Archivos diarios: 18/09/16

Embolia pulmonar


Embolia pulmonar

11-12038

Un émbolo, es cualquier cosa en el sistema circulatorio, que se mueva desde su punto de origen hasta un sitio distante y se aloje ahí, obstruyendo el flujo sanguíneo en esa área.  Más allá del punto de obstrucción, la circulación puede cortarse por completo o por lo menos reducirse de modo significativo, lo cual puede producir un padecimiento grave y mortal.  Los émbolos pueden ser fragmentos de coágulos sanguíneos en una arteria o vena que se desprenden y viajan por el torrente sanguíneo.  También pueden ser cuerpos extraños que entran a la circulación, como una bala o una burbuja de aire.

Una embolia pulmonar, es el paso de un coágulo sanguíneo formado en las venas, por lo general en las piernas o en la pelvis, que se desprende y circula por el sistema venoso.  El coágulo grande pasa a través del lado derecho del corazón y, a la arteria pulmonar, donde se aloja reduciendo de manera significativa el flujo sanguíneo.

Aunque el pulmón participa de manera activa en la inhalación y exhalación de aire, no tiene lugar ningún intercambio de dióxido de carbono, en las áreas de flujo sanguíneo bloqueado, porque no hay circulación efectiva.  En esta circunstancia, el nivel de dióxido de carbono arterial por lo general se eleva y el nivel de oxígeno puede caer lo suficiente para causar cianosis.  Más importante aún, los coágulos sanguíneos pueden inhibir la circulación y provocar disnea significativa.

Los émbolos pulmonares pueden producirse como resultado del daño en el recubrimiento de los vasos, una tendencia de la sangre a coagularse con rapidez desusada o con mayor frecuencia, debido al flujo sanguíneo lento en una extremidad interior.  El flujo sanguíneo lento en las piernas, por lo general se origina debido al reposo crónico en cama, el cual puede conducir al colapso de las venas.  Los pacientes cuyas piernas están inmovilizadas después de una fractura o por cirugía reciente, se encuentran en riesgo de émbolos pulmonares durante días o semanas después del incidente.  Es raro que los émbolos pulmonares se originen en personas activas y sanas.

Aunque son bastante comunes, las embolias pulmonares son difíciles de diagnosticar.  Aproximadamente el 10% son fatales de forma inmediata, pero la mayoría de las veces, el paciente nunca las nota.  Los signos y síntomas, cuando se presentan, incluyen lo siguiente:

  • Disnea
  • Dolor agudo de pecho
  • Hemoptisis (toser sangre)
  • Cianosis
  • Taquipnea
  • Grados variables de hipoxia

Si el émbolo es lo bastante grande, la obstrucción completa y repentina de la salida del flujo sanguíneo del lado derecho del corazón puede producir  muerte súbita.

Obstrucción mecánica de la vía aérea


Obstrucción mecánica de la vía aérea

11-11037

Como TEM-TUM-TES, siempre debe estar consciente de la posibilidad de que el paciente con disnea, puede tener una obstrucción mecánica de la vía aérea y estar preparado por tratarlo con rapidez.  En personas semi conscientes o inconscientes, la obstrucción puede ser el resultado de aspiraciones de vómitos, de un objeto extraño, o de una posición de la cabeza, que provoca la obstrucción con la lengua.

Abrir la vía respiratoria con la maniobra de inclinación de cabeza- inclinación del mentón puede resolver el problema.  Debe efectuar esta maniobra, sólo hasta que haya descartado una lesión en cabeza o cuello.  Si la simple apertura de la vía aérea no corrige el problema, deberá evaluar la vía respiratoria superior en busca de la obstrucción.

Considere siempre primero la obstrucción de la vía aérea superior debido a un cuerpo extraño en pacientes que estaban comiendo justo antes de que les faltara el aire.  Lo mismo se aplica para niños pequeños, en especial para los bebés que gatean, los cuales pueden deglutir un pequeño objeto y asfixiarse con él.

Efusiones pleurales


Efusiones pleurales

11-10036

Una efusión pleural es la acumulación de líquido fuera del pulmón, en uno o ambos lados del pecho, provocando disnea.

Este líquido puede acumularse en grandes cantidades como respuesta a cualquier irritación, infección, insuficiencia cardiaca congestiva o cáncer.  Aunque puede acumularse de manera paulatina, en lapsos de días e incluso semanas, es frecuente que los pacientes informan que su disnea, apareció de repente.

Las efusiones pleurales deben considerarse como un diagnóstico contribuyente en cualquier paciente con cáncer pulmonar y falta de aire.

Cuando se escucha con un estetoscopio, en el pecho del paciente con disnea resultante de efusiones pleurales, escuchara reducción de los sonidos respiratorios en la región del pecho donde el líquido se alejó en el pulmón de la pared del pecho.  Estos pacientes con frecuencia se sienten mejor cuando están sentados en posición erecta.  No obstante, en realidad nada aliviará sus síntomas, excepto la eliminación del fluido, la cual se debe llevar a cabo un médico en el hospital.

Fiebre del heno


Fiebre del heno

Este es un problema mucho más leve y común de alergia, es producto de una reacción  alérgica al polen; en algunas áreas donde está presente el polen en el aire, la fiebre de heno es casi una enfermedad universal.  En general, no produce problemas graves de urgencia, aunque sí genera dificultades en el tracto respiratorio superior, como congestión, goteo nasal, y estornudos.

Reacciones anafilácticas – emergencias respiratorias


Reacciones anafilácticas

Los pacientes que no padecen de asma, pueden presentar reacciones alérgicas graves, un alérgeno, es una sustancia a la cual es sensible la persona y puede ocasionar una reacción alérgica o incluso anafilaxis, que es una reacción que se caracteriza por edema de la vía aéreas y dilatación de los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, lo cual puede disminuir la tensión arterial de manera significativa.

La anafilaxia puede estar asociada con prurito o comezón en todo el cuerpo y los mismos signos y síntomas del asma.  La vía aérea puede edematizarse, tanto que los problemas respiratorios progresan desde una dificultad extrema para respirar, hasta la obstrucción total de la vía aérea en un lapso de minutos.  La mayoría de las reacciones anafilácticas, ocurren dentro de un lapso de 30 minutos después de la exposición al alérgeno, el cual puede ser desde la ingestión de ciertas nueces, hasta la administración de una inyección de penicilina.

Para algunos pacientes, el episodio de anafilaxis, puede representar la primera vez que se dan cuenta de que tienen una reacción hacia ciertas sustancias, por lo tanto, es posible que no sepan, que causó el edema ni la reacción alérgica.   En otros casos, quizás el paciente conozca al alérgeno, pero no está consciente del momento de la exposición a este.  En casos graves, la epinefrina, es el tratamiento de elección, el oxígeno y los antihistamínicos, también son útiles.

Como siempre la dirección médica deberá guiar la terapia apropiada.

Neumotórax espontáneo


Neumotórax espontáneo

11-8-9035

Normalmente, la presión del vacío en el espacio pleural, mantiene al pulmón expandido o inflado, sin embargo, cuando la superficie del pulmón se daña, el aire escapa hacia la cavidad pleural y se pierde la presión negativa del vacío; la elasticidad natural del tejido pulmonar hace que el pulmón se colapse.  La acumulación de aire en el espacio pleural, que puede ser grave o leve, se denomina neumotórax.

El neumotórax casi siempre es producto de un traumatismo, pero también puede producirse debido a ciertos padecimientos sin presencia de lesiones.  En estos pacientes, el trastorno se llama neumotórax “espontáneo”.

El neumotórax espontáneo puede darse en pacientes con ciertas infecciones pulmonares crónicas o en personas jóvenes nacidas con áreas débiles en los pulmones.  Los pacientes con enfisema y asma se encuentran en alto riesgo de neumotórax espontáneo cuando una porción debilitada del pulmón se rompe, al toser.  Un paciente con neumotórax espontáneo pasa a ser disneico (falta de aire) puede quejarse de dolor pleurítico en el pecho, que es un dolor agudo y punzante en un lado, que empero durante la inspiración y la expiración, o con ciertos movimientos de la pared del pecho.  Al auscultar o escuchar en el pecho con un estetoscopio, es posible en ocasiones detectar, que los sonidos respiratorios están ausentes o reducidos del lado afectado, sin embargo, los sonidos respiratorios alterados son muy difíciles de detectar en un paciente con enfisema grave.  El neumotórax espontaneo puede ser la causa de una disnea repentina en un paciente con enfisema subyacente.

A %d blogueros les gusta esto: