Archivos diarios: 20/06/16

Consideraciones de la columna vertebral – evaluación vía aérea


Consideraciones de la columna vertebral

El tratamiento de la vía aérea puede ser complicado por la presencia de una lesión de la columna vertebral.  Los pacientes de trauma, tanto los conscientes como los inconscientes deben inmovilizarse para proteger su columna vertebral.  Sin embargo, los pacientes médicos, tanto conscientes como inconscientes puede haber sufrido caídas y tener una lesión potencial de la columna vertebral.  Es importante que considere previsiones de la columna vertebral durante la evaluación de la escena y valore el ML y/o la NE, cuando determine la molestia principal.  Cuando trate el estado de la vía aérea de un paciente, debe decidir si es necesita proteger la columna vertebral.  Si no tiene certeza de que exista una lesión de la columna vertebral, aun después de interrogar a un paciente consciente, asuma lo peor y estabilice la columna vertebral.  El tratamiento de la vía aérea y la inmovilización de la columna vertebral deben practicarse de manera simultánea.

Es posible que los pacientes inconscientes, o que responden a estímulos verbales, no sean capaces de proteger su vía aérea.  Si ha examinado la escena y tiene información confiable de testigos que indican que su paciente no tiene una lesión de columna vertebral, puede considerar colocar al paciente en posición de recuperación, posición lateral de seguridad, o recostado de lado, tan pronto como sea posible.  En esta posición sus secreciones drenan hacia afuera de la boca del paciente, en vez de hacerlo a la vía aérea, donde pueden ser peligrosas.  Siga su protocolo local para determinar quién tiene potencial de una lesión de la columna vertebral y quien puede considerarse “despejado”.

Pacientes inconscientes – evaluación de la vía aérea


Pacientes inconscientes

Con su paciente inconsciente o un paciente con disminución de conciencia, debe examinar inmediatamente la permeabilidad de la vía aérea.  Si esta despejada, puede continuar con su evaluación.  Si la vía aérea no esta despejada, su siguiente prioridad es abrirla.  Una obstrucción de la vía aérea en un paciente inconsciente, se debe comúnmente a la relajación de los músculos de la lengua, lo que permite que la lengua se ruede a parte posterior de la garganta.  Prótesis dentales, coágulos de sangre, vómito, moco, alimentos u otros objetos extraños pueden producir obstrucción.  Los signos de una obstrucción de la vía aérea en un paciente incluyen los siguientes:

  • Traumatismo obvio, sangre, u otra obstrucción.
  • Respiración ruidosa, ronquidos, burbujeo, gorgoteo, graznidos, u otros ruidos anormales (la respiración normal es silenciosa)
  • Respiración extremadamente superficial o ausente (las obstrucciones de la vía aérea pueden deteriorar la respiración).

Si la vía aérea no es permeable, debe abrirla cuando sea necesario usando las maniobras de inclinación de cabeza-levantamiento de mentón o de tracción mandibular, y usar un complementario de la vía aérea tanto como sea necesario.

El cuerpo no tendrá oxigeno necesario para sobrevivir si la vía aérea no se trata rápida y eficientemente.  Recuerde que el posicionamiento de la vía aérea depende de la edad y e l tamaño del paciente.

Pacientes conscientes – evaluación de la vía aérea


Pacientes conscientes

En los pacientes de cualquier edad que están hablando o llorando y tienen la vía aérea abierta, debe observar y escuchar como hablan; especialmente aquellos con problemas respiratorios, pueden proporcionar indicios importantes sobre qué tan adecuada es su vía aérea y el estado de su respiración.  Por ejemplo, los ruidos de estridor, sugieren una vía aérea parcialmente ocluida a causa de una inflamación.  Los ruidos como graznidos, de tono alto, pueden indicar una obstrucción parcial de la vía aérea por un cuerpo extraño.  Un paciente consciente que no puede hablar o llorar probablemente tiene una obstrucción completa de la vía aérea.

Si identifica un problema de la vía aérea, detenga el proceso de evaluación y obtenga una vía aérea permeable.  Esto puede ser tan simple como colocar al paciente en una posición adecuada para que el aire se mueva dentro y fuera más fácil, o tan complejo como comprimir el abdomen, para expulsar de la vía aérea un cuerpo extraño.  Aunque los problemas de la vía aérea y los de la respiración no son lo mismos sus signos y síntomas a menudo se superponen.  Si el paciente tiene signos de dificultad respiratoria, o no respira, debe tomar de inmediato las medidas correctivas apropiadas utilizando las técnicas de manejo de la vía aérea.

Evalúe la vía aérea del paciente


Evalúe la vía aérea

Al moverse a través de los caminos de la evaluación inicial, siempre debe estar alerta de los signos de deterioro respiratorio u obstrucción de la vía aérea.  Independientemente de la causa, una obstrucción de la vía aérea parcial o completa, ésta dará como resultado un flujo de aire inadecuado, o ausente, hacia dentro y hacia afuera de los pulmones.

Para prevenir daño permanente en el encéfalo, el corazón, los pulmones y/o  la muerte, debe determinar si la vía aérea es adecuada, esta abierta o permeable.

A %d blogueros les gusta esto: