Archivos de etiquetas: ASC

Cuidados médicos de urgencia – quemaduras


Cuidados médicos de urgencia

Su primera responsabilidad al atender a un paciente con una quemadura es detener el proceso y prevenir lesiones adicionales.  Siga los siguientes pasos para atender a un paciente quemado.

  1. Siga las precauciones del ASC. Como una quemadura destruye la capa protectora de la piel del paciente, use siempre guantes y protección ocular cuando trate al paciente quemado.
  2. Aleje al paciente de la fuente de calor. Si parte de su ropa esta ardiendo, envuélvalo con una cobija o siga las directrices especificas del protocolo de su departamento de bomberos local para extinguir las llamas y luego retire cualquier ropa que ha estado ardiendo y/o joyería.
  3. Sumerja el área en agua estéril o solución salina fría. Siempre y cuando lo permita su protocolo local, y cúbrala con un apósito limpio, húmedo y frío, si la piel o la ropa están calientes.  Esto no solo detiene la quemadura sino que además calma el dolor.  Sin embargo, la inmersión prolongada puede aumentar el riesgo de infección e hipotermia. Por esta razón no debe mantener la parte afectada bajo agua por más de 10 minutos.  Si la quemadura se ha detenido antes de que llegar, no sumerja la parte afectada en absoluto.  Como alternativa a la inmersión, el área quemada puede ser irrigada hasta que la quemadura se detenga, seguida por la aplicación de un apósito estéril.
  4. Administre oxígeno a flujo alto. Recuerde también que mueren más víctimas de incendios por inhalar humo, que por quemaduras de la piel.  Un paciente que tiene quemaduras faciales o inhalado humo, puede tener dificultad respiratoria;  por lo tanto debe administrar oxígeno a flujo alto, tenga en cuenta que una persona que parece estar respirando bien al principio, puede experimentar dificultad respiratoria intensa de forma súbita.  Por lo tanto evalúe continuamente la vía aérea por posibles problemas.
  5. Examine rápidamente la gravedad de las quemaduras. Luego cubra el área quemada con un apósito seco y estéril para prevenir cualquier contaminación adicional.  La gasa estéril es mejor si el área no es demasiado grande; puede cubrir áreas más grandes con una sábana blanca limpia.  Es muy importante no aplicar ninguna cosa sobre el área quemada.  Nunca use pomadas, lociones o antisépticos de ningún tipo.  Además no rompa de forma intencional las ámpulas o ampollas.
  6. Verifique las lesiones por trauma y otros trastornos médicos. Podrían ser condiciones amenazantes de vida.  La mayoría de los pacientes que han sufrido quemaduras, tienen signos vitales normales y pueden comunicarse al principio, lo que hace más fácil su evaluación.
  7. Trate al paciente en estado de choque.
  8. Una quemadura extensa puede producir hipotermia (perdida de calor corporal). Prevenga la perdida de calor adicional cubriendo al paciente con sabanas abrigadas.
  9. Proporcione transporte rápido de acuerdo con el protocolo local. No retrase el transporte para efectuar una evaluación prolongada, ni cubra las quemaduras en un paciente crítico.
Anuncios

Evaluación de la escena – lesiones abiertas


Evaluación de las lesiones abiertas

Evaluación de la escena

Las lesiones abiertas de tejidos blandos, pueden ser muy irregulares; controlar la sangre y sus contaminantes puede ser difícil, a menos que sea cuidadoso en lo que toca y donde lo hace.  Utilizar precauciones ASC, puede minimizar su exposición directa a los fluidos o líquidos corporales.  Sin embargo llegar al botiquín por algún suministro con los guantes puestos extenderá el área de contaminaciones, coloque varios pares de guantes en su bolsillo para fácil acceso a ellos, en caso de necesitar otro par.  Si sus guantes se desgarran o hay múltiples pacientes con hemorragias, puede necesitar más guantes disponibles de inmediato.  Sería muy desafortunado que contaminara a un paciente con sangre de otro.

Con frecuencia puede identificar a los pacientes con hemorragia, al llegar a la escena por el color de la sangre y lo que se absorbe en la ropa.  Sin embargo, esta puede estar escondida bajo ropas gruesas, como mezclilla, jean, o cuero.  La exposición ocular puede ocurrir por salpicaduras o gotitas en una escena convulsionada.  Debe usar siempre protección ocular, cuando se trata de heridas abiertas.

Al reunir la información del centro de comunicaciones y de sus observaciones en la escena, debe considerar el ML que produjo las lesiones esperadas, esto lo ayudará a desarrollar con antelación un índice de sospecha de lesiones subyacentes en un paciente que ha recibido un ML notable.  Por ejemplo: en un choque vehicular, un paciente que ha sufrido abrasiones y laceraciones en la cara, por un impacto con el volante o el parabrisas, puede haber experimentado una fuerza suficiente como para lesionarse también la columna cervical.  En este caso y como en muchas otras situaciones traumáticas, deben tomarse las consideraciones sobre la inmovilización de la columna vertebral al inicio de cuidado del paciente.

Es importante que al salir de la ambulancia, lleve consigo, el equipo de estabilización vertebral y se acerque al paciente, basado en su estudio de la escena.  El ML también puede proporcionarle indicios sobre amenazas a la seguridad.  Por ejemplo: las heridas por armas de fuego pueden sugerir la posible presencia de individuos violentos.  Verifique que la escena sea segura, y considere solicitar desde el principio ayuda adicional.

Férulas de aire – control hemorragias


Férulas de aire

Las férulas de aire pueden controlar las hemorragias asociadas con lesiones agudas de los tejidos blandos, como lo son las laceraciones masivas, complejas o fracturas.  También estabilizan la propia fractura; una férula de aire actúa como un apósito compresivo aplicado a toda la extremidad, más que a un área pequeña localizada.  Una vez que ha aplicado una férula de aire, asegúrese de vigilar la circulación distal de la extremidad, cuando infle con su boca, las férulas de aire solo use tallos de válvula desechables, limpios y aprobados por la ASC.

Evaluación de la escena


Evaluación del paciente

Evaluación de la escena

Al llegar a la escena busque peligros y amenazas para la seguridad del equipo, los espectadores y el paciente.  Si es una escena de traumatismos, o si se sospecha de hemorragias, póngase su Aislamiento de Sustancias Corporales ASC como mínimo, además de dos pares de guantes. Lleve varios pares de guantes en su bolsillo para fácil acceso en caso de que sus guantes se desgarren o haya múltiples pacientes con hemorragia.  Recuerde usar un par de guantes para cada paciente.

En los choques de vehículos, asegúrese de que no hay escapes de combustible en el área donde estará trabajando y que tampoco haya cables eléctricos energizados.  Si es llamado para una colisión de dos vehículos, ¿cuántos pacientes son posibles?, ¿dos U ocho?, tiene los recursos necesarios disponibles?, considere antes de tiempo lo que pueda necesitar y verifique al iniciar la evaluación.  Mientras mas pronto solicite ayudan más pronto llegara.

En incidentes que implican violencia, como asaltos o heridas por armas de fuego, asegúrese de que la policía este en la escena.  A veces es necesario esperar a varias cuadras de distancia hasta que las autoridades han asegurado el área.

 

ETAPAS DEL PARTO


20.3 ETAPAS DEL PARTO

La primera etapa: Dilatación del cuello del útero, comienza con las contracciones y termina cuando el cuello del útero se dilata por completo.  Dado que el cuello tiene que estirarse hasta adelgazarse con las contracciones uterinas, al punto que sea lo bastante grande para que el bebé pase a través de él hacia la vagina, la primera etapa por lo general es la más larga y dura un promedio 16 horas, para un primer parto.  Por lo general tendrá tiempo para trasportar a la madre durante la primera etapa del parto.

El parto comienza con las contracciones del útero.  Otros signos de este inicio son la salida del tapón mucoso y la rotura del saco amniótico, llamado la rotura de la fuente.  Estos eventos pueden ocurrir antes de la primera contracción o más adelante en la primera etapa del parto.  Puede suceder que las contracciones uterinas no se presenten en un inicio, con intervalos regulares.  La madre puede pensar que se trata de un dolor de espalda intermitente.  La frecuencia e intensidad de las contracciones en el parto verdadero aumentan con el tiempo.  Las contracciones uterinas se hacen más regulares y entre 30 a 60 segundos cada una.

El tiempo del parto es muy variada, como regla general, es más largo en una mujer primigesta, o aquella que presenta su primer embarazo, y más corto en una mujer multigesta, o que ha tenido embarazos previos.   Dos términos similares se refieren a los resultados de estos embarazos: una multípara, es una mujer que ha dado a luz, más de un bebé vivo y una primípara es la que ha tenido un parto vivo.

Es importante que sepa analizar si el parto está en curso.  Durante el embarazo la madre puede presentar un trabajo de parto falso, o contracciones de Braxton- Hicks, en el cual hay contracciones pero no se trata de un parto real.  En tales casos, no es necesario prepararse para un parto de emergencia.  Si analiza y ve que verdaderamente es un parto real, entonces deberá prepararse con base en las condiciones de la madre y el tiempo de transporte.

 

SIGNOS Y SÍNTOMAS GENERALES DEL PARTO
Parto falso y contracciones de Braxton-Hicks Parto real o verdadero
Las contracciones son irregulares y su intensidad o frecuencia n aumentan.  Las contracciones vienen y van. Las contracciones una vez que comienzan, se vuelven más fuertes y cercanas en forma consistente.  El cambio de posición no las alivia.
El dolor se encuentra en el abdomen bajo.  Las contracciones se inician y permanecen ahí. Los dolores y contracciones se inician en la parte baja de la espalda y “dan la vuelta” hacia el abdomen bajo
La actividad o cambio deposición, alivian el dolor y las contracciones La actividad puede intensificar las contracciones.  El dolor y contracciones son consistentes en cualquier posición.
Si se desprende parte del tapón mucoso será de color café. El tapón mucoso será rosado o rojo y por lo general estará acompañado de moco.
Puede haber cierta fuga de líquidos, pero por lo general será orina.  Se encontrara en cantidades pequeñas y olerá a amoniaco La fuente puede haberse roto justo antes de que se iniciaran las contracciones o durante éstas y será una cantidad moderada, tendrá un olor dulce y seguirá escurriendo

 

La segunda etapa: Expulsión del bebé, se inicia cuando el cuello del útero se dilata por completo y termina cuando nace el bebé.  Durante esta etapa, tendrá que tomar la decisión de ayudar a la madre a dar a luz en la escena, o proporcionarle transporte al hospital.  Dado que el bebé tiene que moverse por el canal de nacimiento durante esta etapa, las contracciones uterinas por lo general, están más próximas entre sí y duran más.  La presión sobre el recto puede hacer que la madre sienta la necesidad de evacuar u orinar.  Bajo ninguna circunstancia deje que la madre se siente en el inodoro. También puede tener la urgencia incontrolable de pujar; el peritoneo comienza a abultarse de modo significativo y la parte superior de la cabeza del bebé deberá comenzar a aparecer por abertura vaginal; esto se llama coronación.

La tercera etapa: Salida de la placenta, se inicia con el nacimiento del bebé y termina con el alumbramiento de la placenta.  Esto puede tomar hasta 30 minutos.  Por lo general, no transportará a la mujer embarazada durante la tercera etapa – si se encuentra en ella, es más probable que deba permanecer en la escena y realizar el parto.  Es importante que siga las precauciones ASC para protegerse a sí mismo, al bebé y a la madre, de la exposición a líquidos corporales.  Hay un alto potencial de exposición debido a los fluidos corporales liberados durante el nacimiento.

18.10 EVALUACIÓN DE LAS EMERGENCIAS POR AHOGAMIENTO Y BUCEO.


18.10 EVALUACIÓN DE LAS EMERGENCIAS POR AHOGAMIENTO Y BUCEO.

Evaluación de la escena

Al manejar emergencias por agua, sus precauciones de ASC como mínimo deben incluir guantes y protección ocular.  Es posible que se requiera una mascarilla, si es necesario, el manejo agresivo de vía aérea.  Nunca conduzca a raves de agua en movimiento, una pequeña cantidad puede empujar al vehículo; utilice precauciones extremas cuando maneje a través de agua en calma.  Nunca intente un rescate acuático sin la capacitación y el equipo apropiado.  Si su paciente aún se encuentra en el agua, busque la manera más adecuada y segura de rescatarlo.  Esto puede requerir de ayuda adicional de equipos de búsqueda y rescate o equipo especial para sacar a la víctima.  Deberá considerar el traumatismo y la estabilización de columna cuando la escena sea un sitio recreativo.  Verifique si hay pacientes adicionales con base en el lugar y la forma en que ocurrió el problema.

18.7 EVALUACIÓN DE LAS LESIONES POR CALOR


18.7 EVALUACIÓN DE LAS LESIONES POR CALOR

Evaluación de la escena

Como parte de su valoración de la escena, efectúe una evaluación del entorno.  ¿Qué tanto calor hace afuera?, ¿Qué tan caliente esta la habitación donde está su paciente? ¿Qué tan bien está tolerando el calor?  La central puede hacer la llamada inicial como si se tratara de un problema médico o de traumatismo.  Puede suceder que la enfermedad por calor sea solo secundaria.  Acérquese a la escena buscando riesgos, así como también indicios sobre lo que puede haber causado el problema de su paciente.  Si anticipa que permanecerá largo tiempo en la escena protéjase contra el calor.  Emplee las precauciones ASC adecuadas, incluidos los guantes y protectores oculares.  Es posible que las camisas de manga larga y los pantalones largos no sean cómodos en el clima caliente, sin embargo, pueden protegerlo salpicaduras de sangre , fluidos corporales o líquidos.  Considere si requiere apoyo del SVA.  Es probable que deban administrarse líquidos vía IV.

EVALUACIÓN DEL PACIENTE DIABÉTICO


15.3 EVALUACIÓN DEL PACIENTE DIABÉTICO

Evaluación de la escena

Aunque el informe de la central puede ser de un paciente con estado mental alterado, manténgase alerta ante la posibilidad de que pueda haber ocurrido un traumatismo, debido a un incidente médico.  Las precauciones ASC, deberán consistir en guantes y protector ocular como mínimo.  Recuerde evaluar a cada situación con rapidez y asegurarse de que el equipo ASC, este disponible.

No baje la guardia, ni siquiera ante lo que parezca ser una llamada de rutina.  Evalúe la seguridad de la escena al acercarse al paciente, y cuando llegue a esta.  Recuerde que los pacientes diabéticos con frecuencia emplean jeringas para administrarse la insulina.  Es posible que pueda pincharse con una aguja usada, la cual no fue desechada de manera apropiada.  Jeringas de insulina en la mesa de noche, frascos de insulina en el refrigerador, un plato de comida o un vaso de jugo de naranja son indicios importantes que pueden ayudarle a indicar, que le suceda quizá al paciente.  Interrogue a los testigos acerca de los eventos de esta situación al acercarse.  Determine si éste es un único paciente, la naturaleza de la enfermedad y si hay un traumatismo implicado.  Decida si necesita recursos adicionales.  Inmovilice la columna vertebral si es necesario.

Evaluación de la escena – convulsiones


Evaluación de la escena

Es frecuente que los despachadores, reciban información de la persona que llama acerca de la convulsión; incluso si esta persona nunca antes había visto una convulsión, la descripción de esta, o de los espasmos, con frecuencia indican que está teniendo lugar un ataque convulsivo.  Aunque esta puede ser la naturaleza obvia de una enfermedad reportada por testigos, aún pueden estar presentes un mecanismo de lesión.  Considere la necesidad de tener precauciones con la espina dorsal con base en la información de la central y su evaluación de la escena y el paciente.  Asegúrese de que la escena es segura y emplee protección ASC apropiada.  Como mínimo, debe usar guantes y protección ocular, por lo general no se requiere de SVA, para una convulsión simple, pero cuando aparecen complicaciones como trauma grave o convulsiones prolongadas, se requiere de SVA.

Evaluación en la escena – EVC


Evaluación en la escena

Los eventos vasculares cerebrales, se presentan de diferentes maneras.  Los despachadores de la central no están capacitados para diagnosticar problemas particulares, sino para reconocer un conjunto de condiciones específicas.  Dado que el derrame cerebral puede presentarse de muchas maneras, los signos y síntomas pueden confundirse con facilidad con otros padecimientos, en especial cuando son escuchados por teléfono.  Tenga en cuenta la información que la central le proporciona, pero también considere otras posibilidades como traumatismos y otras afecciones que pueden parecerse un EVC.  Por ejemplo: tanto la hipoglucemia asociada con la diabetes, como las convulsiones debidas a otras causas, pueden presentarse con síntomas similares a los de un EVC.  Si esta llamada hubiese descrito a pacientes múltiples, sería más probable que el incidente implica traumatismos o materiales peligrosos en lugar de una enfermedad.

No se distraiga con la gravedad de la situación, ni con los familiares asustados que deseen que se apresure.  Determine primero si hay amenazas para su seguridad y siga las precauciones de ASC.  La mayoría de las llamadas que involucran un EMA, requieren respaldo o intervención del SVA, si está disponible.  Pida ayuda en forma oportuna.

A %d blogueros les gusta esto: