Fármacos misceláneos


Fármacos misceláneos

Aunque no es tan común como lo era hace 30 años, el envenenamiento con ácido acetilsalicílico sigue siendo un problema potencialmente mortal.  Ingerir un exceso de tabletas de ácido acetilsalicílico, de manera aguda o crónica, puede resultar en náuseas, vómito, hiperventilación y un zumbido en los oídos.  Los pacientes con este problema frecuentemente se muestran ansiosos, confundidos, taquipneicos, hipertérmicos y en peligro de tener convulsiones.  Deben ser transportados con rapidez al hospital.

La sobredosis de acetaminofén también es muy común, quizá debido a que este fármaco se puede obtener en varias presentaciones diferentes, como el Tylenol.  La buena noticia es que el acetaminofén por lo general no es muy toxico.  Un paciente sano podrá ingerir 140 mg., de acetaminofén por cada kilogramo de peso corporal, sin tener efectos adversos graves.  La mala noticia es que los síntomas de sobredosis por lo general no aparecen sino hasta que es demasiado tarde.  Por ejemplo, la insuficiencia hepática masiva puede no ser evidente durante toda una semana y es posible que los pacientes no proporcionen la información adecuada para un diagnóstico correcto.  Por esta razón, reunir información en la escena es muy importante.  Si encuentra frascos de acetaminofén vacíos, es probable que salve la vida del paciente.  Si se administra de manera lo bastante oportuna un antídoto específico (antes de que ocurra la insuficiencia hepática), puede evitar el daño al hígado.

Tenga extremo cuidado al manejar un niño, que haya ingerido de manera no intencional una sustancia venenosa.  Aunque tales incidentes por lo general no conducen a la muerte, los miembros de la familia pueden estar desesperados y su actitud profesional puede ayudar a calmar la tensión, recuerde sin embargo, que un solo trago de algunas sustancias puede matar a un niño.

Venenos fatales de ingestión
Benzocaína
Antagonistas del canal del calsio (verapamil, nifedipino, diltiacem)
Alcanfor
Cloroquina
Disolventes de hidrocarburos}lomotil
Metanol y etilenglicol
Metil Salicilato (aceite de gaulteria)
Fenotiacinas (toracina)
Quinina
Teofilina
Antidepresivos tricíclicos :amitriptilina Etavil, imipramina Tofranil, nortriptilina Pamelor
Visina

Algunos alcoholes incluidos el metílico y el etilenglicol, son todavía más tóxicos que el etílico (alcohol potable).  Aunque es posible que un alcohólico crónico que no logre obtener el alcohol etílico, lo puede usar como sustituto, es más frecuente que los ingiera alguien que intenta suicidarse.  En cualquier caso es esencial que el transporte sea inmediato al departamento de urgencias.  El alcohol metílico se encuentra en los productos de gas seco y el sterno (combustible compuesto de etanol y alcohol gelatinoso): el etilenglicol, se encuentra en algunos productos anticongelantes.  Ambos causan una sensación de “ebriedad”.  Si no se tratan, causan taquipnea grave, ceguera (alcohol metílico), insuficiencia renal (etileno glicol) y al final la muerte.  Incluso el alcohol etílico (alcohol potable típico) puede detener la respiración de una persona si se toma en dosis excesiva o demasiado rápida, en particular los niños
.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: