Archivos diarios: 13/09/19

Heridas penetrantes – lesiones del cuello


Heridas penetrantes

Las heridas penetrantes del cuello pueden causar una hemorragia profusa por laceraciones de los grandes vasos del cuello:  las arterias carótidas o las venas yugulares.   Las lesiones de estos grandes vasos también pueden permitir que entre aire en el aparato circulatorio y causar una embolia pulmonar.  Una lesión penetrante puede dañar la vía aérea, el esófago y aun la médula espinal.

La presión directa sobe el sitio del sangrado controlara las hemorragias del cuello. Siga los siguiente pasos:

  1. Aplique presión directa en el sitio de la hemorragia usando la punta de sus dedos enguantados y un apósito oclusivo estéril
  2. Fije e apósito en el sitio con una venda en rollo de gasa, agregando más apósitos si es necesario.
  3. Envuelva con un vendaje de gasa alrededor y bajo el hombro del paciente. No envuelva con gasa solamente el cuello para evitar posibles problemas de la vía respiratoria y la circulación.

Sin embargo, los tejidos dentro del cuello pueden sangrar aun y comprimir la vía aérea, por lo cual debe buscar signos de obstrucción.   Si, se ha abierto una vena, el procedimiento medico llamado embolia gaseosa, consiste en succionar aire a través de la vena del corazón.  Una cantidad grande de aire en la aurícula derecha y en el ventrículo derecho, puede causar un paro cardíaco.

Es posible que encuentre necesario aplicar presión tanto por encima como por debajo de la herida penetrante para controlar la hemorragia, que amenaza la vida, de la arteria carótida arriba y la vena yugular debajo.  También puede ser necesario que trate el estado de choque del paciente.

Siempre mantenga estabilizada la columna cervical, y con el paciente completamente inmovilizado en una camilla rígida, trasládelo rápidamente al hospital.  Asegúrese de que la vía aérea este abierta, camino al hospital y administre oxígeno a flujo alto.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: