LAVADO APROPIADO DE MANOS


LAVADO APROPIADO DE MANOS

El lavado de manos es quizás la mas simple y eficaz forma para controlar la transmisión de enfermedades.  Debe lavarse siempre las manos antes y después de entrar en contacto con un paciente, independientemente si usa guantes.  Mientras más tiempo permanezcan los microorganismos con usted, mayores serán la probabilidades de que pasen a través de las barreras.  Aunque el agua y el jabón no sean protectores en todos los casos, en ocasiones su uso proporciona una excelente protección contra transmisión ulterior de su piel a otros.

Si no se dispone de agua corriente, puede usar sustitutos de lavado de manos sin agua.  Cuando use un sustituto sin agua en el campo, asegúrese de lavarse las manos al regresar al hospital.

El procedimiento adecuado para lavarse las manos es:

1.- Use jabón y agua caliente.

2.- Friccione sus manos al menos de 10 a 15 segundos para formar espuma.  Ponga especial atención a sus uñas.

3.- Enjuague sus manos y séquelas con toallas de papel.

4.- Use la toalla de papel para cerrar la llave.

A %d blogueros les gusta esto: