Archivos de etiquetas: alcohol

Asistencia en el nacimiento de un bebe de madre adicta


Asistencia en el nacimiento de un bebe de madre adicta

Por desgracia, cada vez hay más bebes que nacen de madres adictas a las drogas o el alcohol.  Estas madres con frecuencia reciben muy poca o ninguna atención prenatal.  Los efectos de la adicción sobre los neonatos incluyen: ser prematuros, bajo de peso al nacer y depresión respiratoria grave.  Algunos de estos recién nacidos morirán.  El síndrome alcohólico fetal, es el término que se usa para describir el padecimiento de los bebes nacidos de madres que abusan del alcohol.

Si lo llaman para atender el parto de una madre adicta a las drogas o al alcohol, preste especial atención a su propia seguridad.  Como en todos los demás casos, siga con las precauciones ASC.  Use goggles, tapabocas y guantes estériles en todo momento.  Los indicios de que se trata de una madre adicta puede incluir presencia de parafernalias relacionadas con drogas, botellas vacías de vino o licor y declaraciones efectuadas por vecinos o por la propia madre.  Es probable que el recién nacido de una madre adicta necesite atención inmediata en un hospital.  Atienda el parto como se ha indicado, pero este preparado para dar asistencia respiratoria al neonato y administre oxigeno durante el transporte.  No juzgue ni sermonee a la madre.  Su papel es ayudar a nacer al bebe, lo mejor posible y transportarlos a ambos, tanto al neonato como a la madre al hospital.

19.7 CONSIDERACIONES MÉDICO LEGALES


19.7 CONSIDERACIONES MÉDICO LEGALES

Los aspectos médico legales y de la atención médica de urgencias, se complican más cuando el paciente pasa por una urgencia de la conducta o psiquiátrica.  No obstante los problemas legales se reducen en gran medida con un paciente con trastornos emocionales que acepta que se le proporcione atención.  Lograr la confianza del paciente, en consecuencia es una tarea crítica para nosotros.

La incapacidad mental puede tomar muchas formas como inconciencia como resultado de hipoxia, alcohol o fármacos, estrés temporal pero grave o depresión.  Una vez que haya determinado que un paciente sufre una afección en su capacidad mental, deberá decidir si requiere de atención médica inmediata de emergencia.  Un paciente con inestabilidad mental puede resistirse a sus intentos para proporcionarle atención, a pesar de ello, no debe dejarlo solo.  Hacerlo podría resultar en daños para el paciente y nos expondría a una acción civil por abandono o negligencia.  En tales situaciones, deberá solicitar al personal de la policía o al familiar directo, enfermera o cuidador, que se encargue del paciente.

Otra razón para solicitar apoyo de la policía, es cuando el paciente se resiste al tratamiento, en este caso, la persona con frecuencia nos amenaza o se vuelve una amenaza para quienes damos cuidados de emergencia.  Las personas violentas o peligrosas deben tomarse bajo custodia de la policía antes de que se le pueda proporcionar la atención de emergencia.

19.6 SUICIDIO


19.6 SUICIDIO

El único factor más significativo que contribuye al suicidio es la depresión.  Siempre que encuentre a un paciente deprimido emocionalmente, deberá considerar la posibilidad del suicidio.  Los factores de riesgo para el suicidio son variados.

Un malentendido común, es que las personas que amenazan con suicidarse nunca lo hacen.  Esto es incorrecto, el suicidio es un grito en busca de ayuda.  Amenazar con el suicidio es una indicación de que alguien está en una crisis que no puede manejar.  Es necesaria la intervención inmediata, ya sea que el paciente presente o no algunos de estos factores de riesgo, deberá mantenerse alerta respecto a los siguientes signos de divergencia:

  • ¿Ee muestra el paciente lloroso, triste, con desesperación profunda o desesperanza que sugiere depresión?
  • ¿Evita mirar a los ojos, hablar despacio o por pausas y proyecta un sentido de ausentismo, como si en realidad o estuviera ahí?
  • ¿Parece incapaz de hablar sobre el futuro? Pregunte al paciente si tiene planes para las vacaciones. Las personas suicidas consideran el futuro tan poco interesante, que ni siquiera piensan en él; las personas con depresión grave, consideran al futuro tan distante que es posible que no sean capaces de pensar en él.
  • ¿Hay alguna sugerencia de suicidio? Incluso los indicios vagos no deben tomarse a la ligera aunque se presenten como una broma.  Si piensa que el suicidio es una posibilidad no dude en hablar del tema.  No “de ideas al paciente” al preguntarle en forma directa: “¿está pensando suicidarse?”.
  • ¿Tiene el paciente planes específicos relacionados con la muerte? ¿hace poco preparó el testamento?  ¿ha regalado posiciones significativas o ha hecho comentadas con algún amigo cercano lo que le gustaría que se hiciera con ellas? ¿hizo arreglos funerarios?  Estos son signos críticos de advertencia.

Considere también factores de riesgo adicionales para el suicidio los siguientes:

  • ¿Hay objetos peligrosos en la mano del paciente o cerca de él, por ejemplo cuchillos, vidrios, venenos, armas, pistolas?
  • Su escena es insegura, por ejemplo: ¿una ventana abierta en un edificio alto, un paciente parado en un puente o ante un precipicio?
  • ¿Hay evidencia de conducta autodestructiva, por ejemplo tiene las muñecas parcialmente cortadas, ingesta excesiva de alcohol o drogas?
  • ¿Existe una amenaza inminente para el paciente p para otros?
  • ¿Hay un problema médico subyacente?

Recuerde que el paciente suicida puede ser homicida.  No ponga en riesgo su vida ni la de sus compañeros.  Si tiene razones para creer que está en peligro, deberá obtener la intervención de la policía.  Mientras tanto, intente no asustar al paciente ni despertar sus sospechas.

Historial y examen físico enfocados – emergencias de la conducta


Historial y examen físico enfocados

En un paciente inconsciente con una urgencia médica, evalúe el ABC y comience con un examen físico rápido en busca de una razón para la ausencia de respuesta.  Siga esta revisión rápida, en busca de amenazas ocultas para la vida o condiciones amenazantes de vida, tome todos los signos vitales y luego reúna el historial SAMPLE que le sea posible, con familiares, cuidadores, enfermeras o personal a cargo del paciente.

Cuando el paciente está consciente, comience su evaluación inicial: pregunte por su historial SAMPLE, realice una evaluación enfocada según se requiera, luego obtenga los signos vitales iniciales.  Un examen físico enfocado, para un problema de conducta, puede ser difícil de realizar, pero puede proporcionar indicios sobre el estado de ánimo del paciente y sus pensamientos.  Algunos pacientes agradecen el contacto físico por considerarlo calmante, pero otros pueden sentirse amenazados.  Evite tocar al paciente sin permiso; obtenga su consentimiento.  De hecho, esta es una buena práctica para todos los pacientes.  La mayor parte del tiempo, en esta etapa de su evaluación, la dedicará a preguntar al paciente sobre su historial SAMPLE.

Al intentar determinar la razón del estado de paciente, su evaluación deberá considerar tres áreas principales como posibles factores contribuyentes:

  • ¿funciona de manera adecuada el sistema nervioso central del paciente? Por ejemplo: el paciente puede presentar trastornos metabólicos, ser diabético y en particular presentar hipoglucemia. Es posible que este envenenado o que responda a un trauma físico de algún tipo.  Cualquiera de estas situaciones podría causar que el paciente se comportara de manera inusual o irracional.
  • ¿son un factor de alteración conductual los alucinógenos, el alcohol u otras drogas?, ¿ve cosas extrañas el paciente?, ¿huele a alcohol el aliento del paciente?
  • ¿son estas situaciones ocasionadas por enfermedades o síntomas psicogénicos (factores mentales más que físicos)? , ¿podrían incluir la muerte de un ser querido, depresión grave, antecedentes de enfermedades mentales, amenazas de suicidio o alguna interrupción importante de la rutina cotidiana?

Evaluación inicial – ahogamiento y buceo


Evaluación inicial

Impresión general

Maneje su evaluación de la queja principal del paciente para orientarse en su valoración condiciones amenazantes de vida, y determine si son necesarias precauciones para la columna vertebral.  Ponga especial atención al dolor en el pecho, la disnea y las quejas relacionadas con cambios sensoriales.  Determine su nivel de conciencia mediante la escala AVDI.  Considere el posible uso de alcohol y sus efectos sobre el nivel de conciencia del paciente.

FACTORES QUE AFECTAN LA EXPOSICIÓN


18.2 FACTORES QUE AFECTAN LA EXPOSICIÓN

Un sinnúmero de factores afectan la forma en que una persona trata con un medio ambiente caliente o frío.  Estos pueden usarse, como estrategias de prevención para aquellos que trabajan, juegan o hacen deporte en temperaturas ambientales extremas.  También puede ser de utilidad durante la evaluación de sus pacientes para determinar qué tan preparados estaban para un medio frío o caliente.  Un explorador preparado para una caminata veraniega en el calor de las laderas de una montaña se presentará y responderá al tratamiento de forma diferente a un viajero en un automóvil recalentado, debido a fallas del radiador.  Tenga en cuenta lo siguiente:

  1. Condición física. Los pacientes que ya están enfermos o en mala condición física, no serán capaces de tolerar temperaturas extremas tan bien, como aquellos cuyos sistemas cardiovascular, metabólico y nervioso funcionan bien. Un atleta bien entrenado tiene mucho mejor desempeño y menos probabilidad de sufrir lesiones o enfermar, que el “guerrero o deportista de fin de semana”, que no está bien entrenado.  Incrementar su actividad generará más calor cuando salga al frío, pero también producirá más calor cuando éste no se necesita, como es el caso de cuando camina sobre un camino de asfalto caliente porque se le termino la gasolina.
  2. Edad. Las personas que se encuentran en los extremos de la edad, tienen mayor probabilidad de sufrir enfermedades debido a las temperaturas. Los lactantes presentan mala termorregulación al nacer y carecen de la capacidad de tiritar y generar calor, cuando se necesita, hasta alrededor de los 12 a 18 meses de edad.  Su mayor área de superficie y masa menor contribuye a una mayor pérdida y ganancia de calor.  Cuando uno tiene frio, se pone un suéter, pero es posible que un niño pequeño no piense en hacer esto, o que tenga dificultades para buscarlo y ponerse dicha prenda.  En el otro extremo del espectro de la edad, los adultos mayores, pierden el tejido subcutáneo, lo cual reduce la cantidad de aislamiento que poseen.  La mala circulación contribuye a un incremento en la pérdida y ganancia del calor en cualquiera de los dos medios, frío o calor.  A esto se debe, que las personas mayores con frecuencia usan capas adicionales de ropa.  Los medicamentos que toman las personas mayores también pueden afectar el termostato de sus cuerpos, lo cual los pone en mayor riesgo de tener problemas por el frío o el calor.
  3. Nutrición e hidratación. Se necesitan calorías para que su metabolismo funcione.  Mantenerse bien hidratado proporciona agua como catalizador, para gran parte que dicho metabolismo.  Una disminución en cualquiera de estos factores, agrava ambos, el estrés por calor y por frío.  Las calorías proporcionan combustible para quemar, lo cual crea calor durante el frío y el agua proporciona sudor para la evaporación y para eliminar el calor.  El uso de alcohol puede incrementar la pérdida de líquido y poner al paciente en gran riesgo de tener problemas relacionados con la temperatura.
  4. Condiciones ambientales. Las condiciones ambientales tales como la temperatura del aire, los niveles de humedad y el viento, pueden complicar o mejorar las situaciones ambientales. Todos damos la bienvenida a una brisa fresca cuando hace calor, pero un viento frío en temporada de temperaturas bajas, puede ser incómodo.  Los extremos de las temperaturas y de la humedad, no son necesarios para producir lesiones por frío o por calor; pero debemos tener en cuenta que muchos casos de hipotermia ocurren a temperaturas entre -1 y 10°C.  así como también, la mayoría de los casos por insolación ocurren cuando la temperatura es de 26°C y la humedad del 80%.  Asegúrese de examinar la temperatura ambiental de su paciente.  Los pacientes mayores, pueden reducir la temperatura de la calefacción en invierno u olvidar el uso del aire acondicionado, debido a preocupaciones económicas.  Es posible que algunas personas no abran las ventanas durante una ola de calor debido a que tienen miedo de los ladrones.  Cuando evalúe la condición de su paciente, considere el entorno y si éste está preparado para esa situación.  Esto puede ayudar en sus decisiones de tratamiento y darle una idea de cómo responderá el paciente a sus cuidados.

Fármacos sedantes-hipnóticos


Fármacos sedantes-hipnóticos

Los barbitúricos y benzodiacepinas han sido parte de la medicina legítima por largo tiempo.  Son fáciles de obtener y relativamente baratos.  Las personas en ocasiones solicitan prescripciones de los mismos hipnóticos a diferentes médicos o de diferentes sedantes-hipnóticos, estos fármacos son depresores del SNC y alteran el nivel de conciencia con efectos semejantes a los del alcohol, de manera que el paciente puede parecer somnoliento, tranquilo o intoxicado.  Por sí mismos, estos fármacos no alivian el dolor, ni producen una “patada” específica, aunque los usuarios con frecuencia toman alcohol o un opiáceo al mismo tiempo, para reforzar los efectos.

Ejemplos de fármacos sedantes-hipnóticos
BARBITÚRICOS BENZODIACEPINAS OTROS
Amobarbital (Amytal) Alprazolam (Xanax) Carisoprodol (Soma)
Butabarbital (Butisol) Clordiazepóxido (Librium) Hidrato de cloral (“Mickey Finn”)
Pentobarbital (Nembutal) Diazepam (Valium) Ciclobenzaprina (Flexeril)
Phenobarbital (Luminal) Flunitrazepam (Rohypnol) Etclorvinol (Placidyl)
Secobarbital (Seconal) Lorazepam (Ativan) Alcohol etílico (alcohol potable)
  Oxazepam (Serax) Glutetimida (Doriden)
  Temazepam (Restoril) Inhalantes hidrocarburos
    Alcohol isopropílico (alcohol para infecciones)
    Meprobamato (equagesic)

 

En general estos agentes se toman por vía oral, sin embargo, de manera ocasional, los contenidos de las cápsulas se suspenden o disuelven en agua y se inyectan, para producir un estado relativamente repentino de tranquilidad y de satisfacción, el uso de fármacos IV sedantes-hipnóticos, induce a tolerancias con rapidez, de manera que la persona requiere de dosis cada vez más grandes o fuertes.  Tendrá menor probabilidad de que le llamen para tratar una sobredosis aguda, en alguien que abusa de manera crónica de estos fármacos; no obstante, es posible que le llamen a la escena de un intento de suicidio en el cual un paciente haya tomado cantidades mayores de estos fármacos.  En estas situaciones la persona tendrá una marcada depresión respiratoria y puede estar en coma.

Los fármacos sedantes-hipnóticos, también pueden administrarse a personas indefensas como bebida “noqueadora”.  En fechas más recientes, se ha abusado de fármacos como flunitrazepam (Rohypnol), como “drogas de violación en citas”, lo cual causa que la persona indefensa sea confundida e incapaz de recordar lo que sucedió.

En general el tratamiento para los pacientes que han tomado sobredosis de sedantes-hipnóticos y que presentan depresión respiratoria, consiste en liberar la vía aérea, proporcionar ventilación de asistencia y transportar con prontitud.  Administre oxígeno suplementarios y esté preparado para asistir en la ventilación.  Puede estimular a la persona hablándole en voz alta o sacudiéndola con suavidad; recuerde estar pendiente del vómito.

Hay un antídoto para la sobredosis aguda con benzodiacepinas, se llama flumazenil y se administra por vía IV; aunque esta sustancia revertirá la sedación y la depresión respiratoria de los sedantes-hipnóticos de benzodiacepinas, no tendrá efecto sobre los signos y síntomas de la sobredosis debida a alcohol etílico o barbitúricos.  Casi siempre el flumazenil se administra en el hospital, después de la evaluación del médico.  A medida que se hace más común el uso de múltiples drogas, encontrará mayor dificultad para determinar qué agentes tomaron los pacientes.  El mejor método es tratar cualquier lesión o enfermedad obvia, teniendo en cuenta que el uso de fármacos puede complicar el cuadro y hacer necesario el apoyo vital total.  Concéntrese en el ABC, sobre todo en la posibilidad de problemas de la vía aérea, como la relajación de la lengua, la cual causa obstrucción, el vómito, la depresión respiratoria y en los vasos graves, el paro cardiaco.

El Alcohol


Alcohol

La droga de mayor abuso a nivel mundial es el alcohol, afecta y mata a miles de personas de todas las clases; más del 40% de todas las muertes y lesiones en accidentes de tráfico, del 67% de los asesinatos, y del 33% de los suicidios, están relacionados con el alcohol, el cual afecta la capacidad de pensar y de funcionar de modo racional.  El alcoholismo es uno de los problemas más grandes de salud, junto con las enfermedades cardíacas, el cáncer y el derrame cerebral.

El alcohol es un potente depresor del SNC.  Es un sedante, y es una sustancia que reduce la actividad y la excitación; es un hipnótico, lo cual significa que induce al sueño.  En general el alcohol reduce el sentido de alerta, hace más lentos los reflejos y reduce el tiempo de reacción.  También puede ocasionar conducta agresiva e inapropiada junto con falta de coordinación.  No obstante, una persona que parece intoxicada, también puede estar presentando otros problemas médicos.  Busque señales de trauma en la cabeza, reacciones tóxicas o diabetes sin controlar.  La ingestión aguda grave del alcohol, puede ocasionar hipoglucemia, la cual puede contribuir a los síntomas.  Al menos debe asumir que los pacientes intoxicados presentan una sobredosis de fármacos y requieren ser examinados a conciencia por un médico.  En algunos países, tales pacientes no pueden rechazar el transporte de manera legal.   Averigüe si este es su caso.

El alcohol, potencia muchos otros fármacos y es común que no se la única droga que se haya ingerido.  Los fármacos que no requieren receta, incluidos los antihistamínicos y medicamentos para la dieta, ocasiona serios problemas cuando se combinan con el alcohol.

Si un paciente muestra signos de depresión grave del SNC, deberá proporcionarle apoyo respiratorio, no obstante, esto puede ser difícil dado que la depresión del sistema respiratorio también puede ocasionar emesis o vómito.   Este último tiene mucha fuerza o incluso ser sanguinolento, hematemesis, dado que las grandes cantidades de alcohol irritan el estómago.  El sangrado interno también deberá considerarse si el paciente parece estar en choque o hipoperfusión, debido a que la sangre podría no coagular de manera eficiente en un paciente con historial prolongado de abuso del alcohol.

Un paciente que se encuentra en abstinencia del alcohol, puede presentar alucinaciones aterradoras o delirium tremens DT, que es un síndrome que se caracteriza por inquietud, fiebre, sudoración, desorientación, agitación e incluso convulsiones.  Estos padecimientos pueden desarrollarse si los pacientes ya no cuentan con su fuente cotidiana de alcohol.  Las alucinaciones alcohólicas, vienen y van.  Un paciente que en otros aspectos tienen un estado mental bastante claro, puede ver formas o figuras fantásticas o escuchar voces extrañas; tales alucinaciones auditivas y visuales   con frecuencia preceden a los DT, que son complicaciones mucho más graves.

Cerca de unos siete días después de que una persona deja de beber, o cuando los niveles de consumo se reducen de repente, es posible que se desarrollen los DT.  Los pacientes pueden presentar uno o más de los siguientes signos y síntomas:

  • Agitación
  • Fiebre
  • Sudoración
  • Confusión y/o desorientación
  • Ilusiones o alucinaciones
  • Convulsiones

Proporcione pronto transporte para estos pacientes una vez que haya completado su evaluación y administrado la atención necesaria.  Una persona que presenta alucinaciones o DT, está extremadamente enferma., si se desarrollan las convulsiones, trátelas como lo hará con cualquier otro estado convulsivo.  No deberá sujetar al paciente, aunque si puede protegerlo para que no se dañe a sí mismo.  Administre oxígeno al paciente y vigile con cuidado en caso de que vomite.  Es posible que se desarrolle hipovolemia debido a la sudoración, pérdida de líquidos, ingesta insuficiente de estos, o vómitos asociados con el DT.  Si observa signos de choque hipovolémico, eleve los pies del paciente, limpie la vía aérea y posicione la cabeza hacia un lado para minimizar la probabilidad de aspiración durante el transporte.  Es posible que estos pacientes no respondan de manera adecuada a las sugerencias o a la conversación, con frecuencia están confundidos y asustados.  Por lo tanto, su acercamiento debe ser tranquilo y relajado.  Tranquilice al paciente y proporcionele apoyo emocional.

INTOXICACIONES Y ENVENENAMIENTOS


17. INTOXICACIONES Y ENVENENAMIENTOS

Día a día las personas entran en contacto con elementos potencialmente venenosos.  Esto no es sorprendente si se considera que casi cualquier sustancia puede ser un veneno en ciertas circunstancias.    Diferentes dosis, incluso de remedios pueden convertirse en un tóxico.  Considere que el ácido acetilsalicílico o aspirina asa, cuando se toma en las dosis recomendadas, es un analgésico seguro y eficaz; no obstante, demasiado ácido acetilsalicílico puede ocasionar la muerte.

El envenenamiento agudo afecta a cerca de cinco millones de niños y adultos cada año.  El envenenamiento crónico, con frecuencia producto del abuso de medicamentos y otras sustancias, incluidas el tabaco y el alcohol, es mucho más común de lo que se cree.  Por fortuna, las muertes debidas a envenenamientos son bastante raras.  Las tasas de fatalidad por envenenamiento en niños se han reducido de manera continua desde la década de 1960, cuando se introdujeron las tapas de seguridad para los frascos y recipientes con medicamentos.  Las muertes debidas a envenenamiento en adultos, sin embargo, han aumentado por el abuso de drogas.

Veremos que el término “envenenamiento” incluye envenenamientos agudos y crónicos.  Como TEM-TUM-TES-B, debe reconocer que los pacientes con cualquiera de estos tipos de problemas, pueden presentar diversas manifestaciones.  Aunque no podemos detener un problema de abuso crónico de sustancias, podemos ser capaces de evitar la muerte debido a los efectos agudos del tóxico.

Analizaremos cómo identificar a un paciente envenenado y cómo reducir indicios sobre el veneno, las diferentes maneras en que se introduce el veneno en el cuerpo, y los signos y síntomas junto con el tratamiento de venenos específicos, incluidos sedantes y opiáceos (medicamentos con acciones semejantes a los de la morfina), así como también los envenenamientos con alimentos y plantas.

A %d blogueros les gusta esto: