Archivos de etiquetas: altas temperaturas

INCENDIOS


INCENDIOS

Con frecuencia será llamado a la escena de un incendio.  Por lo tanto debe entender información básica sobre el fuego.  Hay cinco riesgos comunes en los incendios:

1.- Humo

2.- Deficiencia de Oxigeno

3.- Altas temperaturas en el ambiente

4.- Gases tóxicos

5.- Colapso de una estructura

6.- Equipo.

El humo está constituido por partículas de brea y carbón que irrita el aparato respiratorio al contacto. Las partículas de humo son atrapadas en las vías respiratorias superiores, pero muchas partículas menores penetran en los pulmones.  Algunos no solo irritan las vías respiratorias, sino que además pueden ser mortíferas.  Antes de entrar a la escena, usted debe estar entrenado para usar apropiadamente el equipo de auto-contenido o un dispositivo de corto plazo desechable, cumpliendo así con los protocolos locales sobre incendios.

El fuego consume oxígeno, en particular en un espacio cerrado, por ejemplo un cuarto donde puede consumir la mayor parte del oxígeno disponible.  Por esta razón a cualquier persona se le hará difícil respirar en ese espacio.

Las altas temperaturas del ambiente o cuando el aire asciende por encima de 49°C en un incendio, pueden causar quemaduras térmicas y daño en el aparato respiratorio.

Un incendio típico de edificio, emite varios gases tóxicos, que incluyen el monóxido de carbono y el dióxido carbono.  El monóxido de carbono es un gas incoloro, inodoro que cada año es causante de más muertes en incendios que cualquier otro producto incendiario de la combustión; se combina con la hemoglobina en los glóbulos rojos cerca de 200 veces más rápido que el oxígeno, y bloquea la capacidad de la hemoglobina de transportar oxígeno a sus tejidos corporales.  El dióxido de carbono es también un gas inodoro e incoloro, cuya exposición causa aumento de la respiración, mareo y sudor.  Respirar concentraciones de dióxido de carbono superiores de 10 a 12%, producirá la muerte en unos cuantos minutos.

Durante un incendio, y después de éste, siempre existe la posibilidad sin signos de advertencia,  de que colapse parte de una estructura, o el edificio entero.  Nunca debemos entrar a un edificio ardiendo sin la aprobación del comandante del incidente y del oficial de seguridad de la escena y un aparato apropiado para respirar.   La entrada precipitada a una estructura en llamas puede causar graves lesiones, e incluso la muerte.  Una vez en el interior de un edificio ardiendo, estamos sujetos a un ambiente hostil, no controlado.  Los incendios no son selectivos con sus víctimas, debemos ser sumamente cuidadosos siempre que estemos cerca de una estructura que se está quemando o una en la que el fuego  acaba de quedar bajo control.  En cualquier escena de incendios siga las instrucciones del comandante del incidente y del oficial de seguridad y nunca realice una tarea (por ejemplo: entrar a una estructura ardiendo e iniciar una búsqueda y rescate) a menos que haya sido entrenado apropiadamente para ello.

El combustible de los vehículos que han sido implicados en choques también es un riesgo.  Aunque rara vez sucede, cualquier fuga de combustible de automóvil puede arder en las condiciones apropiadas.  Si ve o huele un escape de combustible, o si hay personas atrapadas en el interior del vehículo, debe coordinar protección inmediata contra el fuego.  La gasolina y otros líquidos de los autos son considerados materiales peligrosos.

Asegúrese de que está protegido de manera apropiada y si hay o ha habido fuego en el automóvil.  Use protección respiratoria y térmica apropiada, pues el humo de un vehículo en fuego contiene muchos productos tóxicos intermediarios.  El uso de ropa protectora apropiada en una escena de un choque puede reducir el riesgo de lesión.  Evite usar oxígeno en un vehículo que está en llamas, con rescoldos o dejando escapar combustible o cerca de él.

A %d blogueros les gusta esto: