Publicaciones de la categoría: GESTIÓN DE RIESGOS

Lecciones derivadas del reciente atentado terrorista en París (Oct. 13, 2015)


Lecciones derivadas del reciente atentado terrorista en París (Oct. 13, 2015)

Teniendo en cuenta las amenazas de nuevos atentados a nivel global, he creído oportuno contribuir a una seguridad razonable de la ciudadanía con el siguiente comentario e instructivo.

“MANTENGA LA CALMA”

Esta expresión, encabezando la mayoría de las instrucciones de CÓMO ACTUAR en caso de producirse una situación de peligro, como un incendio, un terremoto, un choque con multiplicidad de víctimas ó una acción terrorista, que amenace nuestra integridad física y/ó emocional,  por sí sola NO nos dice MUCHO. Siempre me opuse a esta recomendación “per se”. En mi opinión, esta expresión requiere y demanda  una nota explicativa, sujeta a variaciones en la forma de manifestarse en cada caso.

“Mantener la Calma” implica ser capaz de reaccionar  de inmediato tras el impacto físico al entorno (provocado, en este caso, por actividad terrorista) y al impacto emocional sobre las personas que acompañan a toda situación de emergencia súbita e inesperada, como p. Ej.: una explosión cercana ó una sucesión de disparos repentina a nuestro alrededor.

Mantener la Calma implica reaccionar y controlar en el menor tiempo posible ese impacto emocional (del que NADIE está libre, dado lo sorpresivo del hecho, incluido el  personal encargado de administrar una situación de emergencia, ya sea un Guardia de Seguridad, un Policía, Bombero ó Sanitario) y ocupar la mente focalizándola en lo que hay que hacer “acto seguido”, al momento de ocurrir, en este caso específico, un bombazo y/ó disparos repetidos:

  1. Protegerse TIRÁNDOSE AL SUELO de inmediato, sin vacilar, NO CORRER. Por ejemplo: personas que consumían/conversaban en el Café, próximo al estadio, no vacilaron en tirarse de inmediato al suelo al oír disparos.
  2. NO MOVERSE hasta estar seguro que la balacera ó emergencia ha terminado. Por ejemplo: las mujeres que ocupaban una mesa afuera del Café citado, se tiraron al suelo y no se movieron mientras disparaban, con lo que salvaron incluso la vida.
  3. Acto seguido, preocúpese de prestar ayuda o auxilio a personas a su alrededor. Por ejemplo: el ciudadano que auxilió a la mujer embarazada que colgaba de una ventana, salvándola de caer al vacío y matarse.
  4. Esté atento a la radio –sintonice una emisora en su Móvil-y a las Informaciones OFICIALES. NO ponga oídos a rumores.
  5. Al evacuar el lugar, HÁGALO CAMINANDO, NO corra. Mantenga el control sobre sí mismo. EVITE el impulso inicial, irracional, de arrancar.
  6. i) Abandone el lugar de los hechos, contribuyendo así a mantener despejada el área y facilitar la investigación de lo sucedido.

Como podrá  apreciar, MANTENER LA CALMA implica mantener “la cabeza” ocupada en actividades “inmediatas”, tanto durante como post-impacto, útiles y necesarias como las descritas.

Jorge E. Gorigoitía Gándara

Espec. en Administración de la

Prevención del Riesgo de Desastre

Nov. 2015

Anuncios

Mapas de Riesgos


Los Mapas de Riesgos

De modo básico se puede decir que al mapa de riesgos se refiere a todo instrumento informativo de carácter dinámico, que brinda la capacidad de poder conocer los factores de riesgo y los más probables daños que se pueden manifestar en un ambiente de trabajo dado. Por tanto se puede decir que la identificación y la valoración de los riesgos, así como las consecuencias que estos representan, se convierte en una información necesaria, que nos permitirá brindar cierta prioridad a las situaciones de mayor riesgo dentro de las medidas preventivas que se planea implementar.

De esta manera se puede concluir que el carácter dinámico de un mapa de riesgos nos brinda la posibilidad de seguir al detalle la evolución del riesgo, viendo también su reacción cuando se cambian las tecnologías. Asimismo señalar que este conocimiento se convierte en una herramienta preventiva que permitirá una lucha o tratamiento eficaz de los factores que representan cierto peligro en el ambiente de trabajo, considerando que esta metodología a diferencia  de otros sistemas de información dinámicos, implica que los trabajadores participen activamente, lo cual se convierte en algo fundamental para consolidar la salud laboral. Es por eso que este método representa un poderoso instrumento de gestión y participación durante su implementación.

 

Las fases que se siguen en la implementación de un mapa de riesgos implica:

  • Conocer de manera profunda los factores de riesgo existentes, para a partir de ellos programar de manera estratégica, una serie de intervenciones de carácter preventivo, tratando de evitar que se actúe de manera improvisada.
  • Realizar un análisis exhaustivo de todos aquellos conocimientos adquiridos en el paso anterior, ya que en base a estos se establecerán todas las prioridades de intervención, programando asimismo la ejecución de este análisis.
  • Aplicar de manera práctica todos aquellos planes de intervención que fueron programados.
  • Verificar los resultados de la intervención que se ejecutó en la etapa anterior, respecto a los objetivos que fueron previamente programados como metas concretas.

De esta manera se puede concluir que la función de un Mapa de Riesgos, básicamente consiste en proporcionar las herramientas necesarias, para realizar la localización, control, seguimiento y representación en forma gráfica, de todos aquellos agentes que por sus características representan una gran probabilidad de originar riesgos que pueden producir accidentes o enfermedades profesionales en un centro laboral. Para esto se debe buscar proporcionar el modo de brindar ambientes y condiciones de trabajo idóneas, de modo siempre se debe buscar sobre otras cosas, la preservación de la salud de los trabajadores, velando por un desenvolvimiento optimo en el trabajo.

Para la elaboración de un Mapa de Riesgos se conocen en principio 4 fundamentos:

  1. El nivel de peligrosidad o nocividad de un trabajo no se paga sino que se lo elimina.
  2. El control de la salud de los trabajadores depende de cada uno, y no deberían delegar a nadie el control de la misma.
  3. Se considera trabajadores más competentes aquellos que se encuentran interesados en decidir acerca de las condiciones ambientales dentro de las cuales desarrollan su trabajo.
  4. Se considera indispensable que los trabajadores posean todo el conocimiento necesario sobre el ambiente laboral donde trabajan, lo cual debe ser un estímulo para mejorar en su desempeño.

Por tanto para describir claramente a un Mapa de Riesgos, se puede decir que se trata de una representación gráfica donde se emplea una gran variedad de símbolos que tienen un significado general o que son adoptados para un caso particular, donde se indica el nivel de exposición ya sea bajo, mediano o alto, lo cual debe ir acorde a la información recopilada en archivos físicos o digitales, así como en base a los resultados de las mediciones que se hicieron a los factores de riesgo que existen dentro el ambiente laboral, lo cual hará más viable el control y seguimiento de los mismos, a través de una eficiente implementación de los programas de prevención adoptados.

Asimismo se debe indicar que el uso de cierta simbología, permite representar a los agentes que pueden generar riesgos, entre los cuales se puede señalar al ruido, el calor, la iluminación, las radiaciones ionizantes y no ionizantes, los peligros de electrocución, sustancias químicas y ambientes de vibración extrema. Dentro de esta simbología se puede considerar los más usados, los cuales se muestran en el siguiente gráfico:

De esta manera cuando ya se decidió elaborar un Mapa de Riesgo, se tendrá que cumplir con los siguientes pasos:

  1. La formación del Equipo de Trabajo, el mismo que será integrado por especialistas en áreas preventivas, como Seguridad Industrial, Higiene Industrial, Medicina Ocupacional,  Psicología Industrial y Asuntos Ambientales. Asimismo se pedirá el apoyo de personal experto en el aspecto operativo de las instalaciones del ambiente laboral.
  2. La determinación del Ámbito, donde se tendrá que definir el espacio geográfico que será considerado en el estudio y en los temas a tratarse.
  3. La Recopilación de la Información, donde se tendrá que obtener la documentación histórica y operacional del ámbito geográfico que se definió previamente, así como datos generales de todo el personal que labora en las instalaciones que serán objeto del análisis y que serán consideradas en los planes de prevención.
  4. La identificación de los Riesgos, donde se tendrá que localizar e identificar a todos aquellos agentes generadores de riesgos, para lo cual se cuenta con ciertos métodos como:
  • Observación de riesgos obvios, que consiste en localizar e identificar los riesgos evidentes, los cuales podrían tener el potencial de causar una lesión o provocar enfermedades a los trabajadores o daños materiales. Para esto se debe realizar un recorrido exhaustivo por las áreas que serán evaluadas, y en caso existan mapas de riesgos elaborados, se considerará las recomendaciones de Higiene Industrial sobre estos riesgos.
  • Encuestas, que consiste básicamente en recopilar la información de los trabajadores, mediante el empleo de encuestas, donde se pedirá opiniones individuales sobre los riesgos laborales existentes en el lugar de trabajo y también sobre  las condiciones de trabajo.
  • Lista de Verificación, que consiste en elaborar una lista de comprobación de aquellos probables riesgos que pueden existir en un ámbito laboral.
  • Índice de Peligrosidad, que consiste en desarrollar una lista de comprobación, donde se deberá jerarquizar los riesgos identificados.

Elaboración del Mapa de Riesgos

Una vez que ya se recabo toda la información requerida, y además se recopiló todos aquellos datos necesarios a través de una adecuada identificación y evaluación de los factores que son generadores de todos aquellos riesgos identificados, se debe realizar un análisis estricto para poder así sacar las conclusiones pertinentes y proponer las mejoras que se consideren necesarias, lo que estará representado mediante tablas y también de manera gráfica mediante el uso del llamándole un mapa de riesgos, para lo cual se utilizara toda la simbología ya expuesta. Un caso de mapa de riesgos de una instalación industrial seria el siguiente:

Finalmente se puede decir que un Mapa de Riesgos brinda todas las herramientas necesarias, para realizar de manera efectiva ciertas actividades como identificar, localizar, controlar, hacer seguimiento y sobre todo representar gráficamente a todos aquellos agentes que generan los riesgos al personal, y que tienen el potencial de provocar accidentes o enfermedades profesionales.

Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030


http://www.unisdr.org/files/43291_sendaiframeworkfordrren.pdf

THE KOBE EARTHQUAKE


Testimony: The Kobe Earthquake, a Lesson of Resilience Capability Twenty Years Ago.

 

One year and eight month after this earthquake and attending a JICA Group Training Curse on “Disaster Prevention Management” at the Training International Centre (TIC) in Tokyo, we had the opportunity to visit Kobe as part of the study program. Before we arrived to the city, we remembered among us those dramatic scenes view through TV-News as for example, many huge fires destroying different residential areas in the city and the elevated main road that crossed along the city fully overturn laying down.

 

But, one year and eight month later we were rolling over them as nothing had happened ever and being put it in service again just a week before we visited Kobe. There was no one damaged building to be seen at a first glance any where, just some few containers here and there converted into emergency housing. A hospital facility and the Prefecture building, both suffering the crush of an entire floor at middle high, with the help of modern technology applied, they were still in service again. Our official reception took place at the Hyogo Prefecture indeed. A full new experience was to take care of homeless old people; the local government raised up a building specially for them, but not a pair of elderly people moved there because to live in it resulted strange for them, they just wanted their tiny traditional one stock houses. It is very probable that this fact has generated globally more concern for elderly people facing disasters like an earthquake, since Japan has a millenary tradition in this sense.

 

Although disaster countermeasures did not flow as smooth as expected that day: lifelines cut down and communication systems interrupted or not working at all and letting authorities ‘blind, deaf and dumb’ for at least four hours -so the Operation Officer in charge that day told us- the resilience phase from Kobe’s earthquake -even though this expression was not still in use within Disaster Prevention Management-, for being it one of the greatest contemporary catastrophes in terms of life losses and damages, it must remain an unforgettable lesson for today’s Disaster Risk Reduction and Resilience Management worldwide.

 

Loving our mother earth and all that we are, because of what it has given us, is not being “patriotic”, is simply a matter of human sensitivity -not of scenic sentimentality-, of noble sentiments -not of empty mawkishness-. In this sense, allow me to quote here the thought of the Japanese Government, expressed in the “Evaluation Report on the Effects of Earthquake of Kobe”.

 

“The Government seeks funding necessary to implement the proposed measures, as it believes that the Japanese people love their land, the same that gives them the daily bread, so, it must be protected and preserved as intact as possible, since their wellness, their families, their property and their future depend also on it “

 

 

Jorge E. Gorigoitía Gándara

Disaster Prevention Management Specialist

JICA Group Training Curse, Oct-Dic. 1996

TERREMOTO DE KOBE


 

Testimonio: El terremoto de Kobe, una lección de capacidad de resiliencia veinte años atrás.

 

Un año y ocho meses después de este terremoto, participando en un Curso Grupal de Capacitación promovido por JICA (Agencia de Cooperación Internacional de Japón): “Administración de la Prevención de Desastres”, en el Centro Internacional de Capacitación, de Tokio, se nos presentó la oportunidad de visitar la ciudad de Kobe, como parte del programa de estudios. Antes de arribar a esa ciudad, recordamos entre nosotros aquellas dramáticas escenas vistas a través de las noticias de la televisión, como por Ej.: numerosos incendios destruyendo diversas áreas residenciales de la ciudad y la carretera que cruza la ciudad totalmente volcada en el suelo.

Sin embargo, un año y ocho meses más tarde íbamos rodando sobre esa carretera como jamás hubiese pasado nada, habiendo sido puesta en servicio apenas una semana antes de nuestra visita a Kobe. A primera vista no se veía por ninguna parte un edificio dañado, sólo unos pocos contenedores aquí y allá convertidos en alojamientos de emergencia. Una instalación hospitalaria y el edificio de la Gobernación que sufrieron el asentamiento de un piso entero a media altura, estaban nuevamente en servicio gracias al auxilio de moderna tecnología aplicada. Nuestra recepción oficial tuvo lugar precisamente en la Gobernación de Hyogo. Toda una nueva experiencia fue preocuparse por las personas mayores que habían perdido sus viviendas; el gobierno local construyó un edificio especialmente dirigido a ellos, pero ninguno quiso mudarse a éste porque les resultaba extraño vivir ahí, los adultos mayores sólo querían sus tradicionales casas pequeñas de un piso. Es muy probable que a partir de aquí se generara a nivel global una mayor preocupación por las personas mayores enfrentadas a un desastre como ser, un terremoto, teniendo en cuenta que Japón posee una milenaria tradición en este sentido.

A pesar de que ese día las medidas contra desastres no fluyeron tal como se esperaba: líneas vitales cortadas y los sistemas de comunicación interrumpidos o simplemente sin funcionar, dejando a las autoridades “ciegas, sordas y mudas” al menos por cuatro horas –según nos lo relató el Oficial a cargo de Operaciones ese día-, la fase de resiliencia del terremoto de Kobe –aún cuando esta expresión apenas se conocía dentro de la jerga de Administración de la Prevención de Desastres-, por ser ésta una de las mayores catástrofes contemporáneas en términos de pérdida de vidas y daños, esta catástrofe debe permanecer hoy como una lección inolvidable para la Administración de la Reducción del Riesgo de Desastres a nivel mundial.

Amar nuestra madre tierra y todo lo que somos gracias a lo que ésta nos ha dado no es ser “patriotero”, es simplemente un asunto de sensibilidad humana –no de sentimentalismo escénico-, de sentimientos nobles –no de sensiblería vacía-. A este respecto me permito citar el pensamiento del Gobierno japonés, expresado en el “Informe de Evaluación de los Efectos del Terremoto de Kobe”

“El Gobierno procura la financiación necesaria para poner en práctica las medidas previstas, ya que considera que el pueblo japonés ama su tierra, la misma que les da sustento diario, por lo que debe ser protegida y preservada lo más intacta posible, ya que su bienestar, sus familias, su propiedad y su futuro dependen también de ella”.

 

Jorge E. Gorigoitía Gándara

Disaster Prevention Management Specialist

JICA Group Training Curse, Oct-Dic. 1996

ROL DE LAS REDES SOCIALES VIRTUALES EN SITUACIONES DE EMERGENCIA O DESASTRES



Más que preguntarnos por el papel o rol a jugar por Twitter en situaciones de emergencia, la pregunta debería ampliarse e incluir a todas las redes sociales virtuales constituidas vía Internet.


Sabido es que el tema de las emergencias, desastres o catástrofes se está convirtiendo en nuestra sociedad globalizada en sucesos casi cotidianos que, gracias a una verdadera eclosión en el desarrollo de la tecnología de las comunicaciones, su masificación nos ha llevado al hecho concreto de vivir conectados permanentemente a los medios de comunicación, ya sea de manera individual o bien colectivamente, para satisfacer la avidez de información de todo tipo fomentada por los mismos, destacándose de entre ellos las llamadas redes sociales, tales como Facebook, Twitter, Sónico y Linkediln entre unos cuantos más, teniendo ahora que agregarse también, para este caso, la red VOST = Equipos Virtuales (ó Digitales) de Apoyo a Operaciones de Emergencia, voluntarios.


Como quiera que se llamen estas redes sociales, la función de Protección Civil se organiza por Ley, se regula por un Reglamento y su gestión (prevención del riesgo de desastre, su mitigación, la preparación para y la respuesta a una situación de emergencia, como asimismo la capacidad de resiliencia o recuperación de un evento crítico y su rehabilitación hasta volver a la normalidad) se desarrolla a partir de planes y programas de emergencia pre-establecidos. 


Pues bien, como una organización de Protección Civil se estructura sobre la base de reunir a una serie de organismos y servicios públicos y también privados, permítanme utilizar la estructura de una orquesta como símil para explicar que, así como cada grupo de ejecutantes tiene una tarea específica a cumplir dentro de ella, de la misma forma cada miembro de la orquesta “Protección Civil” tiene un rol específico a desempeñar dentro de esta organización. Por ejemplo: la Policía, delimitar y asegurar el perímetro; Bomberos, combatir el incendio y rescatar a personas atrapadas; SAMU, atención pre-hospitalaria de personas lesionadas; Servicios Sociales municipales: atención de damnificados, etc., etc. Si cada uno hace su parte, la operación (ó “ejecución musical”) dirigida y coordinada por su director ó, en el caso presente, por un profesional Administrador de Emergencias, será un éxito. 


De lo dicho en el párrafo anterior no resulta difícil deducir entonces que a cada una de las redes sociales que desee incorporarse como nuevo miembro de la organización de Protección Civil habría que “rayarle la cancha”, definiéndole a cada uno el ámbito de acción dentro del cual podrá actuar. Dentro de España, esta tarea le correspondería asumirla al Ministerio del Interior a través de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias pero, por tratarse de redes de comunicación que no reconocen fronteras geográficas, más bien correspondería a Naciones Unidas, a través del programa ISDR/EIRD o PNUD definir este problema, Así como cada ONG tiene su campo de acción específico, lo mismo habrá de exigírsele a cada red social internauta que quiera incursionar en el campo de la gestión de desastres. 


Finalmente, enfatizar que todo mensaje dirigido a la población sólo debe ser entregado por la Autoridad 
Competente a través de los Medios de Comunicación Social reconocidos y con el propósito de darle a conocer la gravedad de una situación de emergencia en su justa medida, para disminuir la incertidumbre, ansiedad y conmoción natural, siendo éste el recurso más directo e inmediato para evitar la proliferación de rumores infundadas y una alarma injustificada.


Por: Jorge E. Gorigoitía Gándara
Prof. de Estado – Esp. Administración Prevención del Riesgo de Desastres

A %d blogueros les gusta esto: