Archivos de etiquetas: Asma

11.VOCABULARIO VITAL


11.VOCABULARIO VITAL

Alérgeno: sustancia que causa una reacción alérgica.

Asma: enfermedad de los pulmones en la cual, el espasmo muscular en los pequeños conductos respiratorios y la producción de grandes cantidades de moco con edema del recubrimiento de la vía aérea, da como resultado la constricción de la vía aérea.

Bronquitis: inflamación aguda o crónica del pulmón, que podría dañar el tejido pulmonar; por lo general asociada con tos y producción de esputo.

Bronquitis crónica: irritación de los conductos pulmonares, ya sea por enfermedad infecciosa o por irritantes como el humo.

Crepitación: sonidos respiratorios como crujidos y cascabeleo, que señala la presencia de líquido en los espacios aéreos de los pulmones.

Crup o laringotraqueobronquitis: enfermedad infecciosa del sistema respiratorio superior, que puede causar una obstrucción parcial de la vía aérea y se caracteriza por tos semejante a un ladrido, que por lo general se observa en los niños.

Difteria: enfermedad infecciosa del sistema respiratorio en la cual se forma una membrana que recubre la faringe; este recubrimiento puede obstruir gravemente el paso del aire haca la laringe.

Disnea: falta de aire o dificultad para respirar.

Dolor pleurítico en el pecho: dolor agudo y punzante en el pecho que empeora con la respiración profunda u otros movimientos de la pared del tórax; con frecuencia es producto de una inflamación de la pleura.

Edema pulmonar: acumulación de líquido en los pulmones, por lo general como resultado de la insuficiencia cardiaca congestiva.

Efusión pleural: acumulación de líquido entre el pulmón y la pared del tórax, que puede comprimir al pulmón.

Embolia pulmonar: coágulo sanguíneo que se desprende de una vena grande y viaja a través de los vasos, causando la obstrucción del flujo sanguíneo.

Émbolo: coágulo sanguíneo u otra sustancia en el sistema circulatorio que viaja hacia un vaso sanguíneo donde causa bloqueo.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica EPOC: proceso lento de la dilatación y disrupción de la vía aérea y los alveolos, causado por una obstrucción bronquial crónica.

Enfisema: enfermedad pulmonar en la cual presenta dilatación extrema y destrucción final de los alveolos pulmonares, con un intercambio podre de oxígeno y dióxido de carbono; es una forma de la enfermedad pulmonar crónica obstructiva EPOC.

Epiglotitis: enfermedad infecciosa en la cual la epiglotis se inflama y agranda, puede causar obstrucción de la vía aérea superior.

Estimulo hipòxico: sistema de apoyo para controlar las respiraciones, cuando caen los niveles de oxígeno.

Estridor: sonido áspero, agudo y semejante a un ladrido, que se produce al inspirar y se escucha con frecuencia en la obstrucción laríngea aguda (vía aérea superior)

Hiperventilación: respiración rápida o profunda que reduce los niveles de dióxido de carbono por debajo de lo normal.

Hipoxia: padecimiento en el cual, las células y los tejidos del cuerpo, carecen de suficiente oxígeno.

Neumonía: enfermedad infecciosa pulmonar que daña el tejido del pulmón.

Neumotórax: acumulación parcial o completa de aire en el espacio pleural.

Resfriado común: infección viral que por lo general se asocia con la inflamación de las membranas mucosas nasales y a la producción de líquido en los senos nasales.

Retención de dióxido de carbono: padecimiento caracterizado por un nivel crónico elevado de dióxido de carbono en la sangre, en el cual, el centro respiratorio ya no responde a los niveles sanguíneos de este compuesto.

Roncantes: sonidos roncos de la respiración en pacientes con moco crónico en la vía aérea.

Sibilancia: sonido respiratorio agudo, semejante a un silbido, que se escucha en forma característica en los pacientes con asma o con EPOC, al expirar.

Síndrome respiratorio agudo grave SARS: infección viral potencialmente mortal que casi siempre se inicia con síntomas de tipo influenza.

Anuncios

Asma – emergencias respirtorias


Asma

Muchos problemas pulmonares se denominan de manera incorrecta como “asma”, por lo tanto, su evaluación de paciente es crítica.  Un paciente que verdaderamente padece de asma, tendrá un historial de episodios repentinos de falta de aire repentina, en los cuales tendrá dificultades para  exhalar.

Confirme si el paciente es capaz de respirar con normalidad en otros momentos.  Si es posible, pida a los miembros de su familia que describan el asma del paciente; incluso si sólo identifican la sibilancia como un problema, tenga en cuenta que algunas formas de insuficiencia cardiaca, de aspiración de cuerpos extraños, inhalación de vapores tóxicos o reacciones alérgicas pueden ocasionar sibilancia.

Evalúe los signos vitales del paciente, observe si que la velocidad del pulso es normal o elevada, la presión sanguínea puede estar algo elevada y por ende las respiraciones aumentarán.  Asista al paciente con su inhalador prescrito, si lo hay.  Administre oxígeno y permita al paciente permanecer sentado y erguido, lo cual le facilita la respiración, tranquilícelo, la tensión y la ansiedad empeoran los ataques de asma.

Pregunte cómo y cuándo se iniciaron los síntomas,   a medida que atiende al paciente, prepárese para succionar grandes cantidades de moco de la boca y pre prepárese también, para administrarle oxígeno.    Si succiona, no retenga el oxígeno por más de 15 segundos en los pacientes adultos, 5 segundos en los lactantes, y 10 segundos en los niños.  Deje pasar un tiempo para la oxigenación entre uno y otro intento de succión, si el paciente está consciente, es posible que tenga que proporcionar cuidado de la vía aérea.

Si el paciente lleva consigo medicamentos, como un inhalador para ataques de asma, puede ayudarlo con su administración, de acuerdo a lo indicado en el protocolo local.  Incluso los pacientes que emplean su inhalador pueden empeorar; es necesario que reevalúe la respiración con frecuencia y que esté preparado para asistir las ventilaciones en casos graves.  Si debe ayudar con la respiración a un paciente que presenta un ataque de asma, emplee respiraciones suaves y lentas.  Recuerde que el problema en el asma es sacar el aire de los pulmones, no introducirlo.  Resista la tentación de apretar la bolsa con fuerza y rapidez.  Asista siempre las ventilaciones como último recurso y luego proporcione sólo  de 10 a 12 respiraciones superficiales/min.

Un ataque de asma prolongado que no se alivia, puede avanzar hasta una condición conocida como estado asmático.  Es posible que el paciente este asustado, tratando de manera desesperada de respirar, al tiempo que usa todos los músculos accesorios.  El estado asmático es una verdadera emergencia y el paciente debe recibir oxígeno y ser transportado de inmediato al departamento de urgencias.

El esfuerzo para respirar durante un ataque de asma es muy fatigante, y es probable que el paciente este exhausto para cuando usted llegue.  Es posible que un paciente agotado haya dejado de sentirse ansioso o incluso haya dejado de luchar por respirar.  Este paciente no está en recuperación, se encuentra en una etapa muy crítica y es posible que deje de respirar.  El tratamiento agresivo de la va aérea, la administración de oxígeno y el transporte rápido, son esenciales en esta situación.  Deberá considerar el apoyo soporte vital avanzado.  Siga el protocolo local.

 

Inhaladores de prescripción – emergencias respiratorias


Inhaladores de prescripción

Es muy probable que los pacientes que piden ayuda, es debido a las dificultades respiratorias y además porque han tenido el mismo problema antes.   Es posible que cuenten con medicamentos de prescripción que se administren por medio de inhaladores.  Si es así, quizá pueda ayudarles a que lo usen; consulte con la dirección médica o siga las recomendaciones vigentes.  Recuerde informar: el tipo de fármaco de que se trata, cuando realizó la última inhalación, la anterior a esta, cuantas bocanadas tomó cada vez y que señala a etiqueta respecto a la dosis.  Si la dirección médica o las recomendaciones vigentes lo permiten,  puede ayudar al paciente a auto administrarse el medicamento.

Asegúrese de que el inhalador pertenezca al paciente, que contenga el medicamento correcto, la fecha de caducidad y que se administre la dosis correcta.   Administre dosis repetidas del medicamento siempre y cuando no se haya excedido la dosis máxima y si el paciente aún presenta falta de aire.

Algunos de los fármacos de uso común para la falta de aire, se denominan agonistas beta inhalados, y dilatan los conductos respiratorios.  Proventil, Ventolin, Alupent, Metaprel y Brethine, son nombres típicos comerciales.  El nombre genérico de Proventil y Ventolin es salbutamol; el de Alupent y Metaprel es metaproterenol, y para Brethine es terbutalina.  La mayoría de estos fármacos relajan los músculos que rodean a los bronquios en los pulmones, lo cual conduce a la expansión o dilatación de los conductos y a un paso más fácil del aire.

Los medicamentos que se utilizan para los síntomas agudos están diseñados para dar al paciente un alivio rápido de los síntomas, si la afección es reversible.  Los medicamentos para síntomas más crónicos se administran como medida preventiva o como dosis de mantenimiento.  Los fármacos para uso crónico proporcionarán poco alivio de los síntomas agudos.  Los efectos secundarios comunes de los inhaladores empleados para la falta aguda de aire son: aumento en la aceleración del pulso, nerviosismo y temblor muscular.

Si el paciente tiene un IDM, lea la etiqueta con cuidado para asegurarse de que el medicamento es para la falta de aire y que de hecho, fue recetado por un médico; si tiene dudas consulte con la dirección médica.

Antes de ayudar a un paciente a auto medicarse cualquier medicamento con un IDM, asegúrese de que el fármaco este indicado, es decir, que el paciente tiene signos y síntomas de falta de aire.  Por último verifique que no haya contraindicaciones para su uso:

  • El paciente es incapaz de ayudar a coordinar la inhalación oprimiendo el gatillo, quizá debido a que se encuentra demasiado confundido.
  • El inhalador no fue prescrito para este paciente.
  • No obtuvo permiso de la dirección médica o del protocolo local.
  • El paciente ya había llegado a la dosis máxima antes de su llegada.

MEDICAMENTOS RESPIRATORIOS INHALADOS

Medicamento Indicaciones Uso agudo vs. crónico
Nombre genérico Nombre comercial Asma Bronquitis EPOC Agudo Crónico
Albuterol Proventil, Ventolin, Volmax Si Si Si Si No
Propionato de beclometasona Beclovent Si No No No Si
Cromolín sódico Intal Si No No No Si
Propionato de fluticasona Flovent Si No No  No Si
Propionato de fluticasona, xinafoato de salmeterol Advair Discos Si No No No Si
Bromuro de ipratropo Atrovent Si Si Si Si No
Sulfato de metaproterenol Alupent Si Si Si Si  No
Montelukast sódico Singulair Si No No No Si
Xinafoato de salmeterol Serevent Si Si Si  No Si

 

Examen físico detallado – emergencias respiratorias


Examen físico detallado

En las emergencias respiratorias, como en cualquier otra emergencia, solo debe preceder al examen físico detallado una vez que se han identificado y tratado todas condiciones amenazantes de vida.  Si está ocupado con el tratamiento de la vía aérea o el tratamiento de problemas respiratorios, es posible que no tenga la oportunidad de proceder a un examen físico detallado previo a la llegada al departamento de urgencias.  Esto es de esperarse,   nunca comprometa la evaluación y el tratamiento de la vía aérea y de los problemas respiratorios con el fin de realizar el examen físico detallado.

No obstante, tenga en cuenta que puede haber muchas piezas adicionales para el rompecabezas de la evaluación y el tratamiento, que quizá sean reveladas en el examen físico detallado; por ejemplo: es posible que al tratar a un paciente con dificultad respiratoria aguda, que respira 40 veces por minuto, con sibilancia audible, no este seguro de que el paciente presenta ICC o un ataque de asma.  El examen físico detallado puede proporcionarle ciertos indicios, como una tensión arterial considerablemente elevada y edema pedio, lo cual le indicaría que tiene ICC.

Examen físico enfocado – emergencias respiratorias


Examen físico enfocado

Los pacientes con EPOC, por lo general son mayores de 50 años, siempre presentan antecedentes de problemas pulmonares recurrentes y casi siempre han fumado cigarrillos durante largo tiempo; pueden quejarse de tensión en el pecho y fatiga constante.   Dado que el aire ha estado atrapado de manera paulatina y continua en sus pulmones en cantidades crecientes, es frecuente que su tórax tenga apariencia de barril.

Si escucha el pecho del paciente con un estereoscopio, oirá sonidos respiratorios anormales, estos pueden incluir crepitación, que consisten en sonidos de crujidos y cascabeleo, que por lo general se asocian con líquidos en los pulmones, pero que en este caso, se relacionan con cicatrización crónica de la vía aérea pequeña; roncantes, que son ruidos graves y roncos ocasionados por el moco en la vía aérea superior y sibilancia, un sonido de silbido agudo o crujiente, que casi siempre se escucha al exhalar, pero en ocasiones se escucha tanto al exhalar como al inhalar,  o solo en la inhalación.

Debido a grandes bolsas de aire enfisematosas y flujo de aire disminuido, los sonidos de la respiración son difíciles de escuchar y pueden detectarse sólo en la parte superior de la espalda.   Es frecuente que los pacientes con EPOC exhalen a través de los labios plegados en un intento inconsciente por mantener las presiones de la vía aérea.

Además, de los signos de necesidad de aire presentes en los pacientes con dificultad respiratoria, como la posición de trípode, la respiración rápida y el uso los músculos accesorios es frecuente que la restricción de la vía aérea inferior pequeña en el paciente con asma, cause sibilancia.  Es posible que los pacientes tengan una fase espiratoria prolongada de respiración, al intentar exhalar el aire atrapado de sus pulmones.  De hecho, en casos graves, es probable que no escuche la sibilancia debido a un flujo insuficiente de aire.

A medida que su paciente se agote por el esfuerzo para respirar, caigan los niveles de oxígeno, y las frecuencias respiratoria y cardiaca, las cuales pueden realmente disminuir súbitamente, y puede parecer que su paciente se relajó o quedo dormido.  Estos signos indican paro respiratorio inminente y debe actuar de inmediato.

Cuando los pacientes se descompensan con ICC, es frecuente que presenten edema pulmonar a medida que el líquido se escapa del sistema circulatorio hacia los pulmones.  La presión arterial alta y el bajo rendimiento cardiaco, con frecuencia disparan estos edemas pulmonares “relámpago” o repentinos.  Estos pacientes se encuentran entre los más enfermos, asustados y aterradores que pueda encontrar.  Literalmente se están ahogando en su propio líquido.  Además de los signos clásicos de dificultad respiratoria, pueden presentar esputo rosado y espumoso que sale de su boca.  Tendrá ruidos pulmonares adventicios, casi siempre semejantes a un sonido húmedo (crepitación, estertores, ronquidos), pero en ocasiones seco (sibilancia).  Sus piernas y pies pueden estar hinchados (edema pedal) debido a la salida de líquido de su sistema.

A veces, no es posible determinar en forma rápida y definitiva que causa la dificultad respiratoria del paciente.  Por ejemplo: Un joven de 20 años en un día de campo, quien desarrolla con rapidez una dificultad respiratoria y le aparecen ronchas después de ser picado por una abeja, brinda un cuadro diagnóstico claro, pero la mujer de tercera edad que recibe en un asilo 12 medicamentos, y presenta tos creciente y falta de aire, que se desarrolló en una semana, produce más incertidumbre.

Mantenga la mente abierta y reúna un historial tan completo como le sea posible y lleve a cabo un examen médico enfocado.  Recuerde que esto además de proporcionarle pistas para ayudar a sus pacientes, le permitirá obtener información vital para el médico disponible en la escena.

Reacciones anafilácticas – emergencias respiratorias


Reacciones anafilácticas

Los pacientes que no padecen de asma, pueden presentar reacciones alérgicas graves, un alérgeno, es una sustancia a la cual es sensible la persona y puede ocasionar una reacción alérgica o incluso anafilaxis, que es una reacción que se caracteriza por edema de la vía aéreas y dilatación de los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, lo cual puede disminuir la tensión arterial de manera significativa.

La anafilaxia puede estar asociada con prurito o comezón en todo el cuerpo y los mismos signos y síntomas del asma.  La vía aérea puede edematizarse, tanto que los problemas respiratorios progresan desde una dificultad extrema para respirar, hasta la obstrucción total de la vía aérea en un lapso de minutos.  La mayoría de las reacciones anafilácticas, ocurren dentro de un lapso de 30 minutos después de la exposición al alérgeno, el cual puede ser desde la ingestión de ciertas nueces, hasta la administración de una inyección de penicilina.

Para algunos pacientes, el episodio de anafilaxis, puede representar la primera vez que se dan cuenta de que tienen una reacción hacia ciertas sustancias, por lo tanto, es posible que no sepan, que causó el edema ni la reacción alérgica.   En otros casos, quizás el paciente conozca al alérgeno, pero no está consciente del momento de la exposición a este.  En casos graves, la epinefrina, es el tratamiento de elección, el oxígeno y los antihistamínicos, también son útiles.

Como siempre la dirección médica deberá guiar la terapia apropiada.

Asma


Asma

11-8-9034

El asma es un espasmo agudo de las pequeñas vías aéreas denominadas bronquiolos, asociadas con la producción extensa de moco y con edema del recubrimiento de la mucosa de los conductos respiratorios.

Es una enfermedad común y grave, el asma produce un sonido característico sibilante, a medida que los pacientes intentan exhalar a través de los pasajes aéreos obstruidos en forma parcial.  Estos mismos pasajes se abren con facilidad durante la inspiración.  En otras palabas, cuando los pacientes inhalan, la respiración parece relativamente normal; la sibilancia se aprecia casi siempre cuando exhalan.  Esta sibilancia puede ser tan fuerte, que es posible escucharla sin el estetoscopio; en otros casos, la vía aérea esta tan bloqueada que no se escucha el movimiento del aire.  En casos graves, el trabajo real de la exhalación es muy agotados, y es posible que en un lapso de minutos, se desarrollen cianosis o paro respiratorio, o incluso ambos.

El asma afecta a pacientes de todas las edades y por lo general es el resultado de una reacción alérgica hacia una sustancia inhalada, ingerida, o inyectada.

Observe que la sustancia en si misma, no es la causa de la reacción alérgica, sino que es más bien una respuesta exagerada del sistema inmune del cuerpo, hacia dicha sustancia lo que causa la reacción.  No obstante, en algunos casos no hay sustancia identificable, o alérgeno que dispare el sistema inmune del cuerpo.  Casi todo puede considerarse como alérgeno.

Una respuesta alérgica a ciertos alimentos o hacia algún otro alérgeno puede producir un ataque agudo de asma, entre los ataques, los pacientes pueden respirar con normalidad; en su forma más grave, una reacción alérgica puede producir anafilaxis e incluso un choque anafiláctico.  Esto a su vez puede ocasionar una dificultad respiratoria lo bastante grave, como para que produzca el coma y la muerte.  Los ataques de asma también pueden ser producto del estrés emocional grave, del ejercicio o de infecciones respiratorias.

La mayoría de los paciente con asma, conocen sus síntomas y saben cuándo es inminente un ataque, es típico que traigan consigo o tengan en casa un medicamento apropiado.  Deberá escuchar con cuidado lo que le digan los pacientes; con frecuencia saben con exactitud lo que necesita

11. EMERGENCIAS RESPIRATORIAS


11. EMERGENCIAS RESPIRATORIAS

La sensación de la falta de aire o de la dificultad respiratoria (disnea), es una queja que encontramos frecuentemente.  Es un síntoma de muchas enfermedades diferentes, desde un resfriado común y asma, hasta la insuficiencia cardiaca o la embolia pulmonar, incluso en el medio hospitalario, para los médicos es difícil determinar la causa de la disnea.  Varios padecimientos pueden contribuir de forma simultánea dando como consecuencia la disnea del paciente, algunos tan graves, que pueden llevarlo incluso a la muerte.  No obstante, y pesar de no tener un diagnóstico definitivo, es posible salvaguardar su vida.

Debemos conocer de forma elemental la fisiología pulmonar y las causas que impiden la función adecuada y que originan la disnea, entre ellos edema pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica EPOC y asma.

Debemos aprender los signos y síntomas de cada padecimiento, teniendo en cuenta la variedad de padecimientos médicos al realizar el historial.  La informacion que reúna ayudara a decidir el tratamiento adecuado, el cual puede diferir, dependiendo de la causa dela disnea.

Recuerde que la sensación de la falta de aire puede ser aterradora, sin importar su causa.  Como TEM, debemos estar preparados para tratar no solo los síntomas y el problema subyacente, sino también la ansiedad que esto produce.

Administración de epinefrina por IDM


Administración de epinefrina por IDM

El asma, también conocida como “enfermedad reactiva de las vías respiratorias”, puede ser una afección letal.  Por lo tanto, algunos pacientes emplean inhaladores de epinefrina para aliviar con rapidez los espasmos bronquiales.  Dado que la epinefrina tiende a aumentar la frecuencia cardiaca y la tensión arterial la mayoría de los pacientes con asma, emplean ciertos primos químicos de la epinefrina que producen menos efectos secundarios.

Orciprenalina (Alupent) y salbutamol (Ventolin o Zibil) funcionan mejor en los espasmos bronquiales y con menos efectos en el sistema cardiovascular.  Administre dosis repetidas, previa autorización de la dirección médica o si se encuentran autorizados por protocolos locales o ambos.

Inhaladores de dosis medida IDM


Inhaladores de dosis medida IDM

En ocasiones, un padecimiento respiratorio como lo es el asma, no es lo bastante grave para requerir el uso de la epinefrina.  En tales casos, los pacientes pueden usar uno de los “primos” de este fármaco que están dirigidos de manera más específica a los pulmones, estos medicamentos se administran con un IDM, el cual requiere de mucha coordinación, algo que puede ser difícil cuando una persona presenta problemas para respirar; es posible que el paciente dirija y rocíe de manera apropiada en el justo momento en el que inhale, sin embargo, la mayor parte del medicamento termina en su paladar.  Un adaptador, denominado “espaciador”, que se ajusta sobre el inhalador como una manga, puede emplearse para evitar dirigir en forma inapropiada el spray.  El inhalador encaja en la abertura del extremo de la cámara del espaciador y la boquilla se ajusta al otro extremo, el paciente dispara la dosis prescrita en el interior de la cámara y luego la inhala y exhala repetidamente por medio de la boquilla hasta inhalar por completo el medicamento.

Puede disparar el spray presionando el envase hacia el interior del adaptador justo en el momento en que el paciente comience a inhalar.  Si no se obtiene mejoría, espere alrededor de tres minutos y repita este procedimiento de acuerdo con la prescripción del IDM del paciente.  Ante todo es importante asegurarse de que el paciente inhale todo el medicamento de acuerdo a la prescripción, en un solo intento.

A %d blogueros les gusta esto: