Archivos diarios: 7/06/16

ATENCIÓN CUERPO EXTRAÑO EN VÍA AÉREA


ATENCIÓN EN OBSTRUCCIÓN DE VÍA AÉREA POR CUERPO EXTRAÑO

Practique la maniobra de inclinación de cabeza-levantamiento de mentón, para despejar una obstrucción que haya sido causada por el relajamiento hacia atrás de los músculos de la lengua y garganta, en la vía aérea, en cualquier persona que se encuentre inconsciente, no está respirando o respire de forma inadecuada, y además que no haya sospecha de un traumatismo vertebral.  Si hay sospechas de un traumatismo vertebral, debe abrir la vía aérea con una maniobra de tracción mandibular.  Recuerde que si la maniobra de tracción mandibular no abre adecuadamente la vía aérea, practique cuidadosamente  la maniobra de inclinación de  cabeza-levantamiento de mentón; aun cuando haya sospecha de traumatismo vertebral, la vía aérea debe permanecer abierta.  Debe limpiar, hacia adelante y afuera con un su dedo índice enguantado los fragmentos de alimentos vomitados, moco, prótesis dentales flojas, o coágulos de sangre presentes en la boca, siempre y cuando sean visibles.  No realice barrido a ciegas con el dedo en ningún pacientes, esto puede forzar que un objeto obstructor se meta aún más en la vía aérea.  Cuando esté disponible, debe emplearse la aspiración para mantener libre la vía aérea.

La maniobra de Heimlich (presiones abdominales) es el método más eficaz para desalojar y forzar a salir un cuerpo extraño de la vía aérea en un adulto, o un niño consiente.  El aire residual que siempre está presente en los pulmones, se comprime hacia arriba y ayuda a expulsar el objeto.  Practique la maniobra de Heimlich en adultos o niños conscientes con una obstrucción grave de la vía aérea hasta que el objeto sea expulsado o el paciente pierda la consciencia.

Si el paciente pierde la consciencia, colóquelo sobre el piso en posición supina, y abra la vía aérea.  Observe la boca, retire cualquier objeto que esté visible, e intente ventilar al paciente.  Si el intento inicial para ventilarlo no produce una elevación visible de su pecho, reposicione la cabeza del paciente e intente ventilar de nuevo.  Si ambas respiraciones no producen una elevación visible del pecho, haga compresiones del pecho.  Si es incapaz de aliviar la obstrucción con sus intentos iniciales, inicie un transporte rápido y continúe los esfuerzos para aliviarla con compresiones del pecho, abriendo la vía aérea y viendo al interior de la boca, e intente ventilar en camino al hospital.

Los pacientes con obstrucción leve de la vía aérea, que están intercambiando cantidades adecuadas de aire, deben ser vigilados de cerca con relación a posibles signos de deterioro de su estado (tos ineficaz, disminución del nivel de conciencia, cianosis).  Si el paciente es incapaz de eliminar la obstrucción y permanece consciente con una tos eficaz, permita que asuma la posición que le sea más cómoda.  Proporcione oxígeno suplementario y transporte al hospital.

A %d blogueros les gusta esto: