tensión contra la parte inferior de la espalda, van a ocurrir si carga un objeto pesado manteniendo los brazos estirados hacia adelante, en forma tal que las manos este significativamente por delante del plano definido por la parte frontal del dorso.  Por lo tanto, nunca debe levantar a un paciente, u otro objeto pesado cuando sus brazos requieran ser extendidos a cualquier distancia significativa por delante de su toso o cara.   Siempre que este levantando o acarreando a un paciente, asegúrese de mantener sus brazos lo más cercano posible a la parte anterior del torso (el torso anterior y líneas imaginarias extendidas verticalmente hacia arriba y hacia abajo).  Mantenga siempre el peso que está levantando tan cerca de su cuerpo como le sea posible.

También debe evitar las fuerzas laterales a través de la columna vertebral y el palanqueo lateral contra la parte inferior de la espalda.  Si levanta un peso solo con un brazo o con los brazos extendidos mas  de un lado que del otro,  se ejercerá más fuerza contra un lado de la cintura escapular que contra el toro, causando que la fuerza se ejerza de manera lateral a través del a columna vertebral.  Para prevenir esto, mantenga los brazos separados aproximadamente a la misma distancia, como cuando cuelgan a cada lado del cuerpo, distribuido por igual y aproximadamente centrado entre ellos.  Si el peso no está equilibrado entre ambos brazos, o bien centrado entre los hombros, cuando está preparado para levantar, gire su cuerpo o muévalo a la izquierda o derecha, o ambas cosas, hasta que el peso se equilibre y este centrado.  Para levantar en forma segura y producir el máximo del levantamiento con fuerza, debe tener en cuenta los siguientes pasos:

pasos de levantamiento y descarga

  1. Mantenga la espalda en posición vertical y use sus músculos abdominales para afianzarla en una ligera curva hacia adentro.
  2. Separe sus piernas de 38 a 40 centímetros y flexiónelas para bajar su torso y brazos.
  3. Con sus brazos extendidos a cada lado del cuerpo, sujete el carro camilla o la férula espinal (tabla larga) con sus manos, tomándola con las palmas hacia arriba, y justo frente al plano descrito para el torso anterior y línea imaginaria que se extienden de éste hacia el suelo.
  4. Asegure su colocación y posición hasta que el peso este equilibrado y centrado entre ambos brazos. (paso 1)
  5. Reposicione sus pies según sea necesario, de forma que estén separados entre 38 y 40 centímetros, con uno, ligeramente adelantado y girado, para que el centro de gravedad este bien equilibrado ente ellos. Asegúrese de apoyar las dos piernas, mantener los pies planos y distribuir su peso en los talones o ligeramente atrás. (paso 2)
  6. Con los brazos extendidos hacia abajo, levántese extendiendo las piernas hasta que esté por completo de pie. Asegúrese de que su espalda este erguida y que la parte superior de su cuerpo se eleve antes que su cadera. (paso 3)

Invierta estos pasos cuando este bajando la camilla.  Siempre recuerde evitar flexionar la columna o la cintura o girar mientras este de pie.

Su seguridad, así como la de sus compañeros y la del paciente, depende del uso apropiado de la técnica para cargar, tener y mantener una sujeción apropiada, cuando levante y movilice a un paciente.  Si no tiene una prensión adecuada de la camilla o del paciente durante el levantamiento, no será capaz de cargar la parte correspondiente del peso, y hay una mayor probabilidad de que pierda su agarre, con una o ambas manos, la posición y distribución de la camilla cambia de manera súbita, y los otros miembros del equipo deben alcanzar con rapidez una distancia segura para evitar tirar al paciente.  Como resultado, puede generarse una fuerza lateral excesiva a través de la columna vertebral de cada uno, causando lesiones a la parte baja dela espalda.

Debe usar la prensión con fuerza para obtener la fuerza máxima de sus manos, siempre que este cargando aun paciente.  El brazo y la mano tienen su mayor fuerza de levantamiento, con las palmas hacia arriba.  Sin embargo, es la postura en la que más puede lesionarse si el peso que levante le hace lesionarse y comprometer la estabilidad que le da la presión de fuerza.  Es recomendable tomar la camilla o férula espinal con la empuñadura de la mano hacia usted.  Esto disminuirá ciertamente la fuerza, pero le dará más seguridad y estabilidad.  Siempre que agarre la camilla o una férula espinal, sus manos, estas deben estar separadas por lo menos 25 centímetros una de la otra.  Debe entonces, adelantar la mano hasta que el pulgar impida una mayor inserción y la agarradera cilíndrica se ajuste con firmeza al pliegue de la palma curvada.  Asegure sus dedos apretadamente en la parte superior de la agarradera.  Todos sus dedos deben estar en el mismo ángulo.

Para tener la fuerza de presión apropiada, asegúrese de que la parte inferior de la agarradera esta por completo apoyada sobre su palma curvada, con solo los dedos y el pulgar, evitando así, que sea jalada lateralmente, o hacia arriba,  fuera de la palma.

Si debe levantar aún más el objeto, una vez que lo ha levantado extendiendo sus piernas, podrá llevarlo más arriba usando sus bíceps, para flexionar los brazos, mientras mantiene la fuerza de presión y el peso soportado en las manos.  Nunca debe asir una camilla o férula espinal con la palma del a mano hacia abajo sobre la agarradera, a menos que este parado ante el extremo frontal de la misma, dándole la espalda a la camilla, como cuando realiza una carga en posición de diamante.  Al levantar con la palma hacia abajo, el peso es soportado por los dedos en vez de la palma. Esta orientación de la palma coloca la punta delos dedos y el pulgar bajo la agarradera.  Si el peso los obliga a separarse se perderá el agarre.

Cuando levante con una sábana o cobija a un paciente, debe colocarlo en la parte central de la sabana y enrollar apretadamente el exceso de tela a cada lado.  Esto produce una agarradera cilíndrica que proporciona una forma segura para sujetar la tela.

Cuando levante en forma directa a un paciente, debe sujetarlo fuertemente sobre un lugar u de forma tal que le asegure que no perderá agarre sobre él.

 

A %d blogueros les gusta esto: