Publicaciones de la categoría: 13 EMERGENCIAS NEUROLOGICAS

VOCABULARIO VITAL – emergencias neurólogicas


13. VOCABULARIO VITAL

Afasia: incapacidad de comprender o producir el habla.

Afasia expresiva: trastorno del habla en el cual una persona puede comprender lo que se dice, pero que no puede producir los sonidos correctos para poder hablar adecuadamente.

Afasia receptiva: trastorno del habla en el cual una persona tiene problema para comprender el habla, pero es capaz de hablar con claridad.

Ataque convulsivo: actividad muscular generalizada y no coordinada que se asocia con la pérdida de la conciencia; una convulsión.

Aterosclerosis: trastorno en el cual, el colesterol y el calcio se acumulan dentro de las paredes de los vasos sanguíneos, formando una placa, la cual lleva con el tiempo a bloquear parcial o completamente el flujo sanguíneo; la placa de este tipo también puede convertirse en un sitio donde se pueden formar coágulos sanguíneos, desprenderse y embolizar en otras partes del sistema circulatorio.

Aura: sensación que se experimenta antes de un ataque, sirve como signo de advertencia, para quien los sufre.

Células infartadas: células del cerebro que mueren como resultado de una pérdida de flujo sanguíneo hacia el cerebro.

Coma: estado de inconsciencia profunda de cual el paciente no puede ser despertado.

Convulsión generalizada: Caracterizada por contracciones graves de todos los músculos del cuerpo, que puede durar varios minutos; también se le conoce como convulsión del gran mal.

Convulsiones febriles: aquellas que resultan de fiebres elevadas repentinas, se dan sobre todo en niños.

Crisis de ausencia: ataque que puede caracterizarse por un breve lapso de pérdida de atención, en el cual el paciente puede mirarlo y no responder “estar en la luna”.  También se le conoce como ataque de petit mal.

Disartria: incapacidad de pronunciar con claridad las palabras, con frecuencia debido a la perdida de los nervios o neuronas que controlan los pequeños músculos de la laringe.

Embolia cerebral: obstrucción de una arteria cerebral, ocasionada por un coágulo que se formó en alguna otra parte del cuerpo y viajó al cerebro.

Estado epiléptico: padecimiento en el cual las convulsiones se repiten separadas por lapsos de unos minutos y que pueden durar más de 30 minutos.

Estado postictal: periodo siguiente a una convulsión que dura entre 5 y 30 minutos, caracterizado por respiraciones dificultosas y cierto grado de estado mental alterado.

Evento vascular cerebral: pérdida de la función cerebral en ciertas neuronas, que no reciben suficiente oxígeno durante un EVC.  Por lo general es el producto de una obstrucción de los vasos sanguíneos cerebrales que proporcionan oxígeno a esas neuronas.

Evento vascular cerebral hemorrágico: uno de los dos principales accidentes cerebrovasculares; ocurren como resultado del sangrado dentro del cerebro.

Evento cerebrovascular isquémico: uno de los dos tipos principales de accidentes cerebrovasculares, que ocurre cuando una parte del cerebro queda aislado del flujo sanguíneo y ésta parte en particular queda bloqueada. Por ejemplo un coagulo dentro de un vaso sanguíneo.

Fase tónica-clónica: es un tipo de convulsión que presenta movimientos rítmicos una extremidad, de adelante hacia atrás de y rigidez corporal.

Hemiparesis: debilidad de un lado del cuerpo.

Hipoglucemia: afección caracterizada por niveles bajos de glucosa en sangre.

Incontinencia: pérdida de control del intestino y la vejiga, debido a una convulsión generalizada.

Isquemia cerebral transitoria ICT: afección cerebral, en la cual las neuronas dejan de funcionar de temporalmente, debido a la falta suficiente de oxígeno, lo cual causa síntomas de tipo apopléjico que se resuelven por completo en un lapso de 24 horas después de iniciarse.

Isquemia: falta de oxígeno células del cerebro que provocan que estas no funcionen apropiadamente.

Lesión cerebral de golpe/contragolpe: lesión encefálica que ocurre cuando se golpea la cabeza ocasionando una trasmisión de energía a través del tejido cerebral lesionando en el lado opuesto al golpe original.

Rotura arterial: rompimiento de una arteria cerebral que puede contribuir a la interrupción del flujo sanguíneo cerebral.

Trombosis: obstrucción de las arterias cerebrales que puede dar como resultado en la interrupción del flujo sanguíneo cerebral y el EVC subsiguiente.

Evaluación de un paciente con estado mental alterado


Evaluación de un paciente con estado mental alterado

El proceso de evaluación a pacientes con EMA, es el mismo que para los pacientes con un posible EVC y convulsivo, con algunas excepciones, las diferencias más significativas entre el EMA y otras emergencias es que su paciente no puede indicar de modo confiable lo que le pasa y el posible que haya más de una causa.  Por lo tanto, estar alerta durante su evaluación continua, es esencial, tanto para descubrir posibles causas de la condición de su paciente, como para dar seguimiento a los cambios o deterioro de dicha condición.  Transportar rápido es necesario, así como también la vigilancia estrecha de los signos vitales en camino y atención cuidadosa de la vía aérea, colocando al paciente en una posición cómoda, en la que evite la aspiración.

Otras causas del estado mental alterado


Otras causas del estado mental alterado

El EMA, puede ocurrir como resultado de la hipoglucemia, pero también hay muchas otras emergencias, entre ellas una lesión no reconocida en la cabeza o intoxicación grave con alcohol.  Sus consideraciones sobre otras posibilidades, resultan importantes, dado que un paciente con EMA, puede mostrarse combativo y rechazar el tratamiento y el transporte.  Deberá estar preparado para enfrentar encuentros con pacientes difíciles y seguir los protocolos locales para el manejo de estas situaciones, reconociendo la probabilidad de problemas subyacentes graves.

En la mayoría de los casos, es muy posible que un paciente que parece intoxicado, lo esté; no obstante, deberá considerar también otros problemas;  los individuos con alcoholismo crónico, pueden presentar anormalidades en el funcionamiento hepático y en sus sistemas de coagulación sanguínea e inmunológico, lo cual puede predisponerlos a sangrado intracraneal, infecciones cerebrales y del torrente sanguíneo e hipoglucemia.

Los problemas y complicaciones psicológicas, debido a medicamentos también son causas posibles de EMA.  Una persona que parece tener un problema psicológico, puede también tener un padecimiento médico subyacente.

Las infecciones son otras posibles causas del EMA, en particular aquellas que abarcan el cerebro y el torrente sanguíneo, las infecciones en estas zonas, pueden ser letales y requieren de atención inmediata.  Es posible que los pacientes, no demuestren los signos típicos de infección, como la fiebre o presentan deficiencia del sistema inmune, en particular si son muy jóvenes o ancianos.

El EMA también puede ser el resultado de una sobredosis de fármacos o de envenenamiento, en consecuencia, deberá vigilar a los pacientes de cerca en caso de problemas cardiacos y respiratorios adjuntos.

Así pues, la presentación del EMA, varía de modo extenso desde una simple confusión, hasta el coma.  Sin importar la causa, deberá considerar que el EMA, es una emergencia que requiere atención inmediata, incluso cuando parece que puede ser solo el producto de una intoxicación alcohólica,  de una colisión de autos o una caída sin importancia.

Causas del estado mental alterado


Causas del estado mental alterado

Hipoglucemia

El cuadro clínico de los pacientes con EMA, debido a la hipoglucemia, es muy complejo.  Estos pueden presentar signos y síntomas que se asemejan al EVC y a las convulsiones.  Dado que se requiere tanto de oxígeno como de glucosa para la función cerebral, la hipoglucemia puede semejar condiciones en el cerebro, como aquellas asociadas con el evento vascular cerebral.  Sin embargo, la diferencia principal, es que un paciente que haya sufrido un EVC puede estar alerta e intentar comunicarse de manera normal, mientras que uno con hipoglucemia, casi siempre presenta un estado de conciencia alterado, o reducido.

Los pacientes con hipoglucemias, en algunas oportunidades, toman medicamentos que reducen los niveles de glucosa sanguínea.  En consecuencia, si el paciente parece tener signos y síntomas de EVC y EMA. Deberá informar esto a la dirección, médica y tratar al paciente en concordancia.  Revise e informe sobre los medicamentos, pero recuerde que no todos los pacientes con diabetes toman insulina, u otros fármacos para reducir sus niveles de glucosa sanguínea.  Recuerde, asimismo, que los pacientes con un nivel disminuido de conciencia no deberán recibir nada por vía oral.  De nuevo tenga en cuenta, los protocolos locales que deberán guiar sus acciones.

Los pacientes con hipoglucemia, también pueden presentan sudoración profusa, “fría y pegajosa o diaforesis, convulsiones y posiblemente llegue a la escena y encuentre al paciente en estado postictal: confundido y desorientado o incapaz de responder.  Es probable que el estado mental de un paciente que acaba de sufrir una convulsión mejore, no obstante, en un paciente con hipoglucemia, posiblemente, este no mejorará, incluso después de varios minutos.  Por lo tanto, deberá considerar la posibilidad de la hipoglucemia en un paciente que tuvo una convulsión, en especial si el nivel de glucosa sanguínea resulta menor al normal.

De igual modo, deberá considerar la hipoglucemia en un paciente que presente EMA, después de una lesión como en el caso de una colisión vehicular.  Incluso cuando exista la posibilidad de una lesión en la cabeza del acompañante.  Como con cualquier otro paciente, deberá buscar brazaletes de identificación médica o fármacos que puedan confirmar sus sospechas.

ESTADO MENTAL ALTERADO


13.6 estado mental alterado

Además del EVC, el tipo más común de emergencia neurológica que encontrará es el EMA.  En términos simples, EMA significa que el paciente no piensa con claridad o es imposible despertarlo.  En algunas circunstancias, es posible que este alerta, pero confundida.  La gama de problemas es extensa, y las causas son muchas, incluidos problemas como la hipoglucemia, la hipoxia, la intoxicación, sobredosis de fármacos, lesiones no reconocidas en la cabeza, infección cerebral, anormalidades en la temperatura corporal y padecimientos como tumores cerebrales, trastornos glandulares, sobredosis y envenenamientos.

Atención definitiva del paciente – convulsiones


Atención definitiva del paciente que ha sufrido de una convulsión

En la mayoría de las situaciones, el paciente que han tenido una convulsión requieres de una evaluación y tratamiento definitivos en un hospital.  Incluso un paciente con antecedentes de epilepsia crónica que está controlado con medicamentos puede presentar una convulsión ocasional, la cual se denomina comúnmente como una convulsión intra-tratamiento.  Estos pacientes también deben llevarse al hospital para su observación.  Ahí se revisan los niveles sanguíneos de los fármacos para asegurar que los pacientes reciban la dosis correcta.  Desde luego, quienes acaban de tener su primera convulsión o aquellos con convulsiones crónicas que tuvieron un episodio “diferente” requieren exámenes inmediatos, para descartar infecciones letales.  A menos que el paciente tenga antecedentes bien establecidos de convulsiones y esté totalmente alerta y orientado, se aconseja de manera enfática administrar oxígeno suplementario, no solo para proporcionar oxígeno adicional, sino para prevenir la posibilidad de un episodio recurrente si hay un componente hipòxico respecto al origen de la convulsión.

Dependiendo de los protocolos locales, deberá evaluar y tratar al paciente para una posible hipoglucemia (diabético con EMA, que toma insulina o agentes orales que reducen los niveles de glucosa oral).  Si hay sospecha de traumatismo, inmovilice columna.  Con convulsiones recurrentes, proteja al paciente de lesiones adicionales y maneje la vía aérea una vez cede la convulsión.

Si está tratando a un niño, en el cual sospeche la presencia de una convulsión febril, deberá intentar reducir la temperatura, despojándolo de su ropa y enfriándolo con agua tibia, en particular en torno a la cabeza y cuello, y luego abanicando las áreas húmedas.  Tenga cuidado de no hacer tiritar al paciente, pues esto aumentará la temperatura.

Si el paciente estuvo expuesto a una toxina o veneno, deberá retirar con cuidado la fuente si es posible.  Deberá tener disponible de inmediato la succión, en caso de que un paciente con un estado reducido de conciencia comience a vomitar.

En todos los casos, deberá demostrar paciencia y tolerancia con estos pacientes, pues es probable que muchos de ellos están confundidos y en ocasiones, asustados.  Muchos pacientes que presentan convulsiones, se sienten frustrados con su condición y pueden rechazar el transporte.  Se requiere amabilidad y conducta profesional para ayudar a convencer al paciente de que el transporte es necesario para su atención definitiva.

Comunicación y documentación – convulsiones


Comunicación y documentación

Informe y registre sus resultados de la evaluación inicial y de las intervenciones realizadas.  Proporcione una descripción del episodio e incluya los comentarios de los testigos, en especial si presenciaron la convulsión del paciente.  Documente el inicio y documentación del episodio, ¿noto el paciente o expreso haber notado, el aura? Registre cualquier evidencia de trauma y de las intervenciones efectuadas.  Documente si esa es la primera convulsión del paciente o si este presenta antecedentes de ataques.  Si el paciente posee un historial de actividad convulsiva, con qué frecuencia se presentan los episodios?, tiene algún antecedente de estado epiléptico?  Cuando documente sus intervenciones, registre la hora en que se efectuó la interacción y las evaluaciones continuas.

Evaluación continua – convulsiones


Evaluación continua

Si se presenta otra convulsión, observe si esta se inicia en una parte focal del cuerpo, es decir, un brazo o una pierna y luego avanza al resto de este.  Lo más importante: evalué el ABC del paciente, sus signos vitales y su estado mental.  Vigile cada pocos minutos el estado mental del paciente para verificar una mejoría progresiva.  Revise si las intervenciones han proporcionado los beneficios que desea.  Por ejemplo: ¿Aún se necesita la cánula nasal?

Examen físico detallado – convulsiones


Examen físico detallado

Una vez que la evaluación inicial se ha completado, y haya tratado cualquier condición amenazante de vida, y que el historial y examen físico enfocados le hayan proporcionado un mejor cuadro de la condición del paciente a través de sus antecedentes, además de un examen neurológico enfocado y sus signos vitales, puede considerar llevar a cabo y examen físico detallado.  Deberá revisar al paciente en busca de lesiones, incluidas laceraciones en la cabeza y la lengua, dislocaciones de hombros o fracturas en extremidades.  Asimismo, evalúe al paciente respecto a debilidades o pérdida de la sensación en un lado del cuerpo.  El examen físico detallado de un paciente que sufrió un ataque y está ahora alerta puede no ser tan importante como otras partes como otras partes de la evaluación.  Si el tiempo lo permite, deberá efectuarse un examen detallado que puede revelar otros problemas o explicaciones de la condición del paciente.

Intervenciones – convulsiones


Intervenciones

Las convulsiones por lo general están limitadas en cuanto a su duración.  La mayoría no requiere de mucha intervención porque habrá terminado para el momento en que lleguemos.  En el caso de personas que se encuentran en convulsión activa, deberá protegerlas contra daños, mantener una vía aérea libre realizando la succión según se requiera y proporcionando oxígeno con la mayor rapidez posible.  Trate cualquier traumatismo que encuentre, como lo haría con cualquier otro paciente.

Para pacientes que continúan en el episodio convulsivo, como en el estado epiléptico, succione la vía aérea de acuerdo con el protocolo,   proporcione ventilación con presión positiva y transporte con rapidez al hospital.  Si tiene la opción de reunirse con el SVA, deberá hacerlo, ya que los proveedores de este servicio cuentan con los medicamentos que pueden detener una convulsión prolongada.

A %d blogueros les gusta esto: