Archivos de etiquetas: apósitos compresivos

24.8 AMPUTACIONES


24.8 AMPUTACIONES

Los cirujanos, ahora pueden implantar las partes amputadas.  Sin embargo, los cuidados prehospitalarios de la parte amputada, son de vital importancia para el éxito en el tratamiento.  Con amputaciones parciales, asegúrese de inmovilizar la parte amputada, con apósitos compresivos abultados, e inmovilizar o ferulizar, para prevenir una lesión adicional.  No separe amputaciones parciales; esto puede complicar la re-implantación posterior.

Con una amputación completa, asegúrese de envolver la parte amputada en apósitos estériles y chóquela en una bolsa plástica.  Siga sus protocolos locales referentes a como preservar las partes amputadas.  En algunas áreas se recomienda apósitos estériles secos para envolver las partes amputadas, en otras se sugiere pósitos humedecidos en solución salina.  Ponga la bolsa plástica con la parte amputada, en un contenedor frío lleno de hielo, coloque la parte amputada envuelta, sobre el lecho de hielo.  No la empaque en hielo.  El objeto en mantener la parte amputada fría, sin permitir que se congele o desarrolle un cuadro de congelación.  La parte amputada debe ser transportada con el paciente.

Recuerde que la herida en el sitio de la amputación, debe ser atendida, incluyendo el control de la hemorragia y el vendaje apropiado.

Métodos básicos – control de hemorragias externas


Métodos básicos

Con frecuencia será útil combinar estos métodos; las destrezas básicas no requieren equipo especial.

  1. Casi todos los casos de hemorragia externa, pueden controlarse con tan solo aplicar presión directa sobre el sitio de la hemorragia. Este método es, la forma más eficaz de controlar la hemorragia externa.  La presión detiene el flujo de sangre y permite que se efectúe la coagulación normal.  Puede aplicar presión con la punta de un dedo o mano enguantada sobre la parte superior de un apósito estéril, si se dispone de uno.  Si hay un objeto que sobresale de la herida, aplique apósitos abultados, o si es necesario en forma de dona para estabilizar el objeto en su sitio y aplique presión lo mejor que pueda.  Nunca extraiga de una herida, un objeto impactado o empalado.  Mantenga una presión ininterrumpida al menos durante 5 minutos.
  2. La elevación de una extremidad con hemorragia se hará a una altura tan solo de 15 centímetros, esta elevación a menudo detiene la hemorragia. Siempre que le sea posible use las dos técnicas: la presión directa y la elevación; en la mayor parte de los casos esto detendrá la hemorragia.  No obstante, si esto no sucede, aún tiene varias opciones para controlarla.  Las fracturas se pueden elevar después de inmovilizarlas con una férula que también ayudara controlar la hemorragia.
  3. Una vez que ha aplicado un apósito para controlar la hemorragia, puede crear un apósito compresivo para mantener la presión, envolviendo firmemente con un rollo de venda estéril auto adhesivo alrededor de toda la zona de la lesión. En heridas pequeñas use cojines de gasa estéril de 10 x 10 cm o 4 x 4”, o apósitos universales estériles para heridas más grandes.  Cubra la totalidad de la herida con el apósito por encima y por debajo de la herida.  Estire el vendaje hasta que este apretado lo suficiente como para controlar la hemorragia, pero no tanto que disminuya el flujo sanguíneo de la extremidad.  Si pudo palpar un pulso distal antes de aplicar el vendaje, debe ser capaz de palparlo después de aplicar el apósito o vendaje compresivo.  Si la hemorragia continua, es posible que el apósito no esté suficientemente apretado.  No retire el apósito hasta que un médico haya examinado al paciente.  En lugar de retirarlo, aplique presión sobre este.  Luego agregue mas cojines de gasa y fíjelos con un segundo rollo de vendas más apretadas.  La hemorragia casi siempre se detendrá cuando la presión del vendaje exceda la tensión arterial.  Esto contribuirá a controlar la hemorragia y ayudara a la coagulación de la sangre.
  4. Si la herida continua sangrando a pesar del uso de la presión directa, eleve la extremidad e intente aplicar presión adición cobre un punto de presión Un punto de presión es un sitio sonde el vaso sanguíneo está cerca del hueso.  Esta técnica también es útil si no tiene a mano material para usar como un apósito.  Como por lo general una herida tiene sangre de más de una arteria, la compresión proximal de una arteria mayor rara vez detiene la hemorragia por completo pero ayuda a disminuir la pérdida de sangre.  Es preciso que este totalmente familiarizado con la localización de los puntos de presión para que esto sea efectivo.  Si sospecha de lesión en la columna vertebral, no eleve las piernas del paciente, en vez de esto eleve el extremo de los pies de tablón o camilla rígida  sin causar ningún movimiento a la columna vertebral.  Si el paciente tiene una fractura abierta de una extremidad, use la presión directa para controlar la hemorragia.  Sin embargo, no aplique mucha presión, pues podría aumentar el dolor o la lesión.
A %d blogueros les gusta esto: