Archivos de etiquetas: aneurisma

Choque psicogénico – crisis neuroconversiva


Choque psicogénico – crisis neuroconversiva

Un paciente con choque psicogénico, ha tenido una reacción súbita del sistema nervioso, que produce una dilatación vascular temporal generalizada, la cual da lugar a un desmayo o sincope.  La sangre se acumula en los vasos dilatados, rediciendo el suministro de sangre al encéfalo, como resultado el encéfalo deja de funcionar y el paciente se desmaya.  Aunque hay muchas causas de sincope, es importante considerar que no todas son de naturaleza grave.

Las causas de sincope que son potencialmente amenazantes de vida, son el resultado de eventos tales como: latidos cardíacos irregulares o un aneurisma encefálico.  Otros eventos que causan un sincope sin poner en riesgo la vida pueden ser: recibir una mala noticia, sentir miedo, temor o ver cosas desagradables como por ejemplo ver sangre.

VOCABULARIO VITAL – abdomen agudo


VOCABULARIO VITAL

Abdomen agudo: trastorno de inicio repentino con dolor abdominal, que casi siempre indica peritonitis, siendo necesario el tratamiento médico y quirúrgico inmediato.

Aneurisma: abultamiento parcial de una arteria que resulta del debilitamiento de la pared arterial.

Anorexia: falta de apetito por la comida.

Apendicitis: inflamación del apéndice cecal o vermiforme.

Cistitis: inflamación de la vejiga urinaria.

Colecistitis: inflamación de la vesícula biliar.

Cólico: dolor abdominal agudo e intermitente.

Defensa: contracción muscular involuntaria de la pared abdominal, un esfuerzo por proteger el abdomen con afectación de algunos órganos.

Diverticulitis: formación de pequeñas bolsas protuberantes en los anillos intestinales, en las áreas débiles de las paredes musculares, lo cual crea molestias abdominales.

Dolor referido: dolor que se siente en un área de cuerpo distinta a la zona donde se localiza la causa de este.

Emesis: vómito

Estrangulamiento: obstrucción completa de la circulación sanguínea en un órgano, como resultado de la compresión y el atrapamiento; situación de emergencia que ocasiona la muerte del tejido.

Hernia: protrusión de cualquier órgano o tejido fuera de la cavidad, una porción del intestino o tejido graso a través de una abertura anormal del cuerpo.

Íleo: parálisis derivada de cualquiera de varias causas, que detiene las contracciones que mueven el material a través del intestino (peristalsis).

Pancreatitis: inflamación del páncreas.

Peritoneo: membrana que recubre la cavidad abdominal (peritoneo parietal) y cubre los órganos abdominales (peritoneo visceral).

Peritonitis: inflamación del peritoneo

Úlceras: erosiones del recubrimiento estomacal o intestinal.

Otros sistemas de órganos – abdomen agudo


Otros sistemas de órganos

La aorta se encuentra justo detrás del peritoneo, inmediatamente por delante de la columna vertebral.  En personas mayores, la pared de la aorta en ocasiones desarrolla áreas débiles, que producen un abultamiento, lo que forma un aneurisma.  Es posible sentir una masa pulsante en el abdomen.  El desarrollo de un aneurisma rara vez se asocia con síntomas porque ocurre despacio, pero si el aneurisma se rompe, puede ocurrir una hemorragia masiva y con ella los signos de irritación peritoneal aguda.  Asimismo, el paciente también puede presentar dolor grave en la región lumbar, dado que la acumulación masiva de sangre por a hemorragia, distiende el peritoneo y lo separa del retro peritoneo.  El dolor también puede estar asociado con la presión de la sangre sobre la columna vertebral misma.

En tales casos, el sangrado conduce con rapidez a un choque profundo.  De nuevo la asociación de signos y síntomas abdominales con el choque, requieren de transporte rápido.  Dado que ésta es una situación frágil, donde hay una arteria grande y con una fuga de sangre, evite la palpación innecesaria o vigorosa del abdomen y recuerde manejar al paciente con cuidado durante el transporte.

La neumonía, en especial en las partes inferiores del pulmón, pueden causar íleo, es decir parálisis intestinal, y dolor abdominal.  En este caso, el problema está en una cavidad corporal adyacente, pero la intensa respuesta inflamatoria, puede afectar el abdomen.  Trate y transporte a este paciente como lo haría con cualquier persona con dolor abdominal.

Una hernia, es la proyección de un órgano o tejido a través de un agujero en la pared del cuerpo que cubre su sitio normal.  Casi cualquier órgano o tejido del cuerpo se herniara bajo ciertas circunstancias, a través de las membranas que lo cubren.   Las hernias pueden formarse como resultado de:

  • Un defecto congénito, como alrededor del ombligo.
  • Una herida quirúrgica que no logró sanar de modo adecuado.
  • Alguna debilidad natural en un área, como en la ingle.

Las hernias no siempre producen una masa o protuberancia, que el paciente pueda notar, en ocasiones la masa desaparecerá hacia el interior de la cavidad corporal a la cual pertenece.  En este caso, se dice que la hernia es reducible o reductible.  Si la masa no puede empujarse de regreso dentro del cuerpo, se dice que está encarcelada.   Sin embargo nunca deberá intentar empujar la masa de regreso al cuerpo.

Las hernias reductibles, implican poco riesgo para el paciente; algunas personas viven con ellas por años.  Sin embargo, cuando se trata de una hernia encarcelada, puede suceder que el tejido circundante, oprima en exceso su contenido, comprometiendo con el tiempo la provisión de sangre.  Esta situación es denominada estrangulamiento, y es una emergencia médica grave. Se requiere de operación inmediata para eliminar cualquier tejido muerto y reparar la hernia.

Signos y síntomas que indican un problema serio con una hernia:

  • La declaración clara de que una masa que era reductible ya no se puede devolver al interior del cuerpo.
  • Dolor en el sitio de la hernia
  • Sensibilidad cuando se palpa la hernia
  • Coloración roja o azul en la parte de la piel sobre la hernia.

Cualquiera de estos signos y síntomas, son una indicación de transporte rápido al departamento de emergencias.

Sangrado o hemorragia cerebral – SyS del EVC


Sangrado cerebral

Los pacientes que presentan sangrado en el cerebro, conocido también como hemorragia cerebral, pueden presentar tensión arterial muy alta o aneurismas cerebrales.  Con frecuencia la tensión arterial alta es la causa del sangrado, pero muchas veces es una respuesta al mismo: el cerebro eleva la tensión arterial en un intento por llevar más oxígeno a sus partes lesionadas por la hinchazón o edema.  Con mucha frecuencia, la tensión arterial regresa a la normalidad o puede caer en gran medida por sí sola.

Tipos de EVC – Evento vascular cerebral hemorrágico


Tipos de EVC

Evento vascular cerebral hemorrágico

El evento vascular cerebral hemorrágico, constituye cerca del 10% de todos los eventos vasculares cerebrales y el resultado de un sangrado en el interior del encéfalo.  La sangre liberada forma entonces un coágulo, el cual oprime el tejido cerebral junto a éste.  Cuando ese tejido se comprime, la sangre oxigenada no logra entrar en esa zona y las células circundantes comienzan a morir.

Algunos pacientes con hipertensión o tensión arterial alta, no tratada, pueden presentar un evento hemorrágico, por estrés o mediante un esfuerzo excesivo.  Después de padecer hipertensión por muchos años, las paredes de los vasos sanguíneos cerebrales se debilitan y con el tiempo uno de estos vasos pueden romperse y la sangre acumulada en conjunto con el cerebro, van aumentando la presión dentro del cráneo.  Las hemorragias cerebrales, con frecuencia son fatales, aunque el tratamiento adecuado de la hipertensión arterial, puede ayudar a prevenir este daño a largo plazo en los vasos sanguíneos, y reducir así mismo la morbilidad y mortalidad.

Es posible que algunas personas, hayan nacido con una alteración en la morfología arterial, llamada aneurisma, que es una dilatación o abultamiento de la pared de la arteria, debilitándose y adoptando una forma de globo.  Muchos de estos individuos tienen un inicio repentino de un “mal dolor de cabeza”.  Este dolor se debe a la irritación que causa la sangre en el tejido cerebral, después de que el vaso se dilata y se rompe.  Cuando un aneurisma se rompe, la sangre se acumula en un espacio llamado espacio subaracnoideo,   por lo tanto a esta hemorragia cerebral, se le denomina hemorragia subaracnoidea.  Los pacientes con este tipo de EVC, sufren de un dolor de cabeza grave repentino, que típicamente se describe como el peor dolor de cabeza de su vida.  Si el paciente busca atención médica de inmediato, es posible que los cirujanos puedan reparar el aneurisma; no obstante, lo mismo que en otras hemorragias cerebrales, estas son con frecuencia fatales.

A %d blogueros les gusta esto: