Archivos diarios: 16/10/17

Torniquete – control de hemorragias


Torniquete

Rara vez se necesita un torniquete para controlar una hemorragia.  Se considera que la aplicación de un torniquete es el último recurso, porque casi nunca es necesario y solo es eficaz para un número muy limitado de lesiones.  De hecho, con frecuencia un torniquete crea más problemas de los que resuelve.  La aplicación de un torniquete puede causar daños permanentes en los nervios, músculos y vasos sanguíneos, dando por resultado la perdida de una extremidad.  Además a menudo los torniquetes se aplican de forma inapropiada.

Si no puede controlar una hemorragia en un vaso mayor de una extremidad de otra forma, un torniquete bien aplicado puede salvar la vida de un paciente.  De manera específica, el torniquete es útil si un paciente está sangrando intensamente por una amputación parcial o completa.

Siga los siguientes pasos para aplicar un torniquete:

  1. Pliegue un venda triangular: hasta que tenga cuatro pulgadas o 10 cm de ancho y de seis a ocho capas de espesor.
  2. Envuelva con el vendaje dos veces alrededor de la extremidad. Elija un área ligeramente proximal a la hemorragia para reducir la cantidad de tejido dañado en la extremidad.
  3. Ate un nudo en el vendaje. A continuación coloque una vara o varilla o palo sobre el nudo y ate los extremos del vendaje con  un nudo cuadrado.
  4. Use la vara como un asidero y gírela para apretar el torniquete hasta que la hemorragia se detenga, luego suspenda los giros.
  5. Fije la vara en el sitio y haga la envoltura plana y lisa.
  6. Escriba “TK” en un pedazo de cinta adhesiva y el tiempo exacto hora y minutos, en que se puso el torniquete. Use la frase “tiempo de aplicación”.  Fije con firmeza la vinta adhesiva en la frente del paciente.  Notifique al hospital que el paciente tiene un torniquete.  Registre esta misma información en el formato de recorrido de la ambulancia.
  7. Como alternativa puede usar un brazalete de presión arterial como torniquete. Coloque el brazalete proximal al punto hemorrágico e insúflelo justo lo suficiente como para detener la hemorragia y déjelo inflado.  Si usa un brazalete de presión arterial vigile el calibrador de manera continua para asegurarse de que la presión no está bajando de forma gradual.  Puede ser necesario pinzar la manguerilla de la perilla infladora para evitar la pérdida de presión.

Siempre que aplique un torniquete asegúrese de observar las siguientes precauciones:

  • No aplique un torniquete sobre una articulación. Manténgalo tan cerca de la lesión cono le sea posible.
  • Use el vendaje más amplio posible. Asegúrese de que esta apretado con firmeza.
  • Nunca use alambres, cuerdas, cinturones, u otro material angosto que pueda cortar la piel.
  • De ser posible use un apósito o tela acolchada amplia debajo del torniquete, así protegerá los tejidos y ayudara a la compresión arterial.
  • Nunca cubra el torniquete después de haberlo puesto. Déjelo a la vista.
  • No afloje el torniquete después de haberlo aplicado. El personal del hospital lo aflojara una vez que se hayan preparado para tratar la hemorragia.

Pantalones neumáticos anti-choque – control de hemorragias


Pantalones neumáticos anti-choque

Si un paciente tiene lesiones en las extremidades inferiores o pelvis, puede usar un pantalón neumático anti choque (PNA), como dispositivo de inmovilización.  Las situaciones en las que es permitido el uso de un PNA varían ampliamente por localidad.  Asegúrese de verificar con la dirección médica cada caso.

Los siguientes son unos cuantos propósitos específicos en los cuales puede ser eficaz un PNA:

  • Para estabilizar fracturas de la pelvis y proximales del fémur.
  • Para controlar una hemorragia externa significativa asociada con fracturas de la pelvis y proximales del fémur.
  • Para controlar hemorragias masivas de los tejidos blandos de las extremidades inferiores, cuando la presión directa no es eficaz.

No use el PNA si existe cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Embarazo
  • Edema pulmonar
  • Insuficiencia cardíaca congestiva
  • Herida penetrantes del tórax
  • Herida penetrantes del tórax
  • Lesiones de la ingle
  • Lesiones mayores de la cabeza
  • Tiempo de transporte menor de 30 minutos
  • Abdomen rígido
  • Hemorragia interna por herida penetrante en el tórax o el abdomen

En estas situaciones el PNA, puede empeorar o complicar el estado del paciente.  Consulte con la dirección médica si piensa que puede ser necesario el uso prolongado, o en situaciones excepcionales.  El PNA actúa comprimiendo el abdomen y las extremidades inferiores, aumentando la resistencia en el aparato circulatorio, lo que incrementa la cantidad de sangre disponible para la perfusión de órganos vitales.  Cuando aplique el PNA, debe inflar con cuidado el dispositivo en incrementos.  Como regla general, infle de manera gradual las piernas del PNA, antes de inflar la porción abdominal.  Si está usando el dispositivo para estabilizar una fractura de la pelvis debe inflar todos los compartimentos.  Siempre documente todas las lesiones y deformidades obvias antes de la aplicación de u PNA.

Siga estos pasos para aplicar el PNA para control de hemorragias:

  1. Coloque el pantalón. Si va a inmovilizar o mover al paciente en un tablón, o camilla rígida, deje el PNA fuera antes de rodar al paciente a este.  Coloque la parte superior de la sección abdominal del PNA debajo de las costillas más bajas, para asegurar que no se comprometan con la expansión del tórax.
  2. Cierre y ajuste ambos compartimentos de las piernas y el compartimento abdominal.
  3. Abra las válvulas a los compartimentos que están preparados para inflar, e infle ambos compartimentos de las piernas (hemorragias de las extremidades inferiores) o los tres compartimentos juntos (hemorragia interna pélvica o abdominal).
  4. Infle los compartimentos con la bomba pedal. No aumente la presión del traje más de lo necesario.  Un PNA está correctamente inflado cuando el velcro crepita.  Las presiones más altas pueden causar daños en los tejidos locales.  Siempre deje de infla el PNA, cuando la tensión arterial sistólica exceda los 100 mm Hg.
  5. Verifique la tensión arterial del paciente: durante el inflado y continúe vigilando los signos vitales después, por lo menos cada cinco minutos. Recuerde que los calibrados del PNA, miden la presión de aire en el dispositivo, no reflejan la tensión arterial del paciente.  Este consciente de las temperaturas extremas o cambios de presión extremos que puedan afectar de manera significativa la presión ejercida por el PNA, requiriendo por tanto la vigilancia y ajustes frecuentes.

Sabrá si el dispositivo ha funcionado, si la tensión arterial del paciente aumenta.

No quite el PNA en la escena prehospitalaria.  Debe desinflarse de forma gradual en el hospital bajo cuidadosa supervisión de un médico y solo después de que se han administrado soluciones intravenosas apropiadas.  Antes de pasar su paciente al hospital comunique la tensión arterial del paciente, la hora en que aplico el PNA y los resultados obtenidos.

A %d blogueros les gusta esto: