Características de la hemorragia


Características de la hemorragia

Las lesiones y algunas enfermedades pueden destruir los vasos sanguíneos y causar hemorragias.  Por lo general la hemorragia de una arteria abierta es de color rojo más brillante por ser alta en oxígeno y brota en chorros coincidiendo intermitentes con el pulso.  La presión que causa la sangre al brotar hace también difícil controlar este tipo de hemorragia.  Al descender la cantidad de sangre circulante en el cuerpo se reduce también la tensión arterial del paciente y por último, el chorro arterial.

La sangre de una vena abierta es más oscura por ser más baja de oxígeno y fluye con regularidad o de forma continua.  Como está bajo menor presión, la mayor parte de la sangre venosa no brota en chorros y es más fácil de tratar.  La hemorragia de capilares lesionados es de color rojo oscuro y rezuma o escurre de una herida de manera regular pero lenta.  Es más probable que se coagule la sangre venosa y capilar que la de las arterias.

Por si sola, la hemorragia tiende a detenerse con considerable rapidez dentro de un lapso de 10 minutos, en repuesta a los mecanismos internos y a la exposición del aire.  Cuando sufrimos una cortadura, la sangre fluye rápidamente del vaso abierto.  Poco tiempo después los bordes cortados del vaso comienzan a cerrarse, reduciendo la cantidad de la hemorragia.  Luego se forma un coagulo, taponando el orificio y sellando las porciones lesionadas del vaso.   Este proceso es llamado coagulación.  La menorragia nunca se detendrá si no se forma un coágulo, a menos que el vaso lesionado este separado por completo del suministro principal de sangre.  El contacto directo con los tejidos y líquidos corporales, o el ambiente externo, con frecuencia desencadenan los factores de coagulación de la sangre.

A pesar de la eficiencia del sistema, puede fallar en ciertas situaciones, varios medicamentos incluyendo el ácido acetilsalicílico, interfieren con la coagulación normal.  Con una lesión intensan, el daño del vaso puede ser tan grande que un coágulo no pueda bloquear por completo el orificio.  A vedes solo se corta parte del vaso, evitando que se contraiga, en estos casos la hemorragia continuará a menos que se detenga por medios externos.  En ocasiones la pérdida de sangre ocurre con mucha rapidez.  En estos casos el paciente puede morir antes de que las defensas del cuerpo y el proceso de coagulación puedan ayudar.

Una porción muy reducida de la población carece de uno o más factores de coagulación.  Este trastorno se llama hemofilia.  Hay varias formas de hemofilia, las cuales en su mayoría son hereditarias y algunas de ellas son graves.  A veces en la hemofilia la hemorragia puede producirse de manera espontánea.  Como la sangre del paciente no se coagula, todas las lesiones sin importar que tan triviales sean, son potencialmente graves.  Un paciente con hemofilia debe trasladarse de inmediato a urgencias del hospital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: