Archivos del mes: 24 mayo 2017

19.5 EVALUACIÓN DE UNA EMERGENCIA DE LA CONDUCTA


19.5 EVALUACIÓN DE UNA EMERGENCIA DE LA CONDUCTA

Evaluación de la escena

El CECOM, puede proporcionarle información que sugiera una emergencia de la conducta; sin embargo, cada situación tendrá algún componente de una emergencia de este tipo.  Puede tratarse de un problema médico empeorado por un asunto de la conducta, o puede ser un trastorno de la conducta que condujo a un traumatismo.

Sin importar esto, los factores a considerar son su seguridad y la respuesta del paciente al entorno.  Algunas situaciones pueden ser más graves que otras y en consecuencia, amenazar su seguridad: ¿es la situación indebidamente peligrosa para usted y s compañero?  ¿Requiere de apoyo inmediato de la policía? ¿Parece típico o normal el comportamiento del paciente bajo las circunstancias? ¿Están implicados asuntos legales (escena del crimen, consentimiento, rechazo)?

Por ejemplo: un paciente que acaba de sufrir un asalto, tienen buenas razones de tener miedo de otras personas incluidas nosotros,   tome las precauciones ASC apropiadas, solicite cualquier recurso adicional que pueda necesitar con anticipación (policía, personal adicional).  Siempre podrá pedirles que se vayan si no son necesarios.  Manténgase alerta, evite el criterio estrecho.

Método seguro para una emergencia de la conducta


Método seguro para una emergencia de la conducta

Todas las habilidades normales del TEM,TUM,TES, como los son evaluar la escena, y la seguridad, evaluar el ABC, administrar cuidados  prehospitalarios, acercarse al paciente, obtener el historial SAMPLE y comunicarse con el paciente de manera profesional, mostrando seguridad y buen tono de voz, deben emplearse en emergencias de la conducta.  No obstante también entran en juego otras técnicas de manejo.  Siga los lineamientos generales para establecer su seguridad en la escena de la emergencia de la conducta.

LINEAMIENTO DE SEGURIDAD PARA EMERGENCIAS DE CONDUCTA
Prepárese para intervenir con tiempo adicional Puede tomar más tiempo para evaluar, escuchar y preparar al paciente para su traslado.
Tenga un plan adicional definido Decida que hará cada quien.  Si necesita restringirle los movimientos al paciente, ¿Cómo lo harán?
Identifíquese con calma Intente ganar la confianza del paciente.  Si comienza por gritar, es probable que el paciente grite más fuerte o se excite más.  La voz tranquila y baja por lo general es calmante.
Sea directo Establezca sus intenciones y lo que espera del paciente
Evalúe la escena Si el paciente está armado o tiene en su posesión objetos potencialmente dañinos, haga que la policía los retire antes de proporcionarle atención.
Permanezca con el paciente. No deje que el paciente deje el área y tampoco salga de ella a menos que la policía pueda permanecer con el paciente.  De lo contrario, es posible que el paciente pase a otra habitación y obtenga armas, se encierre en ella o tome pastillas u otra acción que lo pueda dañar.
Aliente las acciones voluntarias Ayude al paciente a vestirse y reúna las pertenencias adecuadas para llevarlas al hospital.
Exprese interés en el historial del paciente Deje que la persona le relate lo que sucede en sus propias palabras.  No obstante no siga el juego con alteraciones auditivas o visuales
No se acerque demasiado al paciente Todo el mundo necesita su espacio personal.  Más aun, debe asegurarse de poder moverse con rapidez si el paciente se pone violento o trata de huir.  No le hable desde una posición arriba de él, ni lo confronte de manera directa.  Agacharse a un ángulo de 45° por lo general no provoca confrontaciones, pero impide que se mueva con libertad, no permita que el paciente se sitúe entre usted y la salida
Evite pelear con el paciente no argumente No entre en una lucha de poder, recuerde que el paciente no responderá de manera normal, puede estar luchando con fuerzas internas sobre las cuales ninguno de los dos tienen control.  Responda comprendiendo el sentimiento que ha expresado el paciente, es posible que logre obtener su cooperación.  Si es necesario usar la fuerza, asegúrese de contar con la capacitación y ayuda adecuadas, muévase hacia el paciente con calma y seguridad.
Sea honesto y conciliador Si el paciente le pregunta si tiene que ir al hospital, deberá responderle: “si, ahí es donde puede recibir ayuda médica”
No juzgue Puede observar conductas que le desagrades.  Haga a un lado esos sentimientos y concéntrese en proporcionar atención médica de urgencia.

 

Patología-causa de las emergencias de la conducta


Patología: causa de las emergencias de la conducta

Como TEM, TUM, TES, no es nuestra responsabilidad el diagnóstico de la causa subyacente de una emergencia de la conducta o psiquiátrica.  No obstante, debemos saber las dos categorías básicas de diagnóstico que utiliza el médico: 1.- orgánicas (físicas) y 2.- funcionales (psicológicas).

El síndrome orgánico cerebral (OC), es una disfunción permanente o temporal del cerebro ocasionada por una alteración en el funcionamiento físico o fisiológico del tejido cerebral.  Las cusas de síndrome orgánico cerebral, incluyen una enfermedad repentina, trauma reciente, intoxicación por fármacos o alcohol y enfermedades cerebrales, como la enfermedad de Alzheimer.  El estado mental alterado debe considerarse como una característica del síndrome OC y puede derivarse por una hipoglucemia, hipoxia, hipoxemia en el cerebro, hipotermia o hipertermia.

Un trastorno funcional, es aquel en el cual la operación anormal de un órgano no puede rastrearse hasta un cambio obvio en la estructura real, o la fisiología del órgano.  Algo está funcionando mal, pero la causa principal no puede ser identificada a través del desempeño del órgano mismo.  Esquizofrenia y depresión son claros ejemplos funcionales.  Puede haber una causa química o física para estos trastornos, pero no es obvia ni se ha comprendido del todo.

Estos dos tipos de trastornos pueden tener apariencias muy semejantes.  Un estado mental alterado, o cambio en la manera en que la persona piensa o se comporta, es un indicador de enfermedades del sistema nervioso central.  Un paciente que presenta comportamiento extraño de hecho, puede tener una enfermedad médica aguda que sea la causa general o parcial de la conducta.  Reconocer esta posibilidad puede permitirle salvar una vida.

LA MAGNITUD DE LOS PROBLEMAS DE SALUD MENTAL


19.4 LA MAGNITUD DE LOS PROBLEMAS DE SALUD MENTAL

Según los datos internacionales de los institutos de salud mental o psiquiátricos, dos de cada diez personas presentan algún tipo de trastorno mental, alguna enfermedad con síntomas psiquiátricos o de la conducta; estas pueden ser producto de un trastorno social, psicológico, genético, físico, químico o biológico.

DEFINICIÓN DE EMERGENCIA DE LA CONDUCTA Y PSIQUIÁTRICA


19.3 DEFINICIÓN DE EMERGENCIA DE LA CONDUCTA Y PSIQUIÁTRICA

La conducta es la forma de comportarse o la respuesta de una persona ante una situación determinada. Algunas veces es obvia la respuesta de una persona, que es agredida o golpeada, pudiendo huir, estallar en llanto o contestar el golpe.  En ocasiones es menos claro cuando alguien se deprime por razones muy complejas.

La mayor parte del tiempo, los individuos responden al medio de manera razonable, pero con el transcurso de los años, han aprendido a adaptarse a una diversidad de situación de la vida diaria, incluidos el estrés y las presiones.  Esto se llama ajuste.  Sin embargo, hay momentos en que el estrés es tan grande que los comportamientos normales para ajustarse, no funcionan.  Cuando esto sucede, es posible que cambie la conducta de una persona, aunque solo sea de manera temporal.  La nueva conducta puede no ser apropiada ni “normal”.

La definición de emergencia o crisis de conducta, es cualquier reacción hacia los sucesos que interfieran con las actividades de la vida diaria (AVD), o que se ha vuelto inaceptable para el paciente, su familia o para la comunidad.  Por ejemplo: cuando alguien presente una interrupción de la rutina diaria, como bañarse, vestirse o comer, es probable que su conducta se haya vuelto un problema.  Para esa persona, en ese momento, puede surgir una emergencia de la conducta.  Si la interrupción de la rutina diaria se vuelve recurrente de manera regular, la conducta también se convierte en un problema de salud mental.  Se trata entonces de un patrón, más que de un incidente aislado.

Por ejemplo: una persona que sufre de un ataque de pánico, después de haber tenido un ataque cardiaco, no tiene necesariamente una enfermedad mental; de igual manera, se podría esperar que una persona, a la cual despidan de su trabajo, tenga cierto tipo de reacción, como la tristeza y la depresión.  Estos problemas son sucesos aislados y a corto plazo.  No obstante, una persona que reacciona con un ataque de ira, agrediendo a las personas y a la propiedad y que además se mantiene en un “ataque de furia” durante una semana, ha ido más allá de lo que la sociedad considera un comportamiento apropiado o normal.  Es claro que esa persona presenta una emergencia de conducta.

Por lo general su un patrón anormal o trastornado de la conducta, dura por lo menos un mes, se considera como un asunto de preocupación desde el punto de vista de salud mental.  Por ejemplo: la depresión crónica, desarrolla un sentimiento persistente de tristeza y desesperanza, y puede ser síntoma tanto de un trastorno emocional como de un trastorno físico.  .  Este tipo de problema a largo plazo se consideraría como un trastorno de la salud mental.

Cuando surge una emergencia psiquiátrica, el paciente puede demostrar los siguientes signos: agitación o violencia o convertiste en una amenaza para sí mismo o para otros.  Esto es más grave que una emergencia de la conducta típica que ocasiona una conducta inapropiada o una conducta extrema.  Una amenaza inmediata para la persona implicada o para otros en el área inmediata, incluidos familiares amigos testigos y nosotros, se debe considerar una emergencia psiquiátrica.  Por ejemplo: una persona podría responder a la muerte de su cónyuge con un intento de suicidio, por otra parte, aunque esta es una alteración importante de la vida, no tiene que implicar violencia o amenaza para otras personas,  sin embargo, se considera una emergencia psiquiátrica porque pone en riesgo su vida.  Estas alteraciones pueden tomar muchas formas, no todas implican violencia ni todas son emergencias psiquiátricas.

19.2 MITO Y REALIDAD


19.2 MITO Y REALIDAD

Todo el mundo desarrolla algunos síntomas de enfermedad mental en algunos puntos de la vida, pero eso no significa que todo el mundo desarrolle una enfermedad mental.  Personas que están perfectamente sanas pueden tener algunos de los signos y síntomas de la enfermedad mental de vez en vez.  Por lo tanto, no debe saltar a la conclusión de que su mente está trastornada, si se comporta de ciertas maneras como se verá en este tema.  Con esto en mente, tampoco debe concluir lo mismo sobre un paciente en situaciones dadas.

El concepto erróneo mas común acerca de la enfermedad mental, es que si uno se siente “mal” o “deprimido”, debe estar “enfermo”.  Esto es falso.  Hay muchas razones completamente justificadas para sentirse deprimido, como un divorcio, la perdida de trabajo, la muerte de un pariente o amigo.

Para el adolecente que recién rompió con su novia después de 12 meses de estar saliendo, es normal que se retrase en las actividades ordinarias y que se sienta “triste”; Es una reacción normal ante una situación de pérdida o de crisis.  No obstante, cuando un apersona se encuentra con que la depresión de la mañana del lunes le dura hasta el viernes, semana tras semana, sin duda debe tener un problema de comportamiento.

Muchos creen que todas las personas con trastorno mental son peligrosas, violentas o de alguna manera incontrolables, esto es falso, solo un porcentaje pequeño de personas con problemas en su salud mental entran en estas categorías.  Sin embargo, como TEM-TUM-TES, es posible que este expuesto a una cantidad de pacientes violentos.  Después de todo, atiende a personas que por definición, se encuentran en una situaciones de emergencia; de lo contrario, es posible que no las viera.  Estamos ahí porque los miembros de la familia o amigos se sintieron encapaces de manejar al paciente por sí mismos.  Este puede ser el resultado del uso o abuso de drogas o alcohol.  Puede suceder que el paciente presente un largo historial de enfermedades mentales y que haya reaccionado ante un evento particularmente estresante.

Aunque no puede determinar lo que causó el problema de conducta de una persona, es posible que logre predecir que la persona se volverá violenta.  La capacidad de predecir la violencia, es una herramienta muy importante de evaluación.

19 EMERGENCIAS DE LA CONDUCTA


19 EMERGENCIAS DE LA CONDUCTA

Como TEM-TUM-TES, podemos esperar con frecuencia enfrentar a pacientes que sufren de crisis psicológicas o de la conducta.  La crisis puede deberse a una situación de emergencia, una enfermedad mental, a sustancias que alteran la mente, o a muchas otras cusas.  Debemos analiza los diversos tipos de emergencias de la conducta incluidas las que implican la sobredosis de sustancias, que generan una conducta violenta y a enfermedades mentales.  Aprendamos el cómo evaluar a una persona violenta o con  enfermedades mentales, también cómo evaluar a una persona que presenta signos y síntomas de una emergencia de la conducta y  qué tipo de atención de urgencia puede requerirse en estos casos,   también debemos cubrir las medidas legales en el manejo de pacientes trastornados.  Por último cómo identificar y manejar a pacientes potencialmente violentos, incluido el uso de medidas restrictivas.

VOCABULARIO VITAL – emergencias ambientales


VOCABULARIO VITAL

Agotamiento por calor: daño por calor en el cual el cuerpo pierde cantidades significativas de líquidos y electrolitos, debido a la sudoración profusa, también se denomina postración, colapso por calor o golpe de calor.

Ahogamiento: muerte por a asfixia debido a la inmersión en agua.

Antídoto: suero que contrarresta el efecto del veneno de un animal o insecto.

Bradicardia: frecuencia cardiaca lenta a menos de 60 latidos por minuto.

Calambres por calor: espasmos musculares dolorosos, por lo general asociados con actividades vigorosas en un medio caliente.

Cámara hiperbárica: habitación pequeña, presurizada a más de la presión atmosférica.

Casi-ahogamiento: supervivencia por lo menos temporal después de casi asfixiarse en el agua.

Clasificación inversa: proceso de triaje (selección o clasificación) en el cual los esfuerzos se concentran en aquellos que presentan paro respiratorio y cardiaco, a diferencia del triage convencional, donde tales pacientes se clasificarían como fallecidos.  Se utiliza en el triage de las múltiples víctimas por descarga de un relámpago.

Conducción: pérdida de calor por contacto directo. por ejemplo cuando parte del cuerpo está en contacto con un objeto frío.

Congelamiento: daño en los tejidos como resultado de la exposición al frío; partes congeladas del cuerpo.

Convección: pérdida e calor corporal, ocasionado por movimientos de aire, por ejemplo la brisa que sopla sobre el cuerpo.

Electrolitos: ciertas sales y otras sustancias que se disuelven en los líquidos corporales y las células.

Embolia gaseosa: burbujas de aire en los vasos sanguíneos.

Enfermedad por descompresión: padecimiento doloroso que se observa en buzos que ascienden demasiado rápido, en la cual el gas en especial el nitrógeno, forma burbujas en los vasos sanguíneos y otros tejidos también denominada como “trancazo”.

Evaporación: conversión del agua o de otros fluidos de líquido a gas.

Hipertermia: trastorno en el cual la temperatura central se eleva a 38.3°C o más.

Hipertermia: la temperatura central de cuerpo disminuye por debajo de 35°C, después de exponerse a un medio frío.

Insolación: afección que puede ser mortal debido a la hipertermia grave, ocasionada por la exposición excesiva a calor ya sea natural o artificial, se caracteriza por piel caliente y seca, estado mental alterado y con frecuencia, presenta coma irreversible.

Laringoespasmo: constricción grave de la laringe y las cuerdas vocales.

Radiación: transferencia de calor hacia objetos más fríos en el medio, a través de energía radiante, por ejemplo calentarse ante una fogata.

Reflejo de buceo: disminución del ritmo cardiaco ocasionado por la inmersión en agua fría.

Scuba: Las siglas S.C.U.B.A en ingles: Self Contained Underwater Breathing Apparatus, o en español: Equipo de Respiración Autónomo Bajo el Agua. Sistema de buceo que lleva aire a la boca y a los pulmones a diversas presiones atmosféricas que se incrementa con la profundidad de la inmersión; se usa para el aparato de respiración subacuático autónomo.

Síncope por detención de la respiración: pérdida de la conciencia ocasionada por la disminución del estímulo respiratorio.

Temperatura ambiente: temperatura del medio circulante.

Temperatura central: temperatura de la parte central del cuerpo: corazón, pulmones, y órganos vitales.

Trancazo: nombre común para la enfermedad por descomposición.

Turgencia: capacidad de la piel para resistir la deformación; se evalúa pellizcando con suavidad la piel en la frente o el anverso de la mano.

18.15 LESIONES POR ANIMALES MARINOS


18.15 LESIONES POR ANIMALES MARINOS

Los celenterados, incluido el coral de fuego, la fragata portuguesa o aguaviva, la medusa, medusa del pacífico, aguamala, anémonas marinas, el coral verdadero y el coral suave son responsables de más envenenamientos que cualquier otro animal marino.  Las células venenosas de los celenterados se llaman nematocistos y los animales grandes pueden descargar cientos de miles de ellas.  El envenenamiento causa lesiones rojizas y muy dolorosas en las personas de piel clara, se entienden en línea hasta el sitio de la picadura.  Los síntomas sistémicos incluyen: dolor de cabeza, mareo, calambres musculares y desmayos.

Para tratar una picadura de los tentáculos de una aguamala, fragata portuguesa, de anémonas, corales o hidras diversas, rescate al paciente del agua y vierta ácido acético (vinagre) sobre el área afectada.  A diferencia del agua dulce, el vinagre inactivara los nematocistos.  No trate de manipular los tentáculos restantes; esto solo causará una mayor descarga de nematocistos.  Retire los tentáculos raspándolos para desprenderlos, utilizando el borde de un objeto rígido y afilado, como una tarjeta de crédito.  El dolor persistente puede responder a la inmersión del área en agua caliente 40° a 45°C, durante 30 minutos.

En muy raras ocasiones, un paciente puede presentar reacción alérgica sistémica a la picadura de uno de estos animales.  Si es el caso, trate a este paciente para choque anafiláctico, y proporcione SVB y transporte de inmediato al hospital.

Las toxinas de las  son sensibles al calor; por lo tanto, el mejor tratamiento para tales lesiones es inmovilizar el área afectada y sumergirlas en agua caliente durante 30 minutos.  Esto con frecuencia proporcionará alivio al dolor local.  No obstante, el paciente aún debe ser transportado al departamento de urgencias, porque podrá desarrollar una reacción alérgica o una infección, incluido el tétanos.

Si trabaja cerca del mar, deberá familiarizarse con la vida marina de su área.

Para el tratamiento de emergencia para los envenenamientos comunes de celenterados siga los siguientes pasos:

  1. Limite descargas adicionales de neumatocistos, evitando el agua dulce, la arena mojada, las duchas o el manejo descuidado de los tentáculos. Mantenga al paciente en calma y reduzca el movimiento de la extremidad afectada.
  2. Inactive los nematocistos mediante la aplicación de vinagre (puede emplear alcohol isopropílico si no dispone de vinagre, pero es posible que este no sea tan eficaz como el vinagre).
  3. Retire los tentáculos restantes raspando con el borde de un objeto afilado y rígido como una tarjeta de crédito. No use su mano sin guante para retirar los tentáculos, porque puede ocurrir el auto envenenamiento.  El dolor persistente puede responder a la inmersión en agua caliente (40° a 45°C) durante 30 minutos.
  4. Administre oxígeno en flujo elevado y trate o prevenga el choque según se requiera.
  5. Transporte a la sala de urgencias.

Mordeduras de garrapatas


Mordeduras de garrapatas

Las garrapatas se encuentran con frecuencia en la  maleza, arbustos, árboles y dunas o en otros animales; por lo general se adhieren a la piel.  Apenas llegan a medir unos milímetros y pueden confundirse con facilidad con una peca, en especial porque su mordedura no es dolorosa.  Sin duda el peligro de las garrapatas no radica en la mordida, sino en los organismos infecciosos que transmiten.  Las garrapatas por lo general son portadoras de dos enfermedades infecciosas: la fiebre manchada (maculosa) de las montañas Rocallosas y la enfermedad de Lyme.  Ambas se diseminan a través de la saliva de ellas cuando ésta se inyecta en el momento en que se adhiere.

Esta fiebre manchada, que no es limitada a las montañas rocallosas, ocurre en un lapso de 7 a 10 días después de la mordedura de una garrapata infectada.  Los síntomas incluyen: náuseas, vómito, dolor de cabeza, debilidad, parálisis y quizá colapso cardiorrespiratorio.

La enfermedad de Lyme, ha recibido extensa publicidad.  Es la principal enfermedad transmitida por garrapatas en Europa, pero se ha venido extendiendo por otros países.  Su primer síntoma es una erupción que puede diseminarse a varias partes del cuerpo; comienza cerca de tres días después de la mordedura de una garrapata infectada.  La erupción puede llegar a semejarse en un tercio de los pacientes con el tiempo con el patrón de un tiro al blanco (diana).  Después de unos días o unas semanas, se presenta hinchazón dolorosa de las articulaciones, en particular de las rodillas.  La enfermedad de Lyme, puede llegar a confundirse con artritis reumatoide y lo mismo que esa enfermedad puede resultar en discapacidad permanente.  No obstante, si se reconoce y trata de manera oportuna con antibióticos, el paciente puede recuperarse por completo.

La temporada en las mordeduras de las garrapatas es más común durante el verano, cuando las personas salen a pasear por los bosques con poca ropa protectora.  La transmisión de la infección de la garrapata a la persona toma por lo menos 12 horas, así que, si lo llaman para que retire uno de estos animales, deberá proceder despacio y con sumo cuidado.  No intente sofocar a la garrapata con gasolina o vaselina, no la queme con un cigarrillo encendido, porque solo quemara al paciente.  En lugar de ello, emplee una pinza fina para sujetarla del cuerpo y jale suavemente, pero con firmeza directo hacia arriba, de manera que la piel se levante.  Sostenga esta posición hasta que la garrapata se suelte.  Hay pinzas especiales para este procedimiento, pero seguramente en su equipo tendrá unas pinzas que le sirvan.

Este método por lo general eliminará a toda la garrapata; incluso si parte del parasito permanece incrustado a la piel, la parte que contiene al organismo infeccioso ya fue eliminado.  Limpie el área con desinfectante y guarde la garrapata en un frasco de vidrio u otro recipiente para su identificación.  No maneje la garrapata con sus dedos desnudos siempre use guantes.  De apoyo de urgencias al paciente y transporte al hospital.

A %d blogueros les gusta esto: