Archivos diarios: 27/08/17

Cordón umbilical en torno del cuello


Cordón umbilical en torno del cuello

Tan pronto como nazca la cabeza, utilice el dedo índice de su otra mano para sentir si el cordón umbilical esta enredado en el cuello.  Esto se denomina de modo común circular de cordónUn circular de cordón enredado en forma apretada en torno al cuello podría estrangular l neonato.  Por lo general es posible deslizar el cordón con suavidad sobre la cabeza ya nacida (o sobre el hombro si es necesario).  Si no, deberá cortarlo, colocando dos pinzas separadas 5 centímetros entre sí haciendo el corte entre ellas.

Si el cordón esta enredado más de una vez en torno al cuello , este es un caso raro, entonces tendrá que colocar una pinza y hacer el corte; luego podrá desenredar el cordón de alrededor del cuello.  Maneje el cordón con gran cuidado, pues es muy frágil y se desgarra con facilidad.  No deje que las pinzas se desprendan hasta que haya atado los extremos del cordón.  Por fortuna, el cordón por lo general no está enredado en torno al cuello del bebe, ni es necesario cortarlo hasta que nace el completamente el bebe.  No obstante siempre debe verificar que no haya circular del cordón.

Una vez que nazca a cabeza del neonato y que se verifique que no hay circular de cordón presente, necesitara succionar el líquido amniótico de la vía aérea del bebe antes de que continúe el parto.  Deberá pedir a la madre que no puje mientras realiza estos pasos, aunque su deseo de hacerlo será muy fuerte.

Mientras sostiene la cabeza del neonato con una mano, succione rápida y efectivamente, primero el líquido de la boca y luego el de las narinas.  Si succiona primero las narinas, puede estimular al bebe para que aspire el líquido de la boca o faringe; dado que los lactantes respiran por la nariz, cualquier estimulo en esta ocasionara una respuesta de bloqueo.  Al succionar la vía aérea, oprima completamente el bulbo de la perilla de succión antes de insertarla entre 3 y 5 centímetros en la boca del bebe, luego libere el bulbo para succionar los líquidos y el moco.  Asegúrese de que la perilla no toque la parte posterior de la boca.  Descargue el líquido succionado en una toalla y repita el proceso de succión en la boca y narinas dos o tres vecen en cada orificio hasta que estén limpios.

Anuncios

Saco amniótico sin romper


Saco amniótico sin romper

Por lo general el saco amniótico se romperá al inicio del parto.  El saco puede también romperse durante las contracciones.  Si el saco amniótico no se ha roto en este punto, aparecerá como un saco lleno de líquido (como un globo de agua), que emerge de la vagina.  Esta situación es grave, porque el saco asfixiara al bebe si no se elimina.  Si no se ha roto de modo espontaneo, puede puncionarlo con una pinza, separándole de la cara del bebe, solo cuando la cabeza este coronando, no antes.  Al puncionar el saco saldrá un chorro de líquido amniótico.  Separe el saco puncionado de la cara del bebe al tiempo que nace la cabeza.  Limpie la boca y nariz del bebe de inmediato, con una jeringuilla de bulbo y una compresa de gasa.

Si el líquido amniótico no es claro, por el contrario es verdoso, (manchado por meconio) o huele mal, tome nota de esto en su informe para la dirección médica.  El meconio es un signo de dos problemas posibles: un neonato deprimido o la obstrucción de la vía aérea en este.  El meconio espeso puede tapar la vía aérea del recién nacido.  La succión minuciosa de la boca y orofaringe del nene, antes del nacimiento del cuerpo puede evitar la aspiración del meconio y las dificultades respiratorias.  Una vez que nace la cabeza, por lo general esta gira hacia un lado u otro más que dirigirse derecho hacia arriba y abajo.

Alumbramiento de la placenta


Alumbramiento de la placenta

La placenta esa unida al extremo del cordón umbilical que sale de la vagina de la madre.  Recuerde, solo debe dar asistencia, lo mismo que al bebe; la placenta sale por si sola, por lo general en un lapso de algunos minutos después del nacimiento, aunque se debe tener en cuenta que algunas veces puede tardar hasta media hora.  Nunca jale el extremo del cordón umbilical en un intento por acelerar la salida de la placenta, esto podría desgarrar el cordón, la placenta o ambos y causar una hemorragia grave, e incluso la muerte.

La placenta normal es redonda y mide cerca de 20 centímetros de diámetro y 3 centímetros de grueso.  Tiene una superficie lisa y recubierta con una membrana brillante, la otra superficie es rugosa y está dividida en lóbulos.  Envuelva la placenta entera y el cordón en una toalla y colóquelos en una bolsa plástica para llevarlos al hospital.  El personal del hospitalario, la examinara para asegurarse de que haya salido completa.  Si un trozo de esta, hubiere quedado dentro de la madre, podría ocasionar un sangrado persistente e infección.

Después de la salida de la placenta y antes de transportarlos, coloque una compresa estéril o una toalla higiénica o sanitaria sobre la vagina y estire las piernas de a madre; puede ayudar a que el sangrado se más lento, dando un masaje suave en el abdomen de la madre con movimientos firmes y circulares.

La piel abdominal estará arrugada y muy suave, podrá sentir una masa firme, del tamaño de una toronja en el abdomen bajo.  Esto se llama fondo; a medida que dé el masaje fúndico, el útero se contraerá y se volverá más firme.  También puede colocar al bebe junto al pecho de la madre para que esta lo amamante, lo cual estimulara la contracción del útero.  Ambas cosas, el masaje fúndico y hacer que el bebe estimule los pezones de la madre, causara la producción de oxitocina, la cual es una hormona que ayudará a contraer el útero y reducirá el sangrado.  Entes de llevar a la madre, al neonato y a la placenta al hospital, tome un minuto para felicitar a la madre y agradecer a todos los que le asistieron.  Cuando escriba su informe médico, asegúrese de registrar la hora del nacimiento para el acta.

Por lo general ocurre cierto sangrado, casi siempre menos de 500 ml, antes de que nazca la placenta.

Situaciones de emergencia:

  • Si transcurren más de 30 minutos y la placenta no sale.
  • Si hay sangrado de más de 500 ml antes del alumbramiento de la placenta.
  • Si hay sangrado significativo después de la expulsión de la placenta.

Si ocurre uno o más de los anteriores eventos, transporte a la madre y al neonato al hospital lo más pronto posible.  Ponga una compresa estéril o toalla higiénica sobre la vagina de la madre y coloque a la madre en posición de choque, administre oxígeno y vigile los signos vitales constantemente.  Nunca introduzca nada en la vagina.

A %d blogueros les gusta esto: